Archivo de la etiqueta: Pulitzer Prize

Descubriendo a Sylvia Plath

Sylvia Plath.jpgRecientemente he tenido la oportunidad de acercarme y descubrir la obra de una autora muy querida por los lectores y también muy respetada por la crítica (primera ganadora de un Pulitzer a título póstumo), y que está considera como una de las autoras clásicas de la literatura estadounidense, y además goza de una reputación ganada con su pequeña pero excelente producción literaria. Hablar de Sylvia Plath es muy fácil, porque a pesar de que no llegó a ser plenamente consciente de todo su éxito (murió con apenas treinta años) estamos ante una de esas escritoras especiales capaz de trascender la barreras del tiempo con un novela que se leerá por generación y generaciones.

Sin embargo, he decir que considero que Plath era ante todo poeta, y esto es algo que también se aprecia en su narrativa, su dominio y maestría del lenguaje y las palabras que hacen que el lector disfrute de cada línea que lee. En mi propósito de leer parte de la obra de la bostoniana decidí empezar por uno de sus poemarios más conocidos, “Ariel”, tengo que decir que me parece que la decisión fue la correcta ya que en esta última obra de Plath nos encontramos con poemas como: “The Night Dances”, “The Arrival of the Bee Box” y “Daddy” que realmente merecen la pena.

También me decidí a darle una oportunidad a su única novela publicada, “La campana de cristal”, esta obra de carácter semi-autobiográfico es una exploración de la vida de una joven, y que poco a poco se va sumiendo en una reflexión personal en la que se recogen su visión acerca del mundo en el que le ha tocado vivir. En esta novela de iniciación conocemos a Esther Greenwood, un personaje que nos va describiendo cómo es su vida en la gran ciudad y sus dificultades para adaptarse a ese estilo de vida, pero también veremos como la vida de Esther da un vuelco cuando ve sus sueños desaparecer y cada vez se va sintiendo más fuera de sitio y alejada del mundo. Me gustaría decir que aunque me ha encantado el libro, hay pasajes realmente duros y sobrecogedores que pueden llegar a ser difíciles de leer para algunas personas.

Y finalmente leía “Mary Ventura and the Ninth Kingdom” un pequeño cuento en el que ya vemos varias de las características más reconocibles de Plath como autora, y a pesar de que este es un pequeño relato que escribió con veinte años. La ambientación, el uso de metáforas y potentes imágenes que se quedaran grabadas en la mente del lector, hacen que este relato de apenas 50 páginas sea mucho más interesante de lo que pueda parecer en un principio. He de decir que al principio la idea de leer una historia sobre una niña que realiza un viaje sola en tren me parecía poca cosa; pero he de confesar que con Plath hasta las cosas más pequeñas tienen un matiz especial que las hacen realmente geniales, y es por ello que también podría ser recomendable leer este pequeño cuento como forma de introducirse en la obra de Plath.

Bueno esto ha sido todo por mi parte, descubrir a una autora es siempre un motivo de alegría en la vida de un lector, encontrarse con algo nuevo, especialmente en este caso con una autora tan especial y de capacidades tan excelsas para plasmar sobre el papel todos sus sentimientos y preocupaciones. Definitivamente seguiré leyendo más cosas de Sylvia Plath, e incluso es probable que le de una segunda lectura a estas obras que yo he conocido gracias a una serie de audiolibros con varias de sus obras, en los que he echado en falta algunos de sus otros poemarios como son: “Crossing the Water”, “Winter Trees” y especialmente “The Colossus”, y quien sabe tal vez algún día también le pueda dar una oportunidad a los diarios de una escritora que, sin ninguna duda, podemos decir que está entre las más grandes.

Reseña: El jilguero de Donna Tartt

The_Goldfinch-Donna_Tartt.jpg

Antes de empezar con esta reseña, me gustaría confesar que “El Jilguero” de Donna Tartt era un libro que a pesar de no tener ni idea de su trama o ambientación siempre lo tenía muy presente, especialmente desde que pude hacerme con un ejemplar propio en las navidades de 2016.

