Tag Archives: Literatura victoriana

La Prima Phillis

Hace ya un par de semanas que terminé de leer “La prima Phillis”, y tengo que decir que este ha sido uno de los mejores libros que he leído durante este verano, al que cada vez le quedan menos días. Así que aprovecharé para reseñarlo de la mejor forma posible y tratando de hacerle justicia a un libro que a pesar de gustarme, no me parece que haya tenido el mejor final posible, pero eso es algo que cada persona ha de decidir tras leerlo.

Este es el cuarto libro escrito por Elizabeth Gaskell que he leído en este 2017, y aunque podría decirse que es el más flojo de todos los que he leído, aun así tiene muchas cosas sobre las que merece la pena hablar. Pero antes de entrar a analizarlo más en profundidad, me gustaría dedicarle unas pocas líneas a esta genial autora.

Esta escritora inglesa nacida en 1810, se caracteriza por su ideología profundamente librepensadora (Gaskell defendía una educación igualitaria), y por poseer un sentido crítico y un razonamiento propio; algo poco común en las mujeres de su época. Esto sin duda marcó tanto su estilo como su forma de escribir, y es algo que volvemos a encontrar en esta “La prima Phillis”. Aunque esta pequeña novela tiene un aroma más rural que el que podemos encontrar en Norte y Sur (una de sus novelas más conocidas).

Como decía anteriormente esta historia está ambientada en ese mundo rural que representa Cheshire, localidad en donde Gaskell pasó gran parte de su juventud; lo que podríamos decir que se corresponde con un ambiente sencillo en donde la familia y la religión son dos de esos pilares en los que se basa su sociedad.

El narrador de esta novela es Paul Manning quien debido a su trabajo (me parece recordar que trabajaba en algo relacionado con los ferrocarriles), se debe trasladar a una localidad llamada Eltham, esta es una localidad que está muy cerca al lugar en donde vive la prima de su madre. Un buen día nuestro protagonista decide ir a visitar a sus parientes y se encuentra con la familia Holman, quienes son una familia bastante peculiar que está integrada por un pastor reformista, su esposa y su joven hija llamada Phillis (quien destaca por su singular belleza).

Con el paso de los meses y tras varias visitas a la granja “La Esperanza” (que es donde viven los Holman) se va estableciendo una cordial relación entre nuestro grupo de protagonistas; pero este agradable ambiente se verá alterado con la llegada del señor Holdsworth, quien pronto también sucumbirá a los encantos de la familia Holden y especialmente a los encantos de Phillis. Tras un breve amorío entre la joven Phillis y el señor Holdsworth, la relación termina de la forma más trágica posible con el señor Holdsworth dejando Inglaterra para irse a trabajar a Canadá. Y bueno hasta aquí puedo seguir escribiendo si no quiero destripar todo el libro a futuros lectores.

Lo que más me ha gustado es que es una historia sencilla que trata temas muy comunes y que todo el mundo puede experimentar. También merece la pena dedicarle algunas líneas a esas esplendidas descripciones acerca de la vida rural en la granja de La Esperanza, así como también las descripciones de los paisajes de la campiña inglesa que casi es como si te transportaran hasta esos verdes e infinitos campos y bosques.

En definitiva un libro perfecto para leer durante el fin de semana, y es que a decir verdad es bastante breve (no llega a los doscientas páginas) y aun así es una gran historia. También igual de recomendable la opción de vivir esta historia en formato audiolibro ya que este título se haya liberado y forma parte del dominio público.

Advertisements

Norte y Sur

20170403_231050

Hoy vengo a hablaros de un libro que me ha gustado mucho y de hecho ya se ha convertido en uno de mis libros favoritos de este 2017; estoy hablando de Norte y Sur de la escritora inglesa Elizabeth Gaskell y para ser justo tengo que decir que seguramente este libro se convierta en uno de mis 10 libros favoritos.

