Archivo de la etiqueta: Victorian literature

Reseña: Hijas y esposas de Elizabeth Gaskell

IMG_20200504_132817

Jugar sobre seguro, siempre suele ofrecer buenos resultados, y es algo que también suele ocurrir cuando leemos un libro de un autor ya conocido. Es por ello que cuando decidí que iba a dedicar todo el mes de Abril a leer “Hijas y esposas” de Elizabeth Gaskell estaba convencido de que sería una gran lectura.

Obviamente la Elizabeth Gaskell que publicó “Norte y Sur” en 1955, era una escritora muy diferente de la que en Agosto de 1964 empezó a publicar “Hijas y esposas” de forma periódica en la revista literaria The Cornhill Magazine; digo empezó, porque es muy importante tener presente que Gaskell no pudo ver esta última obra publicada ya que murió antes de finalizarla.

Hijas y esposas” es una novela en la que se nos cuenta la juventud y primeros años de Molly Gibson, una joven huérfana de madre que vive con su padre, el doctor Gibson, en la pequeña localidad de Hollingford. Teniendo todo esto en cuenta el señor Gibson decidirá buscar una situación más ventajosa para su hija, y lo hará mediante un segundo matrimonio con una conocida institutriz que además tiene una hija de la misma edad que Molly. A partir de aquí la historia se vuelve más interesante, gracias a la presencia de dos jóvenes vecinos como son los hermanos Osborne y Roger Hamley.

Como se puede apreciar estamos ante una novela coral, en la que la autora nos presenta un amplio grupo de personajes que enriquecen la historia con sus opiniones y forma de ser, además de que todos ellos irán evolucionando y cambiando a lo largo de la novela. Otro aspecto de esta novela que hay que remarcar es el hecho de que esté inconclusa, y me gustaría aprovechar para decir que ésto no supone ningún problema para el lector en ningún momento.

En “Hijas y esposas” Elizabeth Gaskell trata diversos temas como pueden ser: las diferencias entre las clases sociales; las decisiones que uno tiene que tomar en la vida; la importancia de la familia; el papel de las mujeres en la sociedad; y también hay que mencionar el exquisito trato que hace la autora inglesa sobre el siempre complejo tema de el duelo y la muerte.

También me gustaría señalar que me ha gustado mucho el contraste de personajes que se establece entre Molly Gibson y su hermana Cynthia Kirkpatrick, y el hecho de que a pesar de sus diferencias se complementan muy bien y entre ellas existe una relación de amistad muy fuerte y entrañable.

Para terminar quiero recomendar “Hijas y esposas” a todo el mundo, es una historia llena de personajes inolvidable, tramas que enganchan al lector, y sobre todo se trata de una de esas historias que a pesar de sus más de sentencias cincuenta páginas va ganando cada vez que nos acercamos al final.

Reseña: La inquilina de Wildfell Hall de Anne Brontë

 

The Tenant of Wildfell Hall- Spanish Cover

Como muchos ya sabréis en este año se celebra el doscientos aniversario del nacimiento de Anne Brontë (1820-1849), la menor de las tres hermanas novelistas victorianas; autoras de las que he podido disfrutar de la lectura de todas sus novelas publicadas, todas ellas muy recomendables; pero hoy me gustaría poner especial atención en esta gran obra publicada en 1848 por Anne, y que es la segunda de las dos novelas que publicó antes de dejarnos a la temprana edad de 29 años.

Al hablar de “La inquilina de Wildfell Hall” debemos decir que se trata de una obra que ha resistido muy bien al paso del tiempo, y es que los temas tratados siguen estando muy vigentes y presentes en nuestra sociedad. Pero por desgracia también tenemos que comentar que esta es una obra que durante años no recibió toda la atención que se merecía, estando siempre a la sombra de “Cumbres Borrascosas” y “Jane Eyre” novelas escritas por sus hermanas; una atención que Anne ha visto de sobra recompensada gracias a que el tiempo siempre pone a cada uno en su sitio, en este caso dejando a la menor de las Brontë entre los grandes nombres de la literatura inglesa del siglo XIX.

