Archivo de la etiqueta: James Baldwin

Tres meses de verano en nueve libros

Ahora que ya han llegado las borrascas y parece que definitivamente tendremos que asumir el fin del verano, es momento de repasar esos libros leídos durante los meses de estío. Como muchos lectores sabrán es durante el verano cuando uno puede experimentar ese pequeño placer de la lectura al aire libre, y tengo que decir que en esta parte del mundo disfrutamos de ese equilibrio, casi perfecto, entre el sol y la sombra que hace que las tardes de lectura sean de lo más placenteras.

Cuentos y relatos:

Empezando este repaso de la mano de una de las grandes damas de la literatura estadounidense, como es Flannery O’Connor, quien además es una de las mejores cuentistas del pasado siglo. De esta gran autora leí una de sus obras más populares, “A good man is hard to find”, se trata de un cuento que me ha encantado, y seguramente no sea lo último que lea de esta autora nacida en Savannah (Georgia).

No logré encontrar la misma reacción con la lectura de “Pura Pasión”, un libro al que le tenía muchas ganas ya que nunca había leído nada de Annie Ernaux, la famosa escritora francesa ganadora del Premio Formentor en 2019. Sin embargo, no voy a tirar la toalla con una autora de la que sólo he escuchado buenas palabras.

Poesía con acento gallego:

Como no podía ser de otra manera, y a pesar de la situación actual, en este pasado trimestre también he tenido la oportunidad de seguir descubriendo nuevos poemarios, y para ello nada mejor que la plataforma creada por la red de bibliotecas públicas en donde podemos encontrar una gran selección tanto de los clásicos de la poesía gallega como las jóvenes promesas.

En esta ocasión seleccione dos libros de dos poetas que ya había leído previamente, pero de las cuales quería seguir leyendo más obras y de esta forma asegurarme de cuál era mi opinión al respecto. Y la verdad es que esta fue una de las mejores experiencias lectoras de todo el verano.

Los poemarios escogidos fueron “Dente de leite” de Arancha Nogueira, y “Os hemisferios” de María do Cebreiro; y a pesar de que fue el segundo el que más me gustó, puedo decir que cualquiera de estos dos títulos son muy recomendables.

Novela:

Sin perder esa conexión con la buena literatura gallega, tengo que mencionar la novela de Domingo VillarOllos de auga” como una de mis mejores lecturas en lo referente a la narrativa del género policial o de novela negra. Este tipo de obras en la que el protagonista es un inspector de la policía, es uno de los principales culpables de mi amor por la literatura, es por ello que no podía dejar escapar la oportunidad para descubrir los casos del inspector Leo Caldas, a pesar de que este libro ha estado esperando más de diez años en mis estanterías para ser leído.

Podría decirse que algo similar me ha ocurrido con “La conjura de los necios”, pero en este caso no han sido diez, sino doce, los años que esta gran novela escrita por John Kennedy Toole ha estado “olvidada”. Y obviamente, la palabra tiene que “olvidada” porque en este caso en particular ya había leído más de la mitad del libro antes de abandonar esta novela, que me ha encantado poder finalmente leer en este 2020.

Como todos sabéis, 2020 será un año difícil de olvidar, y para muchos será recordado por el movimiento en contra de la discriminación racial en Estados Unidos (Black Lives Matter), un problema endémico que James Baldwin supo reflejar a la perfección en su novela “El blues de Beale Street”. Baldwin es un escritor total, y su pluma siempre ha estado asociada a esa gran literatura que es capaz de resistir al paso del tiempo por su propia calidad; y esto es algo que podemos apreciar en esta novela que a pesar de haber sido publicada en 1974, bien podría parecer que estuviera narrando una historia actual.

Tampoco podía faltar ese tocho de casi setecientas páginas, que ya casi es sinónimo del verano de cualquier amante de la literatura. En este caso se trata de “La hija del sepulturero” de Joyce Carol Oates, una novela que he disfrutado mucho. Dividida en varias partes que corresponden a diferentes episodios de la vida de nuestra protagonista, vemos como hay dos ideas centrales que sirven como nexo de unión para cada una de estas partes en las que está dividida la novela, siendo la primera de esta ideas la de que el pasado nos persigue y siempre nos atrapa, y en segundo lugar tenemos la música como salvación. Una lectura imprescindible en la que descubriremos una preciosa historia de superación protagonizada por una madre y su hijo.

Y para finalizar, esa gran lectura veraniega que define tu año lector, ese libro que asociarás para siempre a un determinado año, esa novela que leíste en aquel verano; un honor que en esta ocasión recae en “Pastoral americana” de Philip Roth. Considerada por muchos como la gran novela americana, cualquier cosa que yo pueda decir se queda corta ante semejante obra maestra. Pero dejando de lado las palabras rimbombantes, tengo que decir que “Pastoral americana” es una novela sobre la vida misma, y aquí es donde está la clave de su éxito; Roth es capaz de reflejar a la perfección una realidad que atrapa al lector desde la primera página, aquí no hay ni trampa ni cartón, aquí hay sentimientos.

