Spring Wrap Up

Otro trimestre más ha pasado, y ahora le damos la bienvenida al verano, una estación en las que mucha gente se lleva libros a la playa o la piscina. Pero hoy me gustaría echar la vista atrás y comentar mis impresiones relativas a algunos de los libros que he leído en esta pasada primavera.

Cómics:

Me gustaría empezar con un cómic que me recomendó Beat Books, y que tuve la oportunidad de encontrar en la Red de Bibliotecas de Galicia. Este cómic lleva por título “Esclavos del trabajo”, y su autora y su protagonista es Daria Bogdanska. Lo que me gusta de esta historia es que es un fiel reflejo de la precariedad laboral en los países europeos, y las complicaciones que algunas minorías tienen a la hora de acceder al mercado laboral.

Cuentos:

En lo referente a las historia cortas o relatos me gustaría decir que las he aprovechado para darle la oportunidad a nuevos autores que me eran desconocidos.

De esta forma le daba una oportunidad a “El tigre” del conocido escritor suizo Joël Dicker. De Dicker había visto varios de sus libros en todas las librerías de la ciudad e incluso en los grandes almacenes; pero nunca me había terminado de llamar la atención del todo, sin embargo todo cambió cuando descubrí que el suizo había escrito un pequeño cuento ambientado en Rusia, y me decidí a darle una oportunidad a un libro que terminó convenciéndome de que tengo que leer alguna de las novelas de este escritor europeo.

No ocurrió lo mismo con Kristen Roupenian, joven escritora procedente de Estados Unidos que en este 2019 publicaba su primer libro de relatos en Español gracias al trabajo de la editorial Anagrama, así que a modo de preparación decidí buscar en la sección de short stories del New Yorker su historia “Cat Person”, y lo que no me gusto de esta historia es que me recordó mucho a “El guardián entre el centeno”; a pesar de ello considero que esta es una historia que todo el mundo debería de leer.

Novela:

En estos últimos meses mis lecturas han estado bastante salpicadas de autores nuevos para mí, y libros de viejos escritores que ya había leído con anterioridad, y esto es algo que se ve reflejado en tres de las cuatro novelas que he leído durante la primavera del 2019.

En este selecto grupo que bien podaría llamarse el “British Dream Team” he seleccionado cuatro libros de diferentes escritores, que tienen en común que todos ellos han ganado el prestigioso premio Man Booker Prize. Ellos son: Anita Brookner, Ian McEwan, Kazuo Ishiguro y Julian Barnes.

Me gustaría decir que estos autores son una gran muestra de como ha ido cambiando la literatura, y especialmente la novela, en una Inglaterra que también ha ido cambiando en las últimas décadas. También me gustaría recomendarle estos libros a todas esas personas que aún no saben que van a leer durante estas vacaciones, pues se trata de cuatro novelas cortas, y que tranquilamente se pueden leer durante estos próximos meses bajo la sombra de la sombrilla y con el sonido de las olas de fondo.

Audiolibros:

Como siempre no todo puede ser una felicidad constante, y a muchos nos ha pasado que hemos leído la sinopsis de un libro y hemos pensado “este es el libro que quiero leer”, pero al final nos hemos llevado una decepción, y eso es exactamente lo que me ocurrió con “Sabado, domingo” la última novela de Ray Loriga.

A pesar de tener una premisa bastante interesante en eso de que el tiempo es nuestro único juez, y explorar temas como la culpa o los remordimientos; Loriga consigue que uno se canse tanto de Chino, como de Gini y de nuestro narrador que son realmente  aburridos, repetitivos y previsibles. No lo recomendaría este libro a nadie, y me parece que ha sido el peor que podía haber elegido para leer por primera vez a un Loriga que, dicho sea de paso, goza de gran reputación en el panorama literario nacional.

Libros en ingles:

Estos meses también me han ayudado a recobrar viejos hábitos, como por ejemplo el de leer en la lengua de Shakespeare. Los culpables son “Alex Ferguson: My Autobiography” y “Conversations with Friends” de Sally Rooney. Estos eran dos libros a los que les tenía bastantes ganas, y la verdad es que han sido dos libros que no me han defraudado.

El primero, como bien indica su título, es un breve repaso por la carrera de Sir Alex y sus años como entrenador del Manchester United. Mientras que en “Conversations with Friends” nos encontramos con una novela actual y en la que el foco se encuentra en sus protagonistas y las relaciones que se establecen entre ellos. Me imagino que este no será el último libro que lea de Sally Rooney.

 

Y para terminar me gustaría hacer una mención especial a un libro que aún no he terminado, pero que llevo leyendo desde el pasado mes de mayo, me refiero a “Guerra y paz”. Este gran clásico de la literatura universal, que firma uno de los nombres propios de las letras Rusas como es Lev Tolstói, este es uno de esos tochos que echa a muchos lectores para atrás, ya sea por su elevado número de páginas, o por el miedo a perderse entre todos los personajes que aparecen en este libro.

Pero, si se me permite, me gustaría utilizar este pequeño espacio en Internet para fomentar la lectura de un libro que es una autentica maravilla y además una lectura muy accesible. Sus capítulos cortos, unidos a la maestría de Tolstói, hacen que uno pueda sumergirse de inmediato en una historia que poco a poco te va atrapando; y gracias a estos personajes que parecen cobrar vida, uno puede llegara sentir esas penurias y miserias del ejercito ruso en su lucha contra Napoleón. Sin olvidarnos de nuestra bonita historia de amor entre Natasha y el príncipe Andréi. En definitiva ese libro que no puedes dejar de leer.