A pesar de que tardé un mes en terminar de leer esta gran novela que es todo un clásico de la literatura victoriana, tengo que confesar que una serie de eventos se cruzaron en mi camino y me alejaron por un momento de la lectura; pero como suele ocurrir con todos los grandes libros que te atrapan y enganchan a la historia, retomar la lectura supuso que al final incluso disfrutara más de esos capítulos finales.

Norte y Sur nos cuenta la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte (podríamos decir que Milton representa a la ciudad de Manchester donde residía Gaskell), es así que utilizando esta dramática mudanza la autora aprovecha para mostrarnos los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento.

Pero no debemos dejarnos engañar por esta breve sinopsis, Norte y Sur es algo más que un canto de amor a la campiña inglesa, de hecho; se podría decir que es una novela de denuncia contra la explotación laboral que se daba en aquella época y además tiene un bonito romance que se da entre dos personajes que no podrían ser más diferentes, me refiero a la señorita Hale y el señor Thornton.

Se podría decir que esta es una novela de personajes, pues en ella se recogen diferentes muestras de todos los estratos sociales que nos podríamos encontrar en una ciudad industrial y todos ellos reflejan a la perfección sus preocupaciones y ambiciones. Desde el esquirol que revienta la huelga hasta el patrono sin corazón que sólo puede pensar en cumplir con los pedidos de su fábrica, nos encontramos una serie de personajes que capitulo a capitulo van evolucionando.

Pero si tengo que quedarme con dos personajes esos serían Bessy Higgins y la propia Margaret; pues desde que la familia Hale está instalada en Milton, se establece una fuerte unión de amistad entre estos dos personajes y es a través de lo que ocurre en la casa de Bessy que nos vamos enterando de lo que está ocurriendo en la ciudad de Milton; por ejemplo la huelga y sus consecuencias para el pobre padre de Bessy que tiene grandes dificultades para encontrar trabajo al ser uno de los sindicalistas que promovían la huelga entre los trabajadores de la ciudad.

Lo único malo en cuanto a los personajes es que no terminamos de conocer en profundidad al señor Thornton y es un poco una pena porque es un personaje muy interesante, un hombre hecho a sí mismo y con un carácter muy rígido y severo que con la ayuda del señor Hale quiere convertirse en un hombre más culto y en una figura respetada en la sociedad.

Para finalizar me gustaría resaltar un par de aspectos que me han dejado pensando en otra de las obras cumbres de la literatura inglesa como es Jane Eyre y es que si se lees con algo de atención es fácil encontrarse con varios aspectos que son bastante similares. El primero de ellos se da al final del libro y es que el amor entre nuestros dos personajes protagonistas sólo se convierte en realidad cuando uno de ellos se encuentra en una situación extrema y totalmente desamparado, al igual que el señor Rochester se encontraba en un estado de ceguera tras el incendio de Thornfield. Y la segunda similitud es que tanto la familia Hale como el Señor Rochester tienen algo que ocultar; en el caso de Norte y Sur, los Hale ocultan a uno de sus hijos que ha tenido que abandonar Inglaterra tras participar en un motín en un barco y ahora se encuentra en busca y captura.

Es así como me gustaría terminar esta reseña con la recomendación de este libro a todas esas personas que disfrutan con la lectura de los clásicos de la literatura y es que tal vez Elizabeth Gaskell no sea tan conocida como las hermanas Brontë o Jane Austen (con la que erróneamente suelen compárala) pero sin ninguna duda Gaskell nos ha dejado un par de grandes novelas que todo el mundo debería de leer.

Winter Wrap Up

Con la llegada del equinoccio de primavera también llega la floración de los árboles frutales y poco a poco vamos dejando atrás esos días de invierno donde la oscuridad de la noche había sometido al astro rey.

Ahora que la primavera ha oficialmente empezado, me gustaría compartir todas las lecturas que me han acompañado durante este pasado invierno. En total en estos tres meses he leído un total de nueve libros y realmente tengo que confesar que los he disfrutado todos. Con el mejor de los criterios he intentado leer un poco de todo y centrarme especialmente en leer libros que ya tenía en mis estanterías o en mi Kindle.

