Category Archives: Reseñas literarias

Reseña: Guerra y Paz

20190711_185325.jpg

Guerra y Paz de Lev Tolstói no es uno de esos libros que uno lee por mero entretenimiento, sino que se trata de todo un desafió literario de más de mil trescientas páginas, en las que como lectores además de aprender varias y diversas lecciones sobre la vida, también descubriremos acontecimientos históricos claves en la construcción de la Europa que conocemos hoy en día.

Pero quiero aclarar que a pesar de que se puede considerar a este clásico de la literatura Rusa un desafió, la maestría del escritor nacido en Yásnaia Poliana (Rusia) nos deleita con el virtuosismo de su prosa durante toda la obra. Además he de decir que mi experiencia leyendo Guerra y paz durante los meses de Mayo y Junio fue realmente gratificante; y es que teniendo en cuenta que este mastodonte de las letras rusas está compuesto por quince partes y un epílogo la experiencia se hace muy relajada y amena. Sobretodo si tenemos en cuenta que cada parte se divide en pequeños capítulos, lo que facilita esa sensación de que cada día se han leído varios capítulos y que cada vez nos queda un poco menos para la llegar a la conclusión.

Algo a tener en cuenta antes de leer “Guerra y paz” es que durante la novela aparecen muchas partes en francés, e incluso algunas conversaciones en el idioma alemán. Es por ello que tal vez sea recomendable fijarse en si la edición tiene las notas correspondientes todas juntas al final del libro, o si las va incorporando según aparecen en el texto.

Una breve sinopsis de esta obra nos diría que esta es la historia de cuatro familias de la nobleza rusa, los Bezújov, los Bolkonski, los Kuraguin y los Rostov, quienes nos van mostrando como su mundo convulsiona ante la llegada de Napoleón y la La Grande Armée a la capital del imperio Ruso. Y en verdad aquí se encuentra el éxito de la obra de Tolstói, y se trata de esa perfecta mezcla entre los acontecimientos históricos y esos relatos estrictamente ficticios que nos ayudan a comprender plenamente como de traumático fue el hecho aquí relatado.

En este libro en el que aparecen un gran número de personajes, y en el que las tramas se van entrelazando unas con otras, hay algunos temas que resaltar por encima de otros.

El primero de ellos sería la guerra y la sangría que esta deja tanto en el pueblo Ruso como en el ejercito de Napoleón, y todas las penurias e injusticias que sufren los hombres comunes y corrientes que se ven arrastrados a estos conflictos bélicos.

Pero también se tratan temas más espirituales y religiosos, especialmente en los capítulos en los que nos encontramos a personajes como son la princesa María, Pierre a lo largo de toda la novela, y en menor medida con el príncipe Andréi que no se centra tanto en los aspectos religiosos pero sí en la búsqueda del sentido de la vida.

Sin olvidarnos del amor, ese amor que inunda la novela, y que está presente desde el principio de la misma hasta llegar al epílogo final. Pero que destaca, plenamente, en la historia de Natasha con el príncipe Andréi, en la que vemos todas las caras del amor, hasta encontrarnos, ya al final con el amor incondicional.

Y ya por último podríamos destacar el tema de las clases sociales, durante la novela nos encontramos con que nuestros protagonistas son aristócratas que pertenecen a grandes familias, ya sea de Moscú o de San Petersburgo, incluso aparecen como protagonistas dos emperadores como son Napoleón Bonaparte o Alejandro I; pero también nos encontramos con varios personajes que o son criados, o son campesinos (mujiks) que nos sirven para ver como era su forma de vida durante esta época y antes del final de la dinastía Románov.

Sin desvelar grandes aspectos de la trama, me gustaría comentar un par de cosas que me gustaron de esta novela. La primera de ellas es el personaje de Mijaíl Kutúzov, que llega a ser jefe de los ejércitos de la Rusia imperial una vez que Alejandro I decide dar un paso atrás; este es un personaje impresionante que nos presenta todas las contradicciones de la guerra y la parte más estratégica a la hora de preparara cada batalla y como esta afecta tanto al futuro de la nación como al presente del pueblo. La segunda es la historia de amor entre Sonia y Nikolái Rostov, incluyendo también como la llegada de Dólojov y la huida de Moscú afecta a estos personajes a los que uno no puede dejar de coger cariño. Y finalmente me gustaría comentar, lo bien escrita que está la escena de la muerte de Petya Rostov y como su familia, especialmente su madre, se entera de esta terrible noticia; es realmente sobrecogedor leer este pasaje e imposible no emocionarse.

A modo de conclusión me gustaría recomendar a todo el mundo este libro, y también animar a la gente para que le de una oportunidad a todos esos tochos que tienen por casa; libros que como este puede que te echen para atrás por su elevado número de paginas, pero que seguramente encierran grandes historias entre sus páginas. Guerra y paz no es una novela al uso, tiene muchos elementos de no ficción, y en ella se describen echos reales que todos conocemos, pero a pesar de ello me gustaría citar dos documentales que podrían funcionar muy bien a modo de acompañamiento, el primero sería “Napoleón. La campaña de Rusia, y el segundo es “Empire of the Tsars: Romanov Russia with Lucy Worsley” que como bien indica su título repasa varios siglos de la historia Rusa a través de sus gobernantes más conocidos.

Advertisements

Spring Wrap Up

Otro trimestre más ha pasado, y ahora le damos la bienvenida al verano, una estación en las que mucha gente se lleva libros a la playa o la piscina. Pero hoy me gustaría echar la vista atrás y comentar mis impresiones relativas a algunos de los libros que he leído en esta pasada primavera.

Cómics:

Me gustaría empezar con un cómic que me recomendó Beat Books, y que tuve la oportunidad de encontrar en la Red de Bibliotecas de Galicia. Este cómic lleva por título “Esclavos del trabajo”, y su autora y su protagonista es Daria Bogdanska. Lo que me gusta de esta historia es que es un fiel reflejo de la precariedad laboral en los países europeos, y las complicaciones que algunas minorías tienen a la hora de acceder al mercado laboral.