Advertisements

Jade Bird, álbum debut.

jade-bird

Jade Bird es una joven cantautora procedente de la localidad inglesa de Hexham, y a pesar de ello el genero con el que se puede asociar su música sería el de americana. Tengo que decir que algo que me ha llamado la atención de los pocos vídeos que he podido ver de Bird en YouTube es su soltura sobre el escenario, el cual es capaz de llenar con su voz y guitarra (Ver vídeo al final de la entrada).

Su álbum de debut fue publicado este año, más concretamente el pasado diecinueve de abril, y tuvo una bastante buena acogida en lo referente a las ventas, incluso llegando al Top10 de Reino Unido en su primera semana, algo bastante inusual para una persona de veintiún años. Este álbum, que lleva por título el nombre de la interprete, es una colección de doce canciones, y tiene una duración de apenas treinta y cinco minutos en la que nos encontramos con un sonido crudo y auténtico que nos muestra el potencial de esta nueva promesa de la música.

A pesar de que el carácter general del álbum desprende una energía juvenil, y una potencia tanto a nivel vocal como en los solos y punteos de guitarra; también hay espacio para canciones más reflexivas e intimistas en las que podemos apreciar ese sentimiento con el que fueron escritas. En este segundo tipo de temas destacan canciones como “Does Anybody Know” o “17“. Mientras que en representación de las canciones más animadas podemos citar “I Get No Joy” o “Going Gone“.

Como todos los grandes descubrimientos, incluso los musicales, he de reconocer que descubrí a Jade Bird de casualidad, mientras estaba buscando un concierto de Neko Case en el canal de YouTube de la emisora de radio estadounidense the Current. Explorando, encontré una PlayList que tenía todos los directos de esta emisora, y el primero que apareció fue el de esta cantante inglesa, y he de confesar que desde entonces he estado escuchando bastante su música, y me parece que es muy recomendable. Mis canciones favoritas, o mejor dicho las que más me han impresionado con estas primeras escuchas son “Uh Huh” y “Love Has All Been Done Before“.

A pesar de que es cierto que no es recomendable comparar a unos artistas con otros, me gustaría confesar que tras escuchar por primer vez a Bird, reviví aquel día que escuché por primera vez la música de Conor Oberst ya hace un par de años. También decir este es uno de los mejores discos que he podido escuchar en lo que llevamos de 2019, y me gustaría recomendárselo a todo el mundo, pero en especial a todos aquellos y aquellas que disfrutan y aprecian la buena música porque de verdad pienso que Jade Bird será un nombre que dará mucho que hablar en el futuro.

Summer Book Haul!

20190617_184713.jpgHoy me gustaría escribir sobre un par de libros que me he comprado en este mes de Junio, y es que ahora que se acerca el verano y el buen tiempo no hay nada mejor que leer al aire libre o en la playa. En esta ocasión se trata de dos novedades de este 2019 y dos clásicos de la literatura universal.

El primero de ellos es “El blues de Beale Street” del escritor Neoyorquino James Baldwin. Este es un libro que descubrí gracias a la sección de cine del programa Página Dos, y es que como todos sabéis ha sido adaptado a la gran pantalla gracias al director Barry Jenkins (Dos veces ganador del Independent Spirit Award a mejor director). Como siempre he dicho la literatura estadounidense siempre ha sido mi asignatura pendiente, y que mejor forma de pasar esta particular revalida que con uno de los grandes referentes literarios de la mitad del siglo XX y además activista por los derechos civiles en Estados Unidos.

Otro libro al que también le tengo muchas ganas es “El Maestro y Margarita”, de Mijaíl Bulgákov. Como todos sabéis este es uno de los clásicos europeos que se considera como uno de los imprescindibles de la literatura Rusa, en efecto Bulgákov nació en Kiev (Ucrania) que en 1891 pertenecía al Imperio Ruso. Lo que me atrae de este libro es su espíritu de sátira, que sin ninguna duda te hará pensar y reflexionar, además tengo entendido que tiene unos toques de humor que seguramente sean muy de mi estilo; además de esa bonita y tierna historia de amor entre Margarita y el maestro. En definitiva, este es uno de esos libros que estoy seguro de que voy a disfrutarlo de principio a fin.

La otra novedad que me he agenciado en este mes de Junio es una novedad publicada el pasado miércoles 5 de Junio, y lleva por título “Canto yo y la montaña baila”. Se trata de la segunda novela publicada por la joven escritora Irene Solà (Malla, 1990) en poco más de un año, anteriormente había publicado “Els dics” (2018), y además estamos ante su debut literario en castellano. También debemos mencionar que esta ha sido la obra que le ha permitido a Solà conquistar el cuarto Premi Anagrama de novela. Tengo que decir que este es un libro al que le llevaba siguiendo la pista durante algunos meses, pues la prensa especializada estaba bastante ilusionada con este nuevo talento literarios, y me parece que este puede ser uno de libros aquí citados que intentaré leer lo antes posible.

