Archivo de la etiqueta: Libros

Leyendo a Ian McEwan

Tengo que decir que Ian McEwan se ha terminado convirtiendo en uno de mis escritores favoritos, y es uno de esos pocos autores de los que me gustaría ir leyendo todo lo que ha publicado hasta la fecha. Desde que lo descubrí fue consciente de que tanto su estilo narrativo como los temas que explora en sus novelas era algo que me gustaba.

Otra gran cualidad que posee la obra del escritor nacido en Aldershot es la gran cantidad de personajes interesantes creados, algunos tan inolvidables como los de Briony Tallis o el feto que es el narrador de “Cáscara de nuez”. Sobre este tema, la crítica ha dicho que detrás de esas historias aparentemente sencillas protagonizadas por personajes ordinarios, los lectores nos encontramos con reflexiones de hondo calado sobre las pasiones de los individuos.

McEwan ha publicado un total de quince novelas, dos libros infantiles, varias colecciones de relatos y algunos relatos de forma individual, además de haber firmado un par de obras de teatro. Personalmente, en los últimos años, he leído siete libros publicados por este escritor inglés, quien con el paso de los años se ha convertido en uno de mis autores favoritos.

Es bien cierto que aquellas primeras lecturas, allá por 2018, de obras como “Amsterdam” y “Chesil beach” ayudaron mucho a la hora de empezar a conocer a un autor, del que luego seguí leyendo otros de sus trabajos como por ejemplo “Cáscara de nuez”, “En las nubes” o “Expiación”. Pero a decir verdad, yo descubrí a McEwan gracias a un pequeño relato que el propio autor narraba para la web de la revista The New Yorker, y que lleva por título “My purple scented novel”.

Y la última obra que he leído, la termine la semana pasada, es una pequeña novela que se titula “El placer del viajero” (1981), y que a pesar de ser una de las primeras obras publicadas por McEwan guarda toda su esencia, y nos deja ver todo ese talento narrativo de su autor. Es una obra muy recomendable porque sus personajes, tanto la pareja formada por Mary y Colin como Robert y Caroline, son maravillosos. Además tiene un final de esos que son difíciles de olvidar, del que los lectores somos testigo en primera persona.

Para concluir solo mencionar que tras haber leído varias obras de este autor, me gustaría seguir descubriendo más obras de las que ha publicado en el pasado, pero sin perder de vista los libros que sigue publicando, pues estamos hablando de un autor que aún siguen muy presente en el panorama literario internacional. Soy consciente de que aún tengo muchos grandes libros por descubrir, y títulos como “Operación dulce” o “Amor perdurable” ya están en mi radar, pero tal vez lo mejor sea leer uno, o como mucho dos libros, de Ian McEwan cada año.

Reseña: Emma de Jane Austen

emma

Hablar de Jane Austen es hacerlo de uno de los nombres propios de la literatura universal, una de esas autoras que todo el mundo tiene que leer al menos una vez en la vida. El aporte que hizo Austen a la cultura es habernos dejado varias novelas que son de una riqueza sin precedentes, y que reflejan a la perfección a la sociedad de su época (o mejor dicho a una parte de aquella sociedad).

Muchos pueden discutir si “Orgullo y prejuicio” es su mejor obra, mientras que otros defienden que es “Emma” su novela más completa y en donde se aprecia todo el talento de la escritora inglesa, sin embargo me parece que lo mejor que podemos hacer nosotros como lectores es leer los dos libros y disfrutar de estas dos grandes historias.

Como muchos sabréis Emma Woodhouse es nuestra protagonista y narradora, y es a través de los ojos de esta joven que vamos descubriendo a los diferentes habitantes de Hartfield, y Randalls, de esta forma vemos las relaciones que se establecen entre ellos y vamos descubriendo cómo era la vida de estos personajes.

Lo que más me gusta del personaje de Emma es que a pesar de ser un personaje con muchas buenas cualidades, y que podría parecer que lo tiene todo bajo control, irá cometiendo diversos errores y equivocaciones en su empeño por emparejar a todo el mundo que conoce, pero en este caso en particular en su deseo por encontrarle una pareja a su amiga y protegida la señorita Harriet Smith.

Este es un libro en el que nos volvemos a encontrar con ese sentido del humor tan peculiar de Jane Austen, un ingenio que emplea de forma magistral en los diálogos que podemos disfrutar en la parte central de la historia, y cuando el lector ya conoce a todos esos personajes que serán tan importantes para el devenir de la trama. Y tengo que confesar que son especialmente divertidos todos los diálogos de Emma tanto con Frank Churchill como con Mr. Knightley.

Y para concluir, me gustaría decir que a pesar de que este año tenía pensado leer otro libro de Jane Austen como es “Sensatez y sentimiento”, me decidí a leer “Emma” cuando fui totalmente consciente de que nunca podría ir a un cine para ver la más reciente adaptación que ha dirigido Autumn de Wilde, y en la que Anya Taylor-Joy encarna el papel de Emma. Pero siendo justo con esta gran obra, tengo que decir que es uno de esos libros que son muy recomendables.

