Archivo de la etiqueta: Punk

Amyl and The Sniffers

Amyl and The Sniffers.jpg

Antes de empezar a profundizar en toda la grandeza de este álbum, me gustaría aclarar que siempre tengo mis ojos puestos en Australia y todo lo que ocurre Down Under; pero este grupo lo he descubierto recientemente y tengo que decir que ya con los primeros compases me quedé realmente impresionado.

Amyl and the Sniffers es un grupo garage-punk de la ciudad de Melbourne y está formado por cuatro integrantes; en donde destaca, a pesar de la enorme calidad de los músicos, la cantante Amy Taylor. De Taylor podemos decir que con su energía, actitud, y ganas de comerse el escenario contagia un ritmo vertiginoso al resto de la banda.

Aunque parezca mentira, en pleno 2019, aún quedan bandas que parecen totalmente convencidas en que su misión es mantener con vida ese espíritu punk del pasado, y tenemos que reconocer que eso es algo encomiable. Las referencias de Amyl and the Sniffers son bastante fáciles de apreciar, desde los clásicos The Damned o The Stooges hasta The Devotchkas o Bikini Kill, sin olvidar grupos locales como Cosmic Psychos y Drunk Mums. Pero creedme cuando os digo que no hay muchos grupos en la actualidad como este.

Su primer álbum “Amyl and the Sniffers”, publicado la pasada primavera (veinticuatro de Mayo), está compuesto por once temas que en total nos dan una duración de veintinueve minutos, algo que nos muestra la habilidad de este grupo para tocar a un elevado ritmo y con una pasión que está presente desde el principio hasta el final. En este debut nos encontramos con letras que reflejan las inquietudes de los jóvenes como pueden ser la precariedad laboral o el futuro.

Con canciones directas y potentes en las que la duración media es de poco más de dos minutos, uno realmente siente que este es un disco que hay que escuchar desde el principio hasta el final. Pero también es cierto que hay algunas canciones que brillan con luz propia; una de ellas podría ser “Cup of Destiny” que es un tema que ya desde el comienzo empieza de una manera vertiginosa y nos deja un buen sólo al final del mismo. También mencionar “Some Mutts (Can’t Be Muzzled)” que perfectamente podría ser la tarjeta de visita del grupo, porque al escucharlo somos testigos de esa unión de la característica voz de Amy Taylor con las guitarras afiladas y esa batería machacona.

Pero sin duda la canción que más me ha llamado la atención de este primer lanzamiento discográfico de Amyl and the Sniffers es “Monsoon Rock”, un tema que fue con el que yo los descubrí el pasado viernes, y la verdad es que es una joya anacrónica que nos teletransporta a una época ya pasada. A decir verdad con cada nueva escucha me sorprendo nuevamente, tanto con la potencia vocal desplegada como con el trepidante ritmo de una canción que de verdad merece ser escuchada a todo volumen.

Y para finalizar, me gustaría recomendaros visitar el perfil del grupo en Bandcamp para todos los que estéis interesados en escuchar este álbum de una manera totalmente gratuita y sin anuncios. Amyl and The Sniffers es un grupo que ya han logrado dar el primer paso, pero si mantienen esta actitud y son fieles a su sonido podrán llegar a tener una carrera muy interesante; mientras tanto habrá que seguir escuchando este fantástico disco, que por lo de ahora tiene muchas papeletas para ser uno de los mejores de este 2019.

Pete Shelley in memoriam.

Pete_shelley

Ante la triste noticia del repentino fallecimiento del líder y fundador del grupo británico Buzzcocks el pasado día 6 de Diciembre, me gustaría dedicarle un par de líneas en su honor.

Como muchos sabréis la música Punk es un estilo musical que fue muy popular durante la década de los setenta, tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, y dos ciudades como Londres y Nueva York se convirtieron rápidamente en la meca de este movimiento cultural. Sin embargo en una pequeña ciudad del norte de Inglaterra, en una fría y empobrecida Manchester, empezó a desarrollarse una ferviente escena musical paralela de jóvenes músicos que terminaría por estallar a finales de los setenta y principios de los ochenta, de aquella escena salieron grupos inolvidables como Joy Division, el poeta John Cooper Clarke, o incluso The Smiths, pero también aparecieron  (desde la ciudad vecina de Bolton) unos sujetos especiales como eran Buzzcoks.

