Tag Archives: Curry

Kawhi me a River: Toronto gana la NBA.

wethenorth.jpg
¿Quien podría pesar, hace un año, que Toronto estaría levantando el título de campeones de la NBA tras despedir al entrenador del año y cambiar a su mejor jugador por otro que sólo había jugado 9 partidos en aquella temporada? Pues sí, el baloncesto es impredecible y siempre nos da momentos inolvidables como este final de temporada que nos deja a los Toronto Raptors como el mejor equipo del mundo tras vencer a Golden State Warriors en un sexto partido para la historia.

Algo que tal vez no mucha gente conozca es que el inventor de este deporte llamado baloncesto, James Naismith, era canadiense, más concretamente de Almonte (Ontario), y es por ello que este primera victoria de un equipo canadiense tiene un sabor especial; por no decir que los Raptors se unen a un selecto grupo de equipos que han conquistado el anillo de campeones en su primera final, además con este triunfo los de Toronto se convierten en el vigésimo tercer equipo que ha ganado la NBA en los más de setenta años de competición.

Pero a pesar de este triunfo del colectivo y del espíritu de equipo que ha demostrado tener el conjunto entrenado por Nick Nurse, hay un nombre que destaca por encima del resto, y ese es Kawhi Leonard. Con esta temporada Leonard se consagró como el mejor jugador del mundo, con su segundo título a nivel personal y su segundo galardón como el MVP de las finales, y además aprovechó la ocasión para reivindicarse con una gran temporada ante todos los que decían (especialmente su anterior entrenador, Gregg Popovich) que no era capaz de liderar un equipo y que no estaba a la altura de otros grandes jugadores de su tiempo. Muy osados fueron aquellos que ante el infortunio de las lesiones dudaron de un jugador que es un anotador compulsivo y además nunca escatima ningún esfuerzo a la hora de defender, uno de esos jugadores que entiende el juego y lo juega de la forma que hace que el espectador quiera seguir viendo el partido, en definitiva un jugador de leyenda.

Volviendo al colectivo, y a un grupo de jugadores en los que a excepción de Kawhi ninguno de ellos se puede considerar una superestrella, tenemos que destacar una serie de jugadores que han sido muy importantes durante estas finales de los Playoffs.

Empezando por Pascal Siakam, el camerunés formado por la franquicia de Toronto fue el gran protagonista del primer partido de la serie anotando 32 puntos, y dando la sensación de que en Golden State no había ningún jugador que pudiera defenderlo (algo que hemos podido comprobar en varios partidos de la serie).

Kyle Lowry, el capitán, quien tras la marcha de su gran amigo DeMar DeRozan el verano pasado, ha sido capaz ya no sólo de llevar al equipo a una final de conferencia, sino que además ha sido un jugador que con su actitud ha sido capaz de aportar muchas cosas positivas para su equipo en estas finales.

Al igual que han aportado también su granito de arena Danny Green y Serge Ibaka, y lo hicieron cuando más los necesitaba su equipo en el tercer y cuarto partido de una serie que había llegado a California, y fue en estos cruciales partidos cuando los jugadores del equipo canadiense consiguieron sus máximos registros anotadores con 18 y 20 puntos respectivamente.

Y sin olvidarme de un Marc Gasol al que únicamente le faltaba por ganar un anillo de campeón de la NBA tras una carrera plagada de éxitos, y lo ha logrado justamente en la temporada en la que abandonaba el equipo de sus amores los Memphis Grizzlies y recalaba en un equipo como los Toronto Raptors en donde uno de los entrenadores asistentes es Sergio Scariolo (Seleccionador Español). Curiosamente la aportación del de Sant Boi ha sido especialmente buena en los partidos impares de la serie, dejándonos en el primer partido (20 Pts Y 7 Reb), en el tercero (17 Pts y 7 Reb) y en el qunto (17 Pts y 8 Reb); números que han culminado con uno de esos hitos que ya forman parte de la historia del deporte, pues desde ahora los hermanos Gasol son los primeros en ganar, al menos, un anillo en la NBA cada uno.

