Monthly Archives: January 2018

Led Zeppelin: los verdaderos dioses nórdicos.

Led Zeppelin.jpg

Cuenta la leyenda que en el Londres de la Posguerra había un joven que tocaba la guitarra con un arco de violonchelo, y los privilegiados de presenciar tal hazaña no daban crédito ante un sonido que pocos antes habían escuchado. Este joven se llamaba James Patrick Page, y tras pasar cuatro años tocando como músico de estudio, un buen día se le presento la posibilidad de unirse a uno de los mayores grupos de la historia del Rock, los Yardbirds.

Muchos no estarán de acuerdo con esa afirmación de que los Yardbirds fueron uno de los mayores grupos de la historia, pero poniendo las cosas en su contexto tenemos que  decir que Eric Clapton, Jeff Beck y Jimmy Page fueron los guitarristas principales de este grupo que a mediados de los sesenta alcanzaba el éxito en la escena más ácida y psicodélica. A este grupo llegó un Page con veintitrés años y con la firme intención de hacer de los  Yardbirds un grupo a su imagen y semejanza.

Para que los Yardbirds pasaran de ser un grupo de moda, a ser una banda capaz de dominar la escena londinense como antes habían hecho los Beatles o los Rolling Stones, Page tenía que hacer cambios, empezando por los miembros del grupo. Así que con el apoyo de su buen amigo Chris Dreja empezaron a buscar un cantante, y podemos decir que la búsqueda fue todo un éxito porque el elegido fue un muchacho de veinte años llamado Robert Anthony Plant quien además les recomendó a su compañero de banda (Band of Joy) el batería John Henry Bonham. El último en llegar fue el bueno de John Paul Jones quien llegaría para reemplazar a Dreja como bajista, pero su capacidad para tocar varios instrumentos, lo acabarían convirtiendo en uno de los miembros del grupo más apreciado por los fans.

Hasta aquí que tenemos los datos de cómo fue la génesis o el nacimiento del grupo de Rock que domino la década de los setenta, datos y sucesos que están al alcance de todo el mundo, pero en esta entrada no quiero hacer un copia, redacta un poco y pega de la Wikipedia; mi intención es explicar cómo estos cuatro chavales se convirtieron en el grupo más influyente de su generación.

Para explicar el fenómeno Led-Zeppelin tenemos que ir directamente a su música, a sus cuatro primeros álbumes, esos que llevan por nombre números romanos hasta el número tres y un cuarto álbum que no tiene título. Al escuchar sus dos primeros álbumes podemos apreciar dos cosas; la primera sería un gran respeto por la música del delta del Mississippi, ese blues más puro alejado del blues de ojos azules que aún tocaban algunos de sus coetáneos, y otra cosa que podemos notar es que este grupo quería tocar más alto, más fuerte y más rápido que cualquiera otra banda. De la combinación de estas dos nace lo que podemos denominar como el sonido Zeppelin, presente en canciones como “Good Times Bad Times” o “How Many More Times” del primer disco, o “Whole Lotta Love” y “Heartbreaker” ya del segundo.

Y como si fuera acorde con el cambio de década, Led Zeppelin en 1970 empezó un coqueteo con la música folk británica, algo que quedaría plasmado especialmente en el tercer álbum de los londinense, y también alguna que otra referencia en el cuarto disco. Esto es algo difícil de creer para todos y todas aquellas que empiecen a escuchar este tercer álbum, en el que nos encontramos con una canción como “Immigrant Song”, que podemos decir sin miedo a equivocarnos no tiene nada de folk y está más en sintonía con el sonido de otros grupos de la época como Black Sabbath o Deep Purple, pero pasados esos dos minutos y veintitrés segundos iniciales el leitmotiv cambia completamente a un sonido más intimista y acústico marcado por la guitarra española, la mandolina o incluso el banjo. Las canciones en más representativas de ese viraje al sonido más tradicional serian “Gallows Pole”, “That’s the Way” o mi favorita “Bron-Y-Aur Stomp” (tema que Plant dedica a su querido perro, Strider).