Los personajes, sus dilemas morales, las situaciones a las que se ven sometidos, y sobre todo su forma de actuar y de entender la vida es algo que me dejó totalmente fascinado mientras leía esta novela. El personaje de Helen es realmente brillante, y la evolución que tiene a lo largo de la historia es algo que como lectores sólo podemos disfrutar y aplaudir. Lo mismo podríamos decir que ocurre, pero en menor medida, en el caso de nuestro narrador, Gilbert Markham, que sufrirá diversos cambios en su forma de ser a medida que va conociendo a Helen.

Temas que se tratan en la novela de Anne Brontë podrían ser: el matrimonio y la maternidad, el alcoholismo y la depravación de las clases más altas de la sociedad, los malos tratos contra la mujer ejemplificados en la figura de Helen, la mujer como artista y sus dificultades para poder ser reconocidas por su trabajo, y también tiene una gran importancia la religión.

Pero la grandeza de este libro también reside en la gran capacidad narrativa de su autora, quien decide empezar a contarnos una historia ambientada en una localización, para poder luego narrarnos la historia de Helen a través de unos diarios que nos revelan la trama principal de la novela. La novela está narrada de tal forma que uno va haciendo diversos descubrimientos con el trascurrir de la lectura, y de tal forma que uno se siente totalmente inmerso en la historia.

Para concluir me gustaría decir que “La inquilina de Wildfell Hall” de Anne Brontë es uno de esos grandes clásicos de la literatura europea, pero que además se lee como un texto muy cercano del que aún podemos aprender muchas cosas, y que al tratar tantos temas nos deja un fiel reflejo de la sociedad de la época. En mi humilde opinión, y tras haber leído todas las novelas de las hermanas Brontë puedo decir que La inquilina de Wildfell Hall está en mi Top 5 de obras firmadas por las tres hermanas. Esto ha sido todo por mi parte, y espero que le podáis dar una oportunidad a esta gran historia.

 

 

 

 

Reseña: Silas Marner

George Eliot

Esta novela publicada en 1861 por Mary Ann Evans (bajo el pseudónimo de George Eliot) es el segundo libro que he leído durante este mes para el Victober, y además también es el segundo libro que he leído de la autora inglesa. A pesar de que no estamos ante una obra de muchas páginas, Evans nos demuestra que se pueden contar muchas cosas, y tratar muchos temas, si de verdad se posee ese indudable talento narrativo que tenía la de Nuneaton.

Antes de nada me gustaría confesar que tras leer el argumento de esta novela, mis expectativas no eran muy positivas; y es que es muy difícil que una novela que tiene como protagonista a un hombre que es descrito como “solitario” “huraño” y “desdichado” me consiga emocionar; tampoco lo hizo el hecho de que la novela gire alrededor del momento en que Silas se encuentra en su casa con una niña abandonada a la que termina adoptando. Pero siendo sinceros la novela no tiene como tema central este, ni es Silas su personaje más importante.

La historia arranca cuando Silas es falsamente acusado de un robo (planeado y ejecutado por su mejor amigo), y la novela se centra en explicarnos como un solo evento tan traumático como éste puede afectar a la vida de una persona, y es que tras la acusación Silas se ve obligado a abandonar su comunidad e instalarse en un pueblo llamado Raveloe, en su nueva vida ya no hay cabida para las relaciones sociales, así que este vacío Silas lo llena con su trabajo y el dinero que gana con su telar.

A la par transcurre la historia de dos hermanos, que según mi humilde opinión son los verdaderos protagonistas de la historia, ellos son Godfrey y Dunsey Cass, hijos de un terrateniente que espera que sus hijos puedan casarse bien. Sin embargo, la codicia de uno y los secretos de otro hace que los hermanos Cass acaparen mucha parte de la narración, de tal forma que su historia terminará por cruzarse con la de Silas de una forma totalmente inimaginable y dramática.