Como decía anteriormente, la selección de las lecturas es algo muy importante para mí, realmente pienso que cada libro tiene su momento, pero a decir verdad es algo que por lo de ahora es bastante sencillo y en definitiva una decisión casi automática.

Lo que más he leído han sido clásicos (cinco en total), una obra de teatro de Shakespeare, una novela gráfica, algo de contemporánea y por último una autobiografía. Así que sin más retrasos y en orden cronológico, estos son los libros que he leído desde el veintiuno de diciembre hasta el pasado viernes diecisiete de marzo que fue cuando finalice de leer mi último libro.

El primer libro que leí fue “Cumbres Borrascosas” de Emily Brontë, esta es la única novela de esta autora que es una de las integrantes de la saga familiar de escritoras victorianas de las hermanas Brontë. De Cumbres recuerdo lo fácil de leer que fue; lo rápido que conecté con la historia y los personajes que a pesar de odiarlos, la verdad es que quería saber cómo iban a terminar; lo trepidante del avance de los capítulos finales y el pasar de las páginas hasta llegar a conocer el final de la historia. Tanto me gusto este libro que incluso le hice una reseña en el blog.

También en diciembre leí “Brooklyn” una novela ganadora del Costa Book Awards y escrita por el escritor irlandés Colm Tóibín y esta es la historia de una joven chica irlandesa que decide emigrar a Estados Unidos. Ambientada a comienzos del siglo XX, en este libro se tratan el tema de la morriña (sentimiento de estar lejos de casa y de los seres queridos), las dificultades para lograr triunfar en la vida y también las relaciones personales y sentimentales.

La primera lectura del año fue una pequeña obra de teatro de William Shakespeare y nada menos que “Macbeth”, pequeña en cuanto a números de páginas, pero grande tanto en lo que se refiere a la historia que cuenta como a la forma de reflejar el carácter ambicioso del ser humano. Mi primer Shakespeare y ya estoy esperando repetir.

Luego de esa grata experiencia leyendo por vez primera a Shakespeare, me decidí a leer también por primera vez una novela gráfica; ya de pequeño había leído algún que otro comic, pero realmente no era algo que me gustase, más bien todo lo contrario. Así que cuando fui a la biblioteca a retirar “Maus” de Art estaba lleno de dudas, ¿sería capaz de disfrutarlo? ¿Lo terminaría?, pero obviamente es una historia muy poderosa que despierta muchas emociones mientras la estás leyendo.

Febrero fue un mes plagado de clásicos victorianos, empezando por dos pequeñas historias de la escritora inglesa Elizabeth Gaskell, lo primero que leí de esta autora fue “La casa del páramo” y luego leí uno de su pequeños relatos publicado por Penguin little black classics “The Old Nurse’s Story” que he de reconocer que fue un poco de desafío para mí, pero me dejó con una sensación de esperanza para el futuro poder seguir leyendo más y más libros en inglés.

Así que lo siguiente que hice fue hacerme con un audiolibro de “Mansfield Park” narrado por varios actores británicos y grabado por la BBC. Reconozco que la experiencia no pude ser mejor y de esta forma pude acercarme un poco más a la obra literaria de la gran Jane Austen, escritora que ya conocía de hace algunos años cuando había leído “Orgullo y Prejuicio” que tal vez sea uno de mis cinco libros favoritos.

La primera semana de Marzo terminaba de leer la “Autobiografía” de Morrissey, el libro más largo de todos los que he leído con algo más de cuatrocientas sesenta páginas. Se trata de un libro que había empezado a leer en navidades y que por diversos motivos me vi forzado a dejar de lado en varias ocasiones y a pesar de todo ha sido una lectura que me ha ayudado a conocer mejor a uno de mis más admirados ídolos musicales.

Y para finalizar y coincidiendo que se acercaba el día de San Patricio y que Morrissey es un gran admirador de Oscar Wilde, me decidí a leer algo de este autor irlandés tan apreciado y querido, así que empecé a leer “El retrato de Dorian Gray” y que bien que me decidiera a leerlo, porque sin duda alguna poder disfrutar de los diálogos y los temas tratados en este libro ha sido una experiencia totalmente enriquecedora. Sobre la historia sólo decir que yo le cambiaría el nombre y la llamaría “Lord Henry”, sin ninguna duda es mi personaje favorito y me encanta esa forma que tiene de influir con razonamientos totalmente elaborados sobre la personalidad del pobre Dorian.