Cuentos:

En lo referente a las historia cortas o relatos me gustaría decir que las he aprovechado para darle la oportunidad a nuevos autores que me eran desconocidos.

De esta forma le daba una oportunidad a “El tigre” del conocido escritor suizo Joël Dicker. De Dicker había visto varios de sus libros en todas las librerías de la ciudad e incluso en los grandes almacenes; pero nunca me había terminado de llamar la atención del todo, sin embargo todo cambió cuando descubrí que el suizo había escrito un pequeño cuento ambientado en Rusia, y me decidí a darle una oportunidad a un libro que terminó convenciéndome de que tengo que leer alguna de las novelas de este escritor europeo.

No ocurrió lo mismo con Kristen Roupenian, joven escritora procedente de Estados Unidos que en este 2019 publicaba su primer libro de relatos en Español gracias al trabajo de la editorial Anagrama, así que a modo de preparación decidí buscar en la sección de short stories del New Yorker su historia “Cat Person”, y lo que no me gusto de esta historia es que me recordó mucho a “El guardián entre el centeno”; a pesar de ello considero que esta es una historia que todo el mundo debería de leer.

Novela:

En estos últimos meses mis lecturas han estado bastante salpicadas de autores nuevos para mí, y libros de viejos escritores que ya había leído con anterioridad, y esto es algo que se ve reflejado en tres de las cuatro novelas que he leído durante la primavera del 2019.

En este selecto grupo que bien podaría llamarse el “British Dream Team” he seleccionado cuatro libros de diferentes escritores, que tienen en común que todos ellos han ganado el prestigioso premio Man Booker Prize. Ellos son: Anita Brookner, Ian McEwan, Kazuo Ishiguro y Julian Barnes.

Me gustaría decir que estos autores son una gran muestra de como ha ido cambiando la literatura, y especialmente la novela, en una Inglaterra que también ha ido cambiando en las últimas décadas. También me gustaría recomendarle estos libros a todas esas personas que aún no saben que van a leer durante estas vacaciones, pues se trata de cuatro novelas cortas, y que tranquilamente se pueden leer durante estos próximos meses bajo la sombra de la sombrilla y con el sonido de las olas de fondo.

Audiolibros:

Como siempre no todo puede ser una felicidad constante, y a muchos nos ha pasado que hemos leído la sinopsis de un libro y hemos pensado “este es el libro que quiero leer”, pero al final nos hemos llevado una decepción, y eso es exactamente lo que me ocurrió con “Sabado, domingo” la última novela de Ray Loriga.

A pesar de tener una premisa bastante interesante en eso de que el tiempo es nuestro único juez, y explorar temas como la culpa o los remordimientos; Loriga consigue que uno se canse tanto de Chino, como de Gini y de nuestro narrador que son realmente  aburridos, repetitivos y previsibles. No lo recomendaría este libro a nadie, y me parece que ha sido el peor que podía haber elegido para leer por primera vez a un Loriga que, dicho sea de paso, goza de gran reputación en el panorama literario nacional.

Libros en ingles:

Estos meses también me han ayudado a recobrar viejos hábitos, como por ejemplo el de leer en la lengua de Shakespeare. Los culpables son “Alex Ferguson: My Autobiography” y “Conversations with Friends” de Sally Rooney. Estos eran dos libros a los que les tenía bastantes ganas, y la verdad es que han sido dos libros que no me han defraudado.

El primero, como bien indica su título, es un breve repaso por la carrera de Sir Alex y sus años como entrenador del Manchester United. Mientras que en “Conversations with Friends” nos encontramos con una novela actual y en la que el foco se encuentra en sus protagonistas y las relaciones que se establecen entre ellos. Me imagino que este no será el último libro que lea de Sally Rooney.

 

Y para terminar me gustaría hacer una mención especial a un libro que aún no he terminado, pero que llevo leyendo desde el pasado mes de mayo, me refiero a “Guerra y paz”. Este gran clásico de la literatura universal, que firma uno de los nombres propios de las letras Rusas como es Lev Tolstói, este es uno de esos tochos que echa a muchos lectores para atrás, ya sea por su elevado número de páginas, o por el miedo a perderse entre todos los personajes que aparecen en este libro.

Pero, si se me permite, me gustaría utilizar este pequeño espacio en Internet para fomentar la lectura de un libro que es una autentica maravilla y además una lectura muy accesible. Sus capítulos cortos, unidos a la maestría de Tolstói, hacen que uno pueda sumergirse de inmediato en una historia que poco a poco te va atrapando; y gracias a estos personajes que parecen cobrar vida, uno puede llegara sentir esas penurias y miserias del ejercito ruso en su lucha contra Napoleón. Sin olvidarnos de nuestra bonita historia de amor entre Natasha y el príncipe Andréi. En definitiva ese libro que no puedes dejar de leer.

Reseña: Un debut en la vida

9788417007447_24.jpg
A sus cuarenta años, la doctora Weiss comprendió que la literatura le había destrozado la vida.

Antes de empezar a comentar lo mucho que me ha gustado este libro, me gustaría dedicarle unas líneas a su autora, Anita Brookner. Esta londinense nacida en 1928 fue una respetada historiadora británica que además ejerció como profesora en la prestigiosa universidad de Cambridge. No fue hasta 1981 que Brookner publicó su primera novela, algo que repetiría cada año durante los siguientes diecinueve años hasta completar un total de 24 libros publicados. A pesar de que tenía cincuenta y tres años cundo publicó este “Un debut en la vida”, el éxito le llego rápidamente y en 1984 era galardonada con el Premio Booker Prize por su novela “Hotel du Lac”.

Lo primero que me gustaría decir sobre este libro es que una de las cosas que más me ha llamado la atención es lo bien construidos que están los personajes, y a decir verdad en muchos momentos parece que tomasen vida propia y quisieran salirse de las páginas. En “Un debut en la vida” nos encontramos con unos personajes muy peculiares e interesantes, especialmente todos los integrantes de la familia Weiss.

