Archivo de la etiqueta: Literatura hispanoamericana

Reseña: Granta – Los mejores narradores jóvenes en español, 2

Más información en la web de la editorial Candaya

Tengo que empezar esta entrada diciendo que en lo que llevamos de año he podido leer libros muy interesantes y de gran calidad literaria como pueden ser: “Cobiza” de María Reimóndez, “Los ojos cerrados” de Edurne Portela o “La ocasión” de Juan José Saer; pero también es cierto que no he leído ningún libro tan especial como “Los mejores narradores jóvenes en español, 2”, un libro en el que Granta ha seleccionado 25 autores nacidos a partir del 1 de enero de 1985, y que la editorial Candaya ha sacado al mercado el pasado día 12 de abril.

Este es uno de esos libros que al lector le ayuda a disfrutar al máximo de la experiencia lectora, primero porque ofrece la oportunidad de descubrir a nuevos autores y autoras, segundo porque nos ayuda a abrir nuestros horizontes como lectores y a conocer lo que se está haciendo en otros países, en tercer lugar al tratarse de un libro de relatos se fomenta una lectura relajada en la que solo tenemos que sentarnos y dejarnos atrapar por las historias que aparecen aquí recogidas, y finalmente porque este libro es una muy buena carta de presentación para jóvenes talentos que no solo son el presente sino que también son el futuro de la literatura en español.

Yo, personalmente, decidí acercarme a este libro antes de conocer los nombres y las nacionalidades de los autores y las autoras que aparecían en esta recopilación, y si digo la verdad lo hice movido por todas esas maravillosas personas que he conocido gracias al blog y que viven al otro lado del océano Atlántico, gente como Beat Books y Coremi, y me parece que este es un libro que tiende puentes y pone en valor el gran momento que los escritores que escriben en castellano están viviendo.

Pero tampoco voy a negar que un factor diferencial a la hora de acercarse a un libro como este es el poder conocer y leer a los escritores que aparecen entre esos 25 mejores escritores y escritoras jóvenes, así que me parece de justicia citarlos a todos por orden alfabético, primero de país y luego según su apellido. Argentina tiene tres representantes: Camila Fabbri (1989), Martín Felipe Castagnet (1986) y Michel Nieva (1988). Chile tiene dos representantes: Paulina Flores (1988) y Diego Zúñiga (1987). Por Colombia tenemos a José Ardila (1985). Por Costa Rica a Carlos Fonseca (1987). Cuba tiene tres representantes: Dainerys Machado Vento (1986), Carlos Manuel Álvarez (1989) y Eudris Planche Savón (1985). Por Ecuador tenemos a Mónica Ojeda (1988). España tiene 6 representantes: Andrea Abreu (1995), David Aliaga (1989), Munir Hachemi (1989), Cristina Morales (1985), Alejandro Morellón (1985) e Irene Reyes-Noguerol (1997). El representante de Guinea Ecuatorial es Estanislao Medina Huesca (1990). México presenta a cuatro autores como: Andrea Chapela (1990), Mateo García Elizondo (1987), Aura García-Junco (1989) y Aniela Rodríguez (1992). El representante de Nicaragua es José Adiak Montoya (1987). Por Perú tenemos a Miluska Benavides (1986). Y finalmente por Uruguay nos encontramos con el escritor Gonzalo Baz (1985).

Además me gustaría dedicarle unas líneas a esos relatos que más me han gustado. Y no se me ocurre una mejor manera que empezar por el primero, el que firma la escritora ecuatoriana Mónica Ojeda y lleva por título “Inti Raymi”, este es un texto muy potente, en el que uno puede sentir toda esa crueldad que un grupo de niños puede llegar a ejercer contra otro niño, además es un texto que tiene toques mágicos y misteriosos que me han gustado bastante. También es muy interesante el relato “Cápsula” del mexicano Mateo García Elizondo, un texto más reflexivo y pausado, en el que el autor nos propone ponernos en la piel de un criminal que tiene que pasar su condena encerrado en una cápsula espacial, en la que tendrá todo el tiempo del mundo para pensar en cómo ha terminado encerrado en aquella peculiar celda.

