Archivo de la categoría: Música

Judas Priest en 10 canciones

JudasPriest.jpg

Hoy me gustaría dedicarle una entrada a Judas Priest, uno de los grupos más conocidos y longevos de la escena británica del Heavy Metal, y que el próximo año celebrará su cincuenta aniversario. Personalmente no considero que Judas Priest sea uno de mis grupos de cabecera, pero he de admitir que me gusta lo que hacen y me parece que además de tener un sonido inconfundible han logrado hacer siempre un par de éxitos en cada uno de sus álbumes.

Antes de comentar esas diez canciones, me gustaría decir que en los casi cuarenta y cinco años que separan su primer álbum de estudio (Rocka Rolla, 1974) del último (Firepower, 2018) uno se encuentra con una discografía formada por dieciocho álbumes en los que destacan títulos como: Redeemer of Souls (2014), Painkiller (1990), Screaming for Vengeance (1982) y British Steel (1980); estos son álbumes que nos demuestran que a pesar de los años Judas Priest siempre han sabido mantenerse en la conversación musical sin apenas notar el desgaste del paso del tiempo.

Halls of Valhalla”, empezamos con un tema que personalmente considero que puede servir como tarjeta de presentación del grupo, y es que a pesar de que estamos ante uno de los temas más recientes de Judas Priest, esta canción tiene todos los elementos que uno identifica con el sonido de los de Birmingham. También hay que destacar que esta fue la primera ocasión que tuvimos de escuchar al nuevo guitarrista, y ahora podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la llegada de Richie Faulkner rejuveneció el sonido del grupo.

Hell bent for leather” es uno de esos temas que al escucharlos uno se pregunta si de verdad ese sonido puede considerarse heavy metal, pero lo que es innegable es que este tema es cien por cien Judas Priest, y es que algo muy característico del grupo es su indumentaria de cuero, ya sean pantalones, cazadoras, o abrigos de todos los colores y gustos, prendas que no sólo ha llevado su cantante Rob Halford sino que es extensible a todos los miembros del grupo.

Uno de los temas más escuchados del grupo es “Night Crawler”, tema que tiene un sonido más acelerado por la batería y el bajo, esto es una de las principales características más reconocibles de la evolución del género en la década de los noventa, y es que a pesar de unas guitarras afiladas esta canción proyecta su potencia especialmente a través de la sección rítmica que absorbe gran parte del protagonismo.

Beyond the Realms of Death” es una de esas típicas baladas que nos enseña el gran registro de un Rob Halford, que por aquellos años se encontraba en su primera etapa tanto como compositor como vocalista, y sin embargo nos deja claro que es uno de los mejores cantantes de su generación no sólo por su amplio registro vocal, sino que además por la intensidad de su interpretación.

Turbo Lover” es una canción que personalmente siempre me ha recordado a Queen, y es que a finales de los ochenta tanto Judas Priest como Queen tuvieron sus coqueteos con la música disco; y a pesar de que ello pudiera verse como el pecado supremo en un grupo de heavy metal, hemos de decir que los de Birmingham lograron sacar al menos un tema como este que es una auténtica maravilla, y además es una de sus canciones más populares.

Otro de esos temas más conocidos del grupo es “You’ve Got Another Thing Comin’”, canción que apareció como uno de los singles de su octavo álbum de estudio (Screaming for Vengeance), y que tiene un sonido dominado tanto por los potentes riffs como de los solos de guitarra, en donde K. K. Downing y Glenn Tipton se van dando la réplica, a la vez que demuestran su notable dominio de las seis cuerdas.

Un tema del último álbum y que conserva ese espíritu podría ser “Flame Thrower”, y es que el sonido que desprende este álbum está a la altura de los mejores trabajos de Judas Priest, y aunque parezca mentira al escucharlo por primera vez es fácil darse cuenta de que hay varios temas de una calidad realmente buena, pero en esta canción uno se reencuentra con esas guitarras chillonas que se acoplan a la perfección tanto con el resto de la sección rítmica como con la voz de Halford.

Painkiller” es uno de esos tema que a pesar de su duración se llegan a hacer incluso cortos. Estamos ante una de las canciones con el ritmo más elevado de todas las de sus discografía, y además con un sonido más duro de lo frecuente en Judas Priest, pero en la que sin embargo todo parece fluir de una manera “orgánica” y en la que nadie acapara demasiado protagonismo a pesar de los varios solos que se van sucediendo hasta llegar al final del tema.

The Hellion” y “Electric eye son dos canciones que no se entienden la una sin la otra, siendo la primera una pequeña pieza instrumental que funciona como preámbulo a la segunda. Hemos de decir que esta es una canción que tiene en el libro de George Orwell1984” una de sus más claras influencias, pero además es una de las canciones más celebradas del grupo; y en ella brillan con luz propia tanto Glenn Tipton a la guitarra, como Rob Halford, los que después de tantos años siguen siendo los pilares del grupo.

Y no podía faltar, “Breaking the Law”, que es sin ninguna duda la canción que todos asociamos cuando escuchamos el nombre de Judas Priest. Uno de esos temazos que son un éxito instantáneo, y que tanto ayudan a cimentar las carreras de los grupos que están empezando. El éxito a Priest les llegó relativamente tarde (tras seis álbumes), pero les llegó de una forma muy merecida, porque el disco en el que aparece esta canción tal vez sea el mejor de todos los que grabaron Judas Priest. “British Steel” no solo tiene una portada resultona y un single exitoso, sino que este es un álbum lleno de las canciones que supusieron esa base sobre la que los de West Bromwich construirían su carrera. Yo he escogido “Breaking the Law”, pero de verdad que hay otros temas como: “Rapid Fire”, “United” o “Living After Midnight” que perfectamente podrían estar en esta lista.