Empezando con George, el padre, quien decide vender su librería de libros raros y vive atrapado en la infelicidad que le provoca su matrimonio. Helen, la madre, es tal vez uno de esos personajes difíciles de olvidar, actriz en horas bajas y que se pasa el día en cama sin prestarle ninguna atención a su hija. Luego tenemos a Mrs. Cutler, la sirvienta, manipuladora y despreocupada de sus tareas y quehaceres. Para terminar con este reparto de personajes tenemos a la abuela, que es uno de los personajes más normales y entrañables del libro, y el que más se parece a Ruth, a quien estaba muy unida.

Ruth Weiss, nuestra narradora, es una profesora universitaria que está escribiendo un libro acerca de los personajes femeninos presentes en la obra de Balzac, mientras reflexiona sobre su propia vida. Ruth es una persona que desde joven ha encontrado en la literatura un refugio en el que buscar modelos de los cuales aprender lecciones que aplicar a su propia vida, y es por ello que ha leído a todos los grandes escritores clásicos desde Flaubert a Dickens. Esta falta de amparo y control parental durante su juventud es algo que está muy presente durante esta novela, no se trata únicamente de la soledad de Ruth durante esta etapa de su vida, en la que prácticamente su única amiga Anthea se convertirá no sólo en su consejera, sino que también en una parte fundamental de la vida de nuestra protagonista.

Siguiendo el consejo de Anthea, Ruth emprenderá un viaje que le cambiara la vida, y aceptando una beca para estudiar en Paris, decide trasladarse a Francia; en este viaje Ruth conocerá a varias personas que le harán darse cuenta de que la vida no era aquello que ella leía en sus queridos libros, y en cierta manera no será hasta que se encuentre plenamente instalada en Paris que empezará a ser ella misma, y es que lejos de la sombra de su familia es cuando realmente empieza a vivir su propia vida.

Para ir concluyendo decir que este es un libro que nos pone el foco en dos luces que se van tocando durante el transcurrir de la propia novela, por un lado tenemos la historia de Ruth y su desencanto con la vida, y por el otro la de sus padres y el fracaso de su matrimonio. Brookner que trata de manera casi magistral temas como la tristeza y la soledad, o las consecuencias de la infancia en la vida adulta, también se permite incluir escenas cómicas en donde nuestros personajes demuestran que muchas veces las cosas más graciosas le pueden ocurrir a las personas más tristes. Este es un libro muy recomendable, que perfectamente se puede leer durante un fin de semana, pues su algo más de doscientas páginas te atraparan desde ese primer párrafo que se ha convertido en una de las citas imprescindibles para todos los amantes de los libros, y que te hará querer seguir leyendo durante todo el día y toda la noche.

Reseña: Conversaciones entre amigos.

Sally Rooney.jpg

Conversations with Friends” de la escritora irlandesa Sally Rooney (Castlebar, 1991) es uno de esos libros del que todo el mundo habla, y que además de haber gustado mucho también ha sido bien recibido por la crítica especializada. La gente habla de esta novela por diferentes motivos, y realmente es un libro que merece la pena ser leído, pero en mi opinión, la gente habla tanto de este libro porque estamos ante el debut literario de una escritora joven que aún no ha llegado a la treintena.

Sally Rooney, galardonada en 2017 con varios premios literarios por parte de prestigiosos periódicos británicos como The Guardian y The sunday Times, tiene un estilo muy cercano y sencillo, pero con el que nos introduce varios temas tan diversos como son: las relaciones amorosas, la infidelidad, la culpa, las relaciones con los padres, la diferencia de clases, o como el alcoholismo.

Una cosa que me ha gustado de este “Conversations with Friends” es que ya en el primer capítulo; Rooney, nos presenta a los personajes que nos acompañaran durante toda la novela; se trata de dos parejas de un nivel sociocultural elevado de Dublín, y en la que toda la acción gira alrededor de nuestra narradora, Frances. Frances y Bobbi, son unas jóvenes estudiantes que actúan recitando poesía y que anteriormente habían sido pareja; es en uno de estos recitales en el que conocerán a Melissa y Nick que son un matrimonio más adulto, en el que ella es una fotógrafa y ensayista y él es un actor.

Otra aspecto a destacar es que es bastante fácil de leer, por ejemplo, las descripciones de Rooney son precisas y llenas de detalles lo que nos ayuda a la hora de hacer una fotografía mental de los lugares en los que se desenvuelve la acción. También me han sorprendido, gratamente, los diálogos, y es que en una historia como esta los diálogos son realmente importantes, y teniendo en cuanta que la autora nació en la década de los noventa, nos presenta conversaciones no sólo en mensajes de texto, sino que también lo hace con e-mails que son muy importantes para el devenir de la historia.

Como no quiero desvelar nada de la trama, me gustaría concluir esta reseña diciendo que es un libro que está muy bien y es muy accesible; que tiene grandes momentos, como por ejemplo el viaje a Francia; y además me parece que esos dos últimos capítulos que cierran el libro son una forma perfecta de poner el punto final a esta historia.

A modo de conclusión, me gustaría decir que estoy convencido de que este es un libro que definirá a toda una generación, pero no me refiero a una generación de lectores a los que este libro les ha cambiado la vida, estoy hablando de una nueva oleada de escritores irlandeses que tienen, en el trabajo de Sally Rooney, un buen espejo en el que mirarse.

Friday Reads!

20190405_192803.jpg

Hoy me gustaría compartir mis sensaciones con respecto a tres libros que han estado, y aún están, muy presentes en estas últimas dos semanas de lecturas, de hecho dos de ellos los finalice recientemente, y el otro aún lo esto leyendo en la actualidad. Además estoy convencido de que son novelas que se pueden leer perfectamente una tras otra, pues a pesar de que las historias no guardan ninguna relación, sí que se podría decir que tienen algunos aspectos en común.

La primera de estas novelas lleva por título “El sentido de un final” y está firmada por Julian Barnes, y como todos sabéis es uno de los libros más conocidos del escritor nacido en la ciudad inglesa de Leicester, es una novela que se puede decir que goza tanto del cariño del público como del respeto de la crítica (ganó el Man Booker Prize en 2011).