Día del libro 2020

Natalia_Ginzburg-Lexico_familiar

Como todos sabéis hoy se celebra el Día del libro, un acontecimiento que siempre es un buen momento para encontrarse con los libreros y comprar unos libros, en definitiva un día especial para todas las personas que amamos la lectura.

Al igual que la mayoría de los lectores, yo también tengo mi librería de referencia, esa que tiene todo lo que me gusta, y a la que me gusta ir a pesar de que se encuentra casi en la otra parte de la ciudad; y son esos paseos camino de la librería comentando lo que espero encontrarme en sus estanterías lo que más me gusta de toda la experiencia.

A pesar de que las circunstancias nos impiden poder vivir este día como se merece, y disfrutar del placer de acercarnos a un libro nuevo, pienso que debemos tener una mentalidad y actitud positiva y ser consciente de que todos esos libros seguirán esperándonos para poder ir a por ellos cuando todo sea más seguro.

Es por ello que hoy me gustaría echar la vista atrás y comentar cual ha sido el último libro que compré en mi librería de referencia, en el pasado mes de febrero. El libro en cuestión se titula “Léxico familiar” y su autora es la italiana Natalia Ginzburg. De esta novela me gustaría señalar que me parece que narra una historia apasionante, con ciertos toques autobiográficos, y que está ambientada en un periodo muy interesante de la historia del país transalpino.

Me decidí por esta obra siguiendo un deseo personal de ampliar mis horizontes, y poder leer más libros de autores y autoras europeos, y he de confesar que siempre lo tuve muy claro acerca de empezar con una autora italiana, y Natalia Ginzburg es sin duda alguna uno de los nombres propios de la literatura italiana.

Es cierto que es un día atípico, pero también es cierto que nada nos podrá arrebatar el placer de sentarnos a leer un buen libro, así que hoy me gustaría desearos a todos unas buenas lecturas.

Winter reading Wrap-Up

Como cada trimestre, y coincidiendo con el cambio de estación, me gusta echar la vista atrás y repasar todas esas lecturas realizadas. Este es un momento de reflexión en donde reencontrarse con todos esos libros de los que has disfrutado.

Poesía y teatro:

Un libre amor – Chus Pato. Como cada año, desde el 2019, mi propósito es empezar el año leyendo un libro escrito por una autora gallega, y en este caso se trata de un poemario firmado por esta autora ourensana, que es uno de los nombres más reconocibles del panorama literario a nivel gallego. “Un libre amor” es mi primera aproximación a la obra de Chus Pato, y espero poder seguir leyendo más poemarios de esta gran escritora en el futuro.

Os vellos non deben namorarse – Castelao. De los grandes nombres la literatura Galega, Castelao era uno de los pocos que me quedaba por descubrir. Así que me decidí a darle una oportunidad a su única obra de teatro, que tuve la fortuna de ver representada en un teatro hace ya varios años. Con el recuerdo de lo visto aquella tarde, me acerque a este libro en el que se recogen tres historias en las que nos encontramos con tres personajes como son: D. Saturio, D. Ramón e O Sr. Fuco, que ya forman parte de la cultura gallega. Me gustaría comentar que esta obra de teatro fue escrita en Nueva York y estrenada en Buenos Aires.

El mercader de Venecia – Shakespeare. Otro de esos proyecto personales de este 2020, es el de leer al menos una obra de teatro de Shakespeare cada trimestre, y tengo que reconocer que es uno de los proyectos que más ilusión me hacen. Siempre he disfrutado mucho de sus obras y en este caso la experiencia ha sido realmente fantástica.

Relatos:

Sherezade en el bunker – Marta Sanz. Como muchos ya sabréis la editorial Anagrama ha iniciado una iniciativa, que consiste en regalar de forma totalmente gratuita cinco de sus ebooks de la serie de Narrativas hispánicas durante los días que dure esta situación de confinamiento. Pero el gesto de Marta Sanz de publicar un relato sobre el tema del confinamiento, y hacerlo también de forma totalmente desinteresada, es algo que también hay que valorar muy positivamente. Sobre “Sherezade en el bunker” tengo que decir que el relato está muy bien, y los lectores de Sanz encontraran ese estilo tan característico de la autora madrileña.

El ojo castaño de nuestro amor – Mircea Cărtărescu. A pesar de que la prosa del autor rumano no me era desconocida, tengo que confesar que me he encontrado con una antología llena de grandes relatos, que me han ayudado a descubrir a un autor que me ha fascinado completamente. Con un corte autobiográfico, nos vamos encontrando con las inquietudes de un Cărtărescu que va mezclando lo dramático de la situación social con esas escenas típicas de la vida. Varios son los relatos que me han maravillado, pero tal vez “Mi primer vaquero” y “…Escu” sean los que más me han impresionado.

Novelas:

Narrativa en Gallego:

Carrusel – Berta Dávila. No me sorprende nada que “Carrusel” haya sido seleccionada como la mejor novela del 2019. Un libro en donde el lenguaje se usa para crear imágenes que ayuden al lector a comprender un texto de autoficción, en el que la autora describe temas que poco a poco van ganando un espacio en el panorama narrativo, en este caso las enfermedades mentales. Muy recomendable.

