Todas las entradas por The Ginger Elvis

Acerca de The Ginger Elvis

Música, libros y cine. Un poco de todo de ese montón de cosas que tanto me gustan.

Mis mejores libros de 2019

El pasado año, 2019, fue un año plagado de grandes lecturas, pero especialmente de descubrimientos de nuevas voces narrativas que se traducen en nuevos autores a los que quiero seguirles la pista, y obras que desde ahora en adelante puedo considerar entre mis favoritas. En otras palabras, 2019 ha sido un gran año a nivel de lecturas, unas lecturas en la que por primera vez los escritores nacionales (tanto los que escriben en castellano como los que lo hacen en gallego) han superado tanto a los ingleses como a los estadounidenses, y en donde nuevamente vuelven a aparecen más nombres en femenino que en masculino.

Teniendo todo esto en cuenta me gustaría empezar este repaso anual con la narrativa, la que sigue ocupando gran cantidad de mis lecturas, ya sea en su forma más breve en forma de cuentos, o en la forma de novela. Pero he de confesar que este año la poesía se le ha acercado bastante, y espero que en el futuro aún se pueda equiparar más aún. También decir que en 2019 ha habido espacio para cómics, no-ficción, y un poco de teatro.

Narrativa:

Relatos:

Sin duda alguna “Todo es posible” de Elizabeth Strout es una de las mejores colecciones de relatos que he leído este año, esta forma de narrar diversas historias de forma interconectada hace que el lector tenga acceso a más detalles relacionados con la historia; y sin duda esta esa la fórmula más adecuada para contarnos la vida de los habitantes de Amgash, el pueblo en donde se había criado la protagonista de “Me llamo Lucy Barton” (publicada en 2016).

Mención especial para “Sherlock Holmes: Las mejores aventuras”, una colección de varias historias del genial detective creado por Arthur Conan Doyle, y que a día de hoy aún sigue fascinando a nuevos lectores. Tras tener varios años abandonado en mis estanterías este libro, en 2019 decidí saldar mi deuda con el genial escritor inglés; y el resultado no podría haber sido mejor. Las historias aquí reunidas son todas autoconclusivas, y algunas de ellas son tan populares que fueron adaptadas en varios episodios de la más reciente serie de la BBC.

Para terminar citar un par de relatos sueltos que también se merecen una mención,l son “El tigre” de Joël Dicker y “Mary Ventura y el noveno reino” de Sylvia Plath, lecturas perfectas para pasar una tarde de domingo.

Novelas:

Empezando con mi mejor lectura del 2019, “Guerra y paz” de Leo Tolstoy. Es realmente complicado poner en palabras todos los sentimientos que uno experimenta cuando está leyendo esta obra, que según el propio autor no podría decirse que es una novela. Lo que más me ha gustado de esta obra son los temas que trata: desde las guerras napoleónicas o la influencia de los padres en la decisiones de los hijos, sin olvidar esa sublime maestría para la narración que tenía el escritor ruso, o los personajes que parecen cobrar vida propia. En definitiva uno de esos libros que de verdad merecen la pena.

Otro libro que merece mucho la pena es “Milkman” de Anna Burns, con esta novela la escritora norirlandesa nos traslada a un tiempo pasado, en donde un clima de terror y pánico inundaba las calles de Belfast (ciudad en la que se ambienta la novela). Y en estas calles nos encontramos con nuestra protagonista quien parece vivir ajena al conflicto, hasta que en su vida se cruza milkman y empieza acosarla. Esta novela se centra en cómo las opiniones de los demás, las habladurías y su papel en la sociedad y como estas terminan distorsionando la realidad.

Una novela realmente cautivadora es la de “El Jilguero” de Donna Tartt. En esta novela galardonada con el Premio Pulitzer seguimos la vida de Theodore Decker desde los comienzos de la adolescencia hasta la madurez. La de Decker es una vida marcada por su suceso trágico, el sentimiento de desarraigo, una obsesión, y un secreto inconfesable. Y la historia de Tartt es una de esas que atrapa al lector desde el principio hasta el final.

Y finalmente tres novelas que personalmente recomendaría leer el mismo mes, ya que se trata de tres obras de tres escritores de la misma generación, los tres británicos y en la que podemos encontrar temas similares. Este grupo de obras serían “El sentido de un final” de Julian Barnes, “Expiación” de Ian McEwan y “Los restos del día” de Kazuo Ishiguro; todas ellas grandes novelas que han sido llevadas al cine y que también han sido premiadas por la gran calidad de su prosa.

Poesía:

Con al menos un poemario leído durante los doce meses del año he decidido que lo más apropiado es seleccionar seis títulos que reflejen este año lector, un año en el que nuevamente las poetas gallegas vuelven a ser mayoría, y en el que no podía faltar Yolanda Castaño. Al igual que no podía faltar Emily Brontë y el libro que recopila todos sus poemas, una lectura muy recomendable.

Y me gustaría empezar con “O xiro” de Noelia Gómez, joven poeta de Rianxo y ganadora del Premio de Poesía Gonzalo López Abente. Un libro que según la propia autora nace del sentimiento de pérdida entendido como parte de la vida, y la responsable de ese movimiento giratorio.

Tampoco podía faltar Federico García Lorca, el poeta granadino es tal vez el mayor exponente de la poesía en España, y uno de esos imprescindibles que no pueden faltar en ninguna biblioteca. En 2019 he leído “Poema del Cante Jondo” y “Romancero gitano”, pero estoy seguro de que no será lo último que lea de este fantástico escritor.

Otro de esos nombres de los que quiero seguir leyendo más poemas en el futuro es el de la poeta santiaguesa María do Cebreiro, y esta es una idea que nace tras haber leído “Non son de aquí”, un libro de poemas que realmente guarda entre sus páginas algunos de los mejores poemas que he leído este año.

