Otra reseña más de “Matar a un ruiseñor”.

ruiseñor.jpg

Antes de nada me gustaría aclarar que mi forma de llegar a esta historia ha sido a través de su versión en novela gráfica, ilustrada por Fred Fordham; pero que a pesar de ello tengo la intención de leer en 2020 “Ve y pon un centinela” tal y como fue publicada por Harper Lee en 2015. Además también me gustaría decir que a pesar de que como ocurre con muchos otros grandes clásicos de la literatura, “Matar a un ruiseñor” es una historia que uno de verdad conoce, tal vez no conozca plenamente a sus protagonistas, pero sí que podría decirse que todos conocemos la historia; y a pesar de ello debemos de acercarnos más a ella para ser conscientes de una realidad histórica que sacude conciencias y además invita al lector a una profunda reflexión.

Esta historia nos lleva a Maycomb, pueblo del estado de Alabama y creado por la propia Lee como representación del conjunto de los estados sureños, y en donde encontramos tres jóvenes protagonistas, que en la primera parte de esta obra están más atentos a sus propios asuntos y juegos que a lo que realmente sucede en el pueblo; pero es gracias a ellos que conocemos a uno de los personajes más icónicos de la obra creada por Lee, me refiero a Boo Radley que es un personaje esencial en la novela a pesar de sus pocas apariciones. También es cierto que son estos niños, los hijos de Atticus Finch, quienes nos irán mostrando más cosas acerca de la sociedad en la que viven, especialmente Scout (la hija pequeña) quien irá recibiendo muestras de racismo debido al trabajo de su padre como abogado. Sin embargo no es hasta la parte del juicio en la que nos introducimos en esa atmósfera agobiante y tensa creada por la desigualdad racial de la américa profunda y sus tremendas injusticias y prejuicios, todo ello ejemplificado en la figura de Tom Robinson (quien es injustamente acusado de haber violado a una mujer blanca).

Como esta novela puede considerarse un buen ejemplo de novela de iniciación hay temas, como: la muerte de la inocencia o el descubrimiento del papel de cada uno en la sociedad, que son realmente importantes. Pero también hay que comentar que el tema de la diferencia de clases está muy presente, y es algo que nosotros recibimos de una forma muy poderosa a través de los ojos de una niña como es Scout Finch. Pero el gran tema de “Matar a un ruiseñor” es el racismo y la desigualdad racial, asunto que debería de avergonzar a cualquier nación, pero especialmente a un país como los Estados Unidos en donde parece que en vez de avanzar en este tema, cada día nos llegan más noticias que nos dejan claro que en pleno 2019 están mucho peor que en 1960 (año en el que se publicó la novela).

Para terminar me gustaría animar a todo el mundo a acercarse a esta historia, ya sea con este cómic que tan bien refleja toda la esencia de la obra de Harper Lee de una forma concisa, pero sin perder ni una gota de la fuerza de su mensaje, y ese poder que tienen las palabras de su autora para hacernos pensar y reflexionar. Obviamente también es cierto que hay una muy buena adaptación cinematográfica, que personalmente me gustaría poder ver en algún momento porque todo el mundo me dice que está muy bien, y quien sabe si después de haber leído “Ve y pon un centinela” me animo a darle una oportunidad a esta novela.

7 comentarios sobre “Otra reseña más de “Matar a un ruiseñor”.

  1. La pelicula con Gregory Peck de 1962 tambien fue muy buena. Muy buen relato, estoy de acuerdo contigo. Leí el libro en ingles cuando estaba en el College en EEUU…muy impactante reconociendo que el racismo y el odio a los negros y a cualquier otro grupo humano que no quieran estos que se autodenominan “Blancos supremacistas” esta muy vigente en algunos de esos estados del sur de EEUU. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  2. La acabo de terminar de leer, me ha gustado mucho y trata temas a los que he dado vueltas en mi cabeza por años. Considero que no es una novela que te mantiene en vilo devorando sus páginas sino que es una lectura para leer con calma pero que una vez finalizada deja una profunda huella en el lector. Sin dudas se merece con creces el título de “Clásico del siglo XX”. Toca mirar la película que tiene muy buenas críticas. Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegra ver que te ha gustado, y es cierto eso que comentas de que es un libro que se presta a la reflexión y que deja un poso al finalizar su lectura.
      La película dicen que también es otra obra de arte, pero yo no la he visto aún, así que me parece que en 2020 tendré que intentar verla.
      Saludos, y felices fiestas y todo lo mejor para 2020!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s