Y para terminar me gustaría hacerlo con un escritor al que le estoy cogiendo un cariño especial, estoy hablando de Gabriel García Márquez, quien me fascinó con “Cien años de soledad” el año pasado, y del que ya había leído “Crónica de una muerte anunciada” cuando estaba en el instituto. Teniendo todo esto en cuenta, me he decidido a darle una oportunidad a “El amor en los tiempos del cólera”, obra muy conocida del escritor colombiano y que me hace bastante ilusión poder tener entre los libros de mi colección, y es que tengo una curiosa sensación de que este libro será uno de mis favoritos cuando lo termine de leer.

 

 

Kawhi me a River: Toronto gana la NBA.

wethenorth.jpg
¿Quien podría pesar, hace un año, que Toronto estaría levantando el título de campeones de la NBA tras despedir al entrenador del año y cambiar a su mejor jugador por otro que sólo había jugado 9 partidos en aquella temporada? Pues sí, el baloncesto es impredecible y siempre nos da momentos inolvidables como este final de temporada que nos deja a los Toronto Raptors como el mejor equipo del mundo tras vencer a Golden State Warriors en un sexto partido para la historia.

Algo que tal vez no mucha gente conozca es que el inventor de este deporte llamado baloncesto, James Naismith, era canadiense, más concretamente de Almonte (Ontario), y es por ello que este primera victoria de un equipo canadiense tiene un sabor especial; por no decir que los Raptors se unen a un selecto grupo de equipos que han conquistado el anillo de campeones en su primera final, además con este triunfo los de Toronto se convierten en el vigésimo tercer equipo que ha ganado la NBA en los más de setenta años de competición.

Pero a pesar de este triunfo del colectivo y del espíritu de equipo que ha demostrado tener el conjunto entrenado por Nick Nurse, hay un nombre que destaca por encima del resto, y ese es Kawhi Leonard. Con esta temporada Leonard se consagró como el mejor jugador del mundo, con su segundo título a nivel personal y su segundo galardón como el MVP de las finales, y además aprovechó la ocasión para reivindicarse con una gran temporada ante todos los que decían (especialmente su anterior entrenador, Gregg Popovich) que no era capaz de liderar un equipo y que no estaba a la altura de otros grandes jugadores de su tiempo. Muy osados fueron aquellos que ante el infortunio de las lesiones dudaron de un jugador que es un anotador compulsivo y además nunca escatima ningún esfuerzo a la hora de defender, uno de esos jugadores que entiende el juego y lo juega de la forma que hace que el espectador quiera seguir viendo el partido, en definitiva un jugador de leyenda.

Volviendo al colectivo, y a un grupo de jugadores en los que a excepción de Kawhi ninguno de ellos se puede considerar una superestrella, tenemos que destacar una serie de jugadores que han sido muy importantes durante estas finales de los Playoffs.

Empezando por Pascal Siakam, el camerunés formado por la franquicia de Toronto fue el gran protagonista del primer partido de la serie anotando 32 puntos, y dando la sensación de que en Golden State no había ningún jugador que pudiera defenderlo (algo que hemos podido comprobar en varios partidos de la serie).

Kyle Lowry, el capitán, quien tras la marcha de su gran amigo DeMar DeRozan el verano pasado, ha sido capaz ya no sólo de llevar al equipo a una final de conferencia, sino que además ha sido un jugador que con su actitud ha sido capaz de aportar muchas cosas positivas para su equipo en estas finales.

Al igual que han aportado también su granito de arena Danny Green y Serge Ibaka, y lo hicieron cuando más los necesitaba su equipo en el tercer y cuarto partido de una serie que había llegado a California, y fue en estos cruciales partidos cuando los jugadores del equipo canadiense consiguieron sus máximos registros anotadores con 18 y 20 puntos respectivamente.

Y sin olvidarme de un Marc Gasol al que únicamente le faltaba por ganar un anillo de campeón de la NBA tras una carrera plagada de éxitos, y lo ha logrado justamente en la temporada en la que abandonaba el equipo de sus amores los Memphis Grizzlies y recalaba en un equipo como los Toronto Raptors en donde uno de los entrenadores asistentes es Sergio Scariolo (Seleccionador Español). Curiosamente la aportación del de Sant Boi ha sido especialmente buena en los partidos impares de la serie, dejándonos en el primer partido (20 Pts Y 7 Reb), en el tercero (17 Pts y 7 Reb) y en el qunto (17 Pts y 8 Reb); números que han culminado con uno de esos hitos que ya forman parte de la historia del deporte, pues desde ahora los hermanos Gasol son los primeros en ganar, al menos, un anillo en la NBA cada uno.

Y para concluir, no podía faltar un merecido reconocimiento a Golden State Warriors, en un 2019 que ha sido realmente calamitoso para la franquicia de San Francisco. Es una pena que nunca podamos llegar a saber que hubiera sido de este equipo sin las graves lesiones que sufrieron durante este final de temporada dos de sus estrellas como son Kevin Durant (rotura del tendón de Aquiles) y Klay Thompson (rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda), además de otras lesiones de menor gravedad en jugadores como Kevon Looney y Andre Iguodala.