 

 

Amyl and The Sniffers

Amyl and The Sniffers.jpg

Antes de empezar a profundizar en toda la grandeza de este álbum, me gustaría aclarar que siempre tengo mis ojos puestos en Australia y todo lo que ocurre Down Under; pero este grupo lo he descubierto recientemente y tengo que decir que ya con los primeros compases me quedé realmente impresionado.

Amyl and the Sniffers es un grupo garage-punk de la ciudad de Melbourne y está formado por cuatro integrantes; en donde destaca, a pesar de la enorme calidad de los músicos, la cantante Amy Taylor. De Taylor podemos decir que con su energía, actitud, y ganas de comerse el escenario contagia un ritmo vertiginoso al resto de la banda.

Aunque parezca mentira, en pleno 2019, aún quedan bandas que parecen totalmente convencidas en que su misión es mantener con vida ese espíritu punk del pasado, y tenemos que reconocer que eso es algo encomiable. Las referencias de Amyl and the Sniffers son bastante fáciles de apreciar, desde los clásicos The Damned o The Stooges hasta The Devotchkas o Bikini Kill, sin olvidar grupos locales como Cosmic Psychos y Drunk Mums. Pero creedme cuando os digo que no hay muchos grupos en la actualidad como este.

Su primer álbum “Amyl and the Sniffers”, publicado la pasada primavera (veinticuatro de Mayo), está compuesto por once temas que en total nos dan una duración de veintinueve minutos, algo que nos muestra la habilidad de este grupo para tocar a un elevado ritmo y con una pasión que está presente desde el principio hasta el final. En este debut nos encontramos con letras que reflejan las inquietudes de los jóvenes como pueden ser la precariedad laboral o el futuro.

Con canciones directas y potentes en las que la duración media es de poco más de dos minutos, uno realmente siente que este es un disco que hay que escuchar desde el principio hasta el final. Pero también es cierto que hay algunas canciones que brillan con luz propia; una de ellas podría ser “Cup of Destiny” que es un tema que ya desde el comienzo empieza de una manera vertiginosa y nos deja un buen sólo al final del mismo. También mencionar “Some Mutts (Can’t Be Muzzled)” que perfectamente podría ser la tarjeta de visita del grupo, porque al escucharlo somos testigos de esa unión de la característica voz de Amy Taylor con las guitarras afiladas y esa batería machacona.

Pero sin duda la canción que más me ha llamado la atención de este primer lanzamiento discográfico de Amyl and the Sniffers es “Monsoon Rock”, un tema que fue con el que yo los descubrí el pasado viernes, y la verdad es que es una joya anacrónica que nos teletransporta a una época ya pasada. A decir verdad con cada nueva escucha me sorprendo nuevamente, tanto con la potencia vocal desplegada como con el trepidante ritmo de una canción que de verdad merece ser escuchada a todo volumen.

Y para finalizar, me gustaría recomendaros visitar el perfil del grupo en Bandcamp para todos los que estéis interesados en escuchar este álbum de una manera totalmente gratuita y sin anuncios. Amyl and The Sniffers es un grupo que ya han logrado dar el primer paso, pero si mantienen esta actitud y son fieles a su sonido podrán llegar a tener una carrera muy interesante; mientras tanto habrá que seguir escuchando este fantástico disco, que por lo de ahora tiene muchas papeletas para ser uno de los mejores de este 2019.

Can’t tell me no de Summer Cannibals

Summer_Cannibals
Summer Cannibals actúan en la KEXP, 26 de Julio 2019.

Hoy me gustaría dedicarle un par de líneas a un nuevo descubrimiento musical, que me parece que no están recibiendo toda la atención que se merecen con la publicación de su cuarto álbum de estudio.

Formados en Portland, Summer Cannibals es un grupo de rock en el que destacan las potentes guitarras de Cassi Blum y Jessica Boudreaux (vocalista del grupo), y en donde la sección rítmica no se queda atrás gracias a la potente batería de Devon Shirley y el bajo de Ethan Butman. Como muchos os habréis dado cuenta, el nombre del grupo es un claro homenaje a la cantante de Chicago Patti Smith.

Este disco del que me gustaría hablar lleva por título “Can’t Tell Me No”, y a pesar de que aún no he tenido mucho tiempo de escucharlo, estoy prácticamente seguro de que es uno de los mejores discos del año, y sin ninguna duda mi favorito de este 2019. Publicado el veintiocho de Junio, este disco se compone de once temas de puro Rock and Roll.

Como decía anteriormente, Summer Cannibals es un descubrimiento muy reciente para mí, pero he de confesar que es muy fácil conectar con su música, y es que de verdad que sus temas tienen un sonido muy fresco y actual, pero sin perder ni un ápice de esa potencia y energía típica de los grupos de los noventa.

Una de las canciones que más me ha impresionado es “False anthem”, este tema que abre el disco podría funcionar perfectamente como tarjeta de presentación acerca de lo que nos iremos encontrando con el paso de las canciones, un grupo con las ideas claras y que saben tocar sus instrumentos. También muy interesante el tema que da nombre a este álbum, “Can’t tell me no” con un ritmo marcado por el bajo y en el que destacan para bien los coros del estribillo que se funden entre el riff de las guitarras.

Otro aspecto a reseñar son las letras, y es que detrás del sonido de esos amplificadores a la máxima potencia se encuentra un mensaje claro y contundente en el que Jessica Boudreaux quiere trasladar una sensación de seguridad y confianza a todos los que están escuchando este disco; un disco que se volvió a hacer desde cero, en el transcurso de 24 o 48 horas, tras no quedar satisfechas con el resultado de la primera grabación. En este apartado hay dos temas como son “Start breaking” y “Spin” que demuestran las buenas habilidades compositoras de Boudreaux.