As Ramonas – Ana Cabaleiro. Tener un libro bajo tu radar y que quieres leer a toda costa, suele terminar habitualmente en decepción; sin embargo esto no fue lo que ocurrió con “As Ramonas”, porque este era el libro que yo andaba buscando desde hace varios años. Una historia potente, con personajes que de verdad te atrapan y te hacen ser testigo de su mundo interior. La situación de Mona Otero tiene un poco de todo, comedia y drama a partes iguales, pero sobretodo muchas aristas en la que la autora demuestra que ya se ha consagrado con su segunda publicación.

Narrativa española:

Cara de pan – Sara Mesa. Aunque aún tengo un par de libros pendientes por leer, puedo decir que Sara Mesa es mi escritora contemporánea favorita; y he disfrutado tanto de sus novelas y cuentos, como de su ensayo “Silencio Administrativo”. Es por ello que aún a pesar de que ya intuía lo que me esperaba en esta historia (ya había leído muy buenas reseñas), he disfrutado mucho de “Cara de Pan”, porque la forma de desarrollar la historia va atrapando al lector y también nos encontramos con esos temas que nos hacen pararnos a reflexionar tan típicos de la autora andaluza.

Canto yo y la montaña baila – Irene Solà. Esta novela de Solà era justo lo que necesitaba en este mes de Marzo, porque de verdad estamos ante uno de esos libros que te hacen viajar sin salir de casa, en este caso la autora nacida en Malla nos traslada a los Pirineos. “Canto yo y la montaña baila” es un libro en el que la naturaleza es protagonista, y en la que las relaciones entre los personajes se basan en vínculos muy fuertes que resuenan a lo largo de toda la novela.

Narrativa internacional:

Los ingrávidos – Valeria Luiselli. El nombre de esta autora mexicana ha sido uno de los que más atención ha acaparado en el pasado año, gracias a un éxito a nivel de ventas y un reconocimiento por parte de la crítica; y no puedo negar que todo esto ejerció una influencia cuando me decidí a darle una oportunidad a este novela. Pero siendo sincero he de decir que mi experiencia leyendo a Luiselli ha sido mucho mejor de lo esperado, y espero poder leer más libros de esta autora en los próximos meses.

La única historia – Julian Barnes. Mi historia con Julian Barnes es una historia de amor incondicional, incluso antes de abrir un libro suyo ya sé que me va a gustar. “La única historia” es una de esas novelas que ofrecen al lector la posibilidad de reflexionar sobre diversos temas cuando termina de leerla, pero lo hace sin traicionar a unos personajes que se quedarán contigo varios días después de haber llegado al final de la historia.

El maestro y Margarita – Mikhail Bulgakov. La literatura rusa es la que más me atrae de toda la cultivada en el continente europeo, y teniendo en cuenta mis primeras experiencias, siempre que me encuentro con un autor de esta nacionalidad (Bulgakov nació en Kiev, 1891) dedicó un par de semanas a esta lectura, porque sé que con estos libros hay que disfrutar plenamente de su lectura. Y siguiendo esta receta, es normal que al final uno se encuentre con una experiencia lectora tan gratificante como la de pasar quince días leyendo y disfrutando de “El maestro y Margarita” por primera vez, libro que es uno de esos firmes candidatos a una relectura en el futuro.

La inquilina de Wildfell Hall – Anne Brontë. De los libros que tenía pendientes del año pasado, este de la pequeña de las Brontë era al que más ganas le tenía. Primero, porque se trataba del último de las Brontë que me quedaba por leer. Segundo, porque en 2020 se celebran los doscientos años del nacimiento de la escritora inglesa. Y tercero, porque tenía muchas ganas de volver a sumergirme en una de esas largas novelas victorianas, que a pesar de tener más de quinientas páginas, terminan haciéndose cortas. Sobre el libro no diré nada más que es muy recomendable. Para terminar me gustaría compartir una reflexión acerca de lo verdaderamente extraordinario, que es que tres hermanas escritoras hayan sido capaces de regalarnos tres obras maestras de la historia de la literatura como son “Jane Eyre”, “Cumbres Borrascosas” y este “La inquilina de Wildfell Hall”.

 

Reseña: Los ingrávidos de Valeria Luiselli

Valeria_Luiselli

Hoy me gustaría dedicarle una entrada a uno de los primeros libros que he terminado en este 2020. Se trata de un libro de una autora de la que no había leído nada en el pasado, pero de la que había leído muy buenas reseñas y opiniones, así que en este descubrimiento personal me he encontrado con un libro que me ha gustado mucho y una autora de la que me gustaría seguir leyendo más cosas en el futuro.

El libro en cuestión lleva por título “Los Ingrávidos” (2011), y supuso el debut narrativo de una autora que anteriormente había publicado un libro de ensayos. De Luiselli también me gustaría decir que es la segunda autora mexicana que he leído, y que la descubrí gracias a una entrevista que le hicieron en Radio 3 el año pasado cuando se encontraba presentando su última novela en España.

Pero volviendo a estos ingrávidos, esta es una novela que posee un estilo narrativo poco común en el que dos personajes van contando su historia de una forma no lineal en la que el tiempo es algo que fluye del presente al pasado. Es especialmente llamativo que nuestros dos narradores se vayan alternando, y me gustaría decir que es un recurso que enriquece la experiencia lectora.