Teniendo en cuenta la lista de bajas, hay que decir que tiene mucho merito que el equipo liderado por Stephen Curry fuera capaz de forzar un sexto partido, partido en el que el jugador nacido en Akron (Ohio) terminó muy mermado tanto física como mentalmente ante todas las adversidades en forma de lesión de sus compañeros, pero no podemos negar que el base fue la pieza clave en el ataque de los Warriors con una anotación espectacular de más de ciento ochenta puntos en los seis partidos de las finales.

Ahora todo parece indicar que con estas lesiones tan graves los Golden State Warriors tendrán que hacer algunos cambios si quieren volver a estar en una finales; pero sin ninguna duda este equipo quedará para siempre en la memoria de todos los que aman el baloncesto, y no sólo por sus tres títulos en cuatro años, sino que además por esa forma de entender el juego y en cierta forma por haber cambiado el baloncesto.

 

El indie español en 8 canciones.

Como se suele decir no están todos los que son, pero sí son todos los que están. En este repaso a algunos de los grupos más importantes del panorama nacional de la música independiente, hay grandes ausencias de grupos míticos como los Planetas, Lori Meyers, o grandes solistas que como Cooper o Anni B Sweet quienes han sido capaces de hacer sonar su música durante años y años, además de ser una gran influencia para las siguientes generaciones.
Así que teniendo en cuenta que el propósito de esta entrada es rendirle un sentido y merecido homenaje a esos grupos españoles, que en mi opinión me parece que son unos de los que más han destacado en los últimos años entre todos los que disfrutamos de la buena música.

El primero de los grupos de los que me gustaría hablar es Supersubmarina, y se trata de una banda que viene de Jaen, y está formada por cuatro integrantes lo que en muchas canciones ocasiona que tengamos dos guitarras sonando a la vez. Lo que más me llamó la atención la primera vez que escuché a este grupo fueron sus profundas letras y esas melodías que hacen que su sonido sea tan inconfundible. Con tres álbumes publicados, yo siempre recomiendo su primer disco “Electroviral”, y es por ello que la canción que he seleccionado es LN Granada”. Personalmente tuve la oportunidad de verlos en directo en 2016, y tengo que decir que Supersubmarina era uno de esos grupos que llenaban el escenario y que eran capaces de transmitir toda la energía a un público que estaba totalmente entregado durante sus conciertos. No quiero entrar en detalles sobre el accidente automovilístico en el que se vieron implicados los integrantes del grupo, y sólo espero que un día puedan volver a hacer música, si es lo que realmente quieren hacer.

Otro de esos grupos capitales del indie es Second, y es que durante la primera década de este siglo fueron uno de los grupos que más progresó y creció, especialmente cuando decidieron dar el siempre difícil paso de empezar a cantar y componer en castellano, algo que sucedió en su tercer disco llamado “Invisible”. De estos murcianos hay una canción que nunca podré olvidar, y lleva por título Nada te dirige, que a pesar del paso del tema sigue manteniendo un sonido actual y sigue siendo una de las canciones favoritas entre todos sus seguidores. Tengo que decir que estos murcianos siguen estando muy presentes en el panorama musical español, y tras haber publicado nueve álbumes de estudio, este verano recorrerán los festivales veraniegos más importantes para presentar su último disco publicado el año pasado.

Uno de esos artistas a los que ya le he dedicado varias entradas en este blog es Xoel López, uno de los cantantes españoles más queridos y respetados a ambos lados del atlántico, algo que consiguió precisamente con el cambio producido cuando el de A Coruña decidió firmar sus temas con su propio nombre. Pero anteriormente Xoel ya había conocido el éxito gracias a su proyecto conocido como Deluxe, una etapa que abarca ocho años de la carrera de Xoel, y en la que nos dejó cinco álbumes para el recuerdo, y sin duda alguna “Fin de un viaje infinito” es el disco que mejor define su sonido durante esta etapa y su evolución como compositor, la canción a destacar es El Amor Valiente“.

A pesar de que Christina Rosenvinge no es una cantante que haya escuchado mucho, he de reconocer que es una de esas personas que uno siempre ve en todos los carteles de los festivales musicales importantes, una persona que ha tenido una carrera dilatada en el tiempo y que en este mundo de la música ha hecho de todo, desde ser la estrella de un grupo juvenil en Álex & Christina hasta recorrerse todos los pueblos de España con su último disco. Rosenvinge es una de esas artistas de contrastes en la que tiene fans acérrimos y también hay otras personas que no soportan su siempre peculiar estilo y forma de entender la música; pero personalmente me parece que esto es algo que está cambiando, especialmente coincidiendo con la publicación de sus tres últimos álbumes de estudio, y precisamente de uno de ellos he seleccionado esta canción llamada “La tejedora” que interpretó magistralmente en el Museo Reina Sofía en una grabación para Radio3.

Otro de esos grupos que a pesar de no haber visto más que una vez en directo, me ha dejado una buena impresión por su puesta en escena y por sus canciones es Izal, este grupo originario de Madrid es probablemente el que tiene la carrera más corta de todos los presentes en esta entrada, pero sin ninguna duda es el que ha tenido la carrera más meteórica, conquistando éxitos ya desde el principio y creciendo disco a disco. Con cinco álbumes en el mercado, me gustaría poner el foco en “Copacabana”, que publicado hace cinco años presenta temazos como este tema que da nombre a este álbum y es uno de sus éxitos más celebrados por sus seguidores en casa concierto.