Sabiendo que el libro había sido galardonado con el Premio Pulitzer en el año 2014, y viendo su extensión de más de mil cien páginas, uno puede pensar que se trata de uno de esos tochos que tienen la cualidad de espantar a los lectores; pero con “El Jilguero” ocurre todo lo contrario, y en verdad estamos ante una historia muy popular y querida por lectores de todo el mundo.

En su tercera novela, Donna Tartt se pone en la piel de Theodore Decker, y lo hace llevándonos a una aventura continua que va desde su adolescencia hasta su vida adulta; este es un viaje que realizamos a través de sus penas, desgracias, adiciones, y obsesiones. Pero sobretodo rememorando uno de sus días más tristes, el día en que perdió a su madre en un atentado terrorista del que él pudo escapar con vida.

A pesar de que el protagonista de la novela es Theo Decker, también debemos destacar la importancia capital que juega el cuadro que aparece en la portada de la novela, que es una obra del pintor holandés Carel Fabritius llamada “El jilguero” del año 1654. El cuadro juega un papel muy importante, y además es un motivo recurrente en cada una de las cinco partes en las que se divide este libro; y sin revelar nada podemos decir que este pequeño cuadro es una de las obsesiones que perseguirán a Theo durante gran parte de su vida.

Una de las cosas que más llaman la atención acerca de Donna Tartt es su ética de trabajo, dedicando diez años a cada uno de sus libros, uno es plenamente consciente de la elección de palabras realizadas por la autora tanto a la hora de hacer una descripción, como a la hora de crear esos diálogos en los que parece que sus personajes cobren vida propia. De esta forma uno tiene la sensación de que está disfrutando de la obra de una autora única, que no tiene parangón en el panorama literario actual, y que de verdad puede ser citada como una de las mejores escritoras de su generación.

Volviendo a los personajes, me gustaría citar algunos que me parece que se quedarán conmigo durante los próximos años, estoy hablando de personajes que son clave a la hora del desenvolvimiento de la trama, así que intentaré ser lo más respetuoso posible con la misma. El primero de esos personajes es Pippa, y al igual que el propio Theo, nosotros como lectores sentimos esa fascinación que siente él hacia ella. y todo el misterio que la rodea. Luego está Boris, que es un personaje muy real, al que es imposible no tenerle un cariño especial. Y finalmente estaría Hobie que es realmente entrañable, y sirve como contrapunto a todos los excesos de Theo, una figura muy importante en la vida de nuestro protagonista. No me gustaría olvidarme de la familia Barbour y de Popchyk el perro.

Para concluir tengo que decir que me ha encantado este libro, desde el primer capítulo hasta el último. “El jilguero es un libro de mil ciento cuarenta páginas, que se lee como si de uno de trescientas veinte se tratase; la narración es perfecta en cuanto al lujo de detalles aportados por la autora, y el ritmo que varía a lo largo de la novela, siendo trepidante al comienzo y en el final, o más lento cuando estamos en Las Vegas. También me gustaría decir que tras finalizarlo, he empezado a pensar que este es mi libro favorito de entre todos los que he leído hasta la fecha, ha sido una autentica gozada poder sumergirme en el mundo de Theodore Decker, y vivir todas esas experiencias, y reflexionar acerca de esas preguntas existenciales que tan cuidadosamente ha ido plantando Donna Tartt en las páginas de su novela. Así que no queda otra que recomendar esta lectura a todos y todas los que aún no hayan leído a la escritora nacida en el estado Mississippi, y recordar que el próximo mes de Octubre se estrenará la adaptación cinematográfica de esta novela en la que participa la actriz australiana Nicole Kidman y el ídolo adolescente Ansel Elgort.

 

Planes lectores para la primavera

20180327_234423

Para hoy tengo una entrada muy especial, y no sólo por el hecho de la alegría de compartir mis planes lectores para los próximos meses de primavera, sino que además con esta entrada alcanzo el simbólico número de las cien entradas publicadas en este blog.

Así que sin más dilación empecemos con los libros que estoy actualmente leyendo y me gustaría poder finalizar antes de que termine el mes de Abril. Este es un objetivo bastante razonable, pues uno de estos dos libros es Nocturnos del escritor Kazuo Ishiguro, y el otro es La luz que no puedes ver una novela de Anthony Doerr.