Es innegable que en esta novela se recogen varios de los temas más populares de la época victoriana, como puede ser la importancia del trabajo, pero también ese sentimiento religioso que está tan presente en toda la obra. Pero también podríamos citar otros como pueden ser el individuo frente a la comunidad, el vicio contra la disciplina, las diferencias de clase, y también la industrialización.

Para concluir tengo que decir que he disfrutado mucho leyendo “Silar Marner”, además me parece una de las mejores novelas de la época Victoriana que he leído; y tras este segundo acercamiento a la obra de Mary Ann Evans, estoy seguro de que volveré a leer más libros de esta autora.

Victober llega a su fin

Escribo esta nueva entrada a modo de resumen, y con la intención de compartir mi experiencia tras haber estado leyendo durante el pasado mes de Octubre literatura de la época Victoriana; bueno, a decir verdad realmente sólo han sido un par de semanas las que he podido dedicarle a esta gran iniciativa que es Victober.

Antes de nada me gustaría decir que por desgracia me he visto obligado a hacer unos pequeños retoques sobre mis planes lectores de los que os había hablado el pasado mes. Pero en general tengo la sensación de que los cambios han terminado siendo positivos, y es que se podría decir que Octubre ha sido un muy buen mes y además repleto de buenas lecturas.

Los cambios más significativos afectan especialmente a la propuesta que consistía en leer un libro victoriano con un elemento supernatural o de suspense. Yo había pensado que sería muy apropiado leer “Otra vuelta de tuerca” del escritor americano afincado en el condado de East Sussex, Henry James. Pero al enterarme de que esta novela había sido seleccionada para el club de lectura de la Escuela de Idiomas, he pensado que lo mejor sería leerla con ellos.

También ha habido cambios en ese reto que consistía en leer un libro victoriano que no sea muy popular. Mis primeros pensamientos estaban más encaminados en leer algo de Thomas Hardy, pero finalmente me he decido por un poema de Oscar Wilde llamado “Balada de la cárcel de Reading”.

Pero mejor dejemos las introducciones y pasemos a hablar de esos libros que encandilaron a miles y miles de lectores británicos durante los años en los que se extendió en reinado de la Reina Victoria.

El primer libro del que me gustaría hablaros es Agnes Grey de Anne Brontë; esta es la primera de las dos novelas publicadas por la pequeña de las hermanas Brontë, y para mí era la primera toma de contacto que tenía con su obra, obra de la cual sólo puedo tener palabras de admiración y respeto. Agnes Grey es una historia conmovedora, realista y tan bien narrada que se quedará contigo y te hará reflexionar aún después de haber terminado la última página. en definitiva es uno de esos libros que uno sabe que ha de volver a leer en el futuro.

Siguiendo con las hermanas Brontë, también he leído una pequeña selección de poemas compuestos por Emily Brontë, estos poemas tiene como tema principal la muerte y el paso del tiempo. Esta selección que forma parte de la línea editorial de Penguin Little Black Classics lleva por nombre The Night is Darkening Round Me. A pesar de que el tema de la muerte no es un tema que me apasione especialmente, tengo que decir que me ha encantado leer estos poemas, y es que al leerlos realmente puedes sentir toda esa pasión que Emily transmite en sus creaciones literarias.

La gran novedad para mí vino de la mano de una autora que me era prácticamente desconocida, George Eliot o mejor dicho Mary Anne Evans. De esta escritora inglesa he leído una historia corta que he de reconocer que podría haber sido perfecta para leer durante la noche de Halloween, y es que El Velo Alzado es una de esas historias con suspense y misterio que cuando se van acercando a su desenlace llevan al lector a un estado de desasosiego e inquietud. Estas poco más de cien páginas demuestran que es cierto eso que se dice que el perfume viene en un frasco pequeño.