Son muchos los nombres que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en quien podría ser el padrino del indie español, y para muchos es el nombre de Ivan Ferreiro el que mejor representa este título honorífico. El vigués que ya había dado mucho que hablar con su primera banda, Los Piratas; causó una gran sensación con su debut como solista, y lo hizo con un disco como “Canciones para el tiempo y la distancia” que siempre aparece citado entre los mejores disco de la pasada década. A pesar de que la carrera de Ferreiro está plagada de grandes canciones, me parece muy difícil imaginar que hubiera sido si no hubiese incluido un tema como “Turnedo” en ese primer disco en solitario, esta es una de esas canciones que gusta mucho, y se trata de una canción que cuenta una bonita historia de desamor.

Otro de esos proyectos musicales que pueden servir como carta de presentación de lo que sería el panorama independiente en este país sería el de Tulsa, proyecto que nació en 2006 de la mano de Miren Iza que es cantante y compositora, y el rostro detrás de este grupo. Con seis discos publicados e incluso una nominación a los Premios Grammy es fácil pensar que en sus discos podemos encontrar material de mucha calidad, yo he seleccionado esta pieza que lleva por título “Oda al Amor Efímero” y se puede encontrar en el disco “La Calma Chicha” publicado en el año 2015.

Y para terminar con este homenaje he decidido quedarme con una canción que aparece el álbum de debut de Vetusta Morla, la canción es “La Marea”, y aunque me parece que estamos ante uno de esos grupos que no necesita presentación, intentaré hacerlo lo mejor posible para explicar porque Vetusta Morla es lo mejor que le ha pasado a la música española en los últimos veinticinco años. Los de Tres Cantos han pasado de tener que auto publicar su primer álbum, a colgar el no hay billetes en cada uno de sus conciertos y no sólo aquí sino que también en el extranjero. La banda lidera por Pucho ha conseguido un éxito que ha conquistado no sólo al público sino que también se han sabido ganar el aprecio de la crítica especializada, y esto lo han logrado porque han alcanzado un sano equilibrio entre lo que sería la “experimentación” musical y la fidelidad a un sonido que es ya una marca registrada. Personalmente he tenido la suerte de ver a Vetusta Morla en varias ocasiones, y en cada una de estas oportunidades he sido testigo de como sus canciones ganan al ser tocadas en directo, y además de como el grupo ha ido creciendo gira a gira, hasta ser probablemente uno de los mejores grupos de música independiente de la actualidad.

Reseña: Un debut en la vida

9788417007447_24.jpg
A sus cuarenta años, la doctora Weiss comprendió que la literatura le había destrozado la vida.

Antes de empezar a comentar lo mucho que me ha gustado este libro, me gustaría dedicarle unas líneas a su autora, Anita Brookner. Esta londinense nacida en 1928 fue una respetada historiadora británica que además ejerció como profesora en la prestigiosa universidad de Cambridge. No fue hasta 1981 que Brookner publicó su primera novela, algo que repetiría cada año durante los siguientes diecinueve años hasta completar un total de 24 libros publicados. A pesar de que tenía cincuenta y tres años cundo publicó este “Un debut en la vida”, el éxito le llego rápidamente y en 1984 era galardonada con el Premio Booker Prize por su novela “Hotel du Lac”.

Lo primero que me gustaría decir sobre este libro es que una de las cosas que más me ha llamado la atención es lo bien construidos que están los personajes, y a decir verdad en muchos momentos parece que tomasen vida propia y quisieran salirse de las páginas. En “Un debut en la vida” nos encontramos con unos personajes muy peculiares e interesantes, especialmente todos los integrantes de la familia Weiss.

Empezando con George, el padre, quien decide vender su librería de libros raros y vive atrapado en la infelicidad que le provoca su matrimonio. Helen, la madre, es tal vez uno de esos personajes difíciles de olvidar, actriz en horas bajas y que se pasa el día en cama sin prestarle ninguna atención a su hija. Luego tenemos a Mrs. Cutler, la sirvienta, manipuladora y despreocupada de sus tareas y quehaceres. Para terminar con este reparto de personajes tenemos a la abuela, que es uno de los personajes más normales y entrañables del libro, y el que más se parece a Ruth, a quien estaba muy unida.

Ruth Weiss, nuestra narradora, es una profesora universitaria que está escribiendo un libro acerca de los personajes femeninos presentes en la obra de Balzac, mientras reflexiona sobre su propia vida. Ruth es una persona que desde joven ha encontrado en la literatura un refugio en el que buscar modelos de los cuales aprender lecciones que aplicar a su propia vida, y es por ello que ha leído a todos los grandes escritores clásicos desde Flaubert a Dickens. Esta falta de amparo y control parental durante su juventud es algo que está muy presente durante esta novela, no se trata únicamente de la soledad de Ruth durante esta etapa de su vida, en la que prácticamente su única amiga Anthea se convertirá no sólo en su consejera, sino que también en una parte fundamental de la vida de nuestra protagonista.

Siguiendo el consejo de Anthea, Ruth emprenderá un viaje que le cambiara la vida, y aceptando una beca para estudiar en Paris, decide trasladarse a Francia; en este viaje Ruth conocerá a varias personas que le harán darse cuenta de que la vida no era aquello que ella leía en sus queridos libros, y en cierta manera no será hasta que se encuentre plenamente instalada en Paris que empezará a ser ella misma, y es que lejos de la sombra de su familia es cuando realmente empieza a vivir su propia vida.