Nocturnos está compuesto por cinco historias cortas que tienen como hilo conductor la música. He de confesar que a pesar de no haber leído nada de este autor inglés de origen japonés, me he quedado gratamente sorprendido con la primera historia de este libro “El Cantante melódico”, y no sólo por su exquisita prosa sino por los temas tratados. Espero poder leer alguna de sus novelas en un futuro no muy lejano.

En lo referente a La luz que no puedes ver me gustaría decir dos cosas, la primera es que me parece que es un libro muy accesible, especialmente teniendo en cuenta que trata el tema de la invasión Francesa por parte de los Alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, este es un libro que pueden leer tanto los jóvenes como personas más adultas; y también decir que me está gustando mucho el poder encontrar estos dos puntos de vista en una historia tan peculiar es como esta.

Otros libros que me gustaría leer en los próximos meses son:

Empezando por el teatro y la poesía, pues recientemente hemos celebrado tanto el Día Mundial del Teatro (27 de marzo) como el Día Mundial de la poesía (21 de Marzo). Además se da la casualidad de que la semana pasada descubrí a la joven poeta segoviana Elvira Sastre, y he pensado que la mejor forma de acercarse a su obra sería haciéndolo a través de sus poemas, el poemario que he seleccionado lleva por título “Ya Nadie Baila”.

Otro de mis objetivos es el de leer toda la obra de Yolanda Castaño, así que seguramente será durante estos meses de abril o mayo que me decida a leer “Libro de la egoísta” y “Profundidad de campo”, estos son los dos poemarios que aún tengo pendientes de la santiaguesa. Al igual que tengo pendiente El Rey Lear del dramaturgo inglés William Shakespeare.

En lo referente a la narrativa, son tres los títulos que más han llamado mi atención últimamente, estos son tres libros que tengo aparcados en mis estanterías esperando turno a ser leídos.

El primero de ellos es Nora Webster de Colm Tóibín, de este autor irlandés tengo que decir que hace ya un par de años que lo descubrí gracias a su novela Brooklyn, y desde entonces lo he tenido muy presente entre mi lista de escritores a descubrir más en profundidad.

Mientras que el segundo es un libro muy popular de un escritor que es muy querido y respetado, estoy hablando de Cien años de Soledad, del ganador del Premio Nobel en 1982 Gabriel García Márquez, y sobre esta obra de arte sólo voy a decir que tengo la sensación de que me va a ser una muy buena lectura para mí.

Y la tercera novela que me gustaría finalizar en el próximo trimestre es Cold Comfort Farm, traducido al español como “La hija de Robert Poste”, de la inglesa Stella Gibbons, autora que está considerada como una de las mejores escritoras cómicas de todos los tiempos, este sería mi segundo Gibbons ya que en 2017 leí su segunda novela Basset.

Bueno esto ha sido todo por mi parte, intentaré mantenerme dentro de mis planes, y además finalizar algún que otro audiolibro como por ejemplo el de “El Profesor” de Charlotte Brontë, el cual empecé el pasado domingo y aún no he terminado.

Top 10 autores que quiero leer en 2018

20180113_002935.jpg

Como ya hiciera el año pasado, esta es una pequeña lista de esos autores y autoras de los que me gustaría leer algo en 2018, y de esta forma descubrir su obra literaria y así además ampliar mis horizontes.

He seleccionado sólo diez nombres de escritores a los que les tengo muchas ganas, no sólo por el hecho de que se trata de una mezcla de gente joven con talento y personalidades con carreras contrastadas; sino porque también estas personas han escrito grandes libros que en mi opinión todos deberíamos al menos conocer.

De esta lista he excluido a los autores clásicos, ya que tengo preparada otra lista con esos clásicos que me gustaría leer en este año. No sé porqué durante estas dos primeras semanas del 2018 me he sorprendido a mí mismo haciendo varias listas y tomando notas en un montón de papeles.

Y me gustaría empezar con un autor que ha escrito sobre un tema que tengo que confesar que me encanta, el escritor en cuestión es el londinense Conn Iggulden, quien con su novela Tormenta nos traslada a la Inglaterra de la época de la Guerra de las Dos Rosas. Decir que este fue un suceso histórico que fue clave para definir el futuro no sólo de Inglaterra como nación, sino que también el de todo el continente europeo. Tormenta es el primero de una serie de cuatro libros que en España publica la editorial Duomo Ediciones.