Y para concluir, no podía faltar un merecido reconocimiento a Golden State Warriors, en un 2019 que ha sido realmente calamitoso para la franquicia de San Francisco. Es una pena que nunca podamos llegar a saber que hubiera sido de este equipo sin las graves lesiones que sufrieron durante este final de temporada dos de sus estrellas como son Kevin Durant (rotura del tendón de Aquiles) y Klay Thompson (rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda), además de otras lesiones de menor gravedad en jugadores como Kevon Looney y Andre Iguodala.

Teniendo en cuenta la lista de bajas, hay que decir que tiene mucho merito que el equipo liderado por Stephen Curry fuera capaz de forzar un sexto partido, partido en el que el jugador nacido en Akron (Ohio) terminó muy mermado tanto física como mentalmente ante todas las adversidades en forma de lesión de sus compañeros, pero no podemos negar que el base fue la pieza clave en el ataque de los Warriors con una anotación espectacular de más de ciento ochenta puntos en los seis partidos de las finales.

Ahora todo parece indicar que con estas lesiones tan graves los Golden State Warriors tendrán que hacer algunos cambios si quieren volver a estar en una finales; pero sin ninguna duda este equipo quedará para siempre en la memoria de todos los que aman el baloncesto, y no sólo por sus tres títulos en cuatro años, sino que además por esa forma de entender el juego y en cierta forma por haber cambiado el baloncesto.

 

Advertisements

La dinastía de los Warriors, y las finales de la NBA.

durant_curry.jpg

Aprovechando que ya han pasado un par de días, vamos a hacer ese recomendable ejercicio de mirar atrás en el tiempo y tratar de sacar algunas conclusiones sobre estas pasadas finales de la NBA, que el pasado día 9 de Junio nos dejaba a los Golden State Warriors como campeones tras derrotar por la vía rápida a los Cleveland Cavaliers de LeBron James.

Empecemos por analizar los cuatro partidos de la final. Mi primera conclusión es que a pesar de que los de la Bahía barrieron de la cancha a unos combativos Cavs, los de James merecieron algo más de fortuna especialmente en el tercer y el primer partido de las finales. Sin querer recrearme en esa desafortunada jugada de J. R. Smith al final del primer partido, me gustaría decir que esta ha sido la vez que más cerca lo han tenido los de Cleveland, y es que en ese primer enfrentamiento fueron muy superiores y de haber conseguido romper el factor cancha tal vez hubieran podido forzar un séptimo partido y quien sabe sin hacerse con el anillo de campeones.

Dejando el baloncesto-ficción de lado, ahora toca resaltar las virtudes del equipo de San Francisco. Unos Warriors que a pesar de no poder contar con el Quinteto de la Muerte (Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant -MVP-, Andre Iguodala y Draymond Green) han sabido, de la mano de su entrenador Steve Kerr, adaptar a sus suplentes a ese juego tan dinámico que caracteriza a este equipo; en el que también debemos destacar nombres como el de Shaun Livingston quien pasó casi cuatro años sin poder jugar al baloncesto debido a una terrible lesión de rodilla, JaVale McGee, o Kevon Looney.

Ya para terminar me gustaría hacer una breve mención a esas finales de conferencia, en la que tanto los Houston Rockets en el Oeste, como los Boston Celtics en el Este, han demostrado que están más que preparados para usurpar el trono de Golden State y de Cleveland en sus respectivas conferencias. Tal vez de estos dos aspirantes el que mejor futuro presenta sea el equipo de Boston, pues en su equipo hay una mezcla muy interesante de juventud y jugadores de mucha experiencia, y no hemos de olvidar que todo lo logrado esta temporada por el equipo de Brad Stevens lo ha hecho sin sus dos estrellas, Gordon Hayward lesionado en el primer partido del año y Kyrie Irving quien se perdió los play-offs debido a una operación de rodilla.

Bueno, esto ha sido todo por esta temporada en la  mejor liga de Baloncesto del mundo. Ahora sólo queda saber en qué posición saldrá elegido Luka Dončić en el próximo Draft del próximo 22 de Junio, ceremonia que se celebrará en el Barclays Center de Brooklyn (Nueva York) y en la que todos esperamos que Luka pueda estar entre los tres primeros seleccionados.