Para ir concluyendo decir que este es un libro que nos pone el foco en dos luces que se van tocando durante el transcurrir de la propia novela, por un lado tenemos la historia de Ruth y su desencanto con la vida, y por el otro la de sus padres y el fracaso de su matrimonio. Brookner que trata de manera casi magistral temas como la tristeza y la soledad, o las consecuencias de la infancia en la vida adulta, también se permite incluir escenas cómicas en donde nuestros personajes demuestran que muchas veces las cosas más graciosas le pueden ocurrir a las personas más tristes. Este es un libro muy recomendable, que perfectamente se puede leer durante un fin de semana, pues su algo más de doscientas páginas te atraparan desde ese primer párrafo que se ha convertido en una de las citas imprescindibles para todos los amantes de los libros, y que te hará querer seguir leyendo durante todo el día y toda la noche.

Sobre el último episodio de Game of Thrones

courtesy-of-hbo.jpg

Esta será la última entrada que le dedique a la serie de televisión Game of Thrones, y teniendo en cuenta de que la serie ha terminado este pasado domingo, voy a intentar comentar lo que me ha gustado de este último capitulo, hacer una pequeña valoración sobre la temporada y finalmente comentar a grandes trazos y de manera personal porque me parece que la serie creada por David Benioff & D. B. Weiss es o no la mejor de la historia de la pequeña pantalla.

En este último episodio que lleva por título “The Iron Throne” uno tiene la sensación de que es hora de ir poniendo el punto final a las historias de nuestros protagonistas, aunque en algunos casos se trata de un punto y seguido, pero en general me parece que este es un final muy digno para la serie. Un final poco previsible nos deja a Bran como Rey de los Seis Reinos (antes siete), y a todos los Starks viviendo una vida plena y feliz; mientras que Daenerys termina muerta y sin llegar nunca a sentarse en el trono de hierro.

Cosas a destacar es la emoción de Tyrion al recorrer la ruinas de King’s Landing, totalmente destrozado por los acontecimientos, pero especialmente al encontrar a sus dos hermanos muertos en el interior de la Fortaleza Roja, escenas que seguramente le sirvan a Peter Dinklage para ganar su cuarto premio Emmy. Personalmente también me gustaron todas esas escenas que vamos viendo al final, y en las que nos muestran el destino de los personajes que nos han acompañado durante estas ocho temporadas; y si me tengo que queda con una de esas escenas, me quedó con la de Brienne escribiendo en el libro blanco todas las grandes hazañas de Jaime Lannister.

El sabor que me queda tras esta octava temporada es que realmente hay cosas que podrían haberse hecho de forma diferente, haberse hecho mejor, pero nuevamente el resultado general es bastante satisfactorio. No podemos negar que esta temporada final nos ha dejando un par de episodios que parecen estar rodados en unos estudios de Hollywood para una de esas superproducciones de millones de dollares; pero no debemos olvidarnos que estamos hablando de una serie de televisión que se ha rodado a muchos kilómetros de Hollywood, más concretamente en los Titanic Studios de Belfast.

Los tres episodios que más me ha gustado de esta temporada son el primero, el segundo y el sexto; siendo el cuarto el que menos me gustó, porque de verdad me parece que no nos dejaron disfrutar de la batalla marina contra Euron Greyjoy. Es cierto que algunas personas pueden pensar que en los dos primeros episodios no ocurre nada, pero es en estos donde nos van dejando detalles o pistas sobre temas que son importantes y de los que conoceremos su desenlace con el avance de la serie, como por ejemplo la forma que tiene Sansa de recordarle a Daenerys que el futuro de el norte es un tema muy importante para ella, o recordarle constantemente a la audiencia que Tyrion ha cometido muchos errores.

Pero si hay algún detalle que realmente merece la pena destacar sobre esta temporada es la importancia del norte y de la casa Stark, y es que fue esta familia creada por George R. R. Martin la primera que nos presentaron en la serie. Además si no me equivoco en la primera escena del primer episodio nos encontramos en un bosque de más allá del muro, que me parece que es el mismo bosque que vemos al final de la serie cuando Jon Snow esta cabalgando con el Pueblo Libre y lo que queda de los hermanos de la Guardia de la Noche. Esta escena en la que empezamos a apreciar los primeros brotes verdes me parece una buena metáfora para reflejar ese concepto creado por Martin y que es una referencia al título del último libro de la serie “A Dream of Spring”.

Finalmente decir que he seguido esta serie desde el comienzo de la misma, ocho años viendo semana tras semana los nuevos episodios de la serie, y además leyendo los libros que adaptan gran parte de las primeras temporadas; y tengo que confesar que esta es una de las pocas series que yo podría decir que puede estar a la altura de Los Soprano o Mad Men.

Alegremente son muchos los que dicen que Game of Thrones es la mejor serie de la historia, pero aunque pienso que este es un debate que pueda darse; hay que ser objetivos y pensar que tal vez lo único en lo que ha pecado la serie ha sido a la hora de encontrar actores que con su interpretación pudieran llenar la pantalla de la misma forma que lo hacían Jon Hamm y Elisabeth Moss en Mad Men o James Gandolfini y Edie Falco en los Soprano.