Pero si tengo que quedarme con mis dos canciones favoritas de este maravilloso “Can’t tell me no”, elijo dos canciones que casualmente fueron las dos primeras que escuché de este grupo, la primera lleva por nombre “One of many” y la otra se titula “Behave”, y se da la casualidad que estas son las dos canciones más largas del disco, y de verdad que al escucharlas se hacen cortas. De la primera me encantan esas guitarras gemelas con las que empieza la canción, y que justamente volveremos a escuchar al final de la misma, una forma perfecta de empezar y poner fin a un tema que es realmente genial. Mientras que “Behave” es un mediotiempo que va ganando velocidad y aumentando el ritmo progresivamente hasta llegar al último estribillo.

Yo quiero decir que Summer Cannibals es un grupo que de verdad se merece mucha más atención, un grupo que está haciendo las cosas bien, con un gran futuro por delante. Pero sobretodo son capaces de hacer un gran álbum como es este “Can’t tell me no”, disco que hay que escuchar desde el principio hasta el final porque de verdad que está repleto de agradables sorpresas a modo de auténticos temazos.

Hablando de: Valentina Lisitsa

11535633519-BJNI35-Q

Hoy me gustaría compartir uno de mis últimos descubrimientos musicales, pero no me refiero a que sea un descubrimiento realizado recientemente, sino que se trata de ese último gran descubrimiento que deseas compartir con todo el mundo para que todos puedan también disfrutar de esa música, así que hoy me gustaría dedicarle una entrada a Valentina Lisitsa.

Para quien no lo sepa, Lisitsa es una popular pianista procedente de la ciudad de Kiev, y que es mundialmente conocida por sus impecables interpretaciones del compositor ruso Sergei Rachmaninoff; además de haber sido capaz de darle un vuelco a su carrera gracias a la plataforma de vídeos de YouTube, trazando una parábola ascendente desde 2007, año en el que compartía su primer vídeo, hasta 2012 y su aclamado recital en el Royal Albert Hall londinense ante ocho mil espectadores.

Ahora que Valentina es reconocida por sus interpretaciones de los grandes maestros, y ha trabajado con los más prestigiosos sellos discográficos como pueden ser Decca o la Deutsche Grammophon, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Valentina está entre los más grandes pianistas de su generación, algo que demuestra la larga lista de auditorios y teatros en los que ha dado recitales ante miles de fans totalmente entregados.

Pero todos sabemos que la música es un arte que muchas veces se escapa a las palabras, y que cada persona es capaz de experimentar una pieza de música de manera completamente diferente, es por ello que quiero compartir una serie de piezas que me han ayudado a admirar cada vez más a Valentina y a apreciar su música con cada escucha.

Empezamos con, el anteriormente mencionado, Sergei Rachmaninoff, célebre compositor Ruso que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Sin duda alguna este es uno de los referentes musicales de Lisitsa, y esa admiración es algo que se puede apreciar cada vez que la escuchamos interpretando uno de sus temas. He escogido este “Prelude b minor Op. 32 No. 10 – the abyss”, porque personalmente fue mi puerta de entrada en este magnífico compositor y la forma con la que además descubrí a Valentina.

Obviamente un compositor que no puede faltar en todo el repertorio de un buen pianista que se precie es Frédéric Chopin, ya que el franco-polaco era un verdadero virtuoso del instrumento. Es por ello que me he decidido por uno de sus exquisitos Nocturnos, en concreto por el “Nocturne Op 48 No.1 en C menor”.

Otro compositor ruso del que Valentina Lisitsa ha grabado numerosas interpretaciones es, el moscovita Alexander Scriabin, quien es conocido por haber sido un gran innovador en lo referente a la música clásica. Teniendo en cuenta todo esto he seleccionado una de sus numerosas sonatas, la “Sonata No.2 Op 19” también conocida como “Sonata Fantasy”.

Otro de esos imprescindibles es el alemán, Ludwig van Beethoven, del que la interprete nacida en Kiev ha estado practicando últimamente, como puede verse en su canal de YouTube donde están alojadas tres sesiones de más de una hora y cuarto de duración , cada una, y que fueron retransmitidas en directo en su momento. Sin embargo yo me quedo con esta “Sonata #29 Op. 106” popularmente conocida como “Hammerklavier”.

Ya para concluir, y de esta forma poner el broche final a esta entrada, hemos de citar a uno de los compositores que mejor refleja ese carácter que posee la propia interprete, uno que además era considerado como uno de los mayores virtuosos del piano durante su época, me refiero a Franz Liszt. Curiosamente y a pesar que Valentina tiene una relación muy especial con los compositores rusos, en mi humilde opinión, es interpretando a Liszt cuando podemos disfrutar de la mejor Valentina, y como no soy un entendido en música he decidido dejaros dos piezas como son este “El Contrabandista” y “Totentanz” para que os deleitéis con ellas, creedme no os arrepentiréis de pasar casi media hora escuchando estas dos maravillas.

The Jam en 10 canciones

the_jam.jpg

Hoy me gustaría dedicarle una entrada al grupo The Jam, y así repasar algunas de sus canciones más emblemáticas de sus corta pero intensa carrera; en la que en un breve periodo de tiempo, de cinco años, Paul Weller y sus dos compañeros fueron capaces de producir seis álbumes que ya forman parte de la historia de la música en el Reino Unido.

Abanderando el revival mod que surgió durante la segunda mitad de los años setenta, The Jam se caracterizaban porque fueron un grupo mítico capaz de componer canciones que han perdurado en el tiempo al margen de las modas, y además consolidaron un sonido inconfundible durante el estallido punk a ambos lados del atlántico.