El cuento “Viajeras bajo la marquesina” del cubano Eudris Planche Savón me parece que tiene todo lo bueno que uno puede encontrar en esos libros sobre libros que tanto me gustan, y en este relato en el que dos chicas se encuentran en el tren, y una tiene un libro de Katherine Mansfield que le dejará a la otra para leerlo, de esta forma se va iniciando una especie de conversación entre las dos protagonistas del relato mientras comparten este viaje en tren. Otro relato en el que encontramos a dos protagonistas femeninas es “Mar de piedra” de la mexicana Aura García-Junco, en este caso se trata de una profesora que termina enamorándose profundamente de una alumna, una historia amor en la encontraremos elementos de misterio que estarán muy presentes a lo largo de este relato.

En “Nadie sabe lo que hace” de la argentina Camila Fabbri nos encontramos con un relato que reflexiona sobre la infancia y las relaciones familiares entre unas hermanas que van camino de la independencia familiar; y la relación que se da entre nuestra protagonista y su abuela materna cuando la familia se va a vivir a casa de la abuela, mientras los padres están en la fase final de su relación sentimental. También se trata el tema de la infancia en el cuento que presenta la andaluza Irene Reyes-Noguerol, un cuento que lleva por título “Niños perdidos”, en el que una madre bipolar que puede llegar a resultar aterradora para la hija, y como la enfermedad mental puede cambiar la vida de una persona, aunque a ojos de esa niña, siempre seguirá siendo su madre.

Dos cuentos que me han sorprendido mucho son “Wandaja” del autor ecuatoguineano Estanislao Medina Huesca, y “El color del globo” de la escritora cubana Dainerys Machado Vento. En el primero tenemos una temática más social, en la que el autor nos cuenta algunas de las situaciones que ocurren en su país, situaciones a las que una persona tiene que enfrentarse a diario u otras más peliagudas, pero me gusta porque al final tiene un toque cómico que funciona muy bien. También hay humor en “El color del globo”, pero aquí es más una crítica a esa modernidad que nos atrapa en ridículas situaciones que nos conducen a la pérdida de nuestra identidad.

Y para el final me he dejado los dos relatos que más me han impresionado. “Oda a Cristina Morales” de la galardonada con el Premio Nacional de Narrativa en 2019, Cristina Morales, este es el relato que cierra este volumen, y en él la escritora granadina relata varios casos en los que mujeres fueron capaces de responder con contundencia, y salir victoriosas, ante una serie de ataques físicos contra su integridad; para finalmente presentarnos el caso de la cuatro veces campeona del mundo de kick boxing, también llamada Cristina Morales, unas experiencias que dicen mucho sobre nuestra sociedad. “Días de ruina” de la mexicana Aniela Rodríguez, es un relato muy poderoso, intimista y que aborda un tema que funciona muy bien en el formato del cuento; y como se trata de un cuento bastante breve me parece que lo mejor que puedo hacer es no comentar nada más, pero recomendar a esta autora y este cuento que guarda en sus páginas sentimientos tan dolorosos pero tan humanos.

Para terminar me gustaría recomendar la lectura de “Granta – Los mejores narradores jóvenes en español, 2”, como dije anteriormente en un libro como este uno se encuentra con relatos que le gustan más que otros, pero esto no puede impedirnos el disfrutar de los veinticinco textos que aquí aparecen. Además me gustaría hacer una segunda recomendación, se trata de añadir una lista al final del libro, con cinco nuevos autores y autoras jóvenes de cada uno de los países seleccionados y de aquellos que no han logrado obtener representación, así de esta forma podremos crear una buena selección de autores que de verdad son muy recomendables.

Reseña: La ocasión, de Juan José Saer

Más información en la web de la editorial Rayo Verde

Pocas sensaciones hay más electrificantes que la de terminar de leer, por primera vez, a un autor que sabes que se terminará convirtiendo en uno de tus favoritos; y tengo que decir que eso fue lo que me ocurrió mientras leía esta novela del escritor santafesino Juan José Saer.