Pero sin ninguna duda el libro que más me ha impactado y emocionado este año ha sido “Joana” del catalán y reciente galardonado Premio Miguel de Cervantes, Joan Margarit; este es un libro en que Margarit le rinde tributo a su hija fallecida de una forma muy hermosa y profunda.

Dun lago escuro” de Marta Dacosta también ha sido otro de esos agradables descubrimientos que me deja el 2019, el nombre de la autora me sonaba mucho y es comprensible con una trayectoria de más de treinta años, pero nunca había tenido la oportunidad de acercarme a su obra, hacerlo ha sido un gran acierto.

Y para finalizar lo hago con “La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida” de Elvira Sastre, un libro que me dejó la sensación de que esta era la cima de Sastre como poeta, y tras haber leído todos sus poemarios puedo decir que es difícil encontrar un libro firmado por la segoviana que me haya gustado más.

Teatro, No-ficción y cómics:

Y no se me ocurre mejor forma para finalizar esta entrada que señalando cuáles han sido mis mejores lecturas en lo referente al género dramático, al de la no ficción y al de la novela gráfica.

  • Empezando con “El rey Lear” de William Shakespeare, una de esas obras emblemáticas que genera bastante respeto, pero es un respeto que es proporcional a la satisfacción que provoca en el lector que decide acercarse a sus páginas.
  • Silencio administrativo” de Sara Mesa, un ensayo de esos que hacen falta para entender la sociedad en la que vivimos, un pequeño libro acerca de la aporofobia (el rechazo al pobre) que es muy necesario.
  • The fade out” trabajo firmado por Ed Brubaker (guionista), Sean Phillips (dibujante) y Elizabeth Breitweiser (colorista), que nos cuenta una historia con tintes de suspense y ambientada en los tiempos de la caza de brujas en Hollywood.

Esto ha sido todo por mi parte, un 2019 que ha sido generoso en cuanto a buenas lecturas, y al que le estoy agradecido por haberme permitido descubrir tantos nuevos autores y autoras (24 nuevos autores, de un total de 47 leídos). Esperemos poder disfrutando de los libros en este 2020!!

 

Los mejores 9 discos de 2019

En esta entrada, una de las últimas del año, me gustaría repasar nueve discos que personalmente considero que son merecedores de ser considerados como los mejores del 2019. Es obvio que muchos de estos discos no aparecerán en otras listas más populares, pero de verdad que pienso que los aquí mencionados se merecen mucha más atención de la que han recibido.

A modo de resumen, decir que el 2019 ha sido un año de descubrimiento musical, muchos grupos nuevos, algunos buenos debuts; pero sobre todo este año ha sido como una reafirmación de todo lo que me gusta de la música, así que espero que en 2020 todos podamos seguir disfrutando de estos grupos y de muchos más.

1 – Black Pumas – Black Pumas:

Black pumas.jpg

No tengo ninguna duda de que el mejor disco que he escuchado este año es el debut y disco homónimo de los Black Pumas, un grupo texano que con este disco ha traído un sonido de calidad, fresco y actual al panorama de la música soul estadounidense. Lo que más me llama la atención cada vez que escucho una canción de Black Pumas es la inconfundible voz de su vocalista, Eric Burton (no confundir con Eric Burdon), a pesar de que la música no le resta ningún protagonismo y casan a la perfección, es esta interpretación la que me atrapó desde la primera vez que escuché una de sus canciones hace ya 9 meses en una emisora de radio neoyorquina.

Teniendo en cuenta que no los he visto mencionados en casi ninguna publicación que repasa los mejores álbumes de este 2019, me gustaría compartir algunas de mis canciones favoritas, canciones que es mucho mejor escuchar una tras otra y dejando el cd sonar desde el principio hasta el final, pero que igualmente funcionan muy bien como pequeños pildorazos que son un lujo musical. Empezando con “Fire”, esta fue el tema con el cual descubrí al grupo, y la verdad es que me encanta tanto su exquisita instrumentación como su letra. Luego mencionar “Colors” que es probablemente mi favorita, y es la que mejor demuestra esa unión que se establece entre la parte instrumental de la canción con la gran voz de Burton, un temazo que funciona como carta de presentación de lo que podemos esperar de este grupo. Y finalmente, destacar “Touch the sky” una de las últimas canciones del disco y con la cual le ponen el broche de oro a uno de los mejores discos de 2019.

2 – Mark Lanegan – Somebody’s Knocking:

Lanegan.jpg

Aunque pueda parece que cada año me veo “obligado” a incluir en esta lista de lo mejor del año algún álbum del genial Mark Lanegan; he de confesar que no es mi culpa, y el único responsable es el cantante y compositor de Seatle, quien parece vivir una segunda juventud a sus cincuenta y cinco años de edad. No deja de ser llamativo esa capacidad para mantenerse relevante en el mundo de la música, y debemos destacar la elevada producción de Lanegan en estos últimos años, en los que prácticamente ha publicado a un ritmo de un álbum por año.

Somebody’s Knocking está producido por Alain Johannes, con el que Mark Lanegan ya había colaborado en sus dos anteriores discos, y también fue el productor de Blues Funeral (el disco más conocido de Lanegan), y de esta unión creativa ha salido un disco realmente especial y que tal vez sea el mejor de todos los que ha grabado Lanegan en su carrera en solitario. Canciones que no puedo dejar de escuchar son: “Gazing from the Shore“, “Penthouse High” y “Letter Never Sent“.

3 – Jade Bird – Jade Bird:

jade-bird

En el podio se cuela otro debút, pero esta vez nos volvemos a este lado del atlántico de la mano de la inglesa Jade Bird, que a pesar de sólo tener veintidós años se ha marcado uno de los mejores discos del año. Este disco, que también es homónimo, recoge en doce canciones una pequeña muestra de todo lo que esta nueva sensación de la americana puede seguir ofreciéndonos en el futuro. Con un sonido que a pesar de no ser nada novedoso es siempre correcto, y una voz poderosa que es perfecta para estas canciones que reflejan sentimientos y situaciones que muchas personas han experimentado en su vida. Canciones que tal vez se me haya olvidado comentar la primera vez que mencioné este álbum en el blog son: “Side effects”, “Lottery” y “Good at It” todas ellas fantásticas, pero de verdad que en este disco no hay ninguna canción que sobre, de hecho este es el típico disco que uno termina escuchando una y otra vez.