Como decía anteriormente también podemos encontrar ese sonido más folkie en su cuarto álbum, más concretamente en temas como “Going To California” o “The Battle Of Evermore”. Pero siendo justos este es un álbum que la gente recuerda por tres grandes canciones como son “Stairway to Heaven”, “Rock and Roll” o “Black Dog”, tres de sus canciones más conocidas y escuchadas; pero a mí me gustaría aprovechar esta oportunidad para dar más visibilidad a otros cortes de este superlativo álbum que tal vez no sean tan populares, empezando con una de mis favoritas como es “Misty Mountain Hop”, o la exótica “Four Sticks” y sin dejar de mencionar “When The Levee Breaks” con la que se cierra uno de esos discos que marcaron una época y que obviamente está entre los más vendidos de la historia.

Tras un éxito tan abrumador como el cosechado en apenas tres años de carrera, y varias extensas giras por casi todo el planeta, muchos podríamos llegar a comprender que tanto Page como Plant pudieran pensar en tomarse unas vacaciones, pero ni mucho menos, y tras un breve descanso el grupo volvía al estudio y en 1973 publicaban un quinto trabajo discográfico, que a pesar de mantener ese sonido Led-Zeppelin sí que empezaba a insinuar un cambio de tendencia y una apertura de influencias. Sirva como ejemplo la experimental “No Quarter” en la que la podemos disfrutar de un solo de John Paul Jones al teclado, o que decir de “D’yer Mak’er” con un toque muy Reggae, pero como se puede ver en “The Ocean” sin traicionar nunca ese sonido que tan bien los caracterizaba, el sonido de una voz desgarrada, la guitarra afilada de Page y una batería machacona.

A mitad de década, más concretamente el veinticuatro de Febrero de 1975, Led Zeppelin lanzarían, el que sin saberlo sería su gran último álbum, “Physical Graffiti”. Toda una apuesta a todo o nada, en un disco doble de casi noventa minutos de Rock, folk, blues y country, en el que tenemos a un grupo tocando a su mejor nivel. Este es un álbum especial por muchos motivos, porque al estar dividido en dos disco de vinilo con cuatro caras, esto te da la oportunidad de que puedas dejarte llevar en los solos sin la preocupación del tiempo, y por otro lado con este sexto trabajo decidieron de forma muy acertada darle una segunda oportunidad a canciones que desgraciadamente no habían podido incluir en su previos álbumes. No puedo dejar de mencionar canciones como: “Trampled Under Foot” en la que cada uno de los integrantes es capaz de destacar sin eclipsar a sus compañeros y así crear una canción llena de matices; lo mismo ocurre en “Kashmir”, aunque sea la voz de Plant y la guitarra de Page lo primero que nos llame la atención, no podemos dejar de escuchar esa poderosa sección rítmica que formaban Jones y Bonham, en “In My Time of Dying” nos encontramos con una versión de un góspel tradicional en la que el slide guitar pues en cierta nos demuestra lo lleno de recursos que estaba un Jimmy Page que con treinta y un años estaba en la cúspide de su carrera y era considerado por muchos el mejor guitarrista de la historia.

Justo al año siguiente, y recuperando las buenas tradiciones del comienzo de su carrera, Led Zeppelin sorprendía a todos sus fans con “Presence”, un disco que podría decirse es incluso más duro que sus anteriores lanzamientos, pero este es un disco que por desgracia no tenía la consistencia de sus predecesores. Yo creo que estos dos cambios tuvieron que estar motivados por el accidente de tráfico en el que se vio implicado el cantante Robert Plant. De este disco sólo se salvan dos canciones, eso sí estas dos perfectamente podrían estar entre sus tres mejores canciones, y son “Nobody’s Fault But Mine” y “Achilles Last Stand” canciones que ya formarían parte del setlist de sus conciertos hasta el final de la banda en 1980.

Si tenemos en cuenta que “Coda” es un disco que se hizo con la finalidad de poder disolver el grupo y aprovechando antiguas grabaciones, hemos de decir que “In Through the Out Door” es el último álbum de Led Zeppelin, y como disco no está mal, pero obviamente está muy lejos de ser uno de sus mejores álbumes. Este disco está repleto de canciones con unas melodías pachangueras en la que los sintetizadores han sustituido a las guitarras. De la quema sólo se salvan “All my Love” e “In The Evening”, siendo esta ultima la mejor del disco y uno de esos temas en los que si podemos encontrar esos elementos tan característicos que definen el sonido de Led Zeppelin.

Bueno esto ha sido todo, un pequeño repaso a la carrera de uno de mis grupos favoritos, y es que no debemos olvidar que en este 2018 Led Zeppelin cumplirá cincuenta años, medio siglo de Rock and Roll, y es que fue justamente el veinticinco de octubre de 1968 cuando daban su primer concierto bajo el nombre de Led Zeppelin, y me gustaría dedicarles otra entrada en esa fecha tan especial.