Nuestros dos narradores son una mujer mexicana que en la actualidad está casada y tiene dos hijos, y que rememora sus años de juventud en Nueva York donde trabajó como editora en donde quería publicar unos textos perdidos del poeta Gilberto Owen. Y también el propio Gilberto Owen que nos cuenta de manera ficcionada como era su vida en el Nueva York de los años veinte, una vida en la que somos testigos de una vida familiar rota, y también esa vida de artistas y poetas en la que se dejarán ver otros ilustres escritores como Federico García Lorca, Nella Larsen o Louis Zukofsky.

Una de las cosas que más me han gustado de este libro es como se trata el tema de la realidad en contraposición con nuestra propia percepción acerca el pasado, o en otras palabras lo que realmente ha ocurrido y como recordamos los hechos. También me ha gustado, y mucho, el final del libro pero prefiero no comentar nada ya que no quiero quitarle esa magia con la que las dos historias se entrelazan.

Y para concluir me gustaría hacerlo recomendando esta novela a todo el mundo, porque de verdad que Valeria Luiselli ha construido una novela muy interesante en la que los ingrávidos son los propios personajes que se encuentran en diferentes dimensiones.

20 libros para 2020

IMG_20200124_114520

A pesar del retraso, tengo que decir que últimamente he estado pensando en los libros que me gustaría leer en este año, y para ello he elaborado una lista bastante interesante con una serie de objetivos que moldearán estas próximas lecturas. Estos objetivos están relacionados con lo que me gustaría que fuera mi vida lectora, apoyada en una serie de pilares que me definen y que también me ayuden a expandir mis horizontes.

Los grandes clásicos:

Siempre he sentido un gran respeto por esos escritores que han sido capaces de perdurar al paso del tiempo, y han logrado no solo obras que reflejaban la sociedad en la que vivían, sino que además han seguido siendo relevantes a pesar del paso del tiempo.

Un claro ejemplo sería Jane Austen, autora que por desgracia tengo un poco olvidada, pero de la que he disfrutado varias veces en el pasado. Otro ejemplo serían las hermanas Brontë, de las que aún tengo pendiente por leer un libro, se trata de “La inquilina de Wildfell Hall” de Anne Brontë y me gustaría leerlo lo más pronto posible ya que es un libro que no pude finalizar el año pasado y además en este 2020 se celebran los doscientos años del nacimiento de la autora inglesa. Otra de las grandes damas de la literatura inglesa es George Eliot, de la que me gustaría leer “El molino del Floss” una de sus obras más conocidas.

Dos autores más modernos que también me gustaría descubrir en este año son: F. Scott Fitzgerald y Mijaíl Bulgákov quienes curiosamente nos dejaron hace ochenta años. Del primero voy a intentar leer “El Gran Gatsby”, mientras que del segundo tengo pensado leer una de esas obras cumbre de la literatura Rusa como es “El maestro y Margarita”.

Sin olvidarnos de los autores y autoras contemporáneos:

Empezando con dos novelas nacionales que he elegido para este año: “Farándula” de Marta Sanz y “Canto yo y la montaña baila” de Irene Solà. Son dos novelas a las que les tengo muchas ganas, y que han ganado importantes premios en el panorama nacional como son el Premio Herralde de Novela (2015) y el Premi Llibres Anagrama de Novel·la (2019), respectivamente.

Pero también me gustaría aprovechar para encontrarme con autores que ya conozco y de los que he disfrutado recientemente, en esta categoría hay dos nombres que no pueden faltar nunca, ellos son Julian Barnes e Ian McEwan, dos de mis escritores favoritos, y de los que me gustaría ir leyendo todo lo que han publicado, y es por ello que tengo pendiente leer “La única historia” y “La ley del menor”.

Sin olvidarme de ese afán que no debe faltar en todo lector, me refiero al de intentar descubrir nuevos autores y nuevos libros. Mi descubrimiento personal será el de Philip Roth, un escritor del que nunca he leído nada, y que además ya me había propuesto leer el año pasado; de este célebre escritor estadounidense tengo un ejemplar de “Pastoral Americana” esperándome en mis estanterías. Otro de esos descubrimientos podría ser el de Joyce Carol Oates, autora de la que he leído un par de libros, pero con la que aún no me he estrenado en lo que se refiere a sus novelas, y es por ello que me gustaría poder dedicarle un buen par de semanas para leer con tranquilidad “La hija del sepulturero”.

Además como decía en el primer párrafo, este año estará marcado por una serie de desafíos, y uno de ellos es leer más literatura europea, una de mis grandes asignaturas pendientes. Para tratar de solucionarlo he decidido tirar de dos nombre de los grandes referentes de la literatura francesa más actual, uno de ellos es un viejo conocido como Patrick Modiano, y el otro es el de Annie Ernaux que fue distinguida con el premio Fomentor en 2019. Del primero me gustaría leer “Un pedigrí”, mientras que de la segunda me gustaría leer “Pura pasión” antes de saltar a sus novelas más de carácter autosociobiográfico.

Literatura Galega:

Es cierto que en los últimos años he leído bastante poesía de autores gallegos, sin embargo me parece que esto no es suficiente; y es por ello que en este año me gustaría vivir la experiencia completa leyendo no sólo más, sino que haciéndolo de una forma más completa.