4 – Amyl and the Sniffers – Amyl and the Sniffers:

amyl and the sniffers.jpg

Gran mérito tiene el grupo australiano Amyl and the Sniffers, que con su debut han sido una de las agradables sorpresas que nos ha dejado el 2019. Los de Melbourne están dispuestos a no dejar morir el punk (ni su música, ni su actitud), y es por ello que todos los que apreciamos la buena música nos alegramos de encontrarnos con grupos de gente joven que dice no a las modas, no a ser influencers, no al dinero fácil, y no a venderse.

En este disco que también lleva por nombre el del grupo, nos encontramos con ese sonido potente y efervescente que lo inunda todo con riffs contagiosos de guitarras afiladas; y aunque puede que la fórmula parezca sencilla, lograr hacer un álbum como este, en el que las canciones forman parte de un todo y también funcionan muy bien por separado, solo está al alcance de aquellos elegidos que tienen un talento natural.

De Amyl and the Sniffers hay muchas cosas que debemos mencionar, pero yo me quedaría con una en particular, su cantante Amy Taylor, Taylor tiene una presencia muy potente en el escenario y parece que llevase en el mundo de la música toda su vida cuando en realidad apenas han pasado cuatro años desde el lanzamiento de su primer EP (el cual se puede escuchar en Spotify).

5 – Gary Clark Jr. – This Land:

gary clark jr.

Otro disco que también ha sido una sorpresa para mí es el nuevo lanzamiento discográfico de Gary Clark Jr., y no digo esto porque yo dude del enorme talento del guitarrista de Austin, lo que me ha sorprendido es lo contundente de su mensaje y la potencia y energía que podemos apreciar en este álbum que lleva por nombre This Land.

Nuevamente destacar la figura de Clark Jr. como uno de los renovadores del blues estadounidense, una de las figuras más importantes en lo que se refiere a guitarristas de la actualidad y un músico excepcional que ya tiene una experiencia tras de sí, experiencia que lo sitúa en ese momento de su carrera en el que todo se hace bajo un criterio y de una forma orgánica dando como resultado un disco verdaderamente excepcional.

Algo que me ha gustado especialmente de este álbum es que en este This Land podemos ver las dos caras del Gary Clark Jr. compositor una la más reivindicativa la que está presente en temas como “What About Us” o “This land”, y la otra más sensible y cercana a los sentimientos y emociones como reflejan temas como “I Walk Alone” y “Pearl Cadillac”.

6 – Eilen Jewell – Gypsy:

Eilen Jewell

Tengo que confesar que el siguiente álbum ha sido una incorporación de última hora, realizada gracias a un descubrimiento reciente que he de agradecer al programa El Sótano de Radio 3 y los seis programas especiales en los que realizan su lista de sus 100 canciones favoritas del 2019. El disco en cuestión se llama Gyspy y la persona detrás de este álbum es la cantante y compositora estadounidense Eilen Jewell.

De Eilen Jewell hay pocas cosas que pueda decir, pero tengo entendido que tiene una carrera bastante sólida, con varios discos publicados en los últimos años; además ya lleva varios años consagrada como una de los referentes de la música de raíces gracias a su increíble talento y su cautivadora voz. Este Gyspy tiene un sonido muy cálido y en él se tocan varios estilos, pero lo que más me ha gustado es esa unión entre la voz y la instrumentación.

Como digo este es un disco que he estado escuchando esta semana, así que el ejercicio de seleccionar tres canciones es tal vez más complicado en esta ocasión, pero con “79 cents (the meow song)”, “Beat the drum” y “Crawl” es imposible equivocarse. El disco es fenomenal y no me hace falta escucharlo durante un mes entero para saber que lo que ha logrado Eilen Jewell en este álbum es algo excepcional y que se merece un sitio entre los mejores álbumes del 2019.

7 – Summer Cannibals – Can’t Tell Me No:

summer cannibals.jpg

No podía faltar en esta lista un disco como Can’t tell me no de Summer Cannibals, grupo procedente de Portland, y que tras varios cambios en sus integrantes parece que ahora sí que han encontrado ese sonido deseado. En la evolución musical de este grupo ha jugado un gran papel la incorporación de un guitarrista como Cassi Blum, quien se compenetra a las mil maravillas con la cantante y otra guitarra Jessica Boudreaux.

Can’t tell me no es un disco con un sonido actual, que se encuentra en la frontera entre el rock más garagero y esa música indie que tan presente está en la escena musical de Portland, y podemos decir que con un disco como este Summer Cannibals han dado un paso adelante en su carrera, no sólo por el sonido sino por la consistencia que hay a lo largo del álbum. Canciones que recomiendo: “Behave”, “Spin”, y “Can’t tell me no”.

8 – Bleached – Don’t You Think You’ve Had Enough?:

bleached.jpg

Una elección bastante fácil ha sido la de incluir entre los mejores discos del año el del grupo californiano Bleached, Don’t You Think You’ve Had Enough?, este grupo formado por las hermanas Jennifer y Jessica Clavin es uno de esos grupos que tal vez no reciba tanta atención como se merecen, pero que sin duda alguna han logrado firmar un álbum que dará que hablar. En este su tercer trabajo discográfico, podemos apreciar un refinamiento en el sonido, pero sin renunciar al espíritu del grupo.

Tengo que confesar que este es un disco que gana con cada escucha, incluso ahora casi seis meses después de su publicación, uno se encuentra con nuevos detalles que nos enriquecen la experiencia de escuchar a un grupo con unas canciones que de verdad suenan realmente bien. De los doce temas que dan forma a este disco me es casi imposible seleccionar aquellos tres temas que más destacan, pero si tuviera que hacerlo me quedaría con. “Heartbeat away”, “Kiss you goodbye” y “Real life”, pero lo tengo que decir es un tema con 8 o 10 canciones que están muy bien.