Por último este Victober me ha llevado hasta las costas Irlandesas donde nació el gran Oscar Wilde, no hemos de Olvidar que Irlanda formaba parte del impero británico durante la época Victoriana. Como comentaba anteriormente he aprovechado esta acoasión para reencontrarme en forma de “audiolibro” con un poema muy especial para mí, Balada de la cárcel de Reading, poema que descubrí estando en el último año del instituto y que pude leer completo hace cinco años. Y además he tenido la ocasión para leer La importancia de llamarse Ernesto una obra de teatro muy divertida y plagada de momentos memorables.

En definitiva estas dos semanas de Victober han sido fantásticas y las he intentado aprovechar para intentar descubrir un poquito más ese periodo tan fascinante de la historia que no has dejado tantos y tantos libros que merecen la pena ser leídos. Y ya sea leyendo novelas, poesía, historia cortas o teatro, leyendo a tus escritores favoritos o descubriendo nuevos autores, yo creo que hay un clásico victoriano para cada persona y ahora solo falta que cada uno encuentre el suyo.

Planes lectores para Octubre

20171005_133555.jpg

Hace ya un par de semanas que me encontré en Internet con una propuesta literaria que parecía justamente hecha para mí, esa iniciativa se llama Victober, y es una muy buena excusa para celebrar toda esa gran literatura que los escritores Británicos de aquella época nos han dejado como legado para nuestro entretenimiento y disfrute.

Para quien no lo sepa, la Reina Victoria fue la monarca que gobernó el Imperio Británico desde 1837 hasta 1901. El reinado de Victoria fue próspero, y durante el mismo la creación literaria en lengua inglesa alcanzó la perfección, tanto en lo que se refiere a su difusión cultural como lo referente a la calidad de las obras publicadas en ese periodo.

Volviendo a esta maravillosa propuesta, debemos saber que para aprovechar más esta experiencia, y además tratar de explorar los clásicos victorianos con más amplitud de miras, las personas que organizan Victober (ver los links) han propuesto varios retos:

  • El primero se trata de leer un libro de un autor que sea galés, escocés o irlandés. Y yo he pensado que nadie puede encajar en esta categoría mejor que Oscar Wilde, así que seguramente leeré alguna de sus obras de teatro que son perfectas para leer durante un fin de semana y además muy divertidas.
  • El segundo consiste en leer un libro Victoriano que no sea muy popular. Bueno, la popularidad es algo bastante difícil de cuantificar; pero uno de esos escritores ingleses que rara vez me encuentro en las librerías es Thomas Hardy, y es por ello que me gustaría leer “Los habitantes del Bosque” uno de sus libros más célebre. Además si tengo tiempo me gustaría empezar con “Far from the Madding Crowd” del mismo autor.
  • Tercero, leer algo que tenga ese toque supernatural que también se puede encontrar en muchos de los libros publicados durante este periodo, y además no podemos obviar que Hallowe’en se celebra a finales del mes de Octubre. Para este reto he seleccionado “Carmilla” y “Otra vuelta de tuerca”, obviamente aún no sé si podré leer los dos o tendré que escoger uno, pero ambos son dos muy buenos títulos; en defenitiva así es imposible equivocarse.
  • Cuarto, leer un clásico victoriano recomendado por otra persona. Y esta es una de esas recomendaciones que toda persona que ha leído a las hermanas Brontë, le hace a cualquier persona que está leyendo “Cumbres Borrascosas” o “Jane Eyre”, “tienes que leer a Anne Brontë“. A decir verdad, tengo que reconocer que tengo muchas ganas de leer “Agnes Grey”, y es que tras leer el primer párrafo, tuve la sensación de que este libro va a ser muy especial.
  • El último de los desafíos es leer a una escritora victoriana. Como muchos sabrán las hermanas Brontë son una de las figuras claves para entender la literatura de esta época. Siempre he pensado que si las pusiéramos en el ranking de los mejores escritores de su generación, obviamente las tres estarían entre los cinco primeros puestos; pero si las ponemos en conjunto ocuparían sin ninguna duda el primer lugar. Es por ello que me he animado a leer un poemario de Emily Brontë.