Este libro de Barnes es una pequeña novela de menos de doscientas páginas en las que nuestro protagonista, Tony webster, nos va contando su vida de joven con su grupo de amigos (especialmente Adrian), y sus primeros amores con una chica llamada Veronica Ford.

Lo que me llamó la atención de “El sentido de un final” es que con tres personajes, Barnes, es capaz de construir una historia que trata muchos temas como pueden ser: la culpa, las relaciones personales, el paso del tiempo. Además a pesar de la brevedad de esta obra, el autor es capaz de establecer muchos puentes que le permiten conectar con el lector.

Un libro que finalice el pasado sábado es “Los Restos del día” del Premio Nobel de literatura Kazuo Ishiguro, y con este libro, tengo que decir, que he visto cumplidas todas mis expectativas, y puedo afirmar que es un libro que no decepciona y que cuenta una historia que recoge mucho temas y todos tratados de una forma exquisita.

En este libro nos encontramos a tres personajes principales que están íntimamente ligados, pues uno de ellos es Lord Darlington el señor de Darlington hall, y los otros dos, Miss Keaton y Mr. Stevens, son dos criados del servicio de dicha casa.

Además hay que decir que Stevens es el narrador de la historia, y él nos va contando una serie de episodios o anécdotas de su pasado, mientras está inmerso en un viaje para visitar a Miss Keaton; y es durante estas anécdotas del pasado que Stevens va reflexionando sobre lo que significa la dignidad asociada con su trabajo, la lealtad, además de la perspectiva del paso del tiempo o la diferencia de clases sociales de la Inglaterra del periodo entreguerras.

Y por último, el libro que estoy leyendo en la actualidad, “Expiación” de Ian McEwan, y si no me equivoco este es mi quinto McEwan en menos de quince meses. Mis sensaciones tras haber leído los primeros doce capítulos no podían ser mejores, aunque tengo que confesar que los primeros dos capítulos se me hicieron bastante largos y en cierto modo algo aburridos.

Como ocurre en los otros dos libros citados en esta entrada, esta es una historia que gira alrededor de tres personajes, que en este caso son: las hermanas Tallis (Cecilia y Brioni) y Robbie Turner que es hijo de la criada y protegido de los Tallis. Aunque, en esta primera parte, también son muy importantes otros miembros de la familia Tallis que se ven envueltos en los sucesos que protagonizan nuestro trió de protagonistas.

En esta novela McEwan explora temas como las consecuencias de nuestros actos y como estas pueden afectar a nuestra realidad, la culpa, o la diferencia de clases. Todo esto es algo que se puede apreciar muy bien en el personaje de Brioni, uno de los personajes mejor construidos de todos los que podemos encontrar en la bibliografía del escritor inglés.

Para concluir me gustaría comentar brevemente algunas coincidencias entre estos tres títulos, que ya os digo que son muy recomendables para leer en cualquier momento. La primera de ella es que se trata de tres novelas publicadas en Inglaterra en los últimos 20 años. La segunda, para los más cinéfilos, decir que pueden encontrar adaptaciones cinematográficas de las tres obras aquí citadas. Tercera y última, tanto Julian Barnes, como Kazuo Ishiguro y Ian McEwan forman parte de la Generación “Granta”.

Winter Reading Wrap-Up

20190320_214612.jpg

Ahora que la primavera ya ha llegado para dar color y luz a nuestros días, me parece el momento justo para echar una mirada al pasado y repasar todas las lecturas de los últimos tres meses. Antes de empezar me gustaría comentar que este ha sido un invierno en el que a pesar del bajo número de lecturas completadas, se podría decir que ha sido bastante variado en cuanto nacionalidades y géneros narrativos, y en general he podido descubrir nuevos autores y revisitar viejos favoritos.

Poesía:

Como decía en la introducción en estos meses he tenido la oportunidad de leer a varios escritores que sé que nunca me decepcionan y que ya los cuentos entre mis favoritos, este el caso de Yolanda Castaño y Elvira Sastre, dos de los referentes de la poesía a nivel nacional.

De Yolanda Castaño leí “O Puño e a letra” un repaso a sus veinticinco años de carrera en la que la propia autora seleccionó cuarenta de sus poemas favoritos para compartirlos, no sólo con los lectores, sino que también con otros cuarenta artistas gráficos que tenían como tarea adaptar ese poema a una viñeta o ilustración, creando así el primer libro en gallego de Cómic Poetry.

De Elvira Sastre he leído “La Soledad de un cuerpo acostumbrado a la herido”, y tengo que confesar que este poemario es probablemente mi obra favorita de todas las que he leído de la Segoviana. Este es uno de esos libros en los que uno va a encontrar pedacitos de su autora, pero en los que también verá reflejos de uno mismo, y en definitiva una lectura muy recomendable para entender todo el fenómeno de Elvira Sastre.

Finalmente he leído uno de esos grandes nombres de las letras españolas, uno que tenía bastante abandonado, me refiero a Federico García Lorca, el famoso escritor granadino que también destacó en el género dramático con varias obras de teatro que ya tengo apuntadas en mi lista de pendientes. Sin embargo ahora me gustaría hablar sobre un libro que recoge dos de sus obras más populares como son “Poema del cante jondo” y “Romancero gitano”, dos poemarios que me gustaron mucho, y de los que podemos decir que son una gran forma de adentrarse en la obra de este poeta universal.

Narrativa:

La narrativa ha estado dominada por los relatos, y de hecho casi la mitad de mis lecturas han sido cuentos o historias cortas, pero también ha habido tiempo para leer una novela que se encuentra entre los libros favoritos de todos los nacidos en la década de los noventa.

La novela en cuestión es “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, la tercera entrega de la popular saga creada por J.K. Rowling, y que llevaba desde 2002 en casa esperando a ser leída. En efecto, tengo que confesar que yo también soy uno de esos adultos, arrepentidos, que están leyendo la saga de Harry Potter cuando debería haberlo leído hace años, pero de verdad que con libros como este se hace cierto eso de que “nunca es demasiado tarde”.