Pero antes de hablar de esta novela titulada “La ocasión”, me gustaría comentar brevemente cómo descubrí a este escritor argentino; y ciertamente no se trata de ningún gran misterio, fue gracias a Librotea, y es que una obra del argentino, “Glosa”, aparecía en una selección realizada por el cantante del grupo Dorian, en la que comentaba cuáles eran sus diez escritores argentinos favoritos de las últimas décadas. Posteriormente, y haciendo un poco de investigación descubrí que la editorial Rayo Verde había publicado ocho de las doce novelas del autor, además de “El concepto de ficción” libro que recoge varios de sus ensayos, en una gran labor de recuperación de la obra de un autor total.

“La ocasión” es un libro en el que nuestro protagonista es Bianco, un mentalista que tiene que dejar atrás su vida en París tras sufrir la humillación pública por parte de los Positivistas franceses. Pero será este capítulo tortuoso de su vida el que le llevará a Argentina, lugar donde podrá disfrutar de una nueva oportunidad en la vida, allí con la ayuda del doctor Garay López irá creciendo socialmente, algo que sin embargo no terminará de traerla esa felicidad tan añorada.

Ya desde el principio de la novela se nos plantea una especie de triángulo amoroso entre, el doctor Gary López, Bianco, y Gina (la esposa de Bianco); y es también en la primera parte de la novela que nuestro protagonista empieza a desconfiar de que su mujer lo ha engañado con su mejor amigo. Con el paso de las páginas esa primera duda se terminará convirtiendo en una auténtica obsesión; y Bianco llegará a pensar que Gina lo engaña doblemente, primero con esa supuesta relación con Garay López, y segundo, cuando la pareja está practicando para que él pueda recuperar sus poderes de telepatía.

Pero siendo sincero me parece que decir que “La ocasión” se centra sólo en el tema del triángulo amoroso es quedarse corto, y en mi opinión todas esas insinuaciones veladas, las sospechas, y los celos, le sirven al autor para contarnos cómo reaccionan los personajes, que como Bianco, no son capaces de lograr las cosas que se proponen, en este caso el regresar a Europa y enfrentarse a los Positivistas.

Además, de la maestría del autor para llevarnos a los rincones más íntimos de la mente humana, en la que muchas veces la razón nos hace cuestionarnos todo, incluso lo que estamos viendo con nuestros propios ojos. También debemos mencionar las precisas descripciones que hace Saer de los territorios y lugares en los que ambienta su novela, tanto esa primera parte en Europa, como luego en la remota pampa argentina, o en la ciudad de Buenos Aires.

Y no quería olvidarme de comentar ese punto más inquietante del libro, y que está relacionado con una historia que se nos cuenta en el último tercio del libro; me refiero a la que tiene como protagonistas al pequeño Waldo y a su hermana, se trata de un pasaje cargado de violencia, y que cambiará la vida de estos personajes que reencontraremos en el final.

Para finalizar, solo me queda recomendar esta novela, “La ocasión” de Juan José Saer, obra que fue galardonada con el Premio Nadal en 1987, porque de verdad que me parece una muy buena forma de empezar a descubrir a uno de esos grandes nombres de la literatura argentina. Estamos ante un autor que muchas veces ha sido puesto a la par de Borges, tal y como afirma Beatriz Sarlo, quien sostiene que “el Borges clásico culmina en 1960, y que a partir de ahí el mayor escritor argentino de la segunda mitad del Siglo XX es Juan José Saer”.

Reseña: El amor en los tiempos del cólera

Es cierto que muchos hemos experimentado esa sensación agradable y de confort que produce el reencontrarse con un autor que nos ha proporcionado buenas horas de lecturas en el pasado; y exactamente ese sentimiento fue el que me motivó para volver a leer a Gabriel García Márquez, y no voy a negar que con “El amor en los tiempos del cólera” volví a disfrutar de la prosa de un autor, que poco a poco se va convirtiendo en uno de mis favoritos.