Pero si algo define a Paul Weller son esas letras de profundo carácter social que reflejan a la perfección la vida de la gente, con críticas contra el conservadurismo de Margaret Thatcher envueltas en composiciones brillantes, efervescentes y generalmente breves, marcadas por la exquisita voz del de Woking, y ese inconfundible bajo de Bruce Foxton. Además de esa mentalidad abierta y ansias creativas de un Weller que nunca fue muy amigo de encasillase musicalmente hablando, y fue pionero en la combinación de diferentes sonidos: rock, soul y R&B…

Así que como bien dice el título de esta entrada hoy repasamos diez canciones de The Jam que no puedes dejar de escuchar:

Empezando con uno de sus primeros grandes temas “In the city”, publicado en Abril del 77 este fue el primer single lanzado por los de Surrey, y se trata de un canto a la juventud y a la vida en la ciudad con respeto al mundo más rural. No debemos dejar de mencionar que cuando Paul Weller escribió este tema era un adolescente con algo menos de dieciocho años, lo que nos puede dar una muestra de como, ante todo, Weller destacaría a lo largo de los años por su gran habilidad como compositor.

Es eso exactamente lo que vemos, más adelante en 1979, cuando el grupo publicaba su disco más celebrado Setting sons, en donde destaca especialmente una canción que lleva por titulo “Private Hell”; en este tema nuestra protagonista, que es una ama de casa con una vida infeliz, reflexiona sobre como hubiera sido su vida de haber tomado otras decisiones en el pasado. Desgarradora e intensa, esta es una canción que realmente no recibe el reconocimiento que se merece.

Igual de desgarradora es este “Down In The Tube Station At Midnight” que trata un tema, que puede parecer bastante actual, pues relata el ataque de un grupo de skinheads a un padre de familia en el metro.

Las canciones de The Jam no suelen ser, por norma general, de carácter optimista, y eso a pesar de su sonido más calmado y de haber firmado grande baladas como este “Carnation” que es un tema de desamor que nos deja una líneas exquisitas como esta “If you gave me a fresh carnation, I would only crush its tender petals”.

Como hemos visto hasta ahora, las letras muchas veces suelen ser más importante que la música en las canciones de este grupo, pero eso no puede ocultar que estamos hablando de músicos realmente talentosos y capaces de tocar sus instrumentos, como muestra tenemos el siguiente tema “Going Underground” que fue uno de sus sencillos más populares llegando al Número 1 de los charts británicos.

Otro tema que presentan esa carácter irreverente y esa fuerza de la juventud es “‘A’ Bomb in Wardour Street”, que en dos minutos y treinta y siete segundos condensa la total decadencia del movimiento Punk.

De carácter más pausado y con un sonido más acústico es “That’s Entertainment” una de esa canciones que todo fan del grupo aprovecha para deleitarse con la voz, de un Weller que mejora con cada disco en el aspecto vocal de su interpretación.

Y para el final he dejado tres de mis canciones favoritas, todas ellas pertenecientes a su álbum Setting Sons, como por ejemplo esta “Little Boy Soldiers”; una bellista canción que recoge todo los sacrificios que hacen los soldados durante tiempo de guerra y como estas han arruinado la vida de millones jóvenes en vano.

Smithers-Jones” es las más clara muestra de que Weller es uno de los más grandes cronistas de su tiempo, reflejando a la perfección todos los extractos de la sociedad en sus canciones; en esta ocasión poniendo el foco en la desilusión de ser despedido de un empleo en el que has pasado toda la vida y justo cuando parecía que en ese momento empezabas a ser feliz.

Y me he guardado para el final “The Butterfly Collector”, que he confesar que es mi canción favorita, y me parece que resume a la perfección el sonido de The Jam, y además su letra es una auténtica maravilla llena de metáforas e imágenes que son difíciles de olvidar.

 

Jade Bird, álbum debut.

jade-bird

Jade Bird es una joven cantautora procedente de la localidad inglesa de Hexham, y a pesar de ello el genero con el que se puede asociar su música sería el de americana. Tengo que decir que algo que me ha llamado la atención de los pocos vídeos que he podido ver de Bird en YouTube es su soltura sobre el escenario, el cual es capaz de llenar con su voz y guitarra (Ver vídeo al final de la entrada).

Su álbum de debut fue publicado este año, más concretamente el pasado diecinueve de abril, y tuvo una bastante buena acogida en lo referente a las ventas, incluso llegando al Top10 de Reino Unido en su primera semana, algo bastante inusual para una persona de veintiún años. Este álbum, que lleva por título el nombre de la interprete, es una colección de doce canciones, y tiene una duración de apenas treinta y cinco minutos en la que nos encontramos con un sonido crudo y auténtico que nos muestra el potencial de esta nueva promesa de la música.

A pesar de que el carácter general del álbum desprende una energía juvenil, y una potencia tanto a nivel vocal como en los solos y punteos de guitarra; también hay espacio para canciones más reflexivas e intimistas en las que podemos apreciar ese sentimiento con el que fueron escritas. En este segundo tipo de temas destacan canciones como “Does Anybody Know” o “17“. Mientras que en representación de las canciones más animadas podemos citar “I Get No Joy” o “Going Gone“.

Como todos los grandes descubrimientos, incluso los musicales, he de reconocer que descubrí a Jade Bird de casualidad, mientras estaba buscando un concierto de Neko Case en el canal de YouTube de la emisora de radio estadounidense the Current. Explorando, encontré una PlayList que tenía todos los directos de esta emisora, y el primero que apareció fue el de esta cantante inglesa, y he de confesar que desde entonces he estado escuchando bastante su música, y me parece que es muy recomendable. Mis canciones favoritas, o mejor dicho las que más me han impresionado con estas primeras escuchas son “Uh Huh” y “Love Has All Been Done Before“.

A pesar de que es cierto que no es recomendable comparar a unos artistas con otros, me gustaría confesar que tras escuchar por primer vez a Bird, reviví aquel día que escuché por primera vez la música de Conor Oberst ya hace un par de años. También decir este es uno de los mejores discos que he podido escuchar en lo que llevamos de 2019, y me gustaría recomendárselo a todo el mundo, pero en especial a todos aquellos y aquellas que disfrutan y aprecian la buena música porque de verdad pienso que Jade Bird será un nombre que dará mucho que hablar en el futuro.