Otro libro que parecía que llevaba siglos en mis estanterías era “Sherlock Holmes: Las Mejores Aventuras”, un libro de relatos que recoge varias de las historias más conocidas del detective e investigador londinense, y en la que aparecen varios casos que sirvieron para cimentar la fama de Arthur Conan Doyle. Este es un libro que empecé a leer en el año 2013 y que con los años fue quedando en el olvido, hasta que un buen día decidí que tenía que darle una nueva oportunidad y terminarlo de una vez por todas. Mi veredicto es que estamos ante un buen libro, pero que es recomendable leerlo con moderación.

Otros relatos que me gustaría comentar son: “A esencia da Cidade” de la escritora gallega María Reimóndez que trata sobre el tema de la violencia de genero en las primeras relaciones; por momentos difícil de leer, pero necesario en estos tiempos. “El ruletista” del escritor rumano Mircea Cărtărescu, este es mi primer acercamiento al famoso escritor rumano, y tengo que decir que ya me he apuntado el título de varias de sus obras para leer en un futuro porque de verdad pienso que Cărtărescu tiene una forma de contar las cosas que no sólo nos atrae por su belleza sino que también por lo que cuenta. Para terminar he elegido “Sonny’s Blues” que es un relato del estadounidense James Baldwin, y para mí este ha sido otro de eso grandes descubrimientos de este 2019; esta es una historia sobre dos hermanos, en la que descubrimos un escritor capaz de describir a la perfección no sólo aquellos ambientes musicales de la época, sino que también los deseos y frustraciones de la gente joven afroamericana en la década de los cincuenta.

Novela gráfica:

Teniendo en cuenta que siempre me gusta que mis lecturas sean lo más variadas posibles, es por ello que de vez en cuando le abro la puerta tanto a cómics como a la lectura de obras de teatro; en esta ocasión además he aprovechado esta oportunidad para volver a encontrarme con una pareja de escritor y dibujante que ya conocía y apreciaba, ellos son Ed Brubaker y Sean Phillips, creadores de “Fatale” y “Criminal”.

Pero la obra de la que me gustaría hablar hoy no es una de esas dos grandes sagas que les dieron la fama, sino que se trata de uno de sus últimos proyectos y que lleva por nombre “The fade out”, en el que se nos cuenta un asesinato que tiene como protagonista a una actriz del Hollywood de los años cincuenta, y que sirve a Brubaker como pretexto para comentar la represión que sufrieron los Diez de Hollywood o la caza de brujas de Joseph McCarthy, todo ello exquisitamente ilustrado por Sean Phillips.

20190117_225314-1.jpg

 

2018: un año de grandes lecturas

books.jpg

Tras terminar un 2018 lleno de grandes libros y muy buenas lecturas hay un par de datos que me gustaría compartir, estos son datos referentes a esos libros y que aportan conclusiones muy interesantes, por ejemplo, estas lecturas han sido mucho más “internacionales” que en el pasado, con un total de 17 nacionalidades diferentes, además este año he leído el mismo número de libros escritos por autores que por autoras.

A pesar de que uno de mis deseos para 2018 era el de activamente leer los libros que ya tenía por casa, he de confesar que he terminado haciendo justamente todo lo contrario, y es que casi todas mis lecturas han sido nuevos descubrimientos de autores que me he ido “encontrando” en la biblioteca municipal.

Para esta entrada, siempre tan especial, he seleccionado un total de dieciocho títulos, en los que hay un poco de todo, y es debido a esto que he decidido agrupar los dieciocho títulos en cuatro grandes categorías que pueden ayudarnos a entender como ha sido este año lector.

Literatura en Gallego:

Y vamos a empezar este repaso con los escritores gallegos, o mejor dicho escritoras pues los tres nombres más destacados de este año corresponden a tres escritoras de la misma generación, me refiero a Emma Pedreira (A Coruña, 1978), Yolanda Castaño (Santiago 1977) y María Reimóndez (Lugo 1975).

De Pedreira leí “Bibliópatas e fobólogos” un libro de narrativa que reúne varios relatos y micro-relatos que giran en torno a los libros, los lectores, el lenguaje, y que podría decirse que juega con la retranca y los dobles sentidos; en definitiva un libro muy divertido para leer durante un fin de semana, y una muy buena forma de descubrir la obra de la coruñesa.

Mientras que en este año en el que Yolanda Castaño publicaba un nuevo libro, el primero de Cómic Poetry publicado en Gallego, yo aprovechaba para terminar de leer los dos poemarios que me faltaban para completar su obra poética, y de la cual me gustaría destacar el siguiente titulo, “Profundidade de campo”, uno de los mejores libros de poesía que he leído este año.

Y para terminar este bloque de literatura galega lo hacemos con la autora de la que más libros he leído este año, María Reimóndez, de quien he leído cuatro poemarios; y de entre esos cuatro me voy a quedar con el primero que leí, “Galicia en Bus” una novedad del pasado marzo que tenía muchas ganas de leer, y además me permitió conocer a una autora muy interesante.

Cuentos, poesía y teatro:

Empezando con el teatro y uno de los nombres propios de la literatura universal, Oscar Wilde, del irlandés he elido “El abanico de Lady Windermere”, una divertida obra de teatro que trata sobre las sospechas de Lady Windermere de que su marido puede estar manteniendo una relación con otra mujer, y sus disparatados intentos para descubrir si esto es real. Wilde nos deleita con unos profundos e ingeniosos diálogos sobre la naturaleza de las personas y las relaciones.

Ya nadie baila” de la poeta segoviana Elvira Sastre fue otro descubrimiento para mi, pero en esta ocasión se trata de uno que ha dejado un sabor especial, y es que Sastre no es sólo la escritora del momentos, sino que es una de esas personas que siempre tiene algo interesante que decir; este “Ya nadie baila” fue el primero de sus tres libros que he leído el año pasado, y ahora, en 2019, me gustaría completar toda su bibliografía. Además me parece que este año tiene preparada su primera novela.