En definitiva, Juego de Tronos pasará a la historia por ser capaz de hacer que una serie de televisión pareciese una película de elevado presupuesto, por dar vida a un proyecto tan arriesgado como el de llevar a la pequeña pantalla la historia fantástica creada por George R. R. Martin, y por ser capaz de crear un enorme grupo de fans que compartían sus ideas y teorías sobre el devenir de la serie y sus personajes.

 

 

This Land de Gary Clark Jr.

gary-clarke-jr.jpg

A pesar de que ya le había perdido la pista, tengo que reconocer que este nuevo álbum de Gary Clark Jr. me parece uno de los mejores discos de lo que llevamos de año. Este disco llamado “This Land” es el quinto trabajo discográfico del cantante y guitarrista texano, y en el se puede apreciar algunas referencias al cambio producido en el escenario político del país.

This Land” nos ofrece la mezcla perfecta entre esas guitarras más potentes y chillonas con esos otros ritmos más lentos y pausados, un balance de estilos con el que Clark Jr. es capaz de mostrarnos su maestría a la hora de tocar la guitarra. Otro aspecto importante a destacar es ese maridaje de sonidos que podemos apreciar a lo largo de los diecisiete cortes que forman este álbum, pero siempre siendo fiel y conocedor que sus raíces están en el blues y el rock.

Al ir escuchando este “This land” por primera vez, nos encontramos con dos canciones que rápidamente nos llaman nuestra atención, siendo una de ellas la canción que le da título a este disco y la otra una canción titulada “Feelin’ Like a Million”, y es que en estas dos canciones podemos apreciar influencias y reminiscencias de otros estilos como pueden ser el rap o el reggae, respectivamente. Una combinación de sonidos que funciona muy bien combinada con los solos de guitarra.

En un disco con un carácter muy social y plagado de mensajes que nos hacen pensar y reflexionar, hay dos canciones que también merece la pena resaltar, estas son “Pearl Cadillac” y “What About Us”, siendo esta última una canción que habla sobre la gente pobre, independientemente de su color u origen. En lo musical estos dos temas se caracterizan por el sentimiento que Gary Clark Jr. transmite a la hora de ejecutar las partes instrumentales.

Una de esas canciones que nos da, justo, lo que indica su título es “Dirty Dishes Blues”, que con su sonido tradicional, y únicamente acompañado por su guitarra nos regala un blues que bien podría haber firmado BB King o Muddy Waters. Esta canción nos demuestra que muchas veces “menos es más”, pues a pesar de la poca producción de este tema, le sirve a Gary Clark Jr. para consagrarse como uno de los tres mejores guitarristas de la actualidad.

Para terminar me gustaría comentar un par de cosas sobre las dos canciones que aparecen al final del disco como Bonus Tracks, porque de verdad que son dos temas muy buenos. El primero, “Highway 71” es un tema instrumental en el que parece que la música fluye directamente del interprete al instrumento. Mientras que en “Did Dat” tenemos una canción con un ritmo más alegre y con un sonido más cerca al R&B, en la que podemos escuchar la gran voz de un Gary Clark Jr. que con esta canción le pone el broche de oro a este disco.

En definitiva este es un disco muy recomendable, que tiene un sonido muy actual y fresco, además es muy accesible para todos aquellos que nunca hayan escuchado nada de blues o rock anteriormente. Sin ninguna duda “This Land” es uno de los discos más interesantes de lo que llevamos de 2019.

Tenemos que hablar del quinto episodio del final de Juego de Tronos

whitehorse.jpeg

En efecto, este quinto episodio de la octava temporada de Game of Thrones está dando mucho de que hablar, giros inesperados en el guion, secuencias trepidantes de acción, una fotografía excelente, y casi ciento quince minutos de metraje que han terminado de dividir a los seguidores de la serie.

“The Bells”, que es como se titula este episodio, nos muestra el lado más cruel y duro de la guerra, la desolación del derrotado, y la absoluta destrucción de King’s Landing. Destrucción que en cierta medida, era necesaria, y digo en cierta medida porque de verdad pienso que en este episodio se las ha ido la mano y también un poco la cabeza.

Lo que nos muestra Miguel Sapochnik en este episodio es la perdición y la condena de una Daenerys Targaryen, quien tras perderlo todo decide que la violencia y la furia serán sus instrumentos de venganza. De una forma totalmente irracional Dany arrasa no sólo la flota de sus enemigos o las defensas del ejercito Lannister en los muros de la ciudad, sino que también se vuelve contra la gente que había acudido a la ciudad en busca de refugio.

Este final en el que Dany se vuelve loca y lo incendia todo a su paso, es uno de esos puntos de no retorno para un personaje que hasta la fecha era uno de los favoritos de los fans. Además de que está en contra de la forma de actuar por parte de este personaje durante toda la serie; un personaje que ha ido evolucionando con el paso de cada temporada, y que era uno de los pocos personajes de la serie que se mostraba cercano a su realidad y a los más desfavorecidos. Por no decir que probablemente Daenerys era uno de los personajes femeninos más interesantes de la serie.