El plan que he trazado en mi mente es bastante claro, leer a los grandes nombres de nuestra literatura como pueden ser CastelaoOs vellos non deben de namorarse” o Blanco AmorA Esmorga”, sin perder de vista a los autores más actuales que han estado publicando obras en gallego en los últimos quince años.

Es por eso que he anotado varios títulos de libros que me han llamado la atención, empezando por “Carrusel” de Berta Dávila novela elegida como la mejor obra de narrativa del pasado año, o “As Ramonas” de Ana Cabaleiro que refleja el rural gallego de una forma muy interesante, y “Ollos de Auga” de Domingo Villar un libro que he empezado hasta en dos ocasiones y que intentaré finalizar en 2020.

Todo ello sin olvidarme de la poesía.

Latinoamérica:

Al igual que ocurre con la literatura Europea, la literatura latinoamericana es otra de esas asignaturas pendientes, y a pesar de ser consciente de que esta literatura ha aportado mucho y ha enriquecido la literatura universal, he de reconocer que siempre me ha costado salir de mi pequeña zona de confort anglófona. Pero teniendo en cuenta la grata experiencia de El festival de las letras hispanoamericanas, tengo pensado repetir en este 2020.

Pero en esta ocasión voy a jugar sobre seguro con dos escritores que ya conozco, y además voy a seleccionar un tercer nombre de una escritora actual que será nueva para mí. Empezando con “La casa de los espíritus” de Isabel Allende, he de decir que este es un libro que recibí como regalo en el verano de 2010, y aún está esperando turno para ser leído. Luego me gustaría leer algo más de Gabriel García Márquez, y para ello he seleccionado “El amor en los tiempos del cólera”. Y para terminar tengo pensado leer “Los ingrávidos” de la mexicana Valeria Luiselli, libro que encontré por casualidad en la biblioteca y espero poder finalizar pronto.

Mis mejores libros de 2019

El pasado año, 2019, fue un año plagado de grandes lecturas, pero especialmente de descubrimientos de nuevas voces narrativas que se traducen en nuevos autores a los que quiero seguirles la pista, y obras que desde ahora en adelante puedo considerar entre mis favoritas. En otras palabras, 2019 ha sido un gran año a nivel de lecturas, unas lecturas en la que por primera vez los escritores nacionales (tanto los que escriben en castellano como los que lo hacen en gallego) han superado tanto a los ingleses como a los estadounidenses, y en donde nuevamente vuelven a aparecen más nombres en femenino que en masculino.

Teniendo todo esto en cuenta me gustaría empezar este repaso anual con la narrativa, la que sigue ocupando gran cantidad de mis lecturas, ya sea en su forma más breve en forma de cuentos, o en la forma de novela. Pero he de confesar que este año la poesía se le ha acercado bastante, y espero que en el futuro aún se pueda equiparar más aún. También decir que en 2019 ha habido espacio para cómics, no-ficción, y un poco de teatro.

Narrativa:

Relatos:

Sin duda alguna “Todo es posible” de Elizabeth Strout es una de las mejores colecciones de relatos que he leído este año, esta forma de narrar diversas historias de forma interconectada hace que el lector tenga acceso a más detalles relacionados con la historia; y sin duda esta esa la fórmula más adecuada para contarnos la vida de los habitantes de Amgash, el pueblo en donde se había criado la protagonista de “Me llamo Lucy Barton” (publicada en 2016).

Mención especial para “Sherlock Holmes: Las mejores aventuras”, una colección de varias historias del genial detective creado por Arthur Conan Doyle, y que a día de hoy aún sigue fascinando a nuevos lectores. Tras tener varios años abandonado en mis estanterías este libro, en 2019 decidí saldar mi deuda con el genial escritor inglés; y el resultado no podría haber sido mejor. Las historias aquí reunidas son todas autoconclusivas, y algunas de ellas son tan populares que fueron adaptadas en varios episodios de la más reciente serie de la BBC.

Para terminar citar un par de relatos sueltos que también se merecen una mención,l son “El tigre” de Joël Dicker y “Mary Ventura y el noveno reino” de Sylvia Plath, lecturas perfectas para pasar una tarde de domingo.

Novelas:

Empezando con mi mejor lectura del 2019, “Guerra y paz” de Leo Tolstoy. Es realmente complicado poner en palabras todos los sentimientos que uno experimenta cuando está leyendo esta obra, que según el propio autor no podría decirse que es una novela. Lo que más me ha gustado de esta obra son los temas que trata: desde las guerras napoleónicas o la influencia de los padres en la decisiones de los hijos, sin olvidar esa sublime maestría para la narración que tenía el escritor ruso, o los personajes que parecen cobrar vida propia. En definitiva uno de esos libros que de verdad merecen la pena.

Otro libro que merece mucho la pena es “Milkman” de Anna Burns, con esta novela la escritora norirlandesa nos traslada a un tiempo pasado, en donde un clima de terror y pánico inundaba las calles de Belfast (ciudad en la que se ambienta la novela). Y en estas calles nos encontramos con nuestra protagonista quien parece vivir ajena al conflicto, hasta que en su vida se cruza milkman y empieza acosarla. Esta novela se centra en cómo las opiniones de los demás, las habladurías y su papel en la sociedad y como estas terminan distorsionando la realidad.

