IV Día de las Escritoras

Una de esas entradas que no pueden faltar en este blog, y que casualmente fue la primera entrada publicada hace ya tres años, es la que celebra el Día de las Escritoras. Teniendo en cuenta que siempre me ha gustado leer libros escritos por mujeres, hoy me gustaría hacer una pequeña lista con varias sugerencias de autoras, y una de sus obras, que me gustaría leer más pronto que tarde.

  • Go set a watchman” – Harper Lee.
  • Un árbol crece en Brooklyn” – Betty Smith.
  • The lottery and other stories” – Shirley Jackson.
  • Hijas y esposas” – Elizabeth Gaskell.
  • Sentido y sensibilidad” – Jane Austen.
  • El molino del Floss” – Mary Anne Evans.
  • Amy e Isabelle” – Elizabeth Strout.
  • El secreto” – Donna Tartt.
  • La hija del sepulturero” – Joyce Carol Oates.
  • Normal people” – Sally Rooney.
  • Un lugar pagano” – Edna O’Brien.
  • El príncipe negro” – Iris Murdoch.
  • Accidental” – Ali Smith.
  • La mecanógrafa” – Kate Atkinson.
  • Tiempos de Swing” – Zadie Smith.
  • La casa de los espíritus” – Isabel Allende.
  • Kentukis” – Samanta Schweblin.
  • Desierto Sonoro” – Valeria Luiselli.
  • Léxico familiar” – Natalia Ginzburg.
  • Viaje de invierno” – Amélie Nothomb.
  • Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma” – Herta Müller.
  • Canto yo y la montaña baila” – Irene Solà.
  • Farándula” – Marta Sanz.
  • Días sin ti” – Elvira Sastre.
  • Todos los cuentos” – Clarice Lispector.
  • Amistad de juventud” – Alice Munro.
  • Zuleijá abre los ojos” – Guzel Yájina.
  • Soy vertical, pero preferiría ser horizontal” – Sylvia Plath.
  • Matria” – Raquel Lanseros.
  • Autobiografía de rojo: Una novela en verso” – Anne Carson.
  • A herba de namorar” – María Do Cebreiro.
  • Setembro” – Marta Dacosta.
  • Un libre favor” – Chus Pato.
  • Los que sueñan el sueño dorado” – Joan Didion.
  • Mujeres y poder: Un manifiesto” – Mary Beard.
  • La guerra no tiene rostro de mujer” – Svetlana Aleksiévich.

Además de estas treinta y seis recomendaciones, también me gustaría dejar un enlace a una noticia acerca del Día de las Escritoras que he visto en la web de la Biblioteca Nacional de España.

Anuncios

Can’t tell me no de Summer Cannibals

Summer_Cannibals
Summer Cannibals actúan en la KEXP, 26 de Julio 2019.

Hoy me gustaría dedicarle un par de líneas a un nuevo descubrimiento musical, que me parece que no están recibiendo toda la atención que se merecen con la publicación de su cuarto álbum de estudio.

Formados en Portland, Summer Cannibals es un grupo de rock en el que destacan las potentes guitarras de Cassi Blum y Jessica Boudreaux (vocalista del grupo), y en donde la sección rítmica no se queda atrás gracias a la potente batería de Devon Shirley y el bajo de Ethan Butman. Como muchos os habréis dado cuenta, el nombre del grupo es un claro homenaje a la cantante de Chicago Patti Smith.

Este disco del que me gustaría hablar lleva por título “Can’t Tell Me No”, y a pesar de que aún no he tenido mucho tiempo de escucharlo, estoy prácticamente seguro de que es uno de los mejores discos del año, y sin ninguna duda mi favorito de este 2019. Publicado el veintiocho de Junio, este disco se compone de once temas de puro Rock and Roll.

Como decía anteriormente, Summer Cannibals es un descubrimiento muy reciente para mí, pero he de confesar que es muy fácil conectar con su música, y es que de verdad que sus temas tienen un sonido muy fresco y actual, pero sin perder ni un ápice de esa potencia y energía típica de los grupos de los noventa.

Una de las canciones que más me ha impresionado es “False anthem”, este tema que abre el disco podría funcionar perfectamente como tarjeta de presentación acerca de lo que nos iremos encontrando con el paso de las canciones, un grupo con las ideas claras y que saben tocar sus instrumentos. También muy interesante el tema que da nombre a este álbum, “Can’t tell me no” con un ritmo marcado por el bajo y en el que destacan para bien los coros del estribillo que se funden entre el riff de las guitarras.

Otro aspecto a reseñar son las letras, y es que detrás del sonido de esos amplificadores a la máxima potencia se encuentra un mensaje claro y contundente en el que Jessica Boudreaux quiere trasladar una sensación de seguridad y confianza a todos los que están escuchando este disco; un disco que se volvió a hacer desde cero, en el transcurso de 24 o 48 horas, tras no quedar satisfechas con el resultado de la primera grabación. En este apartado hay dos temas como son “Start breaking” y “Spin” que demuestran las buenas habilidades compositoras de Boudreaux.