Siendo justos tengo que decir que estoy muy disgustado con el episodio de esta semana, y de verdad pienso que a Daenerys la han empequeñecido, haciéndola tomar unas decisiones que van en contra de todo lo que es y representa este peonaje, que tan bien ha interpretado Emilia Clarke.

También me gustaría decir que tengo la sensación de que el episodio debería haber terminado en el minuto 42, cuando ya han tomado la ciudad, y dejar para la próxima semana el destino de Cersei y el desenlace de la serie. Obviamente en el minuto 42:30 podemos apreciar una de esas escenas icónicas que todos estábamos esperando, me refiero a la imagen de Drogon sobrevolando Desembarco del Rey, tal y como lo vio Bran Stark en una de sus visiones. Y es que siendo realistas a partir del minuto 43, nosotros como espectadores asistimos a una autentica carnicería, que en ciertos momentos me recordó a las películas de Tarantino.

De las pocas cosas que me han gustado de este episodio tengo que citar tres. La primera es la agónica huida de Arya, minutos en los que realmente sentimos la angustia y la ansiedad de la pequeña de los Stark. La segunda es ver a Grey Worm durante la batalla, y es que durante estos últimos episodios nos han ido dejando pistas de que estos personajes que vienen de Essos a Westeros, en realidad no tienen lugar dentro de su sociedad. Y la tercera corresponde al momento en que Tyrion libera a Jaime, dejándonos así una de las escenas con el mejor dialogo e interpretación de la temporada.

A modo de conclusión me gustaría decir que a pesar de que en esta ocasión la balanza está más inclinada hacia el lado negativo de las cosas, este episodio también tiene un gran número de aspectos positivos que merecen la pena resaltar, pero por desgracia estos corresponden a los aspectos más técnicos que son imprescindibles a la hora de rodar una serie de la magnitud de Game of Thrones. Así que es una pena que el guion no haya acompañado; no sé que esperar del próximo episodio, pero estoy seguro de que es muy probable que Daenerys no llegue viva al final de la serie.

La importancia del triunfo del Uni Girona

Keisha Hampton

Este pasado domingo, día 5 de Mayo, el Uni Girona se proclamaba campeón de la Liga DIA tras vencer al Perfumerías Avenida en el segundo partido de los play-offs por el título de campeón de España de baloncesto femenino. Este es el segundo título (2015 y 2019) del equipo catalán, y además supone un cambio de tendencia en el baloncesto femenino, pues Avenida había dominado la competición, con mano de hierro, ganando tres campeonatos consecutivos (2016,17 y 18).

Este cambio se empezó a gestar ya en le pretemporada, cuando el Uni se hizo con los fichajes de las internacionales españolas Bea Sánchez y Laia Palau, dos incorporaciones que les ayudaban a fortalecer tanto el puesto de base como el juego en la pintura. Con un equipo sólido, y fichajes de impacto instantáneo (Gabby Williams), el Girona se perfilaba como el gran favorito para alzarse con el título.

Sin embargo, durante la temporada, pudimos comprobar como los títulos de la Supercopa y de la Copa de la Reina terminaban en las vitrinas de un Perfumerías Avenida, que parecía que otra temporada más volverían a pelear por lograr el triplete. Todo ello a pesar de los cambios en la plantilla y el cese del entrenador a mitad de temporada; pero siendo sincero me atrevería a decir que fueron estos cambios los que motivaron la reacción que terminó por asegurarle al equipo salmantino el factor cancha durante las finales.

Viendo los resultados de los dos partidos de la final de la liga entre estos dos colosos del baloncesto (64-70 y 73-65 a favor de Girona), uno puede llegar a pensar que los partidos fueron muy igualados, pero a decir verdad Avenida nunca fue capaz de desplegar su juego habitual, y siempre fueron a remolque de un Uni Girona que dominó todas las facetas del juego, pero especialmente la defensa. Mi conclusión, es que la plantilla del Girona tenía una mayor profundidad de banquillo, y que cada jugadora sabía a la perfección cual era su rol.

Durante la temporada pudimos ver como el juego interior del equipo catalán estaba formado por dos jugadoras de gran nivel como son la brasileña Nadia Colhado y la estadounidense Keisha Hampton, mientras que en el banquillo esperaba su oportunidad una Julia Reisingerova con ganas de demostrar su inmensa calidad (MVP de las finales), oportunidad que le llegaría en este final de temporada tras la lesión de Colhado.

Otro de esos factores diferenciales de esta campaña ha sido la dirección del juego, ya que el Uni Girona contaba en sus filas con una dupla de bases de grandísimo nivel, dos jugadoras de gran talento y experiencia como son Nuria Martínez y la anteriormente mencionada Laia Palau, Palau que es la máxima asistente del baloncesto español y una de las piezas clave de los recientes éxitos de la selección.

Y me gustaría terminar esta entrada volviendo a esa idea del principio, esa que refleja la importancia que tiene el hecho de tener un nuevo campeón de liga, ya que de esta forma la Liga Dia crece, y estoy seguro que tanto Avenida como Girona tendrán que volver a estar atentos al mercado para poder mejorar sus equipos de cara a los nuevos desafíos de la próxima temporada, y es que mientras el equipo de Salamanca tiene que buscar jugadoras nuevas para recomponer su proyecto, el Girona deberá incorporar alguna jugadora para lograr el más difícil todavía y poder defender este título tan deseado y merecido.