En lo referente a los libros de relatos tengo tres títulos que me gustaría destacar; empezando por el más corto de los tres libros “The Missing Girl” de Shirley Jackson, esta pequeña selección de tres relatos de la escritora californiana es una perfecta carta de presentación a una autora que me ha recordado mucho a Roald Dalh, pues sus historias son muy intrigantes y siempre tienen un giro que como lector no te lo esperas.

Mientras que en “Mala letra” de Sara Mesa se abordan temas más realistas, y que tienen que ver con los sentimientos y las personas, y ciertamente la escritora andaluza lo hace de forma magistral en estos once cuentos, en los que vuelven a aparecer temas recurrentes como son la culpa o la falta de libertad.

En el caso de “Nocturnos” de Kazuo Ishiguro el hilo conductor es la música, y también como la realidad se ha cruzado ante los sueños de sus protagonistas, este es el primer acercamiento que he tenido a la obra del escritor británico, y sin ninguna duda estamos ante un libro que nos invita a repetir y leer más a Ishiguro.

Clásicos y clásicos modernos:

2018 no ha sido un año de muchos clásicos para mi, pero sí que ha habido varios buenos clásicos durante el año. Año que empecé con el audiolibro de “Animal Farm”, obra de George Orwen, y narrado de manera espléndida por el actor británico Bill Nighy. También hubo un libro clásico en el último trimestre del año, en Octubre le toco el turno a “Villette” obra de Charlotte Brontë, autora muy popular durante la época victoriana, y que se encuentra entre mis cinco escritores favoritos.

Durante el año también hubo otros libros que perfectamente podrían entrar dentro de esa definición de “clásico”, como son: “El Silmarillion” un clásico de la fantasía escrito por J. R. R. Tolkien, o “Cien años de Soledad” del premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, un clásico de la literatura latinoamericana. Estas dos lecturas fueron de lo más destacado de mi año lector, y es que estamos hablando de dos de esos libros que uno desearía poder volver a leer, ya sea por su historia o por la calidad de su prosa.

Ficción contemporánea:

Para terminar me gustaría hacerlo repasando esas novelas publicadas más recientemente, y que realmente supusieron un gran porcentaje de todo lo que leí en 2018, además estos son seis nuevos nombres, de cuatro escritores y dos autoras de los que me gustaría leer todos los libros que han publicado.

Los dos primeros libros de los que me gustaría hablar son “Amsterdam” de Ian McEwan, y “El ruido del tiempo” de su compatriota, Julian Barnes. A pesar de que estos libros son muy distintos, los dos tienen en común que son historias donde los personajes son muy importantes, y en este aspecto tan importante se han enfocado estos dos mastodontes de las letras inglesas, en dar vida a personajes (Clive y Vernon en “Amsterdam“, y Dmitri Shostakóvich en “El ruido del tiempo“) con los que es fácil empatizar, y que nos irán lanzando diversas preguntas durante el avance de nuestra lectura.

Algo similar ocurre con “Un hombre en la oscuridad” de Paul Auster, aunque esta es una novela más experimental en su forma, y que puede parecer poco accesible al lector en sus primeros capítulos, pero sin embargo se va convirtiendo en una novela más familiar en la que nuestro protagonista nos ira contado cosas sobre su vida.

El crimen del conde Neville” de la escritora de origen Belga, Amélie Nothomb, reinterpreta la clásica obra de Oscar Wilde “El crimen de Lord Arthur Savile“, y lo hace con ese agudo ingenio y sentido del humor que caracterizaba la obra del escritor irlandés; en definitiva este es un libro corto, pero muy divertido, que puede ser una buena recomendación para todos aquellos que no conozcan a la escritora belga.

Otro de esos libros que deberías de leer para empezar con su autor, es “Asesinos sin rostro” de Henning Mankell, y es que esta novela del genio de la novela negra nórdica es la primera entrega de la serie del inspector Wallander, además se trata de un libro que es bastante adictivo, y que aborda diferentes conflictos como puede ser: el envejecer sin compañía, las relaciones personales, la inmigración, o el abandono del mundo rural.

Y para terminar lo hacemos con el que ha sido el mejor libro del 2018, y no podía ser otro que “La Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey” de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows, una lectura de esas que te acompañaran para siempre, no sólo por la historia que encierra sus páginas, sino que además por lo bien narrada que está, y sin olvidar a sus personajes que parecen cobrar vida a medida que los vamos conociendo; no tengo mucho más que decir, pero espero que todos y todas le deis una oportunidad a este libro.

Autumn Wrap Up

 

Como ocurre cada vez que ponemos fin a cada una de las cuatro estaciones del año, me gusta echar la vista atrás para repasar los libros leídos durante ese periodo de tiempo, y además rememorar esas historias que han marcado estos meses ya pasados.

Poesía en Galego:

Cambiando un poco el esquema, en esta ocasión me gustaría empezar con la poesía, y lo hacemos de la mano de tres autoras actuales que se podrían encuadrar dentro de la “Xeración dos 90”, ellas son María Reimóndez, María do Cebreiro y Emma Pedreira. De estas tres autoras podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que forman parte de una de las mejores generaciones de poetas de la historia de la literatura Galega.

De Reimóndez he leído un total de cuatro poemarios, de los cinco que tiene publicados, y aunque todos me han gustado mucho, justamente han sido el primero y el ultimo los que más me han impresionado. De “Galicia en bus” tengo que decir que me sirvió para volver a mi infancia, y es que es un poemario que evoca sentimientos muy propios de la idiosincrasia gallega. Mientras que en “Moda galega” y “Moda galega reloaded” el tono es más crítico, y los temas tratados van desde la propia industria textil y la moda, la crisis económica, el patriarcado, o el consumismo.

Mientras que de Emma Pedreira sólo he leído un libro, pero en este caso se trata de una novedad editorial que lleva por nombre “Antídoto”, y está publicado por Alvarellos Editora. Cabe destacar que en este poemario se incluye el mejor poema del mundo de 2017, además con él la autora ganó el Premio de poesía Concello de Vilalba. Actualmente me encuentro leyendo una colección de relatos de esta escritora coruñesa que se titula “Bibliópatas e fobólogos”.