Pero si tengo que quedarme con mis dos canciones favoritas de este maravilloso “Can’t tell me no”, elijo dos canciones que casualmente fueron las dos primeras que escuché de este grupo, la primera lleva por nombre “One of many” y la otra se titula “Behave”, y se da la casualidad que estas son las dos canciones más largas del disco, y de verdad que al escucharlas se hacen cortas. De la primera me encantan esas guitarras gemelas con las que empieza la canción, y que justamente volveremos a escuchar al final de la misma, una forma perfecta de empezar y poner fin a un tema que es realmente genial. Mientras que “Behave” es un mediotiempo que va ganando velocidad y aumentando el ritmo progresivamente hasta llegar al último estribillo.

Yo quiero decir que Summer Cannibals es un grupo que de verdad se merece mucha más atención, un grupo que está haciendo las cosas bien, con un gran futuro por delante. Pero sobretodo son capaces de hacer un gran álbum como es este “Can’t tell me no”, disco que hay que escuchar desde el principio hasta el final porque de verdad que está repleto de agradables sorpresas a modo de auténticos temazos.

Baloncesto en femenino

emma-meesseman-mvp-WNBA-finals.jpg

Para celebrar que ya son tres años desde que decidí empezar a escribir este blog, voy a “celebrarlo” escribiendo una entrada sobre un tema que me gusta mucho, y ese tema no podría ser otro que el baloncesto en femenino. Esta entrada se va a centrar en comentar tres noticias recientes muy importantes como son las nuevas campeonas de la WNBA, la Super Cup de la EuroLeague Women y la nueva Liga Femenina Endesa.

Washington Mystics reinan en la WNBA:

En efecto, el jueves por la noche y tras la disputa de un partido muy igualado contra Connecticut Sun, el equipo de Washington se proclamaba campeón de la WNBA por primera vez en su historia, y lo lograba justamente en el último partido de la final y con el apoyo de todos sus seguidores en el St. Elizabeth’s East Arena. A decir verdad la igualdad ha sido la clave de estas finales, y es digno de aplaudir el esfuerzo del equipo de Connecticut, quienes nunca se rindieron, y tuvieron sus opciones de llevarse el trofeo final, pero un último cuarto para olvidar (27-14, en contra) en la final las terminó condenando.

Hablando del equipo ganador, hay un par de nombres que se merecen brillar con luz propia. El primero es el de Elena Delle Donne, una jugadora espectacular que tiene una forma de jugar tanto efectiva como plástica y visual, en definitiva un jugona que ha liderado al equipo a través de las lesiones (incluyendo una pequeña lesión en el 2º partidos de las finales) y con un juego que la convierte en una de los mejores jugadores del baloncesto USA. Kristi Toliver también ha estado muy bien durante las finales, con grandes números en su aportación ofensiva de 15.2 puntos y 6.2 asistencias, una contribución que obviamente fue mayor en los partidos en donde Washington pudo conseguir la victoria (el primero, el tercero y el quinto).

Pero si hay un nombre que ha destacado por encima del resto ese el de Emma Meesseman, la jugadora belga valorada como la MVP de las finales a pesar de salir en todos los partidos desde el banquillo, demostró porqué está nombrada a dominar el baloncesto europeo en la próxima década con una actuación sensacional y dando una lección de baloncesto en la final. Meesseman es una jugadora total, ataque-defensa, con una gran capacidad para realizar las transiciones y de correr la pista (algo poco común para una pivot de de 1,93 metros de altura), por no hablar de su tiro de larga distancia que la hace prácticamente indefendible. Sin embargo Meesseman no destaca especialmente por todos estos atributos de su juego, la de Ypres es probablemente una de las jugadoras más inteligentes en el parqué, siempre haciendo el movimiento necesario, colocándose en el sitio oportuno a la hora de defender, en otras palabras sumando en intangibles para hacer a sus equipos campeones.

Y para cerrar este bloque, sería bueno recordar que justamente las Mystics no han logrado sólo ganar una final marcada por la igualdad; sino que las dirigidas por Mike Thibault han sido capaces de sobreponerse a la final perdida en 2018 contra Seattle Storm por un durísimo 3-0, resultado que podríamos decir que fue la gasolina que las llevó a conseguir un magnífico récord de 26 victorias y sólo 8 derrotas en esta temporada regular. Esperemos que las Washington Mystics sigan jugando así de bien en las próximas temporadas.

UMMC Ekaterinburg, domina Europa a placer:

La dinastía de Ekaterimburgo va viento en popa, y es que con un equipo de campanillas al que únicamente se le hacen pequeños retoques a modo de grandes fichajes veraniegos, es imposible que algún rival le pueda alejar de su objetivo final. No digo yo que el equipo ruso sea invencible, ni mucho menos, en el baloncesto no hay rival pequeño y a un partido cualquiera puede ganar; sin embargo hay que ser sinceros y decir que a día de hoy el equipo entrenado por el gallego Miguel Méndez es el máximo favorito para ganar la Euroliga (por tercer año consecutivo).