9 – Le Butcherettes – bi/MENTAL:

le-butcherettes.jpg

Me gustaría empezar esta selección con un grupo que no suelo escuchar a menudo, pero que de verdad hacen música muy interesante y única, el grupo se llama Le Butcherettes, y este disco lleva por título bi/MENTAL. A Le Butcherettes tuve la oportunidad de verlas en directo hace un par de años, y la verdad es que la fuerza de su performance en directo es algo que sigue muy presente en las canciones que aparecen en sus discos.

Para este cuarto álbum el grupo liderado por la mexicana Teri Gender Bender (Teresa Suárez Cosío) se tomó un largo tiempo, y en total pasaron casi cuatro años desde un disco y otro; mientras que los tres primeros álbumes del grupo se publicaron en ese mismo tiempo (Mayo 2011 – Septiembre 2015). Esto es algo que da como resultado un álbum más trabajado no sólo por el tiempo transcurrido, sino porque parece que ahora el grupo que acompaña a Teri es el mejor posible.

Al escuchar bi/MENTAL tengo la sensación que estamos ante uno de esos discos que ganan mucho en directo, pero aún así hay canciones lo suficientemente potentes como para funcionar perfectamente como ese tema que puede funcionar como carta de presentación de este álbum que se ha colado entre los mejores del 2019, como por ejemplo: struggle/STRUGGLE”, “la/SANDÍA” y “father/ELOHIM”.

Feliz Navidad!!!

Como no soy una persona muy original, he decidido que este año para felicitar estas fechas tan señalas voy a compartir un spot publicitario de una cadena de supermercados que tenemos aquí en Galicia, y que explica a la perfección todo lo que significa ser gallego. Este anuncio es muy típico de estas fechas, y es que es el que nos “marca” el inicio de estas. Os recomiendo verlo, porque está muy bien y además contiene subtítulos al español…

Felices fiestas!

Autumn reading wrap up

 

Ahora que el final del año se acerca es momento de mirar atrás y repasar esos libros que han marcado esta estación que recientemente hemos despido, en otoño no he leído tanto como me hubiera gustado, pero si tengo que ser sincero han sido meses de descubrir nuevos autores favoritos y eso siempre es algo positivo.

Como se suele decir muchas veces es más importante la calidad que la cantidad, y es en este aspecto con el que me quedo en lo referente a estas lecturas otoñales. Muchas veces no elegimos lo que nos gusta, pero sí que podemos elegir si queremos jugar sobre seguro o arriesgarnos con un autor que nos es desconocido, y es por ello que intentaré repetir esta fórmula que tan buenos resultados me ha dado hasta la fecha.

Narrativa:

Empezamos por orden de lectura, y con uno de esos libros que tal vez no se pueda decir que sea la obra más representativa de su autora, pero que de verdad merece la pena, me refiero a “Silas Marner” de George Eliot (Mary Anne Evans). Lo que me gustaría decir de “Silas Marner” es que este ha sido el libro que me ha animado a leer más obras de Mary Anne Evans, y es que de verdad que uno querría poder vivir en los mundos creados por la fenomenal escritora inglesa y conocer a esos personajes creados en sus novelas.

Algo similar me ocurre con “El profesor” de Charlotte Brontë, este era el único libro que me faltaba por leer de Charlotte, y la verdad es que a pesar de que la obra no goza del reconocimiento de las otras novelas publicadas por la de Haworth, uno puede reconocer en un libro como este que estamos ante una escritora muy adelantada a sus época y con unas grandes cualidades para reflejar el mundo en el que vivía y las inquietudes de la gente de su época.

Otra novela que logra reflejar a la perfección las inquietudes de una generación es “La campana de cristal” de Sylvia Plath, esta es una de esas novelas que por los temas tratados y por su carácter semi-autobiográfico perdura en el tiempo; y es que es muy fácil ya no sólo llegar a “verse reflejado” en el personaje de Esther Greenwood sino que sentir una conexión con la historia narrada por Plath conectando de una manera muy intensa con la historia desde el principio hasta el final. Un libro de esos que te atrapan en sus reflexiones.

Después de estas tres novelas me gustaría comentar dos libros de cuentos o relatos, uno de ellos “Mary Ventura y el Noveno Reino” también de Sylvia Plath que es una historia muy recomendable para leer ahora estas fecha navideñas mientras uno pasa la tarde en familia. El otro es “Hombres sin mujeres” de Haruki Murakami, nueve relatos que me han ayudado a descubrir al popular escritor japonés y además me han ayudado a orientarme un poco en su extensa obra literaria en la que destaca tanto como novelista y cuentista.

Poesía:

Empezando por una recopilación de poemas de Emily Brontë que es realmente imprescindible para todos los amantes de la literatura, y es que uno al leer este volumen que recoge todos los poemas de la escritora inglesa se da cuenta de que Emily era ante todo una poeta, y es en este tipo de composición literaria en donde encontramos no sólo su talento sino que además está presente toda su esencia.

Y terminando con uno de los poemarios que Sylvia Plath escribió, pero que nunca pudo ver publicado, me refiero a “Ariel” (1965). Este poemario de apenas cien páginas es una buena forma de acercarse a la otra vertiente de la corta pero intensa carrera de Plath, la obra poética de una autora que de verdad que lo tenía todo para ser considerada como una de las más grandes autoras del pasado siglo.

Cómics:

El denominador común de estos cómics “Matar a un ruiseñor” y “La lotería”, es que ambos están basados en obras muy conocidas de la literatura estadounidense, y esta forma de acercarse a estas historias ha sido realmente enriquecedora para mí; partiendo del hecho de que se trata de dos historias muy conocidas, poder disfrutar de estos dos cómics ha sido de lo mejor de estos últimos tres meses, y es que no es sólo la presentación visual del formato cómics, sino el gran trabajo para convertir esta novela y este cuento en dos cómics demuestra que estamos ante dos obras con una carácter propio y muy recomendables.