Advertisements

8 clásicos para 2018

20180123_000718

Como todos y todas ya sabréis leer la literatura clásica es algo que me apasiona, y es que me parece una manera más que perfecta para experimentar otra época del pasado. Yo soy de esas personas que piensan que leyendo a los clásicos uno puede hacer una especie de viaje mental por las diferentes nacionalidades o regiones y sus singulares culturas.

Además al leer este tipo de obras uno siente que está leyendo obras que revolucionaron el panorama literario de la época, en la que los y las autoras nos acercan sus singulares puntos de vista sobre los problemas y dilemas que la gente de su época podía experimentar; problemas y dilemas que como veremos son muy similares a lo que a día de hoy mantenemos en nuestra sociedad del siglo XXI.

Así que esta es una pequeña lista de ocho clásicos para leer este año.

  • Empezando por una novedad que saldrá a la venta próximamente, me refiero a la colección de poemas de Emily Brontë. Esta es una novedad bastante especial ya que no podemos olvidar que este año se celebra el doscientos aniversario de su nacimiento. Con la experiencia de haber leído previamente su poemario The Night is darkening arround me, tengo que decir que me parece que la poesía de Emily es incluso mejor que su prosa.
  • Otra lectura que me hace mucha ilusión es la de Cien Años de Soledad, este es un libro que como todos sabemos es muy conocido, y que goza tanto del cariño de la crítica especializada como el de millones de lectores en todo el mundo. Gabriel García Márquez, ganador del premio Nobel y uno de los mayores representantes del realismo mágico; es un escritor que sólo recuerdo de las lecturas obligatorias del instituto, pero lo recuerdo con mucha admiración. Espero poder leer esta gran novela el próximo mes de febrero.
  • Y si antes os decía que leer era como viajar, de la mano del profesor J. R. R. Tolkien, lo hacemos hasta las primeras edades de la Tierra Media, gracias a El Silmarillion, un libro que poca gente suele leer, pero que tengo que confesar que me hace mucha ilusión, y espero poder leerlo más pronto que tarde.
  • Pero tampoco he olvidado a una de mis escritoras favorita, Charlotte Brontë; de la que si me organizo bien, espero poder redimirme y por fin leer Villette, que es la última de sus grandes novelas que aún no he leído, y tras haber disfrutado tanto de Jane Eyre y más recientemente Shirley mis espectactivas están por todo lo alto.
  • Una buena amiga de Charlotte que también está entre esas escritoras que todos deberíamos leer, es Elizabeth Gaskell, y de esta autora inglesa tengo que decir que ya tengo planeado que coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa me gustaría leer su última novela, la celebrada Hijas y Esposas, que es una historia que en cierta manera ya conozco un poco porque la he estado escuchando en formato Audiolibro.
  • También me gustaría mucho leer algo más de teatro, así que he pensado que El Rey Lear de Shakespeare podría ser una gran idea. El Bardo de Avon es una figura que me tiene totalmente fascinado, y del que me he propuesto ir leyendo su obra poco a poco con el firme objetivo de disfrutarla.
  • Por otro lado tengo decidido aprovechar esta oportunidad para ampliar mis horizontes, y lanzarme a explorar nuevos autores que no conozco, uno de ellos es mi tocayo Charles Dickens, del que he de confesar que no he leído nada, y tampoco he visto ninguna de esas famosas adaptaciones cinematográficas de sus novelas. Este nulo contacto con el que para muchos es el mejor escritor de la época Victoriana, me ha animado a seleccionar uno de sus títulos más alabados y una de sus últimas novelas, estoy hablando de Nuestro común amigo.
  • Y para terminar me gustaría hacerlo de la mejor manera posible, celebrando Victober con la pequeña de las hermanas Brontë, me refiero a Anne Brontë y su Inquilina de Wildfell Hall, y así poder cerrar el círculo leyendo todas las novelas de las hermanas. Además hay que mencionar que esta novela fue publicada por primera vez en 1848, así que ya no hay ninguna excusa para no leerla aprovechando este ciento setenta aniversario.