Una de las cosas que más me han llamado siempre la atención de UMMC es esa profundidad de banquillo, y el echo de que toda jugadora que sale a la cancha conoce a la perfección los esquemas, las jugadas y lo que tiene que hacer en cada situación del juego. Esta SuperCup conquistada ante el Nadezhda (87-67), viene a corroborar esta idea; y es que ante las bajas de la anteriormente citada Meesseman y de la española Alba Torrens (quien no pudo jugar el Eurobasket de Julio), el conjunto de los Urales fue capaz de sacar un equipo muy competitivo con jóvenes jugadoras nacionales como Viktoriia Zavialova, Dayana Dinza Ernandes, Raisa Musina y Maria Vadeeva, y todas ellas nacidas en 1998 o 1999.

La nueva temporada de la Euroliga empieza el próximo miércoles día dieciséis de Octubre, veremos si UMMC vuelve a plantarse de nuevo en la siempre apasionante Final 4, y también habrá que estar muy atentos para ver si aparecen otros equipos dispuestos a arrebatarle la corona del baloncesto europeo al equipo ruso.

Endesa llena de luz la Liga Femenina:

Ahora que por fin conocemos que Endesa será el patrocinador que dé nombre a la Liga Femenina española, al igual que ocurre con la máxima competición masculina (Liga Endesa –ACB-), podemos afirmar que la máxima categoría del baloncesto femenino nacional sigue creciendo año tras año. Sin entrar en detalles, los cuales obviamente desconozco, he de decir que me parece una gran noticia y también una decisión justa y que genera ilusión.

La Liga Femenina Endesa es una gran competición, en la que los aficionados podemos disfrutar de grandes partidos cada semana. Además hemos de decir que son muchas las buenas jugadoras que vienen a formarse a una liga muy competitiva; pero también hay grandes jugadoras que vienen a competir en unos clubes españoles que ya no sólo aspiran a ganar la liga y la copa, sino que además cada vez son más los que tienen su objetivo apuntando a Europa y hacer un buen papel en estas competiciones internacionales.

Ese crecimiento ha traído unos niveles de igualdad y emoción que hacia años que no se veían en una liga dominada por Perfumerías Avenida y el Uni Girona, los dos grandes gigantes de esta última década; pero con la aparición del Valencia Basket, y el buen hacer de equipos como Gernika KESB y Cadí La Seu parece que ninguno de los dos favoritos puede permitirse tener un mal día o dormirse en los laureles.

Como digo, esta nueva temporada genera mucha ilusión entre los y las aficionadas al baloncesto, especialmente viendo el posible quinteto titular de Avenida, y es que es casi imposible no emocionarse ante tanta jugadora de primer nivel compartiendo el balón, un auténtico equipazo; pero también es cierto que Girona ha realizado uno de los fichajes del verano con la contratación de la alero serbia Sonja Petrovic, una jugadora que aportará muchos puntos y ayudará a su nuevo equipo a dar un paso más en su objetivo de competir por estar entre los 8 mejores equipos de la próxima EuroLeague Women.

Y para concluir recordar, como siempre, que todos los partidos de la Liga Femenina Endesa se pueden ver de forma gratuita en la plataforma CanalFEB e incluso algunos en el Twitter de la Federación española, y los de Euroliga los suelen retransmitir por el canal de YouTube de la FIBA. Pero sobre todo, que os animéis todos a acercaros a los pabellones a ver los partidos en directo; de verdad que merece mucho la pena, y una vez que se disfruta del baloncesto en directo lo normal es repetir.

 

Hablando sobre el Nobel de literatura

ishiguro.jpeg
Ishiguro, último ganador en 2017.

Ahora que todo el mundo está hablando del Premio Nobel de Literatura, y teniendo en cuenta la gran relevancia de este galardón otorgado por la Academia Sueca, me gustaría compartir mis impresiones acerca de este importante premio, al igual que mis favoritos para hacerse con tan distinguida distinción.

Un hecho que no podemos pasar por alto es que en este año se otorgarán tanto el Premio Nobel de Literatura del 2019 como el de 2018; y es que es un ejercicio de responsabilidad muy recomendable el recordar por qué en 2018 no pudimos disfrutar del ciento quince Nobel de literatura. Además tampoco podemos olvidar que sólo catorce de estos galardonados eran autoras, lo que representa el ínfimo porcentaje del 12,28%.

Como siempre he intentado informarme lo mejor posible para escribir esta entrada, consultando varios medios, de los cuales me gustaría citar dos como son eldiario.es y The Guardian; estos son medios de prensa escrita que han dedicado varias noticias a este galardón. También he consultado las populares quinielas, o “concursos” para acertar a los ganadores que realizan las editoriales, como puede ser el que ha estado realizando Penguin Ramdon House durante esta pasada semana en sus redes sociales.

Como todos sabéis uno de los nombres que siempre aparecen en las quinielas de favoritos es el de Haruki Murakami, el japones es un favorito de los lectores y muchos lo ven como un digno ganador de este galardón, sin embargo la fortuna le ha sido esquiva durante estos años. Personalmente sólo he leído uno de sus libros, y además era un pequeño relato; sin embargo he de decir que tanto la calidad de su prosa, como el áurea que acompaña cada una de sus nuevas publicaciones me hacen pensar que no sería nada respetuoso no considerar al escritor nacido en Kioto como uno de los principales favoritos.