Bueno, esto ha sido todo por mi parte, un verano cargado de muy buenas lecturas, y libros que uno nunca dejará de recomendar.

Reseña: El blues de Beale Street de James Baldwin

Este es un libro que descubrí el año pasado, pero al que le tenía muchas ganas, no sólo por el hecho de que James Baldwin sea uno de los grandes escritores que nos ha dado literatura estadounidense, sino que además me parece un autor que tiene un mensaje que aún está vigente y merece la pena acercarse a su obra, y siendo sincero nada mejor que hacerlo con “El blues de Beale Street” una de sus novelas más celebradas.

La historia que se nos cuenta en esta novela podría resumirse en una frase, ya que es la historia de cómo una falsa acusación compromete el futuro de una joven pareja que está empezando a vivir su historia de amor; sin embargo hemos de intentar ver lo que el autor nos quiere realmente contar con esta historia de Tish y Fonny.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que los personajes que integran esta novela parecen tener vida propia y querer saltar de las páginas. Empezando con esas descripciones de amor juvenil. Además de las descripciones de las dos familias, y como ambas afrontan la encarcelación de Fonny. Todo ello gracias al talento de un Baldwin que es capaz de desplegar un lenguaje preciosista, a la vez que demuestra que también conoce ese lenguaje más callejero y coloquial que emplea la gente sin educación de los bajos fondos.

Como decía anteriormente en este libro el autor discute diversos temas, pero es innegable que en este libro encontraremos una aproximación real y sentida sobre el racismo y las injusticias del sistema con la comunidad afroamericana, ejemplificada en el policía que acusa a Fonny, y todo el proceso que termina llevando a Fonny a prisión. La religión también está presente, y es tratada bajo el prisma de una mujer que dice ser muy devota, pero a la hora de la verdad no se puede decir que la madre de Fonny sea exactamente una buena cristiana. La pérdida de la inocencia y el peso de la realidad, que vemos cuando ya por fin Fonny es consciente de que no podrá estar en libertad para cuando nazca su hijo, esta es una realidad que se va construyendo a medida que vamos avanzando en la lectura. La importancia de la familia, dispuestos a sacrificarlo todo para ayudar a uno de los suyos y mantener la familia unida. Y no puedo dejar de mencionar, el tema del poder del amor como el motor de todo.

Para concluir, me gustaría decir que me ha gustado mucho el libro, y sobretodo la manera tan sencilla y cercana de James Baldwin a la hora de contar una historia que refleja a la perfección una realidad que el autor conocía de primera mano, y que más de treinta años después de su muerte no ha cambiado. Sin ninguna duda este es un libro perfecto para descubrir a un escritor, que además es una figura destacada dentro del mundillo literario en los Estados Unidos tanto por su narrativa como por sus ensayos y obras de no ficción.

En busca de la gran novela americana

Durante estos meses de Julio y de Agosto estaré leyendo sólo a escritores estadounidenses, en esta pequeña meta que me he marcado está el firme propósito de encontrar esa gran novela americana que trata de ilustrar la cultura de los Estados Unidos en un momento determinado de su historia.

Para alcanzar este objetivo he decidido seleccionar a cuatro autores diferentes, que a pesar de que casi se podría decir que comparten la misma generación, tienen en común ese deseo de escribir un libro que trate de dar respuesta a la pregunta de ¿qué novela nos explica a nosotros?

El primero del que me gustaría hablar es James Baldwin (Nueva York, 1924), un escritor neoyorquino muy conocido por ser un autor total capaz de escribir tanto ficción como ensayos, además de haber firmado alguna que otra obra teatral. Personalmente descubrí a este autor gracias al programa Página 2, en su sección de cine que conduce Desirée de Fez, en ella que discutían la adaptación cinematográfica de “El blues de Beale Street”, que en principio será el título que yo lea de Baldwin.

Y sin salir de la gran manzana nos encontramos con una de esas grandes damas de la literatura estadounidense como es Joyce Carol Oates (Nueva York, 1938), autora prolífica que no sólo destaca por su elevado número de publicaciones, sino que además lo hace por el gran nivel de las mismas. Con fama de escribir buenas novelas, Oates también se ha prodigado en otros formatos como el cuento. Sin embargo en esta ocasión me he decidido por uno de sus títulos más conocidos como es “La hija del sepulturero”.