Descubriendo a Sylvia Plath

Sylvia Plath.jpgRecientemente he tenido la oportunidad de acercarme y descubrir la obra de una autora muy querida por los lectores y también muy respetada por la crítica (primera ganadora de un Pulitzer a título póstumo), y que está considera como una de las autoras clásicas de la literatura estadounidense, y además goza de una reputación ganada con su pequeña pero excelente producción literaria. Hablar de Sylvia Plath es muy fácil, porque a pesar de que no llegó a ser plenamente consciente de todo su éxito (murió con apenas treinta años) estamos ante una de esas escritoras especiales capaz de trascender la barreras del tiempo con un novela que se leerá por generación y generaciones.

Sin embargo, he decir que considero que Plath era ante todo poeta, y esto es algo que también se aprecia en su narrativa, su dominio y maestría del lenguaje y las palabras que hacen que el lector disfrute de cada línea que lee. En mi propósito de leer parte de la obra de la bostoniana decidí empezar por uno de sus poemarios más conocidos, “Ariel”, tengo que decir que me parece que la decisión fue la correcta ya que en esta última obra de Plath nos encontramos con poemas como: “The Night Dances”, “The Arrival of the Bee Box” y “Daddy” que realmente merecen la pena.

También me decidí a darle una oportunidad a su única novela publicada, “La campana de cristal”, esta obra de carácter semi-autobiográfico es una exploración de la vida de una joven, y que poco a poco se va sumiendo en una reflexión personal en la que se recogen su visión acerca del mundo en el que le ha tocado vivir. En esta novela de iniciación conocemos a Esther Greenwood, un personaje que nos va describiendo cómo es su vida en la gran ciudad y sus dificultades para adaptarse a ese estilo de vida, pero también veremos como la vida de Esther da un vuelco cuando ve sus sueños desaparecer y cada vez se va sintiendo más fuera de sitio y alejada del mundo. Me gustaría decir que aunque me ha encantado el libro, hay pasajes realmente duros y sobrecogedores que pueden llegar a ser difíciles de leer para algunas personas.

Y finalmente leía “Mary Ventura and the Ninth Kingdom” un pequeño cuento en el que ya vemos varias de las características más reconocibles de Plath como autora, y a pesar de que este es un pequeño relato que escribió con veinte años. La ambientación, el uso de metáforas y potentes imágenes que se quedaran grabadas en la mente del lector, hacen que este relato de apenas 50 páginas sea mucho más interesante de lo que pueda parecer en un principio. He de decir que al principio la idea de leer una historia sobre una niña que realiza un viaje sola en tren me parecía poca cosa; pero he de confesar que con Plath hasta las cosas más pequeñas tienen un matiz especial que las hacen realmente geniales, y es por ello que también podría ser recomendable leer este pequeño cuento como forma de introducirse en la obra de Plath.

Bueno esto ha sido todo por mi parte, descubrir a una autora es siempre un motivo de alegría en la vida de un lector, encontrarse con algo nuevo, especialmente en este caso con una autora tan especial y de capacidades tan excelsas para plasmar sobre el papel todos sus sentimientos y preocupaciones. Definitivamente seguiré leyendo más cosas de Sylvia Plath, e incluso es probable que le de una segunda lectura a estas obras que yo he conocido gracias a una serie de audiolibros con varias de sus obras, en los que he echado en falta algunos de sus otros poemarios como son: “Crossing the Water”, “Winter Trees” y especialmente “The Colossus”, y quien sabe tal vez algún día también le pueda dar una oportunidad a los diarios de una escritora que, sin ninguna duda, podemos decir que está entre las más grandes.

Tres buenos canales de YouTube

En esta entrada me dispongo a comentar tres canales de YouTube que me gustan mucho, y me parece que por la calidad de su contenido, y los temas tratados en sus vídeos, deberían ser más populares y más visitados. Es cierto que algunos de estos canales ya son bastante populares, pero de verdad que se merecen todos los elogios que reciben:

El primero de los canales que he elegido en realidad es más bien una playlist o Lista de Reproducción dentro de un canal de un prestigioso periódico español, me refiero a “El Rincón de los Inmortales” en donde el gran Leontxo García rememora y explica las más famosas y memorables partidas de la historia del ajedrez. Siendo yo un gran aficionado, y un pésimo jugador, tengo que confesar que estos vídeos de García son realmente buenos tanto para los que quieren disfrutar de una buena partida como para todas aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades. Personalmente considero que una persona como Leontxo García que aporta toda su sabiduría, anécdotas, y su profesionalidad como divulgador en YouTube es algo realmente enriquecedor y que nos permite poder disfrutar de este deporte aún más.

Ocurre algo similar con el canal de YouTube del Teatro Real, en donde podemos encontrar una playlist en la que José Luis Téllez analiza las óperas del Teatro Real. Este musicólogo y comentarista de música clásica y ópera es una de las voces más respetadas en España, y su forma de transmitir el amor por la música es algo que mucha gente valora y aprecia, especialmente si tenemos en cuenta su extensa carrera en Radio Televisión Española. Lo que más me gusta de los vídeos de Téllez es que en sus casi cien vídeos uno puede encontrarse tanto con esas obras más conocidas, como otras obras menos populares, pero siempre manteniendo en ese valor didáctico y de difusión de la cultura.

Y para terminar un canal de YouTube como es “Colgados del Aro” que se caracteriza por su análisis de la actualidad del mundo del baloncesto en clave de humor. Presentado por uno mítico ex-jugador de baloncesto como es Juan Manuel López Iturriaga, y Antoni Daimiel (25 años narrando la NBA), en este canal podemos encontrar: un espacio para el debate semanal (donde interviene el periodista Siro López), entrevistas con personas relacionados con el baloncesto, juegos, e incluso un consultorio. Recientemente han apostado por el baloncesto Femenino, y cada semana comentan las principales noticias de la Liga Endesa, la EuroLeague Women, y la EuroCup Women. Sin ninguna duda este el canal de referencia para todos y todas esas personas que disfrutan del baloncesto.