Un nombre menos conocido, pero que viene pisando fuerte, y se ha podido ver en casi todas las listas de favoritos es el de Anne Carson, de la que podemos decir que es una escritora de origen canadiense, y que ha publicado tanto poesía como ensayos en una carrera literaria que empezó en el año 1986. De Carson nunca he tenido el privilegio de leer ninguna de sus obras; pero tras echar un vistazo rápido a las que han sido traducidas al castellano, puedo decir que la que más me llama la atención es “Tipos de agua”, y es que se trata de un ensayo acerca del Camino de Santiago que parece muy interesante.

Igual de interesante parece la inclusión del nombre de Margaret Atwood en las quinielas de favoritos, y es que tras el éxito de la más reciente adaptación de su novela “El cuento de la criada” a la pequeña pantalla, parece que la canadiense goza de una enorme popularidad, esta sería una designación de carácter más populista algo a lo que la Academia Sueca nos tiene poco acostumbrados; pero no podemos dejar de mencionar que en una carrera de más de cincuenta años son más los aciertos que los patinazos de la de Ottawa.

Al igual que Atwood, Elena Poniatowska es una de esas escritoras que llevan años sonando para este tipo de grandes premios literarios; la ganadora del Premio Cervantes de 2013 es una de las grandes esperanzas para las letras mexicanas y para toda la comunidad de hispanohablantes. Un reconocimiento a Poniatowska sería algo realmente especial pues esta escritora es una de las voces más respetadas acerca del feminismo, tema presente en sus obras; además de esta forma se premiaría a una escritora capaz de adaptarse a todos los géneros y estilos ya sea poesía, teatro, narrativa o la crónica.

En una lista en la que destacan muchos nombres de autoras como las anteriormente mencionadas o el de la rusa Liudmila Ulitskaya, también hay espacio para otros nombres más exóticos como pueden ser Maryse Condé (ganadora del Premio Nobel Alternativo de literatura en 2018) o Salman Rushdie, y es de este último del que me gustaría hablar un poco más. El escritor nacido en Bombay es todo un superventas a nivel internacional, y muy respetado por el público y la crítica anglosajona, en su currículum figuran varios premios donde destaca el Booker Prize de 1981. Rushdie es un escritor muy prolífico, y ha publicado catorce novelas, en donde destaca su último libro publicado el pasado Agosto, “Quichotte”, que es una reinterpretación libre y muy personal del “Don Quijote de la Mancha”.

Ahora en este último párrafo me gustaría citar de forma más breve una serie de escritores que me gustaría ver ganando este premio. Empezando por Julian Barnes, uno de mis autores favoritos. Mircea Cartarescu, de los mejores escritores europeos de lo que llevamos de siglo. Joyce Carol Oates, mi asignatura pendiente, pero con una carrera envidiable con más de cien títulos publicados. O tal vez algún escritor español como podrían ser Javier Marías o Eduardo Mendoza.

Y para concluir un recordatorio de que mañana a las diez de la mañana (aprox.) se hará oficial el nombre de los dos nuevos ganadores del Premio Nobel de literatura.

Reseña: Poesía completa de Emily Brontë

20191006_235322.jpg

Muchos conocerán el nombre de Emily Jane Brontë gracias a su popular novela “Cumbres Borrascosas”, una obra que ya fue una sensación en el momento de su publicación, y que a día de hoy sigue gozando de vigencia y atrayendo lectores a sus páginas. Pero a pesar del éxito de esta novela, Emily, lo que realmente quería ser era poeta, y es por ello que para entender mejor su carrera uno tiene que adentrarse en sus versos para encontrarse con su verdadera voz, y encontrar así a la verdadera Emily.

Son muchos los que opinan que las aspiraciones literarias de la mediana de las hermanas Brontë, realmente la quinta hermana de los seis hijos de Patrick Brontë y Maria Branwell, estaban enfocadas a la lírica, y a su deseo era estar a la altura de nombres como Wordsworth, Byron, Shelley o Keats, entre otros poetas de la época.

No es de extrañar que tras dedicarse doce años a escribir poemas, desde 1836 a 1848, Emily fuera capaz de reunir casi ciento setenta poemas que forman parte de esta recopilación. Debemos destacar que muchos de estos poemas están ambientados en el mundo de Gondal, creación literaria creada junto a su hermana Anne, y es en estos poemas donde encontramos temas recurrentes como pueden ser el resentimiento, la ira, la ambición humana, o los celos. Pero también es cierto que hay muchos poemas que están ambientados esos paisajes que tan bien ha sabido reflejar Emily en su obra, me refiero a los páramos de Haworth que tan presenten están en su obra.

Teniendo todo esto en cuenta me gustaría recomendar los poemas de Emily, ya sea en esta recopilación que ha sido recogida por la gente de Penguin Classics y ahora traducida al castellano, o leyendo poemas sueltos que son bastante fáciles de encontrar en Internet; porque de verdad estoy convencido de que sólo leyendo estos poemas podremos tener una imagen real de lo gran escritora que podría haber llegado a ser Emily de haber tenido la oportunidad de vivir hasta los sesenta años. Por último decir que este ha sido el primer libro que he leído para Victover, y la verdad es que no se me ocurre una mejor forma para empezar este mes.