El indie español en 8 canciones.

Como se suele decir no están todos los que son, pero sí son todos los que están. En este repaso a algunos de los grupos más importantes del panorama nacional de la música independiente, hay grandes ausencias de grupos míticos como los Planetas, Lori Meyers, o grandes solistas que como Cooper o Anni B Sweet quienes han sido capaces de hacer sonar su música durante años y años, además de ser una gran influencia para las siguientes generaciones.
Así que teniendo en cuenta que el propósito de esta entrada es rendirle un sentido y merecido homenaje a esos grupos españoles, que en mi opinión me parece que son unos de los que más han destacado en los últimos años entre todos los que disfrutamos de la buena música.

El primero de los grupos de los que me gustaría hablar es Supersubmarina, y se trata de una banda que viene de Jaen, y está formada por cuatro integrantes lo que en muchas canciones ocasiona que tengamos dos guitarras sonando a la vez. Lo que más me llamó la atención la primera vez que escuché a este grupo fueron sus profundas letras y esas melodías que hacen que su sonido sea tan inconfundible. Con tres álbumes publicados, yo siempre recomiendo su primer disco “Electroviral”, y es por ello que la canción que he seleccionado es LN Granada”. Personalmente tuve la oportunidad de verlos en directo en 2016, y tengo que decir que Supersubmarina era uno de esos grupos que llenaban el escenario y que eran capaces de transmitir toda la energía a un público que estaba totalmente entregado durante sus conciertos. No quiero entrar en detalles sobre el accidente automovilístico en el que se vieron implicados los integrantes del grupo, y sólo espero que un día puedan volver a hacer música, si es lo que realmente quieren hacer.

Otro de esos grupos capitales del indie es Second, y es que durante la primera década de este siglo fueron uno de los grupos que más progresó y creció, especialmente cuando decidieron dar el siempre difícil paso de empezar a cantar y componer en castellano, algo que sucedió en su tercer disco llamado “Invisible”. De estos murcianos hay una canción que nunca podré olvidar, y lleva por título Nada te dirige, que a pesar del paso del tema sigue manteniendo un sonido actual y sigue siendo una de las canciones favoritas entre todos sus seguidores. Tengo que decir que estos murcianos siguen estando muy presentes en el panorama musical español, y tras haber publicado nueve álbumes de estudio, este verano recorrerán los festivales veraniegos más importantes para presentar su último disco publicado el año pasado.

Uno de esos artistas a los que ya le he dedicado varias entradas en este blog es Xoel López, uno de los cantantes españoles más queridos y respetados a ambos lados del atlántico, algo que consiguió precisamente con el cambio producido cuando el de A Coruña decidió firmar sus temas con su propio nombre. Pero anteriormente Xoel ya había conocido el éxito gracias a su proyecto conocido como Deluxe, una etapa que abarca ocho años de la carrera de Xoel, y en la que nos dejó cinco álbumes para el recuerdo, y sin duda alguna “Fin de un viaje infinito” es el disco que mejor define su sonido durante esta etapa y su evolución como compositor, la canción a destacar es El Amor Valiente“.

A pesar de que Christina Rosenvinge no es una cantante que haya escuchado mucho, he de reconocer que es una de esas personas que uno siempre ve en todos los carteles de los festivales musicales importantes, una persona que ha tenido una carrera dilatada en el tiempo y que en este mundo de la música ha hecho de todo, desde ser la estrella de un grupo juvenil en Álex & Christina hasta recorrerse todos los pueblos de España con su último disco. Rosenvinge es una de esas artistas de contrastes en la que tiene fans acérrimos y también hay otras personas que no soportan su siempre peculiar estilo y forma de entender la música; pero personalmente me parece que esto es algo que está cambiando, especialmente coincidiendo con la publicación de sus tres últimos álbumes de estudio, y precisamente de uno de ellos he seleccionado esta canción llamada “La tejedora” que interpretó magistralmente en el Museo Reina Sofía en una grabación para Radio3.

Otro de esos grupos que a pesar de no haber visto más que una vez en directo, me ha dejado una buena impresión por su puesta en escena y por sus canciones es Izal, este grupo originario de Madrid es probablemente el que tiene la carrera más corta de todos los presentes en esta entrada, pero sin ninguna duda es el que ha tenido la carrera más meteórica, conquistando éxitos ya desde el principio y creciendo disco a disco. Con cinco álbumes en el mercado, me gustaría poner el foco en “Copacabana”, que publicado hace cinco años presenta temazos como este tema que da nombre a este álbum y es uno de sus éxitos más celebrados por sus seguidores en casa concierto.

Son muchos los nombres que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en quien podría ser el padrino del indie español, y para muchos es el nombre de Ivan Ferreiro el que mejor representa este título honorífico. El vigués que ya había dado mucho que hablar con su primera banda, Los Piratas; causó una gran sensación con su debut como solista, y lo hizo con un disco como “Canciones para el tiempo y la distancia” que siempre aparece citado entre los mejores disco de la pasada década. A pesar de que la carrera de Ferreiro está plagada de grandes canciones, me parece muy difícil imaginar que hubiera sido si no hubiese incluido un tema como “Turnedo” en ese primer disco en solitario, esta es una de esas canciones que gusta mucho, y se trata de una canción que cuenta una bonita historia de desamor.

Otro de esos proyectos musicales que pueden servir como carta de presentación de lo que sería el panorama independiente en este país sería el de Tulsa, proyecto que nació en 2006 de la mano de Miren Iza que es cantante y compositora, y el rostro detrás de este grupo. Con seis discos publicados e incluso una nominación a los Premios Grammy es fácil pensar que en sus discos podemos encontrar material de mucha calidad, yo he seleccionado esta pieza que lleva por título “Oda al Amor Efímero” y se puede encontrar en el disco “La Calma Chicha” publicado en el año 2015.