Finalmente me gustaría decir que todo el mundo puede unirse a Victober y que en definitiva es una divertida iniciativa en la que descubrir una forma diferente de ver el mundo.

Reseña: La Prima Phillis de E. Gaskell

Hace ya un par de semanas que terminé de leer “La prima Phillis”, y tengo que decir que este ha sido uno de los mejores libros que he leído durante este verano, al que cada vez le quedan menos días. Así que aprovecharé para reseñarlo de la mejor forma posible y tratando de hacerle justicia a un libro que a pesar de gustarme, no me parece que haya tenido el mejor final posible, pero eso es algo que cada persona ha de decidir tras leerlo.

Este es el cuarto libro escrito por Elizabeth Gaskell que he leído en este 2017, y aunque podría decirse que es el más flojo de todos los que he leído, aun así tiene muchas cosas sobre las que merece la pena hablar. Pero antes de entrar a analizarlo más en profundidad, me gustaría dedicarle unas pocas líneas a esta genial autora.

Esta escritora inglesa nacida en 1810, se caracteriza por su ideología profundamente librepensadora (Gaskell defendía una educación igualitaria), y por poseer un sentido crítico y un razonamiento propio; algo poco común en las mujeres de su época. Esto sin duda marcó tanto su estilo como su forma de escribir, y es algo que volvemos a encontrar en esta “La prima Phillis”. Aunque esta pequeña novela tiene un aroma más rural que el que podemos encontrar en Norte y Sur (una de sus novelas más conocidas).

Como decía anteriormente esta historia está ambientada en ese mundo rural que representa Cheshire, localidad en donde Gaskell pasó gran parte de su juventud; lo que podríamos decir que se corresponde con un ambiente sencillo en donde la familia y la religión son dos de esos pilares en los que se basa su sociedad.

El narrador de esta novela es Paul Manning quien debido a su trabajo (me parece recordar que trabajaba en algo relacionado con los ferrocarriles), se debe trasladar a una localidad llamada Eltham, esta es una localidad que está muy cerca al lugar en donde vive la prima de su madre. Un buen día nuestro protagonista decide ir a visitar a sus parientes y se encuentra con la familia Holman, quienes son una familia bastante peculiar que está integrada por un pastor reformista, su esposa y su joven hija llamada Phillis (quien destaca por su singular belleza).

Con el paso de los meses y tras varias visitas a la granja “La Esperanza” (que es donde viven los Holman) se va estableciendo una cordial relación entre nuestro grupo de protagonistas; pero este agradable ambiente se verá alterado con la llegada del señor Holdsworth, quien pronto también sucumbirá a los encantos de la familia Holden y especialmente a los encantos de Phillis. Tras un breve amorío entre la joven Phillis y el señor Holdsworth, la relación termina de la forma más trágica posible con el señor Holdsworth dejando Inglaterra para irse a trabajar a Canadá. Y bueno hasta aquí puedo seguir escribiendo si no quiero destripar todo el libro a futuros lectores.

Lo que más me ha gustado es que es una historia sencilla que trata temas muy comunes y que todo el mundo puede experimentar. También merece la pena dedicarle algunas líneas a esas esplendidas descripciones acerca de la vida rural en la granja de La Esperanza, así como también las descripciones de los paisajes de la campiña inglesa que casi es como si te transportaran hasta esos verdes e infinitos campos y bosques.

En definitiva un libro perfecto para leer durante el fin de semana, y es que a decir verdad es bastante breve (no llega a los doscientas páginas) y aun así es una gran historia. También igual de recomendable la opción de vivir esta historia en formato audiolibro ya que este título se haya liberado y forma parte del dominio público.