Bueno esto es toda por mi parte, tres canales de YouTube que de verdad merecen la pena, soy consciente que hay muchos otros canales que también están muy bien, por ejemplo BBC Earth tiene unos mini documentales muy interesantes, pero por lo de ahora me gustaría quedarme con estos tres canales que le recomiendo a todo el mundo.

Carissa Moore gana su 4º Mundial de Surf

 

Efectivamente, tras una gran temporada la hawaiana ha sido capaz de lograr un nuevo título que la consagra como una de las mejores surfistas de la WSL, y además lo hace en el último evento del año que se celebra en Honolua Bay (Maui). Carissa Moore que llevaba varios años buscando este resultado, logró hacerse con el liderato del mundial a mitad de temporada, y a base de regularidad y estar siempre presente en las rondas finales de las competiciones (su peor resultado ha sido un par de quintos puestos) ha dominado con contundencia un mundial, que ha ganado como sólo ella sabe hacer, con potentes maniobras que solo están al alcance de las grandes campeonas como ella.

La regularidad de Moore, y el siempre ser capaz de sacar adelante sus mangas, y lograr esas excelentes puntuaciones han marcado la participación de la hawaiana, no sólo a lo largo de este 2019, sino que también en Lululemon Maui Pro, evento en donde se lleva una semifinal. Sólo superada por Stephanie Gilmore y Tyler Wright, se podría decir que Carissa ha de darle las gracias a las dos australianas, ya que estas han sido las encargadas de eliminar de la ecuación a las dos máximas rivales de Carissa por este título de campeona del mundo. Además con los resultados obtenidos en este evento Moore se ha ganado un puesto para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como representante del equipo estadounidense.

Como he mencionado anteriormente, Tyler Wright ha vuelto a la competición profesional, tras una larga ausencia por enfermedad, y la verdad es que el resultado no puede ser mejor porque ha logrado un segundo puesto en la final del Maui Pro. Pero no hemos de quedarnos únicamente con este resultado, lo importante es volver a disfrutar de esta dos veces campeona del mundo que tiene un gran futuro por delante. Las señales que envía Wright son positivas, y su presencia en la final demuestra que a pesar de estar tanto tiempo fuera de la competición, hay algo que va más allá de la preparación física o de lo mucho que te puedas preparar para una competición, al final la calidad y el talento siempre vencen al trabajo.

La otra protagonista de esta final del Maui Pro ha sido una Stephanie Gilmore, quien a la postre se terminaría llevando el último evento del año, y que ya empieza a posicionarse como una de las favoritas para la próxima temporada. Su nivel durante la temporada ha sido algo irregular, pero con otro triunfo en Bali nos damos cuenta de que Steph siempre será una rival a tener en cuenta cuando las olas son grandes y la situación requieren no sólo de esa experiencia que sin duda posee la australiana, sino que también puede emplear toda su calidad para finalizar grandes giros y maniobras.

La cruz de este final de temporada ha sido Lakey Peterson, quien una vez más se ha quedado a sólo un paso de alzarse con un título tan ansiado por todas esas surfistas estadounidenses, quienes han estado esperando desde 1997 para poder llevar la corona del surf mundial a tierras norteamericanas y así encontrar una digna sucesora para Lisa Andersen. Sin embargo el fracaso de Peterson sólo refleja cual es el verdadero problema que padece el surf en Estados Unidos, y este no deja de ser otro que el bajo nivel de sus competidores tanto a nivel masculino como femenino; pero siendo justos han de sentirse orgullosas con los resultados obtenidos en estos últimos años, porque no lograran dar ese salto de calidad con la actual generación de surfistas que tienen en el circuito profesional en estos momentos.

Sin embargo hay una pequeña esperanza para el sueño americano, con una surfista del nuevo milenio, y es que cada vez que uno ve surfear a la joven Caroline Marks se da cuenta de que estamos ante una competidora sin miedo a nada y con un gran número de trucos guardados y listos para emplearlos cuando la ola los demanda. Marks es una surfista que se caracteriza por ser Goofy, pero sobretodo por su enorme talento, y debería ser ella la quien lidere la nueva generación de surfistas estadounidenses en la próxima década de la WSL.

Otras bonitas historias que nos deja este final de temporada es la de Nikki van Dijk quien, a última hora, ha logrado sacar el billete para la siguiente temporada con un grandísimo resultado en este evento, un quinto puesto en Maui que demuestra que van Dijk aún tiene margen de mejora y en la próxima temporada deberá de recuperar su mejor versión para no pasar tantos apuros. Un grupo de tres surfistas que también tienen mucho que celebrar es el formado por: Macy Callaghan, Keely Andrew y Bronte Macaulay, quienes también formarán parte de las competidoras de la próxima temporada, consolidando así la nueva generación de campeonas australianas quienes han demostrados que han venido para quedarse. Y para finalizar un reconocimiento especial para gente como Tatiana Weston-Webb (Brasil), Silvana Lima (Brasil), Johanne Defay (Francia) y Brisa Hennessy (Costa Rica) quienes también estarán en los juegos olímpicos.

Estos es todo por mi parte tras una gran temporada de surf, los deberes para Carissa son los de revalidar el título, algo que se le ha resistido en tres de sus cuatro mundiales, esperemos ver a una Moore aún más agresiva y centrada en ganar cuantos más eventos mejor, sin duda alguna ella es perfectamente capaz de ganar todos los eventos del mundial, ya que estamos hablando de una surfista capaz de surfear las olas más pequeñas con esa energía y dinamismo que caracterizan su estilo tan reconocible, por no hablar de sus cualidades a la hora de afrontar olas tubulares de gran tamaño.

