Archivo de la etiqueta: Suck It and See

2018, el año del regreso de los Arctic Monkeys

turner

Ahora que falta poco más de un mes para que los de Sheffield publiquen su nuevo y esperado álbum, me parece el momento más apropiado para repasar una carrera que nos ha dejado dieciséis años y cinco álbumes que ciertamente marcaron a toda una generación.

Estos cuatro chicos del sur de Yorkshire (Inglaterra) revolucionaron la escena musical allá por 2006 con una maqueta, que llevaba por nombre Who the Fuck Are Arctic Monkeys?, maqueta de apenas cinco temas en la que ya dejaban bien claras sus intenciones de recuperar el rock de guitarras.

Pasaron los años y el grupo pronto se estableció como uno de los líderes de ese movimiento alternativo británico que tanto gustaba a los jóvenes; con una mezcla de rock urbano y medios tiempos sus dos primeros álbumes los consagraron como los dignos herederos de los héroes (caídos) del Britpop.

Para evitar estancarse en el éxito, el grupo se tomaría un merecido descanso, y bajo la influencia de Josh Homme su sonido ganaría más matices y referencias que los llevaría definitivamente a convertirse en el grupo que son ahora. Así que podemos considerar su tercer álbum, Humbug, como el punto de inflexión en la carrera de Arctic Monkeys.

De este tercer álbum publicado a finales de la pasada década, podemos decir que a pesar de mantener esas baladas lentas que tan bien le vienen a la voz de Alex Turner, también tenía un Rock and Roll de guitarras más estridentes y melodías más pesadas y sombrías.

 Es por ello que el lanzamiento de su cuarto disco, Suck It and See, dejó a tantos fans desconcertados, pues no seguía la línea continuista de su antecesor y tampoco era un dulce retorno a esos gloriosos orígenes.

Pero la gran sorpresa llegaría en 2013 con un nuevo álbum, AM, que sin duda alguna es un mensaje claro de la dirección que el grupo quería llevar, con un sonido más actual, y salvaje. Combinación que los acerca cada vez más a ese estilo más agresivo en el que los afilados riff de guitarras se mezclan con unos ritmos machacones de batería y bajo.

Este cambio de estilo, también conllevaría asociado un cambio de estilo, y además un despertar simbólico de la estrella de Rock que habitaba en el interior de un Alex Turner, quien desde entonces parece más liberado (como muestra su discurso en los BRIT Awards 2014) y consciente de su papel como cantante de un grupo que domina la escena musical a nivel global.

Lo que nos vamos a encontrar en este nuevo disco aún no lo sabemos (se desconoce la fecha o el nombre del mismo); pero teniendo en cuenta todos los precedentes estoy seguro que los de Sheffield nos van a volver a sorprender, y seguro que nadie se va a quedar indiferente ante un lanzamiento tan esperado como este.