O deserto” de María do Cebreiro ha sido una desafortunada elección a la hora de empezar a descubrir a esta autora que destaca tanto por su producción poética como ensayística; sin embargo no pienso tirar la toalla, y en el futuro me gustaría leer otras de sus obras como por ejemplo: “As terceiras mulleres”, “Os hemisferios”, y “Non son de aquí”.

Novela:

Cuatro son las novelas que he finalizado en estos meses de otoño, y con todas ellas he disfrutado un montón.

Especialmente en el caso de la primera, y única, lectura del mes Octubre, lectura que correspondía a una obra firmada por Charlotte Brontë, y titulada “Villette”. Personalmente no sé si esta novela es la mejor de todas las que escribió Charlotte, pero sí que os puedo garantizar que en ella encontrareis todo lo que uno puede esperar de una novela de las hermanas Brontë, como son: unos exquisitos diálogos, personajes que parecen cobrar vida, o dilemas morales que harán que nosotros los lectores terminemos pensando y “viviendo” lo que ocurre en las páginas de la novela.

Otros personajes que también fascinaran al lector son Marie-Laure y Werner Pfennig, de la novela ganadora del premio Pulitzer de 2015 “La luz que no puedes ver”, del escritor estadounidense Anthony Doerr. Personalmente no suelo consumir ni novelas ni películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, pero con esta historia a dos voces que nos plantea Doerr, ciertamente merece la pena hacer una excepción.

Cumpliendo la tradición, en estos meses otoñales también he leído algo de Ian McEwan, y es que el británico ha sido todo un descubrimiento para mí en este 2018, año en el que he leído cuatro títulos de su extensa bibliografía. En esta ocasión se trata de “En las nubes” una novela o colección de relatos que giran en torno de la vida de Peter Fortune, un personaje singular con el que tenemos garantizadas las carcajadas.

Y para finalizar, una vuelta a mis orígenes lectores, en este regreso al frio de la mano del escritor sueco Henning Mankell. Tengo que confesar que la novela negra siempre será mi primer amor, y esto es debido en gran parte a la saga Millennium de Stieg Larsson, escritor que me permitió descubrir un sinfín de autores nórdicos, y de entre todos ellos el nombre de Mankell era el que más me llamaba la atención. Con este “Asesinos sin rostro” saldo mi deuda con el de Estocolmo, pues este era un libro que llevaba un par de navidades en mis estanterías, y además lo hago con un sentimiento de alegría por haber descubierto al inspector Wallander y volver a recobrar mi amor por la novela policiaca.

Cómic:

Un único título en esta categoría, y además se trata de una novela gráfica que se basa en un relato de Tolstoi. “¿Cuánta tierra necesita un hombre?” del francés Martin Veyron es una manera diferente de acercarse a la obra del genio de la literatura Rusa que fue Tolstoi. Pero no podemos negar que esta novela gráfica es muy recomendable tanto para los amantes de las historietas, como para esos lectores que buscan salir de su zona de confort explorando el formato cómic.

 

20181110_002010-1.jpg
Poema de María Reimóndez, incluido en “Galicia en Bus”.

End of the year TBR

TBR.jpg

Ahora que, inevitablemente, nos acercamos al final del año, apenas quedan dos semanas para llegar a Diciembre, es buen momento para pensar en que lecturas queremos realizar en estos días. Como todos sabemos, hay gente que emplea este tiempo para completar desafíos personales establecidos a comienzos de año, por ejemplo leer el mismo numero de autores que de autoras. Mientras que también hay gente, que contagiada por el espíritu navideño, aprovecha estas semanas para leer libros relacionados o ambientados en estas fechas tan señaladas, un ejemplo sería leer los “Cuentos de Navidad” de Dickens.

Obviamente llevar a cabo estos objetivos, significa que uno es un lector concienciado con sus propósitos, y también responsable a la hora de cumplir lo que se propone. Sin embargo, no creo que esas características puedan aplicarse a un servidor; siempre he defendido que tiene que haber tiempo para todo, y también en lo relacionado con la lectura, es por ello que durante estas semanas seguiré leyendo lo mismo que he estado leyendo hasta la fecha, y eso es una mezcla de los libros que tengo en mis estanterías y alguna que otra novedad interesante que encuentre en la biblioteca.

Los libros que he seleccionado son los siguientes:

Novela gráfica:

Es cierto que no suelo acercarme mucho a este tipo de narrativa, nunca he sido muy aficionado a leer ni cómics ni viñetas, pero desde hace unos años intento leer al menos un par cada año.

Es por ello que cuando me encontré con esta novela gráfica, en la que Martin Veyron nos pone en viñetas este maravilloso relato del maestro Tolstói, no me pude resistir. La historia no me es desconocida del todo, pero no recuerdo el haberla leído al completo, además me parece que nunca es más momento para reflexionar sobre lo que Tolstói nos propone en “¿Cuánta tierra necesita un hombre?”.

Mientras que “Dublinés” de Alfonso Zapico, repasa la vida de James Joyce, unos de los grandes escritores nacidos en tierras irlandesas; cabe destacar que el asturiano ganó con esta obra el Premio Nacional de Cómic en 2012.

Poesía en galego:

Como ya suele ser costumbre la mayoría de la poesía que leo está escrita en la lengua de Rosalía, y es que me parece que en Galicia tenemos muy grandes poetas y poetisas, es por ello que he seleccionado tres obras firmadas por tres de esos nombres propios de las letras galegas.

Empezando con la santiaguesa, María do Cebreiro, y sus poemario “O deserto”. Curiosamente, fue gracias a una charla sobre Rosalía de Castro, que se puede encontrar en el canal de YouTube de Biblioteca Nacional de España, que descubrí a María do Cebreiro.