2019 ha sido un gran año para el surf femenino, con la igualdad en los premios y grandes actuaciones en el agua, pero estoy seguro de 2020 será aún mejor con el regreso de G-Land al calendario de la WSL.

Reseña: Hombres sin mujeres

murakani.JPG

El libro del que me gustaría hablar hoy supone un gran reto personal, y también una pequeña responsabilidad; digo esto porque este es el primer libro que he leído del célebre escritor nipón, y además soy plenamente consciente de que Murakami es uno de los escritores más leídos del mundo. Sin embargo, tengo muchas ganas de hacer esta entrada ahora que también he descubierto todas las virtudes de la prosa del japonés, y estoy convencido de que me gustaría seguir leyendo más obras de su extensa y popular bibliografía.

Con Murakami he jugado sobre seguro, ya que el autor nacido en Kioto destaca tanto en su faceta de novelista con títulos que todos conocemos, como a la hora de crear cuentos o relatos cortos. Sin embargo yo siempre tuve muy presente que la forma de introducirme en su mundo narrativo sería a través de sus cuentos, y es que tras haber leído “La chica del cumpleaños” en 2018 quedé gratamente sorprendido. Es por ello que tras consultar con la wikipedia y pasar un buen rato en la biblioteca, me decidí a darle una oportunidad a esta colección que lleva por título “Hombres sin mujeres”.

Hombres sin mujeres” está compuesto por un total de siete cuentos, lo que lo hace perfecto para ir leyendo estos cuentos durante el transcurso de una semana. En estos relatos nos encontramos con un tema central que está presente en todos los relatos, y que tiene tanta importancia que incluso aparece en el título del propio libro, este tema es el de los hombres que han sido abandonados por las mujeres que han formado parte de su vida, o incluso han sido privados de su presencia. En otras palabras diferentes formas de afrontar el amor, el desamor, la soledad o la angustia.

Considero que el nivel de los relatos es bastante bueno, y he de decir que la extensión de los mismos (no superior a las cuarenta y cinco páginas) es la ideal para poder combinarlos con otras lecturas o leerlos por separado. Sin embargo uno de esos aspectos “negativos” de esta colección es que tras finalizar su lectura uno se queda con ganas de más historias, de hecho esta es una de las colecciones de Haruki Murakami que menos relatos reúne.

A pesar de que he disfrutado de cada uno de los siete relatos, me gustaría destacar tres que se podrían decir que son los que más me han gustado. Siendo el primero de ellos “Kino” que trata sobre un hombre engañado que decide romper con todo, y empezar de cero como propietario de un bar en el que viviremos momentos muy interesantes y fascinantes. Igual de fascinante, pero algo más enigmática es la historia de “Sherezade”. Mientras que en “Un órgano independiente” nos encontraremos con un personaje cautivador, el doctor Tokai, con el que viviremos en primera persona lo que puede llegar a ser para “algunas personas” el sentirse no sólo engañado, sino que también estafado por una mujer a la que creemos conocer.

Para finalizar, tengo que decir que “Hombres sin mujeres” ha sido un libro que he disfrutado mucho, y de verdad que me parece un lugar más que recomendable para empezar con el Murakami más cuentista. Personalmente considero que seguiré leyendo más obras del autor japonés, y ya tengo en mi radar una de sus colecciones de relatos más populares como es “Sauce ciego, mujer dormida”, que está compuesta por veinticuatro cuentos, y entre los que destacan algunos títulos como “La chica del cumpleaños” o “Tony Takitani”.

Tiempo de actuar

 

Desde que tengo uso de razón he sentido una poderosa conexión con la naturaleza, ya sean los bosques mágicos que podemos encontrar en Galicia, o la inmensidad del océano atlántico que baña nuestras costas; es por ello que siempre los tengo muy presentes y forman parte de la mayoría de mis recuerdos, estas imágenes que permanecen ancladas en mi memoria y que ahora son sujeto de mis preocupaciones debido al cambio climático y a la emergencia climática en la que vivimos.

No pretendo copiar el discurso de Greta Thunberg, persona que no me genera ninguna simpatía (antes de la aparición de la adolescente sueca había -aún hay- muchas organizaciones y colectivos preocupados por el medio ambiente), pero sí que me gustaría comentar un par de cosas sobre las que deberíamos reflexionar, porque de verdad creo que poniendo un poco de nuestra parte podemos hacer mucho.

Como digo el ecologismo no es, o no debería ser, la nueva moda pasajera; en realidad debería ser una forma de entender la vida a todos los niveles, y es por ello que me parece que las pequeñas acciones pueden suponer una gran diferencia, y no estoy hablando de esos mantras que ya se han encargado de repetirnos acerca de separar los residuos en casa, o del ahorro de agua y energía.

Siempre he pensado que el mensaje de que deberíamos cuidar el medio ambiente pensando el las futuras generaciones está equivocado, y además viendo la situación actual me atrevería a decir que tampoco ha tenido un gran impacto en la sociedad. En mi humilde opinión, deberíamos de cuidar de nuestros bosques, lagos, playas y demás espacios verdes para poder disfrutarlos cada verano, cada primavera, y cada año, para que las cosas sigan estando otro año más en donde han estado toda la vida; no sé si me explico, pero debemos de ser más egoístas en este tema y preocuparnos porque nuestra playa sea la más limpia, nuestros bosques los más verdes y nuestros ríos los que más vida marina tengan.

Como se puede ver siempre he considerado que la naturaleza es fuente de riqueza, es por ellos que veo con tristeza cómo se han ido sucediendo los acontecimientos relacionados con este tema, las cumbres del clima no se las cree nadie, la lucha contra los incendios parece una broma de mal gusto, y el tema del coche eléctrico parece otra forma de desviar la atención sobre el verdadero debate acerca de la movilidad de la sociedad del siglo XXI. Soy crítico con la situación actual, y no veo ni avances ni ideas sobre cómo convertir nuestra sociedad en una más respetuosa con el planeta en el que vivimos, espero que ahora que la cumbre del clima se celebra en nuestro país se hable más y más de este asunto sobre el que todos deberíamos reflexionar.

