Sobre Stephanie Gilmore o cuando el talento conoce a la victoria.

Para ser considerado el mejor en algo, uno ha de poseer unas cualidades distintivas que le permitan resaltar y brillar con luz propia entre los demás competidores y además ha de poder mantener ese alto nivel competitivo con el paso del tiempo. Esto mismo es justo lo que le ocurre a la surfista australiana y seis veces campeona del mundo por la WSL (anteriormente ASP) Stephanie Gilmore.

Ahora que nos acercamos al décimo aniversario de la consecución de su primer título mundial y coincidiendo con el inicio de una nueva temporada del mundial de surf, en el ya mítico Surfest, me gustaría dedicarle unas pocas líneas y rendirle un merecido homenaje a una de esas surfistas que sin ninguna duda marcará una época.

Digo marcará, porque a pesar de ser una de las más veteranas de las surfistas del circuito profesional del WCT; Gilmore de 29 años y nacida en Nueva Gales del Sur sigue, otro año más, aspirando a igualar la marca de las siete coronas mundiales que atesora la mítica Layne Beachley. Una Beachley a la que Stephanie ya derrotó en un par de finales en las temporadas de 2006 y 2007.

Tal vez crecer y poder competir a la sombra de una figura tan ilustre como la de Layne Beachley, sirvió para inspirar y fomentar ese carácter competitivo y de mejora continua que nuestra querida Steph siempre ha mostrado en esos decisivos enfrentamientos de los días finales de las competiciones en donde la tensión es palpable y todo el mundo quiere llevarse el trofeo para casa.

Pero no debemos confundirnos si hay una palabra que pueda definir a la perfección el carácter de Gilmore, esa tendría que ser felicidad y es cierto que su alegre carácter y su sonrisa han servido para que todo el mundo la conozca como Happy Gilmore y en varias ocasiones la hemos podido ver viajando con un ukulele alrededor del mundo.

Centrándonos más en su estilo y en la manera que Stephanie tienen de entender el surf podríamos decir que la clave de su éxito se fundamenta en el estilo y en muchas ocasiones se la ha comparado con un artista que es capaz de pintar un cuadro con su tabla sobre las olas. Siempre escogiendo las maniobras adecuadas para cada sección y adaptándose a lo que la ola ofrece, innovando y arriesgándose; pero especialmente surfeando la ola como la ola ha de ser surfeada, dejándose llevar por el momento y disfrutando de cada instante como si realmente estuviera en sintonía con el océano.

Para terminar me gustaría decir que lo mejor que uno puede hacer para entender al completo la figura de Stephanie Gilmore es ver algunos videos, yo he escogido 5 momentos que sin duda nos muestran de una forma muy visual lo que yo he intentado expresar con palabras (Aquí falta el video de la final de Trestles  en 2014 en la que podríamos decir que es una de las mayores exhibiciones nunca vistas en una final del WCT).

  • The Tempest es la última producción para Monster Child y que nos traslada hasta las paradisiacas playas de Indonesia.
  • Vídeo homenaje de Roxy tras el sexto mundial de Gilmore que coincidió con el 25 aniversario de la marca australiana.
  • El documental Stephanie in the Water es una buena aproximación a como es en realidad Steph tanto dentro como fuera del agua.
  • Gilmore en Pipeline es siempre una combinación ganadora.
  • Y ya para terminar he escogido el video de la visita a la “piscinita” de Kelly Slater o como mucha gente la conoce la mejor ola jamás creada por el hombre. Viendo las imagenes es imposible imaginarse que haya algún o alguna surfista que domine mejor los tubos que Stephanie Gilmore.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s