Recursos para descubrir libros

Para encontrar esa joya literaria que nos haga pasar un buen rato mientras nos sumergimos entre un mar de letras y palabras uno ha de pasar antes un cierto tiempo seleccionado que libros quiere o le interesa leer. Teniendo en cuenta que este es un tema muy personal y que cada uno tiene sus gustos, hemos de intentar tener una opinión propia y evitar leer lo que todo el mundo está leyendo; esto es más importante de lo que pueda parecer ya que en las redes sociales nos encontramos a estos nuevos mesías o influencers que tan “amablemente” nos hacen sugerencias de libros que les han cambiado la vida; estas campañas de marketing muchas veces impulsadas por las propias editoriales nos pueden distraer y confundir para que al final compremos esos libros que te cambiaran la vida.

Empezamos con esas famosas listas de libros que hemos de leer antes de… Este tipo de listados suelen estar realizados por organismos independientes y se caracterizan por su riguroso criterio a la hora de seleccionar los títulos que forman parte de dicha lista. Entre todas ellas destaca la lista de doscientos títulos recopilada en The Big Read, que es el resultado de una encuesta sobre gustos y hábitos lectores realizada por la BBC en 2003. Aquí en España tenemos el caso del periódico digital 20 minutos que se encarga de elaborar un sinfín de listas, como por ejemplo esta lista de las cien mejores novelas en español. Aunque yo también añadiría la lista de David Bowie, siempre muy interesante conocer la opinión de una de esas leyendas de la música que inspiró a tantas generaciones.

En el mundo digital también encontramos varias webs orientadas tanto al mundo literario como al de la escritura, y me gustaría destacar dos que a mí me gustan bastante: Estandarte y la web de la revista Quimera. Siendo la primera de ellas una web con reseñas, noticias y novedades, en la que además podemos encontrarnos con varias dudas lingüísticas que son tan interesantes como instructivas. Y lo que más me gusta de Quimera es que tiene una sección con recomendaciones mensuales que está muy bien.

Pasando al mundo de papel, cabe destacar tres revistas que están muy bien. La primera es la Jot Down una publicación cultural muy conocida en la que se suelen tratar todo tipo de temas y en la que también podemos encontrar una interesante sección sobre literatura; esta revista sigue una periodicidad trimestral. El Cultural, que me parece que lo venden con el mundo, es una revista que como su nombre bien indica recoge todos esos temas relacionados con la cultura, y por lo poco que sé sobre esta revista también hacen recomendaciones literarias. Y por último la RockDeluxe, y espero que no os dejéis engañar por el nombre, y es que a pesar de que se trata de una revista de música, en RockDeluxe también encontrareis unas páginas dedicadas a comentar las novedades editoriales, con el añadido de que también lo hacen para esas novedades literarias que estás más relacionadas con el mundo musical.

Obviamente no podía faltar Página 2, programa al que tengo que confesar que estoy totalmente enganchado. Pero para quien no lo conozca decir que Página 2 es un programa de televisión que dan cada martes a las nueve y media de la noche, tiene una duración de media hora y se puede disfrutar sin anuncios. Es muy interesante porque es un programa que se centra en la literatura al cien por cien, y además cada semana tienen un escritor invitado que acaba de publicar un libro y le hacen una pequeña entrevista que está muy bien. Además tiene más secciones como la de recomendaciones de novedades o una de cine.

Y para finalizar el método que mejor resultado me ha dado a mí personalmente, visitar la biblioteca pública más cercana y pasar un buen rato entre esos miles y miles de libros que están esperando a ser leídos. Siempre he pensado que en la biblioteca tienes la opción de equivocarte,  escoger un determinado libro y no disfrutarlo es algo que has de experimentar en tu vida lectora, y es por ellos que la biblioteca es un sitio tan increíble. Por ejemplo, empiezas un libro y ves que no te gusta, lo devuelves sin remordimientos. O si no conoces muy bien la obra de un autor o autora, siempre puedes llevarte varios de sus libros, leerlos y luego decidir si te ha gustado o no.

 

Top 10 autores que quiero leer en 2018

20180113_002935.jpg

Como ya hiciera el año pasado, esta es una pequeña lista de esos autores y autoras de los que me gustaría leer algo en 2018, y de esta forma descubrir su obra literaria y así además ampliar mis horizontes.

He seleccionado sólo diez nombres de escritores a los que les tengo muchas ganas, no sólo por el hecho de que se trata de una mezcla de gente joven con talento y personalidades con carreras contrastadas; sino porque también estas personas han escrito grandes libros que en mi opinión todos deberíamos al menos conocer.