Judas Priest en 10 canciones

 

Hoy me gustaría dedicarle una entrada a Judas Priest, uno de los grupos más conocidos y longevos de la escena británica del Heavy Metal, y que el próximo año celebrará su cincuenta aniversario. Personalmente no considero que Judas Priest sea uno de mis grupos de cabecera, pero he de admitir que me gusta lo que hacen y me parece que además de tener un sonido inconfundible han logrado hacer siempre un par de éxitos en cada uno de sus álbumes.

Antes de comentar esas diez canciones, me gustaría decir que en los casi cuarenta y cinco años que separan su primer álbum de estudio (Rocka Rolla, 1974) del último (Firepower, 2018) uno se encuentra con una discografía formada por dieciocho álbumes en los que destacan títulos como: Redeemer of Souls (2014), Painkiller (1990), Screaming for Vengeance (1982) y British Steel (1980); estos son álbumes que nos demuestran que a pesar de los años Judas Priest siempre han sabido mantenerse en la conversación musical sin apenas notar el desgaste del paso del tiempo.

Halls of Valhalla”, empezamos con un tema que personalmente considero que puede servir como tarjeta de presentación del grupo, y es que a pesar de que estamos ante uno de los temas más recientes de Judas Priest, esta canción tiene todos los elementos que uno identifica con el sonido de los de Birmingham. También hay que destacar que esta fue la primera ocasión que tuvimos de escuchar al nuevo guitarrista, y ahora podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la llegada de Richie Faulkner rejuveneció el sonido del grupo.

Hell bent for leather” es uno de esos temas que al escucharlos uno se pregunta si de verdad ese sonido puede considerarse heavy metal, pero lo que es innegable es que este tema es cien por cien Judas Priest, y es que algo muy característico del grupo es su indumentaria de cuero, ya sean pantalones, cazadoras, o abrigos de todos los colores y gustos, prendas que no sólo ha llevado su cantante Rob Halford sino que es extensible a todos los miembros del grupo.

Uno de los temas más escuchados del grupo es “Night Crawler”, tema que tiene un sonido más acelerado por la batería y el bajo, esto es una de las principales características más reconocibles de la evolución del género en la década de los noventa, y es que a pesar de unas guitarras afiladas esta canción proyecta su potencia especialmente a través de la sección rítmica que absorbe gran parte del protagonismo.

Beyond the Realms of Death” es una de esas típicas baladas que nos enseña el gran registro de un Rob Halford, que por aquellos años se encontraba en su primera etapa tanto como compositor como vocalista, y sin embargo nos deja claro que es uno de los mejores cantantes de su generación no sólo por su amplio registro vocal, sino que además por la intensidad de su interpretación.

Turbo Lover” es una canción que personalmente siempre me ha recordado a Queen, y es que a finales de los ochenta tanto Judas Priest como Queen tuvieron sus coqueteos con la música disco; y a pesar de que ello pudiera verse como el pecado supremo en un grupo de heavy metal, hemos de decir que los de Birmingham lograron sacar al menos un tema como este que es una auténtica maravilla, y además es una de sus canciones más populares.

Otro de esos temas más conocidos del grupo es “You’ve Got Another Thing Comin’”, canción que apareció como uno de los singles de su octavo álbum de estudio (Screaming for Vengeance), y que tiene un sonido dominado tanto por los potentes riffs como de los solos de guitarra, en donde K. K. Downing y Glenn Tipton se van dando la réplica, a la vez que demuestran su notable dominio de las seis cuerdas.

Un tema del último álbum y que conserva ese espíritu podría ser “Flame Thrower”, y es que el sonido que desprende este álbum está a la altura de los mejores trabajos de Judas Priest, y aunque parezca mentira al escucharlo por primera vez es fácil darse cuenta de que hay varios temas de una calidad realmente buena, pero en esta canción uno se reencuentra con esas guitarras chillonas que se acoplan a la perfección tanto con el resto de la sección rítmica como con la voz de Halford.

Painkiller” es uno de esos tema que a pesar de su duración se llegan a hacer incluso cortos. Estamos ante una de las canciones con el ritmo más elevado de todas las de sus discografía, y además con un sonido más duro de lo frecuente en Judas Priest, pero en la que sin embargo todo parece fluir de una manera “orgánica” y en la que nadie acapara demasiado protagonismo a pesar de los varios solos que se van sucediendo hasta llegar al final del tema.

The Hellion” y “Electric eye son dos canciones que no se entienden la una sin la otra, siendo la primera una pequeña pieza instrumental que funciona como preámbulo a la segunda. Hemos de decir que esta es una canción que tiene en el libro de George Orwell1984” una de sus más claras influencias, pero además es una de las canciones más celebradas del grupo; y en ella brillan con luz propia tanto Glenn Tipton a la guitarra, como Rob Halford, los que después de tantos años siguen siendo los pilares del grupo.

Y no podía faltar, “Breaking the Law”, que es sin ninguna duda la canción que todos asociamos cuando escuchamos el nombre de Judas Priest. Uno de esos temazos que son un éxito instantáneo, y que tanto ayudan a cimentar las carreras de los grupos que están empezando. El éxito a Priest les llegó relativamente tarde (tras seis álbumes), pero les llegó de una forma muy merecida, porque el disco en el que aparece esta canción tal vez sea el mejor de todos los que grabaron Judas Priest. “British Steel” no solo tiene una portada resultona y un single exitoso, sino que este es un álbum lleno de las canciones que supusieron esa base sobre la que los de West Bromwich construirían su carrera. Yo he escogido “Breaking the Law”, pero de verdad que hay otros temas como: “Rapid Fire”, “United” o “Living After Midnight” que perfectamente podrían estar en esta lista.