Los Buzzcocks eran especiales no sólo por sus letras que cantaban al amor no correspondido, o por su imagen siempre impecable, que se asemejaba más a la de los mods que a la de los punks. En los dos años, 1978 y 1979, publicaron tres discos que realmente son una maravilla, luego vendría una separación en los ochenta, y un digno regreso a los escenarios en los noventa, regreso que los consagró como uno de los mejores grupos en directo, pues a pesar de tener un repertorio que todo el mundo conocía de sobra, fueron capaces de ir incorporando nuevos temas con cada lanzamiento discográfico.

Como siempre repasar ahora 10 temas que me parecen imprescindibles de los Buzzcocks.

Boredom” es una de sus primeras canciones que aparece en “Spiral Scratch“, el EP que les dio a conocer, en esta primera grabación del grupo ya se pueden intuir ciertos sonidos tan típicos de la banda.

Autonomy” de su primer álbum, “Another Music in a Different Kitchen“, es un tema que es imposible pasar por alto, porque empieza con una potente batería que luego da paso a las guitarras afiladas de Diggle y Shelley. Comentar que este disco celebrará el próximo 25 de Enero, su cuarenta aniversario.

No Reply” es una de esas canciones que aborda el tema del amor no correspondido, y en ella se nos cuenta la historia del sufrimiento que esta situación le provoca a una persona que, sin éxito, intenta ponerse en contacto con su “love interest”.

What do I get?” esta canción que fue incluida en la remasterización de 1996 es una de las más populares de su repertorio, y era una canción que funcionaba muy bien en directo gracias en parte a esa gran camaradería entre el propio Pete y Steve Diggle, especialmente a la hora de hacer los coros.

Nostalgia” de su segundo álbum nos muestra a un grupo que no tenía miedo a explorar nuevos sonidos, e incluso a cambiar la estructura de sus composiciones. Esta es una canción de casi tres minutos y una letra más elaborada y profunda que las de su primer álbum.

Love is lies” firmada por Steve Diggle es una bonita canción sobre el amor, que sólo podía aparecer en un disco de un grupo con tantas y diferentes influencias como estos Buzzcocks.

Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)” esta es probablemente su canción más conocida, se podría decir que es universalmente conocida gracias al cine y la televisión; pero esto no es algo que le reste merito, ya que estamos ante uno de esos temazos que podría estar al nivel de otros himnos del Punk como son “Blitzkrieg Bop” de los Ramones, “London Calling” de los Clash o “God Save The Queen” de los Sex Pistols, y eso son palabras mayores.

Hollow Inside” de su tercer álbum, es uno de esos temas que guarda más similitud con el sonido post-punk que con el que podíamos escuchar en los primeros lanzamientos de la banda, me refiero especialmente a ese bajo machacón y la atmósfera creada por los ritmos de la batería, y un riff de guitarra que va y viene a lo largo de los casi cinco minutos de canción.

God, What Have I Done” tema correspondiente a su octavo álbum de estudio, publicado en 2006, y del que podríamos decir que es una declaración de intenciones para rescatar ese sonido de los setenta, pero incluso más potente y dominado principalmente por la guitarras, este álbum mostraba un grupo en plana forma listo para el nuevo milenio.

Y para finalizar, nada mejor que el tema que abría el último trabajo discográfico de los Buzzcocks “The Way“, este tema firmado por Pete Shelley lleva por nombre “Keep on believing”, y eso es exactamente lo que vamos a hacer aquí, seguir creyendo y apostando por la música de calidad y los grupos que como los Buzzcocks tenían algo que decir.

También me gustaría compartir dos artículos muy interesantes que he encontrado en el periódico ingles The Guardian:

Uno de ellos firmado por Suzanne Moore,

y el otro correspondiente a Alexis Petridis.