Y para terminar con este homenaje he decidido quedarme con una canción que aparece el álbum de debut de Vetusta Morla, la canción es “La Marea”, y aunque me parece que estamos ante uno de esos grupos que no necesita presentación, intentaré hacerlo lo mejor posible para explicar porque Vetusta Morla es lo mejor que le ha pasado a la música española en los últimos veinticinco años. Los de Tres Cantos han pasado de tener que auto publicar su primer álbum, a colgar el no hay billetes en cada uno de sus conciertos y no sólo aquí sino que también en el extranjero. La banda lidera por Pucho ha conseguido un éxito que ha conquistado no sólo al público sino que también se han sabido ganar el aprecio de la crítica especializada, y esto lo han logrado porque han alcanzado un sano equilibrio entre lo que sería la “experimentación” musical y la fidelidad a un sonido que es ya una marca registrada. Personalmente he tenido la suerte de ver a Vetusta Morla en varias ocasiones, y en cada una de estas oportunidades he sido testigo de como sus canciones ganan al ser tocadas en directo, y además de como el grupo ha ido creciendo gira a gira, hasta ser probablemente uno de los mejores grupos de música independiente de la actualidad.

This Land de Gary Clark Jr.

gary-clarke-jr.jpg

A pesar de que ya le había perdido la pista, tengo que reconocer que este nuevo álbum de Gary Clark Jr. me parece uno de los mejores discos de lo que llevamos de año. Este disco llamado “This Land” es el quinto trabajo discográfico del cantante y guitarrista texano, y en el se puede apreciar algunas referencias al cambio producido en el escenario político del país.

This Land” nos ofrece la mezcla perfecta entre esas guitarras más potentes y chillonas con esos otros ritmos más lentos y pausados, un balance de estilos con el que Clark Jr. es capaz de mostrarnos su maestría a la hora de tocar la guitarra. Otro aspecto importante a destacar es ese maridaje de sonidos que podemos apreciar a lo largo de los diecisiete cortes que forman este álbum, pero siempre siendo fiel y conocedor que sus raíces están en el blues y el rock.

Al ir escuchando este “This land” por primera vez, nos encontramos con dos canciones que rápidamente nos llaman nuestra atención, siendo una de ellas la canción que le da título a este disco y la otra una canción titulada “Feelin’ Like a Million”, y es que en estas dos canciones podemos apreciar influencias y reminiscencias de otros estilos como pueden ser el rap o el reggae, respectivamente. Una combinación de sonidos que funciona muy bien combinada con los solos de guitarra.

En un disco con un carácter muy social y plagado de mensajes que nos hacen pensar y reflexionar, hay dos canciones que también merece la pena resaltar, estas son “Pearl Cadillac” y “What About Us”, siendo esta última una canción que habla sobre la gente pobre, independientemente de su color u origen. En lo musical estos dos temas se caracterizan por el sentimiento que Gary Clark Jr. transmite a la hora de ejecutar las partes instrumentales.

Una de esas canciones que nos da, justo, lo que indica su título es “Dirty Dishes Blues”, que con su sonido tradicional, y únicamente acompañado por su guitarra nos regala un blues que bien podría haber firmado BB King o Muddy Waters. Esta canción nos demuestra que muchas veces “menos es más”, pues a pesar de la poca producción de este tema, le sirve a Gary Clark Jr. para consagrarse como uno de los tres mejores guitarristas de la actualidad.

Para terminar me gustaría comentar un par de cosas sobre las dos canciones que aparecen al final del disco como Bonus Tracks, porque de verdad que son dos temas muy buenos. El primero, “Highway 71” es un tema instrumental en el que parece que la música fluye directamente del interprete al instrumento. Mientras que en “Did Dat” tenemos una canción con un ritmo más alegre y con un sonido más cerca al R&B, en la que podemos escuchar la gran voz de un Gary Clark Jr. que con esta canción le pone el broche de oro a este disco.

En definitiva este es un disco muy recomendable, que tiene un sonido muy actual y fresco, además es muy accesible para todos aquellos que nunca hayan escuchado nada de blues o rock anteriormente. Sin ninguna duda “This Land” es uno de los discos más interesantes de lo que llevamos de 2019.

2018: un año redondo

Ahora que se acerca el final del año, es momento de echar la vista atrás, y con este top 8 repasamos esos discos que sin duda alguna han marcado el año de muchos y muchas amantes de la buena música.

8 – Simulation Theory de Muse.

He de reconocer que este es un álbum que no termina de convencerme, pero que cada vez que vuelvo a él me gusta un poco más y encuentro algo nuevo que no había apreciado anteriormente, en otras palabras este es un disco que gana con cada escucha.

En Simulation Theory nos encontramos un sonido más electrónico y futurista pero alejado de su predecesor; este álbum tiene canciones que, seguramente, aumentaran su peso especifico al ser tocadas sobre un escenario, mientras que hay otras que suenan realmente bien tal y como son.

Canciones destacadas: “Blockades”, “Algorithm” y “Preasure”.

7 – With Animals de Mark Lanegan en colaboración con Duke Garwood.

With Animals es la segunda colaboración entre Lanegan y Garwood, tras una primera en 2013 que dejaba como resultado un EP llamado “Black Pudding”, pero es gracias a este álbum que podemos comprobar que Lanegan aún tiene cuerda para rato, y es que en los últimos cinco años ha publicado un total de cinco álbumes de estudio además de haber realizado varias colaboraciones con diversos artistas.

Este nuevo álbum nos ofrece la faceta más acústica y pausada del músico originario de Seattle, y en ella la voz de Mark Lanegan brilla con luz propia acompañada de una simple guitarra; la voz es el elemento principal, y es a través de esta voz tan caracterizara que se va construyendo una atmósfera intimista y envolvente.

Mis canciones favoritas son: “One Way Glass” y “Upon Doing Something Wrong”.