De esta lista he excluido a los autores clásicos, ya que tengo preparada otra lista con esos clásicos que me gustaría leer en este año. No sé porqué durante estas dos primeras semanas del 2018 me he sorprendido a mí mismo haciendo varias listas y tomando notas en un montón de papeles.

Y me gustaría empezar con un autor que ha escrito sobre un tema que tengo que confesar que me encanta, el escritor en cuestión es el londinense Conn Iggulden, quien con su novela Tormenta nos traslada a la Inglaterra de la época de la Guerra de las Dos Rosas. Decir que este fue un suceso histórico que fue clave para definir el futuro no sólo de Inglaterra como nación, sino que también el de todo el continente europeo. Tormenta es el primero de una serie de cuatro libros que en España publica la editorial Duomo Ediciones.

Marta Sanz, la respetada autora española publicaba su última novela, Clavícula, en marzo del pasado año; y aunque yo la descubrí el pasado mes de diciembre de la mano del programa Página 2, no he tardado mucho en empezar a disfrutar de su prosa; ya que actualmente me encuentro inmerso en la lectura de Clavícula, y por lo de ahora no tengo nada más que buenas palabras. De esta autora también me llama mucho la atención su novela “Farándula” ganadora del prestigioso premio Herralde de Novela.

Como ya había comentado anteriormente, una de mis metas para este 2018 es la de seguir leyendo en inglés, y para ello tengo elegido a un autor que ya conozco y del cual ya he leído anteriormente en su propio idioma, él es Colm Tóibín, un escritor Irlandés que tiene una fuerte conexión con España ya que en su juventud residió durante varios años en Barcelona. De Tóibín he leído “Brooklyn” y ahora tengo pensado leer su novela Nora Webster.

Otro libro que cada vez que voy a la biblioteca parece que me estuviera llamando, es el de Las Luminarias de Eleanor Catton, el hecho de que una persona tan joven haya podido escribir un libro que haya gustado tanto y no sólo a los lectores sino que también a la crítica (ganador del Man Booker Prize en 2013), es algo que me dice que a pesar de sus más de ochocientas páginas este puede ser uno de esos libros que uno personalmente disfrute desde el principio y hasta el final.

Volviendo al panorama nacional, tengo que confesar que tengo muchas ganas de leer La Isla de Alice, libro que ha escrito el famoso director de cine Daniel Sánchez Arévalo (Azul Oscuro Casi Negro). A pesar de las malas críticas, me parece que sí ha llegado a ser finalista del premio Planeta con su primera novela para adultos, esta Isla de Alice puede ser un libro entretenido y que se pueda leer bien en verano, por eso de tener más tiempo para esas más de seiscientas páginas.

Dejando los tochos a un lado y con mejores críticas que el libro anteriormente mencionado, tenemos The Tidal Zone de la escocesa Sarah Moss. Hay que recordar que The Tidal Zone fue elegido entre los mejores libros del 2016 por el prestigioso periódico británico The Guardian. Esta es la historia de una familia que verá como su ordinaria vida, se ve afectada por un evento extraordinario que alterará su vida por completo; partiendo de esta base es casi imposible que uno no tenga interés por leer este libro, pero si añadimos que tal evento es que la hija ha sufrido un colapso y ha tenido que ser reanimada estando en el colegio, entonces tenemos todas las claves para el éxito. Este libro promete.

Ya comente la semana pasada que a finales de 2017 había podido disfrutar del descubrimiento literario de un autor tan conocido como es Ian McEwan, y esa grata experiencia me ha dado fuerzas para ponerme a bucear entre su extensa obra narrativa en la que destacan sus catorce novelas. Así que yo he seleccionado una para leer este año tan especial para McEwan en el que se cumplen cuarenta años de la publicación de su primera novela “The Cement Garden”, en este 2018 tengo pensado leer Ámsterdam que también está de aniversario, ya que fue originalmente publicada el uno de diciembre de 1998.

Otro de los grandes descubrimientos para mí ha sido el del fenómeno Sara Mesa, y nuevamente este descubrimiento ha sido gracias al programa Página 2 que dirige el periodista Óscar López. De esta autora andaluza ya he leído sus dos últimas publicaciones como son “Cicatriz” y “Mala Letra”, así que descendiendo en su obra me he encontrado con la novela Cuatro por Cuatro, novela que resultaba finalista en la vigésimo octava edición del Premio Herralde de Novela.