Otro de esos grandes nombres que nos ha dado la literatura norteamericana es el de Philip Roth (Nueva Jersey, 1933), escritor que siempre solía formar parte de las quinielas para ganar el Premio Nobel de literatura, pero que a pesar de no haber sido distinguido con este reconocimiento, se podría decir que fue uno de los favoritos tanto de la crítica especializada como de los lectores. De Roth estoy leyendo su novela “Pastoral americana”, de la que por lo de ahora sólo tengo buenas palabras.

Y he dejado para el final “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole (Nueva Orleans, 1937), un libro muy especial para mí, que empecé a leer en el verano de 2008 y nunca logré terminar. A pesar de que ya han pasado más de diez años, siempre he guardado este libro en un lugar destacado de mi estantería, sabedor de que era una lectura que tenía que finalizar por lo mucho que había disfrutado de aquellos capítulos leídos. Sobra decir que estoy deseando volver a encontrarme con esa exquisita pluma de Toole, y ese personaje tan peculiar y genial que es Ignatius Reilly.

Y me gustaría terminar recomendado estos cuatro escritores a todo el que quiera disfrutar de la buena literatura, además de enlazar un interesantísimo artículo publicado En El diario vasco acerca de la gran novela americana.

Summer Book Haul!

20190617_184713.jpgHoy me gustaría escribir sobre un par de libros que me he comprado en este mes de Junio, y es que ahora que se acerca el verano y el buen tiempo no hay nada mejor que leer al aire libre o en la playa. En esta ocasión se trata de dos novedades de este 2019 y dos clásicos de la literatura universal.

El primero de ellos es “El blues de Beale Street” del escritor Neoyorquino James Baldwin. Este es un libro que descubrí gracias a la sección de cine del programa Página Dos, y es que como todos sabéis ha sido adaptado a la gran pantalla gracias al director Barry Jenkins (Dos veces ganador del Independent Spirit Award a mejor director). Como siempre he dicho la literatura estadounidense siempre ha sido mi asignatura pendiente, y que mejor forma de pasar esta particular revalida que con uno de los grandes referentes literarios de la mitad del siglo XX y además activista por los derechos civiles en Estados Unidos.

Otro libro al que también le tengo muchas ganas es “El Maestro y Margarita”, de Mijaíl Bulgákov. Como todos sabéis este es uno de los clásicos europeos que se considera como uno de los imprescindibles de la literatura Rusa, en efecto Bulgákov nació en Kiev (Ucrania) que en 1891 pertenecía al Imperio Ruso. Lo que me atrae de este libro es su espíritu de sátira, que sin ninguna duda te hará pensar y reflexionar, además tengo entendido que tiene unos toques de humor que seguramente sean muy de mi estilo; además de esa bonita y tierna historia de amor entre Margarita y el maestro. En definitiva, este es uno de esos libros que estoy seguro de que voy a disfrutarlo de principio a fin.

La otra novedad que me he agenciado en este mes de Junio es una novedad publicada el pasado miércoles 5 de Junio, y lleva por título “Canto yo y la montaña baila”. Se trata de la segunda novela publicada por la joven escritora Irene Solà (Malla, 1990) en poco más de un año, anteriormente había publicado “Els dics” (2018), y además estamos ante su debut literario en castellano. También debemos mencionar que esta ha sido la obra que le ha permitido a Solà conquistar el cuarto Premi Anagrama de novela. Tengo que decir que este es un libro al que le llevaba siguiendo la pista durante algunos meses, pues la prensa especializada estaba bastante ilusionada con este nuevo talento literarios, y me parece que este puede ser uno de libros aquí citados que intentaré leer lo antes posible.

Y para terminar me gustaría hacerlo con un escritor al que le estoy cogiendo un cariño especial, estoy hablando de Gabriel García Márquez, quien me fascinó con “Cien años de soledad” el año pasado, y del que ya había leído “Crónica de una muerte anunciada” cuando estaba en el instituto. Teniendo todo esto en cuenta, me he decidido a darle una oportunidad a “El amor en los tiempos del cólera”, obra muy conocida del escritor colombiano y que me hace bastante ilusión poder tener entre los libros de mi colección, y es que tengo una curiosa sensación de que este libro será uno de mis favoritos cuando lo termine de leer.

 

 

Winter Reading Wrap-Up

20190320_214612.jpg

Ahora que la primavera ya ha llegado para dar color y luz a nuestros días, me parece el momento justo para echar una mirada al pasado y repasar todas las lecturas de los últimos tres meses. Antes de empezar me gustaría comentar que este ha sido un invierno en el que a pesar del bajo número de lecturas completadas, se podría decir que ha sido bastante variado en cuanto nacionalidades y géneros narrativos, y en general he podido descubrir nuevos autores y revisitar viejos favoritos.

Poesía:

Como decía en la introducción en estos meses he tenido la oportunidad de leer a varios escritores que sé que nunca me decepcionan y que ya los cuentos entre mis favoritos, este el caso de Yolanda Castaño y Elvira Sastre, dos de los referentes de la poesía a nivel nacional.