20191007_000125.jpg

Victober 2019

20190929_215148.jpg

Ahora que hemos dado entrada al mes de Octubre, me gustaría compartir mis expectativas y sensaciones acerca de la iniciativa Victober, una iniciativa que nació en el año 2016 y que tiene como finalidad el fomento de la lectura Victoriana. La idea surgió en la red, en YouTube, donde cuatro personas de varios países diferentes decidieron rendirle homenaje a la literatura de la época victoriana. y dedicarle un mes entero no sólo a hablar sobre obra y autores de esta época de la historia, sino a leer durante este mes de Octubre únicamente a autores de dicho periodo.

Personalmente esta será mi tercera vez “participando” en este gran proyecto, pero he de decir que lo veo como una buena oportunidad para volver a encontrarme con escritores que admiro y otros que tengo muchas ganas de descubrir. Yo descubrí la literatura victoriana gracias a la poesía de Oscar Wilde y las novelas de las hermanas Brontë; y puedo decir que desde aquel día que terminé de leer “Jane Eyre”, en 2013, estaba totalmente convencido de que quería leer más libros “parecidos” a este y a autores coetáneos de estos grandes nombres de la historia de las letras.

Como siempre en Victober hay cuatro pautas o recomendaciones (más dos adicionales), que pueden ayudar a dar a conocer más autores o animar a la gente a darle una oportunidad a nuevos libros con el fin de ampliar sus horizontes y descubrir nuevas lecturas.

  • Vuelve a leer un clásico victoriano.
  • Leer un libro de menos de 200 o de más de 500 páginas.
  • Leer a una escritora de la época victoriana, mucho mejor sí es la primera vez que lees algo de dicha autora.
  • Leer un libro publicado durante el reinado de la Reina Victoria, pero que no sea muy conocido y además haya sido publicado el mismo año que tú libro favorito de esta época.
  • Leer “La importancia de llamarse Ernesto” y “Una mujer sin importancia”, dos obras de teatro firmadas por Oscar Wilde.
  • Y finalmente, leer bajo la luz de velas, tal y como era costumbre durante la época.

Teniendo todo esto en cuenta, me gustaría animar a todo el mundo a formar parte de Victober 2019. Sin embargo he de decir que yo no voy a seguir ninguna de las pautas dadas para esta ocasión, porque ya tenía decidido que libros quería leer para Victober desde hace un par de meses, así que también me gustaría comentar un poco porque he seleccionado los siguientes títulos.

  1. El primero de ellos es “Poesía completa” de Emily Brontë, y tras haber leído una pequeña antología recogida por Penguin, me apetecía volver a encontrarme con los poemas de “la mayor” de las hermanas Brontë.
  2. El segundo es “La inquilina de Wildfell Hall”, novela que en efecto tiene más de quinientas páginas, y además es la última que me falta por leer de todas las publicadas por las hermanas Brontë; y tras haber leído “Agnes Grey”, en 2017, tengo las expectativas muy altas con esta segunda novela de Anne.
  3. Y finalmente “Silas Marner” de Mary Ann Evans (George Eliot), este es un libro que tengo muchas ganas de leer, ya que ha estado en mi estantería un par de años, y a decir verdad lo poco que he leído de esta autora me ha encantado, así que espero poder disfrutar mucho de este libro.

Los libros de mi verano

20190924_015850.jpg

Como cada trimestre me gusta echar la vista atrás y compartir cuales han sido mis impresiones tras finalizar los libros leídos durante esa estación, me parece que es una buena ocasión para conocer esos aspectos que de una forma u otra definen mis gustos literarios.

Como siempre me gusta hacerlo por categorías, pero para variar, en esta ocasión, empezaré con las novelas leídas durante los meses veraniegos, en total han sido cinco, cuatro de ellas están firmadas por autoras y una la escribió uno de los nombres propios de la Generación Beat. Aunque también he leído poesía, teatro e incluso un poco de no-ficción.

Novelas:

Así que empezando por orden de lectura, nos encontramos con “Milkman” una de las sensaciones literarias en el Reino Unido, y que le sirvió a Anna Burns para conquistar el Premio Man Booker en 2018. Este es un libro duro, que nos traslada a los tiempos del conflicto armado en Irlanda, pero lo hace de una forma tan personal y especial que uno tiene la sensación de estar mirando con sus propios ojos el retrato de otra época.

Luego viene uno de esos libros que de verdad todo el mundo debería de leer, estoy hablando de “El jilguero” de Donna Tartt, una historia maravillosa, adictiva, y de la que todos podemos aprender algo; lo que más me ha gustado de esta novela de más de mil cien páginas son las relaciones que nuestro protagonista establece con las personas que son importante para él, pro ejemplo: la señora Barbour, Boris o Hobie.

En el camino” de Jack Kerouac nos hace viajar no sólo a una época diferente, sino que también por un país tan lleno de contrates como era y sigue siendo Estados Unidos, una aventura sobre ruedas que nos garantiza páginas llenas de emoción mientras seguimos a nuestros carismáticos y peculiares protagonistas.