Y para terminar un título que en mi opinión ha pasado bastante desapercibido, a pesar de que su autor, William Finnegan, ganó en 2016 el premio Pulitzer en la categoria de biografía y o auotobiografía. Años Salvajes es un libro obviamente autobiográfico que recoge sus aventuras y desaventuras mientras viajaba por todo el planeta en busca de la ola perfecta. Este libro que se publicó el año pasado en España es perfecto tanto para los amantes de las olas como para aquellas personas que disfrutan de la buena literatura.

Dimisión en la Brontë Society tras el nombramiento de Lily Cole como colaboradora.

No es algo que suela hacer, pero hoy os traigo una noticia que me gustaría comentar y sobre la cual me parece que sería interesante poder opinar, así que quien se sienta con ganas puede hacerlo dejando un comentario.

The_Bronte_Sisters_by_Patrick_Branwell_Bronte_restored

Como se puede deducir por el nombre de la entrada algo va muy mal en la Brontë Society (Sociedad que se encarga de gestionar el legado de las hermanas Brontë) y en el seno del Brontë Parsonage Museum de Yorkshire. Nunca es agradable ver como una organización que debería de ser respetada, airea públicamente sus diferencias (las cuales han de existir por el bien de dicha sociedad), ya que esto a la larga siempre termina generando tensión y desgaste.
El motivo de esta nueva disputa está relacionado con el nombramiento de la modelo y actriz Lily Cole como socia creativa (creative partner) para los actos de celebración del doscientos aniversario del nacimiento de Emily Brontë. Noticia que parece que no le ha gustado nada a Nick Holland, experto historiador quien recientemente ha dimitido de su cargo en la Brontë Society. Aquí os dejo un enlace al blog de Holland donde explica en sus propias palabras lo erróneo del nombramiento.
Pero muchos pensaran, ¿qué hay de malo con Lily Cole? Y es que para muchos (yo incluido) Cole es una desconocida. Cole modelo y actriz de treinta años que nunca ha destacado en las pasarelas, ni en la industria cinematográfica, podría parecer una mala decisión. Pero se da la casualidad de que Cole es además graduada en Historia del Arte por el King’s College de Cambridge, además de ser una persona que siempre ha destacado por estar implicada en causas sociales o medioambientales.
Holland en su blog insinúa que Cole ha sido enchufada por su amigo Simon Armitage, quien en el pasado ofreció el rol protagonista en la adaptación teatral de su obra “The Last Days of Troy” a una Cole que fue duramente criticada por su inexpresiva actuación. Teniendo en cuenta estos antecedentes podríamos pensar que Holland tiene razón, pero tal vez Cole era la mejor opción que se podían permitir o la única disponible para el rol de creative partner.
Otra de las quejas de Holland es que la Brontë Society quiere atraer al público más joven. Lo cual no creo que sea muy descabellado pensar que debería de ser uno de los objetivos de cualquier organización que tenga más de ciento veinte años de historia (la Brontë Society se fundó en 1893), ya que al fin y al cabo son esas nuevas generaciones las que han de ser conquistadas.
Mi opinión sobre este asunto es que a Holland le han traicionado las formas y los tiempos, ya que si quería dimitir por sus desavenencias con la dirección de la Brontë Society podría haberlo hecho sin hacer tanto ruido. Además me parece que Lily Cole se merece una oportunidad de poder llevar adelante el proyecto que le ha sido encargado, proyecto que tengo entendido consiste en un corto sobre Heathcliff (el antihéroe de Cumbres Borrascosas) en el cual también se abordaría el tema de los derechos de las mujeres, ya que en 2018 se cumplen cien años de la conquista del derecho de voto femenino en el Reino Unido. Esperemos que esta polémica no desluzca el 200 aniversario del nacimiento de una de las mejores escritoras de todos los tiempos, Emily Brontë se merece algo mejor.

Aquí dejo más enlaces que he consultado.

Propósitos lectores para 2018

Aunque yo considero la lectura como un entretenimiento, en comparación con esas personas que tristemente leen por encargo; pienso que organizarse es una buena forma de llevar tus lecturas al día y tener un cierto modo control del tiempo que puedes dedicarles en cada momento, porque si te organizas bien siempre hay tiempo para todo. Teniendo en cuenta todo esto, he de decir que fijarse unas metas razonables y trabajar para alcanzarlas es una buena forma de cumplir con esos propósitos que nos proponemos con cada comienzo de año.

Así que estos son mis propósitos para este 2018.