De Yolanda Castaño leí “O Puño e a letra” un repaso a sus veinticinco años de carrera en la que la propia autora seleccionó cuarenta de sus poemas favoritos para compartirlos, no sólo con los lectores, sino que también con otros cuarenta artistas gráficos que tenían como tarea adaptar ese poema a una viñeta o ilustración, creando así el primer libro en gallego de Cómic Poetry.

De Elvira Sastre he leído “La Soledad de un cuerpo acostumbrado a la herido”, y tengo que confesar que este poemario es probablemente mi obra favorita de todas las que he leído de la Segoviana. Este es uno de esos libros en los que uno va a encontrar pedacitos de su autora, pero en los que también verá reflejos de uno mismo, y en definitiva una lectura muy recomendable para entender todo el fenómeno de Elvira Sastre.

Finalmente he leído uno de esos grandes nombres de las letras españolas, uno que tenía bastante abandonado, me refiero a Federico García Lorca, el famoso escritor granadino que también destacó en el género dramático con varias obras de teatro que ya tengo apuntadas en mi lista de pendientes. Sin embargo ahora me gustaría hablar sobre un libro que recoge dos de sus obras más populares como son “Poema del cante jondo” y “Romancero gitano”, dos poemarios que me gustaron mucho, y de los que podemos decir que son una gran forma de adentrarse en la obra de este poeta universal.

Narrativa:

La narrativa ha estado dominada por los relatos, y de hecho casi la mitad de mis lecturas han sido cuentos o historias cortas, pero también ha habido tiempo para leer una novela que se encuentra entre los libros favoritos de todos los nacidos en la década de los noventa.

La novela en cuestión es “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, la tercera entrega de la popular saga creada por J.K. Rowling, y que llevaba desde 2002 en casa esperando a ser leída. En efecto, tengo que confesar que yo también soy uno de esos adultos, arrepentidos, que están leyendo la saga de Harry Potter cuando debería haberlo leído hace años, pero de verdad que con libros como este se hace cierto eso de que “nunca es demasiado tarde”.

Otro libro que parecía que llevaba siglos en mis estanterías era “Sherlock Holmes: Las Mejores Aventuras”, un libro de relatos que recoge varias de las historias más conocidas del detective e investigador londinense, y en la que aparecen varios casos que sirvieron para cimentar la fama de Arthur Conan Doyle. Este es un libro que empecé a leer en el año 2013 y que con los años fue quedando en el olvido, hasta que un buen día decidí que tenía que darle una nueva oportunidad y terminarlo de una vez por todas. Mi veredicto es que estamos ante un buen libro, pero que es recomendable leerlo con moderación.

Otros relatos que me gustaría comentar son: “A esencia da Cidade” de la escritora gallega María Reimóndez que trata sobre el tema de la violencia de genero en las primeras relaciones; por momentos difícil de leer, pero necesario en estos tiempos. “El ruletista” del escritor rumano Mircea Cărtărescu, este es mi primer acercamiento al famoso escritor rumano, y tengo que decir que ya me he apuntado el título de varias de sus obras para leer en un futuro porque de verdad pienso que Cărtărescu tiene una forma de contar las cosas que no sólo nos atrae por su belleza sino que también por lo que cuenta. Para terminar he elegido “Sonny’s Blues” que es un relato del estadounidense James Baldwin, y para mí este ha sido otro de eso grandes descubrimientos de este 2019; esta es una historia sobre dos hermanos, en la que descubrimos un escritor capaz de describir a la perfección no sólo aquellos ambientes musicales de la época, sino que también los deseos y frustraciones de la gente joven afroamericana en la década de los cincuenta.

Novela gráfica:

Teniendo en cuenta que siempre me gusta que mis lecturas sean lo más variadas posibles, es por ello que de vez en cuando le abro la puerta tanto a cómics como a la lectura de obras de teatro; en esta ocasión además he aprovechado esta oportunidad para volver a encontrarme con una pareja de escritor y dibujante que ya conocía y apreciaba, ellos son Ed Brubaker y Sean Phillips, creadores de “Fatale” y “Criminal”.

Pero la obra de la que me gustaría hablar hoy no es una de esas dos grandes sagas que les dieron la fama, sino que se trata de uno de sus últimos proyectos y que lleva por nombre “The fade out”, en el que se nos cuenta un asesinato que tiene como protagonista a una actriz del Hollywood de los años cincuenta, y que sirve a Brubaker como pretexto para comentar la represión que sufrieron los Diez de Hollywood o la caza de brujas de Joseph McCarthy, todo ello exquisitamente ilustrado por Sean Phillips.

20190117_225314-1.jpg