Crimen en directo novela de la popular escritora sueca, Camilla Läckberg, es un libro que uno tiene que tener ganas de leer, pues al principió se puede hacer un poco inaccesible mientras se están introduciendo las tramas, pero una vez que ya estás inmerso en la lectura esta se vuelve más ligera, y es más fácil llegar a conocer a los personajes, pero mucho ojo que en esta historia nadie parece ser quien dice. Tras tenerlo aparcado casi diez años en mis estanterías, al fin me decidí a darle una oportunidad a este libro, y la verdad es que ha sido un acierto.

Otro libro de misterio es “La casa de Riverton”, pero con una prosa más fina y delicada, Kate Morton nos sumerge en una historia llena de secretos que se irán resolviendo con el avanzar de la lectura. Este es un libro que tenía muchas ganas de leer, y por lo de ahora estoy seguro de que no será el último libro que lea de la autora australiana.

Además también he tenido la oportunidad de leer una colección de historias cortas escritas por Elizabeth Strout “Todo es posible”, y que repasa algunos nombres propios que han estado presentes de una forma u otra en la vida de Lucy Barton, personaje que ya había aparecido en la anterior novela de la autora nacida en el Estado de Maine.

Y para terminar con este bloque una pequeña obra de la escritora belga Amélie Nothomb titulada “Riquete el del copete”, que es una revisión de un cuento de Charles Perrault, y que realmente está muy bien para esos momentos en los que uno ha finalizado un libro y no sabe cual leer después.

Poesía, teatro y cómics:

Empezando por poesía tengo dos poemarios escritos en castellano, y uno de una escritora gallega que de verdad me gustaría que todos pudierais leer porque es realmente genial.

Los dos poemarios en castellano son de dos autores muy conocidos y respetados como son Joan Margarit y Luis García Montero, del primero he leído “Joana” que es un poemario que de verdad consigue emocionar al lector; mientras que del andaluz he leído “Habitaciones separadas” pero tengo decir que no me gustó nada de nada. Y como decía también he leído algo de una joven escritora gallega como es Noelia Gómez, y la verdad es que he quedado gratamente impresionado de este “O Xiro”, y espero poder seguir leyendo más obras de esta autora en el futuro.

En lo referente al teatro he seleccionado una de las obras magnas de la extensa bibliografía de William Shakespeare, “El rey Lear”, este era uno de esos títulos que siempre he sabido que tenía que leer, y ciertamente ha sido una de las mejores lecturas del año. Shakespeare nunca falla.

En mi reto personal de leer al menos un cómic cada trimestre del año, me he topado con una gran decepción, y el causante ha sido “Sabrina” del escritor norteamericano Nick Drnaso. El aburrimiento, y la simpleza del dibujo hicieron que me fuera imposible conectar con una historia que se caracteriza por repetir una y otra vez la misma idea de forma machacona a través de las más de doscientas páginas.

No-Ficción:

En estos tres meses también he podido disfrutar de dos libros de no-ficción que a decir verdad no tenía pensado leer.

El primero de ellos llegó a mis manos durante uno de esos días lluviosos del verano gallego, y casi por casualidad, el título “813” lo firma la pintora e ilustradora valenciana Paula Bonet, y se trata de una biografía a modo de repaso a la carrera del director de cine François Truffaut.

Mientras que el segundo es una crónica referente a la pobreza y sus prejuicios, y lo firma una escritora de la que ya había leído un par de obras en el pasado, y de la que puedo decir que es una de mis escritoras españolas favorita, ella es Sara Mesa y el título de este libro es “Silencio administrativo, la pobreza en el laberinto burocrático”; de este pequeño libro me gustarais decir que su lectura me parece imprescindible para comprender mejor el mundo en el que vivimos.

02.jpg

Reseña: Todo es posible de Elizabeth Strout

Todoesposible-Elizabeth-Strout.jpg

Volver a encontrarse con la pluma de Elizabeth Strout es siempre una delicia, pocos son los autores que tan bien han sabido reflejar lo extraordinario del día a día, de lo cotidiano, de la vida en general; es por ello que cuando me decidí a leer “Todo es posible” ya partía con un sentimiento positivo y de alegría hacia el propio libro, sin embargo tengo que confesar que tras finalizarlo me he dado cuenta de que Strout es una de esas personas de las que me gustaría leer todos sus libros.

Al igual que muchos, yo llegué a este libro tras haber disfrutado de la última novela de la escritora de Maine, “Me llamo Lucy Barton”, y con la premisa de que en este libro conoceríamos a una serie de personajes que habían estado presentes en la vida de la familia Barton durante la infancia de Lucy.

En este libro que está compuesto de varias historias cortas o relatos, y que se podría decir que están todas relacionadas entre sí, nos encontramos con los dos hermanos de la propia Lucy, además de con otros vecinos de Amgash (Illinois). A pesar de que se podría decir que el tono general del libro no es para nada optimista ni alegre, en estos relatos encontraremos algunas situaciones cómicas y divertidas que harán que los lectores puedan llegar a simpatizar aún más con nuestros diferentes narradores.