Primero. Leer los libros que he ido adquiriendo en los últimos meses, si de algo me he dado cuento al “analizar” mis lecturas de 2017 es que el año pasado he comprado libros muy interesantes que por un motivo u otro no he tenido la ocasión de leer, ahora con este nuevo año se presenta una nueva oportunidad.

Segundo. Puede que este segundo propósito parezca una contradicción con el anterior, pero me gustaría seguir visitando la biblioteca municipal de mi ciudad, ya que me encanta el ambiente que allí se respira, la biblioteca es un lugar en el que siempre te encuentras gente nueva buscando libros entre las estanterías. La biblioteca es el lugar perfecto para descubrir nuevos autores, nuevos géneros, y además es un lugar de encuentro para los amantes de libros que comparten sus lecturas en algún club de lectura.

Tercero. Leer más novelas. El año pasado leí un poco de todo, y tengo que confesar que fue una grata experiencia, pero ahora me gustaría poder dedicarle más tiempo a todas esas novelas que están esperando turno para ser leídas. Y aunque no me gusta planificar las cosas con tanta antelación, ya tengo pensada una lista con autores y autoras que me gustaría leer en 2018.

Cuarto. Participar en la iniciativa adopta una autora, me parece que es una gran forma de dar a conocer el trabajo de escritoras que todos apreciamos. Por lo de ahora he visitado su blog y he enviado un formulario para poder participar. De ser aceptado, estaría interesado en adoptar a Yolanda Castaño, y es que justamente en este 2018 tengo pensado leer los dos poemarios que me faltan para poder decir que he leído toda su obra poética.

Quinto. Otro de mis retos es el de leer más en inglés, y para ello tengo pensado leer cada semana al menos un pequeño relato de un gran libro que me compré hace varios meses y que lleva por título “The Penguin Book of the British Short Story: 2, from P.G. Wodehouse to Zadie Smith”, esta recopilación tiene el número perfecto de relatos para poder llevar a cabo este singular reto.

Mis mejores lecturas del 2017

El pasado año ha sido un año plagado de libros magníficos y grandes historias, pero también ha sido un año de descubrimientos y desafíos. En total han sido cincuenta y tres libros o lo que viene a ser lo mismo que una media aproximada de 4 libros por mes, lo cual tengo que reconocer que ha sobrepasado mis expectativas iniciales de leer treinta libros.

He intentado leer un poco de todo, y no centrarme únicamente en las novelas. Así que en 2017 hubo un poco de teatro, un par de comics, varias colecciones de relatos o cuentos, un poco de no-ficción y mucha poesía. Este ha sido el año de la poesía para mí, y es que casi la mitad de mis lecturas fueron poemarios, y de ellos la mayoría correspondían a autoras gallegas con un total de diecinueve.

También me gustaría comentar que en lo referente al número de autoras leídas el pasado año no podría estar más contento, tanto con el número 33 de 53, como con la calidad de los libros leídos; en donde destacan autoras como Yolanda Castaño, Elizabeth Gaskell, Elizabeth Strout o Sara Mesa.

Como decía anteriormente, también ha habido algún que otro desafío lector, como por ejemplo el de intentar leer en inglés y hacerlo cada vez con más constancia. Otro desafío, pero este de carácter personal, fue el de finalizar la autobiografía de Morrissey, casi tres meses para leer un libro, que tengo que decir que me ha encantado; pero con un letra más pequeña de los deseable y grandes parrafadas del genio Mancuniano no es lo que se dice literatura ligera.

Antes de comenzar con esos libros que han marcado mi 2017, me gustaría hacer unas menciones especiales a dos pequeños relatos que he escuchado narrados por dos autores tan diferentes como son: Ian McEwan y Zadie Smith, un gran descubrimiento para mí.

La Autobiografía de Morrissey

No creo que nadie se sorprenda si digo que Morrissey es uno de mis cantantes favoritos. Así que cuando Malpaso se decidió a publicar una versión traducida al castellano de esta obra decidí que quería comprarla y leerla; el precio me echó para atrás, pero justamente las navidades pasadas alguien de mi familia me regalaba un ejemplar. Ejemplar que como he dicho anteriormente tardé varios meses en leer, lo cual me sirvió para poder pasar más tiempo descubriendo ese lado más personal e íntimo de una de las mayores estrellas de la música británica de los últimos cuarenta años; un artista al que admiro y del cual antes de leer su autobiografía he de reconocer no conocía muy bien. Tenéis que entender que con Morrissey siempre hay un halo de misticismo, medias verdades y mentiras que el propio cantante ha creado para protegerse de las intromisiones de los tabloides ingleses, así que este es un libro que le recomiendo tanto a todos los fans de Morrissey como a los fans de la buena literatura.

