Reseña: El viaje de Gagarin de Agustín Fernández Paz

Muchas veces nos encontramos con libros que nos van sorprendiendo a medida que avanzamos en su lectura, y esto termina por hacernos leer cada día un poco más, y eso fue lo que me ocurrió con “El viaje de Gagarin”, una de las novelas más celebradas del escritor gallego Agustín Fernández Paz, obra que podemos disfrutar ahora en castellano gracias a la traducción de Isabel Soto y a Kalandraka editora.

En “El viaje de Gagarin” vamos a conocer a Miguel Mendiguren con quien realizaremos un viaje por la memoria, partiendo de sus vivencias desde que es un niño fascinado por el espacio y los cosmonautas, hasta llegar a su adolescencia momento en el que el contexto social y político de finales de los sesenta impacta de lleno en su vida. En otras palabras, seremos testigos de una historia que va creciendo y en la que iremos descubriendo la realidad a la vez que lo hace nuestro narrador.

Esa primera parte, la que corresponde a la infancia, es una parte en la que el autor pone el foco en definir la personalidad de Miguel, apodado Gagarin, y en ella descubrimos la situación familiar en la ciudad de A Coruña, con un padre que trabaja en la imprenta, y una madre que regenta una librería, y esas relaciones con los amigos de los padres que terminan influyendo muy positivamente en el joven Miguel, quien termina desarrollando un gusto por la lectura.

Pero es en la segunda parte en la que se empiezan a descubrir algunas cosas relacionadas con la lucha clandestina por recuperar libertades en tiempos de opresión, actividad que llevan a cabo los padres de Miguel, y es una forma de poner en valor esa lucha social contra la dictadura, y que a nosotros nos ayuda a comprender la gran historia de aquellos años, mientras vamos descubriendo otro capítulo de la historia de Miguel, en este caso la relacionada con ese primer amor de juventud.

Para finalizar con una última parte que se desarrolla cuando Miguel ya es un adulto, y en ella nuestro protagonista reflexiona acerca de la vida de sus padres, y todos los secretos y misterios que rodearon aquellos años que la familia permaneció en A Coruña. Esta parte está cargada de una atmósfera más intimista en la que el autor da rienda suelta a los sentimientos y las emociones.

A modo de conclusión me gustaría mucho recomendar la lectura de “El viaje de Gagarin” de Agustín Fernández Paz (Kalandraka editora), un libro que tal vez no se centra en la historia con mayúsculas, pero que nos deja una historia con muchas aristas que nos ayuda a comprender mejor lo que pasaba en aquellos años, una realidad que muchos vivieron en primera persona, pero que todos somos capaces de experimentar gracias a la excelente pluma del autor nacido en Vilalba.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s