Mención aparte para “Ollos de Auga” que ha sido el único libro que he abandonado en lo que llevamos de año y una autentica decepción. Se trata de una historia policial ambientada en Galicia que me vi obligado a dejar, tras leer algo más del veinticinco por ciento, esto ya es la segunda vez que me ocurre con este libro y ahora tengo la total convicción de que no lo voy a terminar de leer nunca. Es una pena porque una de mis metas para este año era leer más en Gallego y disfrutar de los grandes escritores de mi tierra. Para la próxima vez, pienso que trataré de leer algo de poesía, pero veremos.

Bueno esto ha sido todo y dentro de unos días espero hacer una pequeña lista con los libros que tengo pensado leer durante esta primavera.

Cumbres Borrascosas.

Esta es una reseña de uno de los últimos libros que he leído en 2016 y no es otro que Cumbres Borrascosas de Emily Brontë; termine de leerlo antes de Noche Buena pues quería terminarlo antes de que la BBC hubiera estrenado la miniserie sobre las hermanas Brontë (To Walk Invisible).

Mi edición de Cumbres Borrascosas es de Ediciones Rueda y pertenece a la colección Grandes Escritoras y fue un regalo que alguien que me conoce bien me hizo por mi cumpleaños; tiene doscientas cuatro páginas y treinta y cuatro capítulos; la letra es bastante grande y es de tapa dura.

Argumento:

Este libro comienza en el presente de nuestros personajes, en donde Heathcliff es el dueño de Cumbres Borrascosas y tiene alquilada su otra propiedad, La Granja de los Tordos, al señor Lockwood (quien será nuestro primer narrador de la historia).

Un buen día el señor Lockwood decide realizar una visita a Cumbres Borrascosas para conocer a su propietario y tras pasar una noche allí descubre que algo raro y traumático ha ocurrido en aquella casa y como consecuencia de esos hechos los habitantes de las Cumbres viven una vida en constante pena marcada por un clima de hostilidad y odio mutuo.

Cuando el Señor Lockwood regresa de su viaje a las Cumbres, cae enfermo y es durante el periodo de convalecencia en la que a través de su ama de llaves, la señora Dean (quien comenzará a narrarnos la historia hasta el final), descubrimos toda la historia de los habitantes de Cumbres Borrascosas.

Personajes:

Los personajes principales son Heathcliff y Catherine Earnshaw de quienes podríamos decir que viven una historia amorosa, pero no una normal, sino la que sólo puede darse entre dos malas personas. En otras palabras, ellos son malos, mezquinos, egoístas y vengativos.

  • Heathcliff; por ejemplo, tiene como propósito arruinar la vida todos aquellos que lo aparten de Catherine.
  • Catherine es caprichosa y egoísta hasta niveles insospechados; pero cierto es también que Catherine es la única persona que siempre se ha preocupado por Heathcliff.

Mi experiencia leyendo Cumbres Borrascosas:

A pesar de que es una lectura muy fluida que te deja con las ansias de saber más en cada nuevo capítulo, podría decir que Cumbres Borrascosas es uno de los libros más depresivos que he leído en toda mi vida.

Los personajes son “odiosos” y ninguno es o se comporta como una persona normal, pero debemos de tener bien en cuenta que este tipo de personajes se salen claramente de lo establecido en la época en que fue escrito (1847, época Victoriana).

Lo que más me ha gustado de este libro es que poco a poco va creciendo en intensidad, los acontecimientos que vamos conociendo en los primeros capítulos alcanzan su punto álgido en, más o menos, la mitad del libro y las consecuencias de ello nos acompañaran hasta el final de la historia.

En definitiva todo el mundo debería animarse a leer a Emily Brontë y sus Cumbres Borrascosas que es una obra clave de la literatura.