Una novela realmente cautivadora es la de “El Jilguero” de Donna Tartt. En esta novela galardonada con el Premio Pulitzer seguimos la vida de Theodore Decker desde los comienzos de la adolescencia hasta la madurez. La de Decker es una vida marcada por su suceso trágico, el sentimiento de desarraigo, una obsesión, y un secreto inconfesable. Y la historia de Tartt es una de esas que atrapa al lector desde el principio hasta el final.

Y finalmente tres novelas que personalmente recomendaría leer el mismo mes, ya que se trata de tres obras de tres escritores de la misma generación, los tres británicos y en la que podemos encontrar temas similares. Este grupo de obras serían “El sentido de un final” de Julian Barnes, “Expiación” de Ian McEwan y “Los restos del día” de Kazuo Ishiguro; todas ellas grandes novelas que han sido llevadas al cine y que también han sido premiadas por la gran calidad de su prosa.

Poesía:

Con al menos un poemario leído durante los doce meses del año he decidido que lo más apropiado es seleccionar seis títulos que reflejen este año lector, un año en el que nuevamente las poetas gallegas vuelven a ser mayoría, y en el que no podía faltar Yolanda Castaño. Al igual que no podía faltar Emily Brontë y el libro que recopila todos sus poemas, una lectura muy recomendable.

Y me gustaría empezar con “O xiro” de Noelia Gómez, joven poeta de Rianxo y ganadora del Premio de Poesía Gonzalo López Abente. Un libro que según la propia autora nace del sentimiento de pérdida entendido como parte de la vida, y la responsable de ese movimiento giratorio.

Tampoco podía faltar Federico García Lorca, el poeta granadino es tal vez el mayor exponente de la poesía en España, y uno de esos imprescindibles que no pueden faltar en ninguna biblioteca. En 2019 he leído “Poema del Cante Jondo” y “Romancero gitano”, pero estoy seguro de que no será lo último que lea de este fantástico escritor.

Otro de esos nombres de los que quiero seguir leyendo más poemas en el futuro es el de la poeta santiaguesa María do Cebreiro, y esta es una idea que nace tras haber leído “Non son de aquí”, un libro de poemas que realmente guarda entre sus páginas algunos de los mejores poemas que he leído este año.

Pero sin ninguna duda el libro que más me ha impactado y emocionado este año ha sido “Joana” del catalán y reciente galardonado Premio Miguel de Cervantes, Joan Margarit; este es un libro en que Margarit le rinde tributo a su hija fallecida de una forma muy hermosa y profunda.

Dun lago escuro” de Marta Dacosta también ha sido otro de esos agradables descubrimientos que me deja el 2019, el nombre de la autora me sonaba mucho y es comprensible con una trayectoria de más de treinta años, pero nunca había tenido la oportunidad de acercarme a su obra, hacerlo ha sido un gran acierto.

Y para finalizar lo hago con “La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida” de Elvira Sastre, un libro que me dejó la sensación de que esta era la cima de Sastre como poeta, y tras haber leído todos sus poemarios puedo decir que es difícil encontrar un libro firmado por la segoviana que me haya gustado más.

Teatro, No-ficción y cómics:

Y no se me ocurre mejor forma para finalizar esta entrada que señalando cuáles han sido mis mejores lecturas en lo referente al género dramático, al de la no ficción y al de la novela gráfica.

  • Empezando con “El rey Lear” de William Shakespeare, una de esas obras emblemáticas que genera bastante respeto, pero es un respeto que es proporcional a la satisfacción que provoca en el lector que decide acercarse a sus páginas.
  • Silencio administrativo” de Sara Mesa, un ensayo de esos que hacen falta para entender la sociedad en la que vivimos, un pequeño libro acerca de la aporofobia (el rechazo al pobre) que es muy necesario.
  • The fade out” trabajo firmado por Ed Brubaker (guionista), Sean Phillips (dibujante) y Elizabeth Breitweiser (colorista), que nos cuenta una historia con tintes de suspense y ambientada en los tiempos de la caza de brujas en Hollywood.

Esto ha sido todo por mi parte, un 2019 que ha sido generoso en cuanto a buenas lecturas, y al que le estoy agradecido por haberme permitido descubrir tantos nuevos autores y autoras (24 nuevos autores, de un total de 47 leídos). Esperemos poder disfrutando de los libros en este 2020!!

 

Autumn reading wrap up

 

Ahora que el final del año se acerca es momento de mirar atrás y repasar esos libros que han marcado esta estación que recientemente hemos despido, en otoño no he leído tanto como me hubiera gustado, pero si tengo que ser sincero han sido meses de descubrir nuevos autores favoritos y eso siempre es algo positivo.

Como se suele decir muchas veces es más importante la calidad que la cantidad, y es en este aspecto con el que me quedo en lo referente a estas lecturas otoñales. Muchas veces no elegimos lo que nos gusta, pero sí que podemos elegir si queremos jugar sobre seguro o arriesgarnos con un autor que nos es desconocido, y es por ello que intentaré repetir esta fórmula que tan buenos resultados me ha dado hasta la fecha.