A pesar de que “El amor en los tiempos del cólera” fue una lectura que realice en el pasado mes de Septiembre, me parece que merece la pena dedicarle una entrada porque se ha convertido en uno de los mejores libros que he leído en lo que llevamos de año, un novelón de casi quinientas páginas para disfrutarlo desde el principio hasta el final.

En esta novela nos encontramos con dos historias de amor, en la que su protagonista femenina se ha visto envuelta a lo largo de su vida. Siendo presentada primero la historia de El doctor Juvenal Urbino y Fermina Daza, un matrimonio en donde ambos han aprendido a quererse, y han formado una familia. Mientras que la historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, es un amor más pasional, juvenil que aparece en la etapa de juventud de nuestros protagonistas, y terminará por convertirse en una obsesión para Ariza.

Como se puede ver, el amor es un tema fundamental en esta novela, y está presente en todas sus caras, incluyendo el amor fuera del matrimonio, y las aventuras amorosas con diferentes parejas, o ese amor puro y verdadero que protagoniza Jeremiah de Saint-Amour. Pero tampoco podemos dejar de mencionar que el tema de la muerte también está muy presente desde el primer capítulo, y se nos irá recordando con el paso de las páginas.

A modo de conclusión, me gustaría decir que es innegable ese talento narrativo de García Márquez, y que lo sitúa como uno de los nombres clave y que destaca entre sus coetáneos; pero me parece que es la constancia en su producción literaria lo que lo convierte en un autor tan admirado por los lectores y reconocido por la crítica. Y en lo personal, tengo que confesar que acercarme a sus libros me ha proporcionado grandes momentos lectores que espero volver a repetir más pronto que tarde.

Reseña: La casa de los espíritus

Son muchos los libros que encierran una apasionante historia en el interior de sus páginas, y a pesar de que eso se puede aplicar a esta novela firmada por Isabel Allende; tengo que empezar esta entrada diciendo que tuve serias dificultades a la hora de conectar con la historia, y no fue hasta el último tercio del libro en el que pude empezar a disfrutar de su lectura.

Es cierto que “La casa de los espíritus” es una novela que incluye un gran número de personajes, que abarca a varias generaciones de la familia Trueba mientras estos son protagonistas de los distintos sucesos políticos que han marcado la historia más reciente de Chile; sin embargo he de decir que esta saga familiar no es para nada una novela compleja de leer, ya que es bastante fácil de seguir la historia gracias a sus tres grandes protagonistas femeninas porque son los personajes que hacen avanzar la trama.

Sin entrar a desvelar mucho de la trama podemos decir que en esta obra de Isabel Allende hay dos nombres que uno no puede olvidar en ningún momento, el de Esteban Trueba, quien ejerce de narrador durante una parte de la novela, y el de su hija Blanca. De Estaban podemos decir que es el personaje arquetípico del patrón que desea labrarse una riqueza en la finca familiar Las Tres Marías, y conseguir prestigio para su familia a cualquier precio y sin pensar en las consecuencias de sus actos, muchos de ellos totalmente despreciables. Y luego tenemos a Blanca, y yo pienso que es Blanca y no su madre, ese gran personaje femenino que le aporta más matices a esta gran novela, empezando por la relación con su madre y hermanos, sus primeros amores, la historia con Jean de Satigny, el nacimiento de su hija -Alba-, y su papel en la última parte del libro que la hace brillar con luz propia en las horas más oscuras de su padre.

Si algo demuestra la vigencia de esta obra, es que los temas tratados en ella siguen siendo relevantes a día de hoy, y en ellos encontramos algunos que son propios de los coetáneos de Allende, y otros de esos temas que podríamos definir como recurrentes en la carrera de la escritora chilena, todo ello con un toque de realismo mágico que irá dando paso a ese estilo más social y realista. Los temas a destacar son: la familia, la religión, el feminismo, la política, las diferencias entre las clases sociales, y el golpe militar y posterior dictadura.