6 – Firepower de Judas Priest.

Cuando en el mes de marzo por fin pudimos escuchar este nuevo cd de Judas Priest al completo, fuimos muchos los que nos sorprendimos de encontrarnos con el sonido clásico de la banda liderada por Rob Halford.

La verdad es que parece que con este Firepower los fans se hayan encontrado una autentica joya, en donde tanto la música, como la voz, y las letras forman un matrimonio muy bien avenido.

En este álbum los fans del Heavy Metal se encontraran con catorce temas que son un completo derroche de riffs de guitarras afiladas, durante una hora en la que ritmo no baja en ningún momento, y en esto tiene mucho merito Richie Faulkner quien tuvo que asumir más responsabilidades tras la enfermedad de Glenn Tipton.

Canciones a destacar de estos rejuvenecidos Judas Priest son: “Spectre”, “Rising From Ruins”, y “Lightning Strike”.

5 – Art of Doubt de Metric.

Este nuevo lanzamiento discográfico de los canadienses ha sido una de las agradables sorpresas del año, y es que tras tres años de sequía los de Toronto recuperan su sonido más potente para este séptimo álbum.

Grabado en su cuartel general, los Giant Studios, en este disco nos esperan doce temas, en los que la guitarra le va comiendo cada vez más terreno a los sintetizadores; pero no podemos negar que aún están presentes reminiscencias de su anterior álbum, “Pagans in Vegas”, pero siendo justos y objetivos lo primero que uno piensa al escuchar estas canciones es que estamos ante la continuación del aclamado “Fantasies” .

Dicho todo esto, es momento de mencionar cuatro canciones que brillan con luz propia: “Now or Never Now”, “Underline the Black”, “Dressed to Suppress”, y finalmente mi favorita “Risk”.

4 – Tranquility Base Hotel & Casino de Arctic Monkeys.

Me gustaría empezar diciendo que estoy totalmente convencido de que el cambio de sonido les ha sentado muy bien a los de Alex Turner, y además parece que con este nuevo rumbo han sido capaces de traer nuevos matices a su repertorio.

Otra cosa que debemos comentar es que este es un álbum que va ganando con cada escucha, y especialmente si se hace una escucha del álbum en su totalidad.

En ocasiones como esta en la que nos es difícil descifrar que canciones pueden ser consideradas como hits o singles, lo recomendable es dejarse llevar por la música y lo que el compositor nos ha querido transmitir en cada tema.

Teniendo en cuenta todo esto, he de decir que me es muy difícil seleccionar una canción que destaque más que otra, y es por ello que me gustaría poner el spotlight en la secuencia de las últimas cuatro canciones del álbum.

3 – Dream Wife de Dream wife.

DreamWife

Que este sea un álbum homónimo nos da la primera pista sobre un grupo que para muchos, tal vez, sea un gran desconocido. Esa pista nos dice que estamos ante el debut discográfico de Dream Wife.

Dream Wife es un grupo nacido en la ciudad inglesa de Brighton, y que tiene una formación de power trio, en la que quien lleva la voz cantante es su vocalista Rakel Mjöll (nacida en Islandia), y en la que también destacan su bajista Bella Podpadec, y especialmente Alice Go a la guitarra.

Dream Wife se ha ganado un puesto en la parte noble de esta lista, gracias a una mezcla de la fuerza del punk rock de los setenta, con una vocalista que de verdad puede cantar en cualquier registro. Además de una letras llenas de ingenio y con mensaje, como se puede ver en el estribillo del tema “Somebody” que dice “I am not my body, I am somebody”.

Como, personalmente, considero que todas las canciones que vais a encontrar en este debut de Dream Wife son de 10, me gustaría recomendaros que busquéis sus dos actuaciones en la emisora de radio KEXP.

2 – High as Hope de Florence and the Machine.

flo

Uno de los nombre propios de este 2018 es el de Florence Welch, quien con su grupo Florence and the machine ha publicado High as Hope, su cuarto álbum de estudio, y uno de esos discos que aparecerán en todas las listas que repasan lo mejor del año.

Como no podía ser de otra manera, desde aquí le rendimos una incondicional pleitesía a la reina del pop británico, y también nos mostramos agradecidos de poder disfrutar de un disco tan completo y brillante como este.

Sin grandes revoluciones o excentricidades, la cantante londinense nos vuelve a sorprender con su capacidad compositora y su poderosa voz; sin olvidar la gran aportación de todos esos músicos que llenan de sentimiento cada nota que producen sus instrumentos, logrando así ese sonido tan inconfundible que es perfectamente reconocible con solo escuchar los primeros acordes de estos diez nuevos temas.

Para terminar me gustaría decir que High as Hope nos ofrece varios hits instantáneos, como pueden ser “Hunger” o “South London Forever”. Sin embargo, me parece que hay que poner el foco en tres canciones, que para mi funcionan como unidad indisoluble, me refiero a “Grace”, “Patricia” y “100 years”, que nos ofrecen la cara más intensa y emocional de Florence como compositora e interprete.

1 – Always Ascending de Franz Ferdinand.

Franz Ferdinand.jpg

Publicado en el mes de Febrero, Always Ascending es uno de esos discos que es difícil de olvidar, y que se puede escuchar en cualquier momento y cual situación. Este es un álbum que nos ofrece la mejor versión de los escoceses, y eso siempre es motivo de celebración.

Si algo transmite este álbum es ese sentimiento de reivindicarse, y además de, en cierta manera, reinventarse tras la marcha de Nick McCarthy, lo que provoco que el grupo tuviera que hacer un par de cambios en su formación, incorporaciones como las de Julian Corrie y Dino Bardot que han traído aire fresco al proceso creativo del grupo y más dinamismo (si eso era posible) a sus actuaciones en directo.