Me llamo Lucy Barton

Mi relación con la literatura americana no es del todo buena, y durante años tengo que confesar que fue casi inexistente. Así que con buena fe y con altas expectativas decidí acercarme a un libro que podemos llamar popular o al menos que había gustado bastante, y ciertamente yo también terminé disfrutándolo, tanto que me gustaría seguir leyendo a Elizabeth Strout en el futuro.

Norte y Sur de Elizabeth Gaskell

Este fue el segundo novelón que leí en 2017, y fue todo un acierto y una gran lectura. Personajes memorables con los que es muy fácil empatizar, una historia muy bien elaborada y mejor contada, y sobre todo una lectura que te atrapará. Este era mi tercer libro de Gaskell y a pesar de que podía intuir que me iba a gustar, tengo que decir que fue aún mucho mejor de lo que me hubiera podido imaginar, en otras palabras un imprescindible y uno de esos libros que todos deberíamos de leer.

As Arpas de Iwerddon e A segunda Lingua

As Arpas de Iwerddon de Luz Pozo Garza y A segunda lingua de Yolanda Castaño son dos de los mejores poemarios que he leído en 2017, dos autoras que representa a la perfección la poesía gallega. Luz Pozo Garza una de las figuras más importantes de las letras galegas con una dilatada carrera de más de sesenta y cinco años, mientras que Castaño es una de las referentes de una poesía que podemos llamar más experimental y libre, que tras más de dos décadas desde su debut literario se ha convertido en una de las más conocidas autoras gallegas en la actualidad.

Shirley

De Shirley obra firmada por Charlotte Brontë; recuerdo haberla leído con mucho gusto, que durante aquellos días podía leer varias decenas de páginas sin ninguna dificultad, y que fue una historia en la que me sumergí completamente y como si fuera un rio de una corriente apacible, yo me deje llevar hasta llegar a lo orilla que en este caso fue un último capítulo que recuerdo a la perfección por ser justamente como yo lo hubiera escrito.

Kiss Kiss de Roald Dahl

Yo diría que esta colección de relatos es adictiva, y es que en ella se recogen varios de los relatos del escritor británico, relatos en los que Dahl reproduce esa perfecta formula en donde la intriga y la fascinación por sus peculiares personajes atrapan al lector que se verá sorprendido con un final que siempre tiene una vuelta de tuerca que pocos podríamos adivinar durante la lectura.

How to be Both de Ali Smith

How to be Both es uno de esos libros que del que a pesar de que no sabía gran cosa, estaba convencido de que me terminaría encantado, y en efecto esta novela en dos partes que firma la escocesa ha sido una de las mejores lecturas de 2017. Pensándolo bien, no recuerdo haber leído nunca nada parecido a este How to be Both y es que el estilo de Smith es único e inigualable.

La balada de la cárcel de Reading y De Profundis de Oscar Wilde

El 2017 fue el año de Oscar Wilde y es que durante el pasado año leí cinco obras del genial autor irlandés, aunque dos de ellas fueron en una escucha que realice a partir de unos video de YouTube en la que varias personalidades de la cultura británica leían la obra de Wilde, y lo hacían justamente desde el antiguo penal de Reading, está ha sido una gran experiencia que os recomiendo a todos y todas.

Cicatriz de Sara Mesa

Esta ha sido la última novela que leí en 2017, y fue una lectura que me sorprendió y me encanto. Cuando cogí prestada esta pequeña novela (185 páginas) no sabía que me esperaba, sólo recordaba haber visto a la autora andaluza en un programa de Página Dos, así que cuando encontré esta Cicatriz en mi biblioteca local, me decidí a darle una oportunidad. Este es un libro fácil de leer, es una historia de personajes atípicos, personajes que no generan simpatía, que refleja algunos de los defectos de nuestra sociedad, y que no todo lo bueno ha de ser bonito, un relato que te hará pensar y una autora a la que tenemos que seguir la pista.

Para finalizar, me gustaría (como siempre) animaros a todos y todas a que le deis una oportunidad a estos libros, y es que de verdad que merece la pena intentar salirle de la zona de confort. La próxima entrada será una con una recopilación de propósitos para este año 2018 que recientemente hemos comenzado.