Marta Sanz, la respetada autora española publicaba su última novela, Clavícula, en marzo del pasado año; y aunque yo la descubrí el pasado mes de diciembre de la mano del programa Página 2, no he tardado mucho en empezar a disfrutar de su prosa; ya que actualmente me encuentro inmerso en la lectura de Clavícula, y por lo de ahora no tengo nada más que buenas palabras. De esta autora también me llama mucho la atención su novela “Farándula” ganadora del prestigioso premio Herralde de Novela.

Como ya había comentado anteriormente, una de mis metas para este 2018 es la de seguir leyendo en inglés, y para ello tengo elegido a un autor que ya conozco y del cual ya he leído anteriormente en su propio idioma, él es Colm Tóibín, un escritor Irlandés que tiene una fuerte conexión con España ya que en su juventud residió durante varios años en Barcelona. De Tóibín he leído “Brooklyn” y ahora tengo pensado leer su novela Nora Webster.

Otro libro que cada vez que voy a la biblioteca parece que me estuviera llamando, es el de Las Luminarias de Eleanor Catton, el hecho de que una persona tan joven haya podido escribir un libro que haya gustado tanto y no sólo a los lectores sino que también a la crítica (ganador del Man Booker Prize en 2013), es algo que me dice que a pesar de sus más de ochocientas páginas este puede ser uno de esos libros que uno personalmente disfrute desde el principio y hasta el final.

Volviendo al panorama nacional, tengo que confesar que tengo muchas ganas de leer La Isla de Alice, libro que ha escrito el famoso director de cine Daniel Sánchez Arévalo (Azul Oscuro Casi Negro). A pesar de las malas críticas, me parece que sí ha llegado a ser finalista del premio Planeta con su primera novela para adultos, esta Isla de Alice puede ser un libro entretenido y que se pueda leer bien en verano, por eso de tener más tiempo para esas más de seiscientas páginas.

Dejando los tochos a un lado y con mejores críticas que el libro anteriormente mencionado, tenemos The Tidal Zone de la escocesa Sarah Moss. Hay que recordar que The Tidal Zone fue elegido entre los mejores libros del 2016 por el prestigioso periódico británico The Guardian. Esta es la historia de una familia que verá como su ordinaria vida, se ve afectada por un evento extraordinario que alterará su vida por completo; partiendo de esta base es casi imposible que uno no tenga interés por leer este libro, pero si añadimos que tal evento es que la hija ha sufrido un colapso y ha tenido que ser reanimada estando en el colegio, entonces tenemos todas las claves para el éxito. Este libro promete.

Ya comente la semana pasada que a finales de 2017 había podido disfrutar del descubrimiento literario de un autor tan conocido como es Ian McEwan, y esa grata experiencia me ha dado fuerzas para ponerme a bucear entre su extensa obra narrativa en la que destacan sus catorce novelas. Así que yo he seleccionado una para leer este año tan especial para McEwan en el que se cumplen cuarenta años de la publicación de su primera novela “The Cement Garden”, en este 2018 tengo pensado leer Ámsterdam que también está de aniversario, ya que fue originalmente publicada el uno de diciembre de 1998.

Otro de los grandes descubrimientos para mí ha sido el del fenómeno Sara Mesa, y nuevamente este descubrimiento ha sido gracias al programa Página 2 que dirige el periodista Óscar López. De esta autora andaluza ya he leído sus dos últimas publicaciones como son “Cicatriz” y “Mala Letra”, así que descendiendo en su obra me he encontrado con la novela Cuatro por Cuatro, novela que resultaba finalista en la vigésimo octava edición del Premio Herralde de Novela.

Y para terminar un título que en mi opinión ha pasado bastante desapercibido, a pesar de que su autor, William Finnegan, ganó en 2016 el premio Pulitzer en la categoria de biografía y o auotobiografía. Años Salvajes es un libro obviamente autobiográfico que recoge sus aventuras y desaventuras mientras viajaba por todo el planeta en busca de la ola perfecta. Este libro que se publicó el año pasado en España es perfecto tanto para los amantes de las olas como para aquellas personas que disfrutan de la buena literatura.