Un libro al que le tengo muchas ganas es este “Galicia en bus”; y es que si hay algo que asocio a nuestra tierra es el bus y sus marquesinas. De María Reimóndez tampoco he leído nada, pero si no estoy equivocado, me parece que la luguesa ganó el año pasado el Premio  Johán Carballeira con este poemario.

Y finalmente, “Antídoto” de Emma Pedreira; que también supondrá otro descubrimiento para mí, pues será mi primera aproximación a la obra literaria de la escritora coruñesa, quien además, también escribe narrativa.

Novela:

Empezamos con “La luz que no puedes ver”, este es un libro que empecé a leer en los meses de verano, y aún sigue acompañándome. He leído algo más de la mitad del libro, y puedo decir que la historia me gusta, pero lo que no me convence es lo de ir cambiando de narrador con cada capítulo. De todas formas me gustaría llegar al final de la historia y así poder saber que ha pasado con estos personajes.

Seguimos con uno de mis primeros amores literarios como fue la novela policíaca, pero siendo justo he de confesar que llevo algunos años sin acercarme a este genero que tantos momentos de emoción me ha dado en un pasado no tan lejano. Para solucionarlo me encomiendo a uno de los nombre propios de la literatura sueca, Henning Mankell, y de él he escogido una novela muy especial, “Asesinos sin rostro” que corresponde al primer libro de la saga del inspector Kurt Wallander.

No podía faltar algo escrito en la lengua de Shakespeare, y nada mejor que una novela actual (2016), como esta de Sarah Moss que lleva por título “The Tidal Zone”. Este libro presenta una trama llena de suspense e intriga para el lector, y que nos promete hacernos replantear nuestra forma de vida, nuestros miedos, obsesiones y sueños.

Tampoco podía faltar en esta lista Ian McEwan, y es que este escritor inglés se ha convertido en mi gran descubrimiento de este 2018, y de él he leído al menos un libro en cada una de las estaciones de este año; así que en estos días de otoño y castañas, me gustaría leer esta novela corta titulada “En las nubes”. Estoy seguro de que no me decepcionará.

Esto es todo, y como se puede ver hay bastante variedad; tal vez falta algo de teatro, pero seguro que en navidad cae algo de Shakespeare.

Villette de Charlotte Brontë.

20181101_015922.jpg

Para empezar este mes de noviembre he decidido escribir una reseña sobre mi ultima lectura del anterior mes, Villette, este es un libro que he disfrutado mucho y me parece que tiene muchas cosas para compartir.

Villette, publicado en 1853, es la última novela que escribió Charlotte Brontë, y es la tercera de un total de cuatro obras publicadas por la escritora inglesa, cabe destacar que en esta obra reencontramos temas que se podrían calificar como recurrentes en la obra de Charlotte, sin olvidar ese estilo de narración en primera persona que ya aparecía en su obra más famosa “Jane Eyre”.

La protagonista de Villette es Lucy Snowe, una mujer joven que trabaja como profesora de inglés en el colegio de Madame Beck, colegio al que ha llegado tras abandonar Inglaterra en búsqueda de una vida mejor; esta es una medida desesperada con la que nuestra protagonista busca encontrar un empleo que la ayude a ganarse la vida, y poder vivir de forma independiente de los pocos familiares o amigos que ha dejado en las islas.

El hecho de que Lucy Snowe sea huérfana, y no posea parientes que la puedan ayudar, es algo que marcará el carácter de este personaje. Especialmente si tenemos en cuenta que nuestra protagonista se marcha a la ciudad de Villette, un lugar desconocido para ella en donde tendrá que empezar de cero. Todo esto acabará provocando un efecto negativo en Lucy, quien al verse sola durante el periodo estival, llegará a sufrir un colapso nervioso, que, muy hábilmente, Charlotte Brontë utiliza para finalizar la primera parte del libro.

Tras una primera parte que sirve como introducción de los personajes, y que nos ayuda a conocer un poco más la vida de Lucy antes de tomar la decisión de dejar Inglaterra. En la segunda parte empezamos a ver como Lucy se va recuperando, en parte, gracias al descubrimiento de que su madrina también se había mudado al continente junto con su hijo; el hecho de tener a sus familiares cerca le dará nuevos motivos para vivir, y revolucionara su vida por completo.

Mientras que en la tercera y ultima parte, los familiares ocupan un papel menos importante, pues es durante este tiempo en el que vemos como Lucy se va convirtiendo en una profesora cada vez más integrada en la escuela de Madame Beck, y como empieza a surgir una amistad con otro de los profesores, Monsieur Paul Emanuel.

Temas que se tratan en esta novela son: la religión, especialmente el conflicto entre católicos (los habitantes de Villette) y protestantes (Lucy Snowe); el trabajo y la realización personal a través del mismo; la soledad y la depresión; el amor no correspondido; y las diferencias de clases en la época victoriana.

Muchos son los que tras leer Villette han trazado paralelismos con la propia vida de Charlotte Brontë, y los años que la escritora paso en Bruselas, lugar que le sirvió como inspiración para crear el reino de Labassecour, donde se encuentra la ciudad de Villette. Pero también es cierto que durante toda la novela se respira un ambiente misterioso, ya sea por la poca fiabilidad que presenta el personaje de Lucy Snowe como narradora, o por los elementos góticos que introduce de forma casual Charlotte Brontë en varios capítulos y que al final tienen una explicación bastante convincente para el lector.

Para concluir me remitiré a una cita de la gran George Eliot, quien recomendaba la lectura de Villette diciendo, “Villette is a still more wonderful book than Jane Eyre. There is something almost preternatural in its power.“. Obviamente, yo también recomiendo su lectura, pues en esta historia uno es capaz de llegar a ver el mundo con los ojos de un personaje tan singular y espacial como es Lucy Snowe. También me gustaría decir que a pesar de que la primera parte me pareció un poco extensa de más, al final ha sido la que más me ha gustado. Igualmente, tampoco podemos negar que el libro gana mucho con la aparición de Monsieur Paul Emanuel como personaje protagonista, regalándonos grandes momentos con Lucy, en el que los dos reflexionan sobre varios temas en unos diálogos que son realmente exquisitos.