Un aspecto que merece la pena destacar es esa especial sensibilidad que despliega la autora a lo largo de todo el libro, mostrándonos a sus personajes tal y como son con todas sus luces y sombras. Además de tratar temas como son el amor no correspondido, el paso del tiempo y la fragilidad de la memoria, triunfar en la vida a pesar de las dificultades, o la vida en la América profunda. Y todo ello amenizado con una prosa sencillamente deliciosa que hace que el lector quiera permanecer un poco más en esos escenarios que tan bien describe Strout en sus libros.

Para finalizar me gustaría decir que con este libro Elizabeth strout pone un punto final a la historia de Lucy Barton, y lo hace compartiendo muchos detalles que quedaron a medias en el primer libro; pero no debemos caer en la trampa de pensar que para poder disfrutar de este libro hemos de leer antes “Me llamo Lucy Barton”, porque son dos libros independientes y los dos muy recomendables por separados. Yo por mi parte estoy convencido de que quiero seguir leyendo más libros de esta gran escritora americana en los próximos meses.

 

España, país de BA-LON-CES-TO

España_Mundial_China.jpg

Antes de nada me gustaría decir que de las treinta y dos selecciones que tomaron parte de esta Copa del mundo de Baloncesto Masculino disputado en China, sólo dos has sido las que han sido capaces de emocionarme con su juego, y justamente esas dos han sido Argentina y España, y es que se podría decir que fueron los países que mejor baloncesto jugaron durante el campeonato. Teniendo todo esto en cuenta decir que Argentina ha sido justa finalista y han logrado una medalla de mucho mérito. Es por ello que en esta ocasión me parece un error de la FIBA el no haber incluido a nada más que a un jugador argentino en el quinteto ideal del torneo, especialmente teniendo en cuenta que este país derrotó de una manera muy clara tanto a Serbia como Francia, quienes sí fueron capaces de colocar a un jugador para reconocimiento.

Empezando por la final yo diría que la veteranía y la experiencia han sido la clave de esta final en la que España siempre fue por delante en el marcador, y en la que tampoco pasó muchos apuros para asegurarse su segundo Trofeo Naismith (2006 y 2019). Con un baloncesto solidario y grupal, España fue capaz de dominar todas las fases del juego, empezando en la defensa a Campazzo y Scola, y también en ataque con 6 jugadores consiguiendo dobles dígitos en anotación. No podemos negar que los campeonatos organizados por países del lejano oriente le traen bastante buena suerte al equipo español.

El mejor jugador de la final fue un Ricky Rubio, quien también repitió premio al mejor jugador del torneo; y la verdad tengo que decir que me parecen dos decisiones muy justas. Rubio fue el mejor de la final, y es algo que demuestran unos números que son realmente para enmarcar con 20 puntos (sólo Gabriel Deck anotó más que él -24 pnts-), 7 rebotes, 3 asistencias y 22 de valoración (sólo Marc Gasol valoró más que Ricky -27 de valoración-). Además es innegable la gran contribución del actual base de los Phoenix Suns, no sólo en anotación, sino que también en liderazgo, y siendo el faro del equipo en los momentos más complicados de los partidos de la selección, demostrando porque fue escogido con el número 5 en el Draft de 2009.

Otro jugador del que también hay que hablar es Marc Gasol, y su 2019 con el título de Campeón de la NBA y su segundo mundial. El mediano de los Gasol, que en esta temporada se ha ido a más de ciento diez partidos disputados, ha tenido una presencia muy importante con la selección española; pero quizás en esta ocasión podría decirse que fue realmente salvador en el partido de semifinales contra Australia en el que anotó la friolera de treinta y tres puntos para ganar a un rival que exigió el máximo esfuerzo para los de Sergio Scariolo.

Pero a lo largo de este campeonato has sido muchos los jugadores que han brillado con luz propia. Empezando con Juancho y Willy Hernangómez Geuer, los hermanos han demostrado que por sus venas corre baloncesto (por parte de padre y madre), y han logrado algo antes impensable en el baloncesto español, ya que los dos hermanos han logrado anotar 11 puntos cada uno en la final de un mundial (recordemos que Pau no pudo jugar la final de Japón). También Victor Claver, el valenciano que ha recibido muchas “críticas” en la redes sociales, comentarios negativos que no reflejan para nada ni la carrera ni el carácter de un jugador que se fue muy joven para la NBA y que ya lleva varias temporadas jugando en el Barcelona (uno de los mejores equipos de Liga Endesa, y uno de los grandes de Europa). Un Sergio Llull que ha ido creciendo con el transcurrir del campeonato, y ha estado totalmente desatado en ataque durante esta semana final. Y también Pau Rivas y Oriola que han sumado siempre en positivo saliendo desde el banquillo.

Ya por último me gustaría hacer una mención especial para Rudy Fernández, probablemente mi jugador español favorito, y el capitán que ha tenido el privilegio de poder levantar esta deseada copa en Pekín. Hablar de Rudy es hablar de un jugador que lidera desde el ejemplo y su compromiso, pero si analizamos su juego hemos de decir que Rudy siempre está en esos momentos más complicados (en los grandes partidos), pero también es capaz de ponerse el traje de faena y defender a un contrario sin ni siquiera mirar a la pelota. Pero Rudy es algo más que ese 3&D que dicen los americanos, es cierto que sus triples fueron muy importantes contra Polonia (cinco de cinco intentos), pero Rudy ha demostrado serenidad en los momentos claves del campeonato, y fue capaz de terminar varios encuentros con cuatro faltas y sin ser expulsado. Fernández es junto a Marc Gasol el único jugador español que puede presumir de ser dos veces campeón del mundo, y de verdad que me alegra ver como esta mezcla de veteranía y juventud le ha traído éxitos al baloncesto español.