Narrativa:

Empezamos por orden de lectura, y con uno de esos libros que tal vez no se pueda decir que sea la obra más representativa de su autora, pero que de verdad merece la pena, me refiero a “Silas Marner” de George Eliot (Mary Anne Evans). Lo que me gustaría decir de “Silas Marner” es que este ha sido el libro que me ha animado a leer más obras de Mary Anne Evans, y es que de verdad que uno querría poder vivir en los mundos creados por la fenomenal escritora inglesa y conocer a esos personajes creados en sus novelas.

Algo similar me ocurre con “El profesor” de Charlotte Brontë, este era el único libro que me faltaba por leer de Charlotte, y la verdad es que a pesar de que la obra no goza del reconocimiento de las otras novelas publicadas por la de Haworth, uno puede reconocer en un libro como este que estamos ante una escritora muy adelantada a sus época y con unas grandes cualidades para reflejar el mundo en el que vivía y las inquietudes de la gente de su época.

Otra novela que logra reflejar a la perfección las inquietudes de una generación es “La campana de cristal” de Sylvia Plath, esta es una de esas novelas que por los temas tratados y por su carácter semi-autobiográfico perdura en el tiempo; y es que es muy fácil ya no sólo llegar a “verse reflejado” en el personaje de Esther Greenwood sino que sentir una conexión con la historia narrada por Plath conectando de una manera muy intensa con la historia desde el principio hasta el final. Un libro de esos que te atrapan en sus reflexiones.

Después de estas tres novelas me gustaría comentar dos libros de cuentos o relatos, uno de ellos “Mary Ventura y el Noveno Reino” también de Sylvia Plath que es una historia muy recomendable para leer ahora estas fecha navideñas mientras uno pasa la tarde en familia. El otro es “Hombres sin mujeres” de Haruki Murakami, nueve relatos que me han ayudado a descubrir al popular escritor japonés y además me han ayudado a orientarme un poco en su extensa obra literaria en la que destaca tanto como novelista y cuentista.

Poesía:

Empezando por una recopilación de poemas de Emily Brontë que es realmente imprescindible para todos los amantes de la literatura, y es que uno al leer este volumen que recoge todos los poemas de la escritora inglesa se da cuenta de que Emily era ante todo una poeta, y es en este tipo de composición literaria en donde encontramos no sólo su talento sino que además está presente toda su esencia.

Y terminando con uno de los poemarios que Sylvia Plath escribió, pero que nunca pudo ver publicado, me refiero a “Ariel” (1965). Este poemario de apenas cien páginas es una buena forma de acercarse a la otra vertiente de la corta pero intensa carrera de Plath, la obra poética de una autora que de verdad que lo tenía todo para ser considerada como una de las más grandes autoras del pasado siglo.

Cómics:

El denominador común de estos cómics “Matar a un ruiseñor” y “La lotería”, es que ambos están basados en obras muy conocidas de la literatura estadounidense, y esta forma de acercarse a estas historias ha sido realmente enriquecedora para mí; partiendo del hecho de que se trata de dos historias muy conocidas, poder disfrutar de estos dos cómics ha sido de lo mejor de estos últimos tres meses, y es que no es sólo la presentación visual del formato cómics, sino el gran trabajo para convertir esta novela y este cuento en dos cómics demuestra que estamos ante dos obras con una carácter propio y muy recomendables.

Diez años leyendo Millennium

La entrada de hoy, la número 200 del blog, es una de esas que bien podría entrar en la categoría de anécdotas lectoras; y es que justo este mes, para ser más exactos el pasado jueves catorce de noviembre, se cumplían diez años desde que conseguí hacerme con un ejemplar de “Los hombres que no amaban a las mujeres”, la primera entrega de la popular trilogía del escritor sueco Stieg Larsson, y tengo que decir que este es un libro muy especial para mí.

Además estos diez años, también han sido mis diez primeros años como “lector”, y es que antes de esta fecha yo era una persona que no leía mucho, o mejor dicho no leía nada; por aquella época mis intereses estaban en la música (eso no ha cambiado), y también en los videojuegos (moda totalmente superada). Además me declaro, absolutamente, como único culpable, pues en mi familia hay una costumbre de comprar libros por el Día de Reyes, y yo siempre he recibido al menos un libro como regalo por esas fechas, por ejemplo los típicos libros de “La saga de Harry Potter” y “Las Crónicas de Narnia” e incluso un ejemplar de “Las dos torres”.

También quiero comentar cómo descubrí al escritor sueco; y la verdad es que fue gracias a la magia de la radio y es algo que recuerdo a la perfección. Hace diez años había un programa en Radio Nacional, Asuntos propios, que presentaban Toni Garrido y Tom Kallene (Tom, ‘El Sueco‘), y cada semana invitaban al escritor gallego, Domingo Villar, para hablar de libros; y hay que recordar que en 2009 se hablaba mucho del final de la trilogía Millennium (que se publicó en Junio de ese mismo año), y tras varias semanas escuchando a Tom y Domingo hablar sobre estas novelas me fue picando la curiosidad, hasta que un día estando en un centro comercial me acerque a una de esas cadenas de librerías y me compré el primero de los libros de Millennium.