Tras las turbulencias muchos podrían pensar que este álbum sería el final de la banda liderada por Alex Kapranos, pero la respuesta de Franz Ferdinand no podía ser más contundente, y con un álbum que recupera el sonido más cañero y potente que les dio a conocer en el año 2004.

Una cosa que me encanta de este disco es que ofrece una estructura muy bien definida, y que funciona perfectamente en un disco de vinilo; me refiero a que en cada cara podemos encontrar cinco de las diez canciones que forman parte del álbum, y de ellas las cuatro primeras de cada cara son canciones con más energía y más “festivaleras”, mientras que la quinta es un medio tiempo más lento.

Para finalizar, me gustaría decir que Franz Ferdinand no sólo se merecen el honor de estar en lo más alto de esta lista por su gran álbum; sino que además este Always Ascending es un disco que funciona muy bien en directo; y no podemos olvidarnos de ese aspecto artístico que los escoceses siempre introducen en sus videoclips, como por ejemplo “Glimpse of Love” o “Feel the Love Go”.

Son todos estos factores los que me han llevado a escoger Always Ascending como el mejor disco del año, un disco del que me gustaría seleccionar canciones como “Slow Don’t Kill Me Slow”, “Huck And Jim”, o “Finally” además de las dos anteriormente citadas.

Pete Shelley in memoriam.

Pete_shelley

Ante la triste noticia del repentino fallecimiento del líder y fundador del grupo británico Buzzcocks el pasado día 6 de Diciembre, me gustaría dedicarle un par de líneas en su honor.

Como muchos sabréis la música Punk es un estilo musical que fue muy popular durante la década de los setenta, tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, y dos ciudades como Londres y Nueva York se convirtieron rápidamente en la meca de este movimiento cultural. Sin embargo en una pequeña ciudad del norte de Inglaterra, en una fría y empobrecida Manchester, empezó a desarrollarse una ferviente escena musical paralela de jóvenes músicos que terminaría por estallar a finales de los setenta y principios de los ochenta, de aquella escena salieron grupos inolvidables como Joy Division, el poeta John Cooper Clarke, o incluso The Smiths, pero también aparecieron  (desde la ciudad vecina de Bolton) unos sujetos especiales como eran Buzzcoks.

Los Buzzcocks eran especiales no sólo por sus letras que cantaban al amor no correspondido, o por su imagen siempre impecable, que se asemejaba más a la de los mods que a la de los punks. En los dos años, 1978 y 1979, publicaron tres discos que realmente son una maravilla, luego vendría una separación en los ochenta, y un digno regreso a los escenarios en los noventa, regreso que los consagró como uno de los mejores grupos en directo, pues a pesar de tener un repertorio que todo el mundo conocía de sobra, fueron capaces de ir incorporando nuevos temas con cada lanzamiento discográfico.

Como siempre repasar ahora 10 temas que me parecen imprescindibles de los Buzzcocks.

Boredom” es una de sus primeras canciones que aparece en “Spiral Scratch“, el EP que les dio a conocer, en esta primera grabación del grupo ya se pueden intuir ciertos sonidos tan típicos de la banda.

Autonomy” de su primer álbum, “Another Music in a Different Kitchen“, es un tema que es imposible pasar por alto, porque empieza con una potente batería que luego da paso a las guitarras afiladas de Diggle y Shelley. Comentar que este disco celebrará el próximo 25 de Enero, su cuarenta aniversario.

No Reply” es una de esas canciones que aborda el tema del amor no correspondido, y en ella se nos cuenta la historia del sufrimiento que esta situación le provoca a una persona que, sin éxito, intenta ponerse en contacto con su “love interest”.

What do I get?” esta canción que fue incluida en la remasterización de 1996 es una de las más populares de su repertorio, y era una canción que funcionaba muy bien en directo gracias en parte a esa gran camaradería entre el propio Pete y Steve Diggle, especialmente a la hora de hacer los coros.

Nostalgia” de su segundo álbum nos muestra a un grupo que no tenía miedo a explorar nuevos sonidos, e incluso a cambiar la estructura de sus composiciones. Esta es una canción de casi tres minutos y una letra más elaborada y profunda que las de su primer álbum.

Love is lies” firmada por Steve Diggle es una bonita canción sobre el amor, que sólo podía aparecer en un disco de un grupo con tantas y diferentes influencias como estos Buzzcocks.

Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)” esta es probablemente su canción más conocida, se podría decir que es universalmente conocida gracias al cine y la televisión; pero esto no es algo que le reste merito, ya que estamos ante uno de esos temazos que podría estar al nivel de otros himnos del Punk como son “Blitzkrieg Bop” de los Ramones, “London Calling” de los Clash o “God Save The Queen” de los Sex Pistols, y eso son palabras mayores.

Hollow Inside” de su tercer álbum, es uno de esos temas que guarda más similitud con el sonido post-punk que con el que podíamos escuchar en los primeros lanzamientos de la banda, me refiero especialmente a ese bajo machacón y la atmósfera creada por los ritmos de la batería, y un riff de guitarra que va y viene a lo largo de los casi cinco minutos de canción.

God, What Have I Done” tema correspondiente a su octavo álbum de estudio, publicado en 2006, y del que podríamos decir que es una declaración de intenciones para rescatar ese sonido de los setenta, pero incluso más potente y dominado principalmente por la guitarras, este álbum mostraba un grupo en plana forma listo para el nuevo milenio.

Y para finalizar, nada mejor que el tema que abría el último trabajo discográfico de los Buzzcocks “The Way“, este tema firmado por Pete Shelley lleva por nombre “Keep on believing”, y eso es exactamente lo que vamos a hacer aquí, seguir creyendo y apostando por la música de calidad y los grupos que como los Buzzcocks tenían algo que decir.

También me gustaría compartir dos artículos muy interesantes que he encontrado en el periódico ingles The Guardian:

Uno de ellos firmado por Suzanne Moore,

y el otro correspondiente a Alexis Petridis.