Otro gran aspecto que hay que destacar es la manera magistral de acelerar la trama en la parte final de la novela, momento en el cual la historia se acelera de una manera que el lector también sentirá ese vértigo que la sucesión de acontecimientos provocará en unos personajes que terminarán viéndose arrastrados por una situación que los supera, algo que supone un gran cambio con ese ritmo más lento que destila la primera mitad de la novela en la que la autora se deleita en esa parte fundamental de la presentación de personajes y las descripciones de los mismos.

Para terminar me gustaría mucho recomendar la lectura de “La casa de los espíritus”, un libro que no ha perdido su vigencia, que sigue siendo publicado tras más de treinta y cinco años desde que vio la luz, y que ya es parte indiscutible de la rica tradición literaria latinoamericana. Por mi parte aclarar que es cierto que me costó bastante conectar con la historia, pero no es algo que pueda atribuirse a la calidad de la misma, y tengo que decir que finalmente pude ser partícipe de la gran historia que tenía entre mis manos. Hay gente que prefiere ese toque misterioso de personajes como Clara Del Valle, pero no puedo negar que es cuando las cosas se ponen feas para nuestros protagonistas cuando más he disfrutado de esta historia que tan bien supo reflejar la triste realidad de un pueblo como el chileno.

Reseña: Los ingrávidos de Valeria Luiselli

Valeria_Luiselli

Hoy me gustaría dedicarle una entrada a uno de los primeros libros que he terminado en este 2020. Se trata de un libro de una autora de la que no había leído nada en el pasado, pero de la que había leído muy buenas reseñas y opiniones, así que en este descubrimiento personal me he encontrado con un libro que me ha gustado mucho y una autora de la que me gustaría seguir leyendo más cosas en el futuro.

El libro en cuestión lleva por título “Los Ingrávidos” (2011), y supuso el debut narrativo de una autora que anteriormente había publicado un libro de ensayos. De Luiselli también me gustaría decir que es la segunda autora mexicana que he leído, y que la descubrí gracias a una entrevista que le hicieron en Radio 3 el año pasado cuando se encontraba presentando su última novela en España.

Pero volviendo a estos ingrávidos, esta es una novela que posee un estilo narrativo poco común en el que dos personajes van contando su historia de una forma no lineal en la que el tiempo es algo que fluye del presente al pasado. Es especialmente llamativo que nuestros dos narradores se vayan alternando, y me gustaría decir que es un recurso que enriquece la experiencia lectora.

Nuestros dos narradores son una mujer mexicana que en la actualidad está casada y tiene dos hijos, y que rememora sus años de juventud en Nueva York donde trabajó como editora en donde quería publicar unos textos perdidos del poeta Gilberto Owen. Y también el propio Gilberto Owen que nos cuenta de manera ficcionada como era su vida en el Nueva York de los años veinte, una vida en la que somos testigos de una vida familiar rota, y también esa vida de artistas y poetas en la que se dejarán ver otros ilustres escritores como Federico García Lorca, Nella Larsen o Louis Zukofsky.

Una de las cosas que más me han gustado de este libro es como se trata el tema de la realidad en contraposición con nuestra propia percepción acerca el pasado, o en otras palabras lo que realmente ha ocurrido y como recordamos los hechos. También me ha gustado, y mucho, el final del libro pero prefiero no comentar nada ya que no quiero quitarle esa magia con la que las dos historias se entrelazan.

Y para concluir me gustaría hacerlo recomendando esta novela a todo el mundo, porque de verdad que Valeria Luiselli ha construido una novela muy interesante en la que los ingrávidos son los propios personajes que se encuentran en diferentes dimensiones.

El festival de las letras hispanoamericanas:

Hace ya un par de meses que he estado pensando en dedicar este mes de Septiembre a explorar y conocer más en profundidad la literatura proveniente de los países que forman parte de América Latina. Esta es una idea que ha ido surgiendo con los años, especialmente el último año, cuando me he ido dando cuenta de que mis gustos estaban muy influenciados por la cultura británica.

Teniendo en cuenta que ya el año pasado me propuse leer más autores gallegos y el resultado de aquella apuesta fue altamente satisfactorio, y además me permitió descubrir nuevos autores favoritos; he decidido que copiaría la misma fórmula para este nuevo reto.