La verdad es que para no haber leído muchos libros antes, me parece que no podía haber seleccionado un libro mejor, y es que rápidamente conecte con la historia y los personajes creados por Larsson. A decir verdad aún recuerdo que logré terminar el primer libro en menos de dos semanas, así que a finales del mes tenía que volver a la librería a comprar la segunda parte, y no hace falta mencionar que la tercera entrega no tardó mucho en caer en mis manos, con lo que en menos de tres meses pude finalizar la trilogía de Millennium, una obra que en cierta forma me cambió la vida.

Digo que leer a Larsson me cambió la vida, porque después de haber leído su obra, mi gusto literario estaba muy enfocado en la novela nórdica de corte policial y detectivesca, género que aún consumo en la actualidad; pero sobre todo me cambió la vida porque al leer los libros del genial autor sueco logré experimentar todas las cosas buenas de la lectura, y en cierta forma es algo que he ido buscando con cada nuevo libro que he empezado desde entonces.

Para concluir me gustaría indicar algunas de las cosas que más me gustan de la trilogía de Millennium, como son sus tramas, y especialmente las que se van desarrollando de una forma continua a través de los tres libros; también la forma tan detallista que tenía Larsson de contar sus historias, que de cierta manera nos hacía cómplices de la propia investigación; y sin dejar de mencionar su forma de denunciar los grandes asuntos de la sociedad sueca. Y aunque sea impopular decirlo, mi libro favorito de la trilogía siempre ha sido “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”, y es que este es el libro que nos permite conocer más al personaje de Lisbeth Salander; también es el que más temas interesantes trata, como por ejemplo toda la trama de Mia, Svensson y Blomkvist y su investigación periodística. En definitiva, ahora me gustaría volver a hacer una relectura de esta historia que siempre llevaré conmigo, y espero volver a reencontrarme con estos libros que están en un lugar especial de mis estanterías antes de que lleguemos al vigésimo aniversario…

End of the Year TBR, 2019

IMG_0001

Ahora que este tiempo otoñal nos invita a refugiarnos en las páginas de un buen libro, y así encontrar cobijo para estas lluviosas semanas que hemos estado padeciendo últimamente; me gustaría comentar de forma breve algunos de los libros que tengo pensado leer en las próximas semanas.

En esta ocasión he seleccionado cinco libros de cuentos o relatos cortos, un tipo de prosa que no suelo leer tanto como me gustaría, pero que me ha dado muchos buenos recuerdos en los últimos tres años. En esta ocasión las nacionalidades de los escritores están bastante repartidas por toda la geografía. Empezando por dos países europeos no muy conocidos como pueden ser Rumanía o la fría Rusia, pasando por el imperio del sol naciente, sin olvidarnos de los Estados Unidos o el Reino Unido.

Empezamos con un libro que tiene un título que me ha llamado bastante la atención, y del que se podría decir que es una invitación al lector a acercarse a sus páginas, me refiero a “El ojo castaño de nuestro amor” de Mircea Cărtărescu. Del escritor Rumano, había leído previamente uno de sus relatos más conocidos “El ruletista”, y tras encontrar un estilo muy descriptivo y con un lenguaje exquisito, me he decidido a darle una oportunidad de verdad con uno de sus libros de relatos, y tal vez algún día animarme a leer alguna de sus novelas.

Un caso similar al de Cartarescu sería el de Murakami, y es que en 2018 pude estrenarme con el célebre escritor japonés gracias a “La chica del cumpleaños”, relato que me dejó una muy grata impresión. Ahora me encuentro leyendo “Hombres sin mujeres”, y tengo que decir que los dos relatos que he leído hasta la fecha me han gustado mucho y me parece que la faceta cuentista de Murakami puede ser muy de mi gusto.

Un libro que ya lleva algo más de un año en mis estanterías es esta recopilación de varios de los mejores cuentos firmados por la crème de la crème de la literatura Rusa, con nombres tan destacados como Aleksandr Pushkin o Nikolái Gógol. Pero he de decir que los que más me han llamado la atención son Fiódor Dostoyevski y Antón Chéjov, y es que he de confesar que nunca he leído a ninguno de estos dos gigantes de la literatura del pasado siglo XIX.

Pero si tuviera que elegir uno de los títulos más originales y sugerentes ese sería el de la colección de relatos con la que debutó este mismo año la escritora estadounidense Kristen Roupenian, “Lo estás deseando” es un título que da mucho juego, pero que no debería de distraernos de la prosa de una joven autora que ha venido para quedarse como bien demuestra este su primer libro.

Por último señalar una de esas grandes recopilaciones que siempre me llaman la atención cada vez que visito la web de Penguin Books, en este caso es “The Penguin Book of the British Short Story, Volume 2” que se centra en autores más actuales como pueden ser: Ian McEwan, Martin Amis, Ali Smith o Zadie Smith; pero sin olvidarse de esos autores que todos conocemos y apreciamos entre los que se encuentran: P.G. Wodehouse, Roald Dahl, Muriel Spark o Angela Carter. En definitiva más de cincuenta relatos que no puedes dejar de leer.