Para ir concluyendo, remarcar mi disconformidad con el quinteto ideal de la FIBA, yo hubiera elegido uno con: Ricky Rubio y el Facu Campazzo de playmakers, con Rudy al tres (alero), y dos torres como Marc Gasol y Luis Scola para dominar el juego interior. También decir que confío mucho en Argentina y su brillante futuro para los Juegos de Tokio 2020. Y hacer un breve inciso en la gozada que es ver como España ha dominado el baloncesto en este 2019, año en el que el equipo nacional femenino ha logrado retener su cetro europeo con un campeonato maravilloso (que no pude comentar en el blog, pero disfrute con cada partido), y ahora con un segundo Mundial que de verdad es algo muy merecido para este grupo de jugadores y técnicos que ya están en la historia de este deporte.

Hablando de: Valentina Lisitsa

11535633519-BJNI35-Q

Hoy me gustaría compartir uno de mis últimos descubrimientos musicales, pero no me refiero a que sea un descubrimiento realizado recientemente, sino que se trata de ese último gran descubrimiento que deseas compartir con todo el mundo para que todos puedan también disfrutar de esa música, así que hoy me gustaría dedicarle una entrada a Valentina Lisitsa.

Para quien no lo sepa, Lisitsa es una popular pianista procedente de la ciudad de Kiev, y que es mundialmente conocida por sus impecables interpretaciones del compositor ruso Sergei Rachmaninoff; además de haber sido capaz de darle un vuelco a su carrera gracias a la plataforma de vídeos de YouTube, trazando una parábola ascendente desde 2007, año en el que compartía su primer vídeo, hasta 2012 y su aclamado recital en el Royal Albert Hall londinense ante ocho mil espectadores.

Ahora que Valentina es reconocida por sus interpretaciones de los grandes maestros, y ha trabajado con los más prestigiosos sellos discográficos como pueden ser Decca o la Deutsche Grammophon, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Valentina está entre los más grandes pianistas de su generación, algo que demuestra la larga lista de auditorios y teatros en los que ha dado recitales ante miles de fans totalmente entregados.

Pero todos sabemos que la música es un arte que muchas veces se escapa a las palabras, y que cada persona es capaz de experimentar una pieza de música de manera completamente diferente, es por ello que quiero compartir una serie de piezas que me han ayudado a admirar cada vez más a Valentina y a apreciar su música con cada escucha.

Empezamos con, el anteriormente mencionado, Sergei Rachmaninoff, célebre compositor Ruso que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Sin duda alguna este es uno de los referentes musicales de Lisitsa, y esa admiración es algo que se puede apreciar cada vez que la escuchamos interpretando uno de sus temas. He escogido este “Prelude b minor Op. 32 No. 10 – the abyss”, porque personalmente fue mi puerta de entrada en este magnífico compositor y la forma con la que además descubrí a Valentina.

Obviamente un compositor que no puede faltar en todo el repertorio de un buen pianista que se precie es Frédéric Chopin, ya que el franco-polaco era un verdadero virtuoso del instrumento. Es por ello que me he decidido por uno de sus exquisitos Nocturnos, en concreto por el “Nocturne Op 48 No.1 en C menor”.

Otro compositor ruso del que Valentina Lisitsa ha grabado numerosas interpretaciones es, el moscovita Alexander Scriabin, quien es conocido por haber sido un gran innovador en lo referente a la música clásica. Teniendo en cuenta todo esto he seleccionado una de sus numerosas sonatas, la “Sonata No.2 Op 19” también conocida como “Sonata Fantasy”.

Otro de esos imprescindibles es el alemán, Ludwig van Beethoven, del que la interprete nacida en Kiev ha estado practicando últimamente, como puede verse en su canal de YouTube donde están alojadas tres sesiones de más de una hora y cuarto de duración , cada una, y que fueron retransmitidas en directo en su momento. Sin embargo yo me quedo con esta “Sonata #29 Op. 106” popularmente conocida como “Hammerklavier”.

Ya para concluir, y de esta forma poner el broche final a esta entrada, hemos de citar a uno de los compositores que mejor refleja ese carácter que posee la propia interprete, uno que además era considerado como uno de los mayores virtuosos del piano durante su época, me refiero a Franz Liszt. Curiosamente y a pesar que Valentina tiene una relación muy especial con los compositores rusos, en mi humilde opinión, es interpretando a Liszt cuando podemos disfrutar de la mejor Valentina, y como no soy un entendido en música he decidido dejaros dos piezas como son este “El Contrabandista” y “Totentanz” para que os deleitéis con ellas, creedme no os arrepentiréis de pasar casi media hora escuchando estas dos maravillas.