Partiendo de mi deseo de leer y disfrutar de la novela “Cien años de Soledad” del escritor Gabriel García Márquez, he ido buscando otros autores y obras que me puedan ayudar a completar este pequeño (y por ahora incompleto) mapa de la literatura latinoamericana. Digo que por lo de ahora incompleto porque, por lo de ahora, sólo podre “viajar” a seis países.

Pero antes de comentar los países y los títulos seleccionados, he de explicar que he intentado buscar la mayor variedad posible, desde clásicos como el anteriormente mencionado “Cien años de Soledad”, hasta algo de teatro (por lo de ahora no hay nada de poesía, pero si me sobre tiempo buscaré algo de Dulce María Loynaz o Rubén Darío), pasando por escritores jóvenes y actuales. Pero siempre intentando mantener un número razonable que garantice la paridad entre escritores y autoras.

Ahora sí, iré comentado, brevemente, cada país y escritor seleccionado:

  • El primer país es Colombia, donde nació Gabriel García Márquez. De este ganador del Nobel de Literatura ya había leído “Crónica de una muerte anunciada”, pero al tratarse de una lectura realizada en el instituto no terminé de conectar con la historia. Sin embargo siempre he sentido un gran respeto por la obra de Gabo, y me parece que ya es hora de hacer un viajecito literario a Macondo.
  • El siguiente país es Argentina, donde nació Ernesto Sabato. De este autor he seleccionado una de sus tres novelas, en concreto la primera de ellas “El Túnel”. Ahora es cuando tengo que confesar que este libro ya lo he leído, pero ha sido durante este segundo fin de semana de lo que llevamos de Septiembre. Lo que puedo decir es que “El Túnel” se trata de una novela que te atrapa y te engancha ya desde esa primera y célebre línea “Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribatne;…”.
  • Ahora pasamos a Chile de la mano de uno de sus más actuales talentos,como es Alejandro Zambra. De este escritor he leído “La vida privada de los árboles”, este es un libro que me encontré por casualidad en la biblioteca y que terminé disfrutando bastante. Me parece que este es un claro ejemplo de un libro para leer en una tarde, pues ya desde el principio vas estableciendo un fuerte vínculo con sus protagonistas, tanto con Julian que además es el narrador, como con Verónica que está ausente durante todo el libro.
  • En México nos encontraremos con Elena Poniatowska, quien al igual que el argentino Sabato, ha recibido el Premio Miguel de Cervantes. La mexicana es uno de los nombres propios de la literatura del siglo XX y el XXI, con una larga trayectoria y una extensa bibliografía uno puede pensar que hay un libro de Poniatowska para cada lector. Yo he escogido una de sus obras cortas “Querido Diego, te abraza Quiela”, pues me parece una buena forma de acercarse a su obra literaria y además muy apropiada para leer durante el fin de semana.
  • De Uruguay me quedo con Claudia Amengual. Una autora desconocida para mí, y de la que he de confesar que no conocía nada, ni de ella ni de su obra, pero espero que con una de sus últimas novelas “Cartagena” pueda descubrir una buena historia; historia que por lo que dicen en la Wikipedia “Constituye un homenaje póstumo al escritor Gabriel García Márquez“.
  • Y finalmente vamos a Perú con uno de sus escritores más celebrados, Mario Vargas Llosa. Del Premio Nobel de 2010 voy a leer una de sus varias obras de teatro “El loco de los balcones”. Mi plan era leer una de sus novelas, pero finalmente termine descartando esta idea y buscando un libro más ligero para poder completar este homenaje a letras hispanoamericanas el próximo treinta de Septiembre.

A modo de conclusión me gustaría decir que con esta iniciativa también persigo el deseo de conocer un poco más la cultura de la gente que sigue o lee este blog, pues muchos de ellos son de países del otro lado del atlántico (un 23%), y además me parece que es una oportunidad perfecta para ampliar mis horizontes. También recalcar que soy consciente de que me he olvidado de muchos grandes autores y muchos países, pero estoy convencido de que repetiré esta experiencia en el futuro.